El amor como lo esencial de la vida

No sé por qué me ha dado por pensar eso de

“tengo mucho amor que dar, y poco dinero ‘pa’ pagar…”

Algunos creen que el dinero, que el poder, que las influencias, que las posesiones… es en el fondo lo que importa, se trata del tan remanido

“tanto tienes tanto vales”

Desde luego el dinero te dará sexo. Pero no hará que nadie te quiera. Conozco a decenas de personas que tienen mucho dinero pero que lo cambiarían todo porque una mujer los pudiese amar. Realmente todos necesitamos “triunfar en la vida”, para luego darnos cuenta que en ese periodo que hemos estado ocupados triunfando en la vida”, en el fondo también hemos estado fracasando en la vida, porque hemos descuidado lo más esencial, hemos descuidado el amor, la familia, el hogar… Ha veces se habla de la “soledad del triunfador”, de esa sensación que tienen las personas que han llegado a algo en la vida de sentirse vacías, no queridas, no amadas. El dinero te da oportunidades, pero si alguien nos quiere será porque somos dignos de ser queridos. Y el poder, o el llegar a algo en la vida… es quizás una gran oportunidad de darnos cuenta que al final todo eso que hemos conseguido, lo cambiaríamos absolutamente todo por haber vivido más, por haber amado más, por haberle dado la importancia que tiene a esas pequeñas cosas, que en el fondo son las únicas que nos pueden hacer felices: el aliento entrecruzado con una mujer en el orgasmo místico; un paseo por el campo en una tarde de primavera, y con la seguridad de que al llegar a casa estará nuestra abuela, nuestra madre, nuestra mujer… esperándonos con un chocolate caliente que nos prepara para reponer fuerza. El sentirse apreciado, el sentir que los demás te quieren por que eres como eres, y no porque tienes dinero o poder. Si alguien te quiere por tu dinero, no te quieren a ti: quieren a tu dinero. En este artículo, el amor como lo esencial de la vida.

El amor a los demás

Y es que… como ya hemos dicho, a veces tenemos que triunfar para darnos cuenta que en realidad hemos fracasado. Uno de los arrepentimientos más comunes entre los que están a punto de morir, es que pasaron demasiado tiempo trabajando, estudiando, luchando por llegar a algo en este mundo. Y al final del proceso de la vida, se dieron cuenta que lo más importante eran cosas sencillas, cosas que cuestan muy poco dinero, cosas como una buena pareja, un buen hogar, un entorno y una familia en donde nos podamos sentir queridos… El amor no es de un único tipo. En el idioma castellano la palabra “amor” es ambigua, porque puede ser amor fraternal, amor a los amigos, amor a la vida, o cómo no, amor sexual y amor romántico. Pero de cualqeuir forma, es por todos estos tipos de amor por lo que merece la pena vivir. Si estuviésemos solos en el mundo rodeador de todas las riquezas inimaginables, estaríamos peorque infelices: seríamos zombies errando por un mundo de oro. ¿Alguien quiere ser el rey zombie en un castillo de oro? Pues muchos “triunfadores” vagan por sus mansiones con suelo de mármol, envidiando y maldiciendo, y lamentándose de no poder ser una persona norma, de esas que aman a los suyos y a la que los suyos lo aman. Cuantos triunfadores se han dado cuenta tarde que lo cambiarán todo por volver a esa época anterior, en donde ellos tenían amor; pero soñaban con poder tener “éxito”. Al final cambiaron el amor por el éxito. Y ellos con el tiempo se dieron cuenta que habían hecho un mal negocio.

La felicidad siempre está en los otros. Supongo que podemos estar de tres formas distintas:

1. Cuando estamos con tres personas o más estamos en multitud

2. Cuando estamos con dos personas estamos en compañía

3. Y cuando estamos solos estamos en soledad

Sólo dos personas nos pueden hacer estar en multitud: y sólo una única persona nos puede librar de la soledad. Solo con tener dos personas en nuestra vida, dos personas a las que querer y a las que amar (yo no me responsabilizo de malas interpretaciones de esto que digo…)=, ya sólo eso, nos hará todo lo felices que podemos llegar a ser.

Y es que el amor es eso que nos hace unirnos a los demás, es esa forma que tenemos de enlazar nuestra vida con cosas que nos importan, sean personas, objetos, áreas del conocimiento, aficiones… Nosotros somos nosotros y lo que amamos. Y unimos lo que amamos a nosotros mediante el amor. Así, a veces cuando muere algo que queríamos mucho, nosotros morimos un poco con ello, porque nuestra vida ya no la podemos concebir sin tener al lado eso a lo que amábamos tanto que parecía que era una parte de nosotros. El duelo precisamente es ese proceso en donde nos intentamos desprender del lastre de algo que amemos mucho, pero que ahora está muerto, y nuestra propia supervivencia nos va en el ser capaz de desprendernos de ese cadáver que en otra época de nuestra vida fue como uno con nosotros. Si no nos hundiremos junto con este cadáver que tanto amemos.

Tener éxito en el amor

Y es que… el tipo de persona más lamentable que conozco son esas personas que tienen mucho dinero ,que tienen mucho éxito, que tienen mucho poder… Pero ellos son envidiosos con los que no tienen nada de eso pero a la vez tienen gente que los ama simplemente porque son como son, porque son especiales porque son carismáticos… Es la típica persona que tiene dinero pero que no tiene quien le quiera. A veces es su mal carácter poco seductor (me recuerda que les vendría muy buen mi casi terminado libro “Los Pilares de la Seducción”…) lo que aleja a los demás de esos hombres ricos en dinero y en éxito pero pobres en amor. Yo he conocido demasiados bastardos en mi vida. Todos ellos creían que ellos valían tanto como dinero tenían. Y tenían razón:

 ellos que no valen nada (0) + su dinero = a su valor real.

Yo a veces pienso que debe de ser terrible ser un bastardo, y saber que nadie nunca te podrá querer. Quizás esto me recuerda que no es lo peor el estar sin pareja: lo peor es terminar al lado de uno de estos. Es mejor estar sin amor que estar en el mar del odio y de la estupidez.

Pero ese sólo es el lado negativo de “los otros”. Queda el lado positivo, queda esas muchísimas cosas que podamos hacer con otras personas, sea nuestra pareja o no: ver una película juntos en ese domingo lluvioso; salir a cenar el sábado y volver pronto para empezar la única guerra que termina con más vivos que participantes; ir un fin de semana a la montaña a perderse, casi como si fuésemos un aventurero de sigo XIX y quisiéramos encontrar el “Valle Perdido”; ir por las mañanas de los domingos a tomar un café antes de esa esperada comida familiar en la que todos nos sentamos alrededor de una paella; mirar por las noches las estrellas tumbados en una manta tirada en mitad del campo, mientras nos sinceramos con nuestra amada y nos contamos nuestros secretos mas íntimos…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • ¿Tener pareja o ser Single…? (4)
  • Cómo estimular nuestra vida (4)
  • Cinco consejos para vivir en pareja (4)
  • La convivencia en pareja (4)
  • El infierno de la soledad (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>