¿El amor se busca o se encuentra?

Ya llega el verano, la época ideal para los idilios amorosos. Pero mucha gente se sigue preguntando qué tiene que hacer para conseguir al final pareja. Y resulta… que hay por ahí dos grandes teorías sobre si el amor se busca o se encuentra: 1. los que opinan que hay que dejar que las cosas fluyan, que las cosas lleguen por sí mismas, de alguna manera, creen en una especie de predestinación… por tanto, ¿para qué nos vamos a molestar en buscar…?; 2. los que opinan que para encontrar pareja, debemos de tener una actitud activa, nada de quedarse sin hacer nada esperando que en alguna casualidad de nuestra vida, nos crucemos con esa persona que nos llene, que amemos. En este artículo, respondemos a la pregunta de si el amor se busca o se encuentra.

El pensamiento mágico contra el pensamiento matemático

Mirémonos de frente… de alguna manera, todos los hombres somos un pequeño organismo, un pequeño organismo que transporta en si información: tanto información genética; como información en nuestra memoria, de los detalles que nos ocurren en el día a día. Y lo primero, la genética no cambia; pero la información que transportamos en nuestro cerebro, cambia con respecto a la cultura en la que estamos

Y precisamente, occidente surgió entre el influjo de dos grandes corrientes filosóficas que nos llegaron del este. Una de ellas, era una corriente emparentada con la religión egipcia, la religión babilónica, incluso las creencias iraníes y zaratustrianas…(joder, donde me he ido en un artículo que se titula “¿El amor se busca o se encuentra…?” pero es importante).

Y la otra corriente, nos llegó desde el continente de La India. El hinduismo es la mayor joya del pensamiento que ha generado nunca la humanidad. En el hinduismo, las cosas se explican razonando, con una especie de matemáticas mentales… El hinduismo llega a los pensadores griegos que todos conocemos… y de ahí, se extendió por todo occidente (igual que se extendió por todo occidente el pensamiento mágico… en eterno parecía conflicto el uno con el otro). Y estas dos grandes formas de pensamiento, terminaron por dar lugar a las dos grandes corrientes filosóficas que existen actualmente en el mundo: el racionalismo, en donde todo se explica tomando como modelo a las matemáticas (esto no quiere decir que haya que saber muchas matemáticas, si no que usamos para razonar el modelo de las matemáticas…); y el misticismo, o corrientes esotéricas, en donde el mundo es guiado y controlado por fuerzas misteriosas y que escapan al posible estudio de un modelo racional y matemático…

Buscar el amor con el pensamiento matemático

Y claro, seguro que ya los lectores inteligentes, se han dado cuenta por donde voy: si hacemos caso a la corriente de pensamiento mística, y nos quedamos sin hacer nada a la hora de buscar pareja, esperando que se presente casi de forma mágica el amor verdadero…el amor se busca o se encuentra entonces lo tenemos claro. Porque precisamente, el pensamiento racionalista, se ha demostrado como muy superior que el reblandecido pensamiento mágico, que cree que las cosas llegarán por sí mismas… sin tener casi hacer nada, o mejor, pensando simplemente que van a llegar, el famoso pensamiento positivo…

Y es que… yo no creo esto de que en el mundo esté esperándonos una persona a cuyos pies caeremos irremediablemente en cuanto el destino nos lleve hacia ella. Yo creo que hay una inmensa cantidad de hombres y mujeres que nos convienen como pareja, con los que encajaríamos, que nos gustan, con quienes nos enamoraríamos… Pero si nos quedamos en casa pensando que el amor hay que dejarlo que surja, porque para encontrar a esa persona especial hay que esperar que el miserable destino nos lleve a ella… entonces lo tenemos claro. Hay que buscar, hay que usar el pensamiento racional, nada de tirarse en el sofá a esperar…

Por tanto, ahí fuera hay cientos de personas, hombres o mujeres, que serían candidatos absolutamente perfectos a nuestros corazones… Pero hay que salir a buscar: es como tirar los dados. Tenemos cinco dados, y para encontrar novio-a, tenemos que conseguir en una de las tiradas un 19… Cuantas más veces tiremos, más posibilidades tendremos de encontrar novio…

De echo, nuestros propios instintos nos animan a buscar… Las personas que están sin pareja, no es raro que tengan frecuentes y desagradables ataques de ansiedad, como una forma de su organismo de castigarle por no estar por ahí, con un hombre o una mujer, reproduciéndose y dejando su semilla por la tierra… Y es que, al que no ama, al que no fol… lo castiga la naturaleza con unas buenas dosis de ansiedad…

Buscar el amor del verano

Y para rematar este artículo, nada mejor que dar los consejos básicos para buscar a nuestro amor del verano.

1. No te quedes en casa: sal aunque simplemente sea a dar una vuelta para pasear… (supongo que un porcentaje altísimo de mis lectores, están en el paro, como yo mismo… por eso digo eso de “no quedarse en casa”…) Nunca se sabe lo que te vas a encontrar por el camino. Siempre piensa que, buscar el amor es como tirar dados: cuanto más tiempo estés intentándolo, más posibilidades hay de que al fin nos salga la tirada soñada…

2. Cuando busques, no pienses en los resultados, sólo piensa que es tu obligación, buscar. Así no te decepcionarás ni te entrará ansiedad por no encontrar… Piensa simplemente que es un trabajo: salir dos horas a pasear por el parque; salir una hora de pinchos por los bares; ir a las piscinas durante dos horas… Tómatelo como si fuese un trabajo, oblígate a ello… como si tu jefe te obligase a salir por ahí a intentar ligar…

3. Busca posibles eventos, tanto por Internet como por otros medios, en donde creas que hay posibles candidatos al amor del verano… Por ejemplo: un partido de fútbol; una exposición de arte abstracto; unas conferencias sobre la democracia participativa; una manifestación del 15 M,…

4. Sal simplemente a la calle, a dar un paseo. Ve a un bar, a un centro comercial, y habla con esos posibles candidatos que veas de buen ver… No tengas vergüenza, recuerda lo que le pasó al hombre al quien rechazaron 20.000 mujeres

5. Ligar en las discotecas y de fiesta también es posible… Además, salimos con los amigos, y es normal que nuestro grupo de amigos esté cambiando constantemente de gente… Nunca se sabe cuando alguno de esos nuevos miembros nos va a dejar con el corazón partío… Por lo demás, coquetea con los chicos-as en la discoteca, en los bares… si te siguen el juego de las miradas, no tengas miedo en irle a preguntar cualquier bobada… si salta la chispa, arderéis juntos… nada os separará… ni amigos, ni “factor fulana”, ni nada…

6. No seas tímido-a: mira fijamente a los hombres-mujeres que te pueden interesar. Y luego, como que no quiera la cosa, acércate a él-ella. Hablareis un poco, y en menos de 2 minutos, ya sabréis si estáis echo el uno para el otro… Y no tiene más… Pero hay que hablar con la gente, sin tanta timidez ni hostias…

7. Haz actividades, ve a las piscinas, sal de fiesta no te quede en casa, interactúa con desconocidos, prueba a hablar con cientos de personas, para ver si al fin, nuestra tirada de dados, da al fin en el blanco… Pero si nos quedamos pasivamente sin buscar; o si simplemente tenemos vergüenza y no queremos ni hablar con ese chico-a que parece que nos mira.. entonces tardaremos años en encontrar…

Y es que, a esos que dicen “no hay que forzar, las cosa surgen…” A veces sí hay que forzar, o nos quedamos sin foll… Nunca se sabe donde vamos a encontrar, pero desde luego, encontraremos allí donde busquemos.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cosas que nos gustan y que nos disgustan de los demás (5)
  • Las comunidades de la seducción (5)
  • Formas de encontrar el amor (4)
  • Lo esotérico como fuente de atracción entre las mujeres (4)
  • Aprender a coquetear (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>