El apareamiento en la especie humana

La palabra “apareamiento” significa literalmente “cópula”, echar un polvo, vamos, para los que no ven los documentales de la 2… En la naturaleza los animales se emparejan para después copular, igual que pasa en la especie humana. Por tanto, la búsqueda de pareja es inseparable de la cópula posterior, tanto en la especie humana como en el resto de la naturaleza. Por tanto, cuando hablamos de “apareamiento en la especie humana”, nos referimos al doble proceso de encontrar pareja, para luego copular con ella, follar vamos… Por tanto, el proceso es doble: buscar pareja, y luego… Y por supuesto, lo más difícil es precisamente lo de “buscar pareja”, o más concretamente… encontrarla… Todos los machos de un montón de especies distintas están de normal un tanto angustiados y atareados con ese reto que les ha puesto la evolución: aliviar un poco el calentón que se tienen intentando convencer a una buena hembra que copule con ellos… En los humanos, las cosas no son muy distintas… Y este es un tema fundamental a la hora de analizar los hábitos de apareamiento en hombres: parece que la iniciativa corresponde a ellos… Ellas no darán el primer paso, simplemente esperarán a que la legión de ligones de discoteca se les acerque… y les pondrán todo tipo de pruebas, como pedir que las inviten a un cubata, decirles que son muy feos, reírse de ellos, o cuchichear a sus espaldas con sus amigas… Pero todo esto no significa nada… pues simplemente constituye un intento de las hembras de poner a prueba a los machos pretendientes… En este artículo, todo sobre el apareamiento en la especie humana…

El cortejo en la especie humana

Un equipo de 19 investigadores suecos acaba de sacar un tratado sobre los hábitos de cortejo de los machos humanos. Los científicos en cuestión, cargados con todo tipo de títulos y de méritos, han colocado cámaras ocultas en lugares propicios para poder captar a machos humanos intentando cortejar a hembras.el apareamiento en la especie humana También han intentado visionar en directo estos extraños y atávicos rituales, camuflándose de “bakalas” e internándose en el interior de profundas discotecas españolas… Y  lo cierto, es que se han llevado un buen puñado de sorpresas…

Por ejemplo, han podido constatar los intentos de cortejo llevados a cabo sobre un grupo de 7 chicas en una discoteca. El investigador, camuflado en un rincón y portando un cubata de incógnito, pude constatar que las 7 chicas fueron asaltadas durante toda la noche por innumerables makineros de todos los tipos y de todos los tamaños… En una ocasión, se les acercaron a las y 7 chicas un grupo de tres chicos, uno de ellos portaba gafas, pero le faltaba un cristal; otro hablaba con una vocalización muy pobre; y el último, prácticamente no se tenía de pies de lo borracho que estaba… Los investigadores pudieron constatar el descojone padre de las 7 chicas objeto del seguimiento discotequero ante la visión de tan lamentable espectáculo… Los chicos abandonaron el intento de cortejo colectivo en cuanto vieron que su lamentable intento había colapsado sin remedio…

En otra ocasión, un único individuo se intentó camelar a las nenas. El individuo en cuestión era un tipo corpulento y muy echado para adelante. Los científicos suecos camuflados en la disco, pudieron oir un breve intercambio de lenguaje humano entre el individuo y las 7 hembras humanas objeto del seguimiento.

-chico-  Perdonar, ¿tenéis hora?

-chicas- Sí, es la hora de que te largues de aquí, pirado

Los expertos están intentando someter la conversación a análisis de la estructura física de la onda de sonido para ver en qué parte de la secuencia de hondas hercianas, el corazón del humillado hombre pudo sufrir más…

Además, los expertos también han seguido los hábitos de cortejo humano en otras áreas, por ejemplo, han seguido a una hembra humana en sus interacciones diarias con sus compañeros de trabajo. Y se han hallado resultados sorprendentes. Por ejemplo, se pudo constatar a un hombre que, delante de siete mujeres, incluida la individuo objeto de seguimiento, se ha puesto a hacer fotocopias delante de las chicas… Y ninguna a mirado al individuo al agacharse para recoger las fotocopias… Y es que, esto contrasta con lo que se ha constatado que pasa en situación inversa. La hembra humana objeto de estudio se ha puesto a hacer fotocopias delante de siete hombres… Se sospecha que los siete hombres se han artado a mirar el culo de la hembra humana objeto de la investigación cuando se ha agachado para recoger las fotocopias… pero los investigadores no han podido constatar esto con total certeza. El motivo de esta falta de constatación tiene que ver con que, uno de los científicos suecos, camuflado en forma de máquina de café para hacer el seguimiento, en este caso, en la oficina de trabajo, se distrajo, según sus palabras “un segundo”, para mirarle el culo a una tía que se había agachado a coger unos papeles… El científico ya ha sido advertido y sancionado con una falta leve por su descuido, y a prometido, que no volverá a pasar…

Somos hombres, joder…

Pues eso, basta ya de coñas, ahora hablo en serio… Somos hombres, somos machos… y estamos hechos para eso, para ir detrás de un montón de hembras, y que la gran mayoría nos manden a la mierda, se rían de nosotros, nos digan “lárgate de aquí, pirado…” La mayoría de los machos de todas las especies, se tirarán parte de su vida intentado ingeniárselas para copular con cuantas hembras pueda… Aunque, por supuesto, sometido esto a ciertos rigores de las especies, en el caso humano, esos rigores tiene que ver con el enamoramiento, y con el emparejamiento, lo que hace que, al menos durante unos años, nos olvidemos de todas las hembras excepto de la que nos ha tocado como novia

Y lo que quiero decir con este artículo, es que no se puede hacer lo que yo, por ejemplo, hacía en las páginas de ligue de Internet… que como me jodía que me rechazasen… pues esperaba a que ellas me “entrasen” a mí… Esta es una mala estrategia… Conseguía tías, pero muy lentamente… y luego se quedaba en nada… por que las chicas son como son… Hay que aceptar el rechazo, no como parte del ser hombre, sino como parte del ser macho. Los machos de casi todas las especies del reino animal son rechazados constantemente… Y precisamente, los hombres que hemos tenido tanto miedo al rechazo como yo, tenemos que aprender esa lección, que no es no ser rechazado, sino asumir el rechazo… De echo, cuando alguna tía en la disco, por ejemplo, me niega el móvil… (normalmente tienen pareja…) pues digo “esto es genial, porque me hace sufrir, me hace saber aceptar el rechazo… es un dolor dulce, como el que se produce cuando uno hace deporte, se sufre sí, pero luego compensa…”

Pues eso, los hombres somos activos… es así, hay que asumirlo… las mujeres eligen hombre, si, pero solo entre aquellos que entran a “cortejarlas…”. Así que, los hombres que hemos sido un poco pasivos en el cortejo… es hora de empezar a encontrar nuestra esencia masculina, nuestra esencia de machos… y empezar a hacer proposiciones a diestra y siniestra a las mujeres… No se trata de intentar cepillarnos a todo lo que se mueve… podemos ser selectos… pero esto es como vender aspiradoras: llama a 100 puertas, 99 te mandarán a la mierda… pero 1 de cada 100 te dirá que te compra… Y es que el cerebro de las mujeres funciona de manera  distinta… es normal que mujeres que valen muy poco, rechacen a hombres que valen mucho… Y tenemos que asumirlo, y esto quiere decir, que déjate ya de hostias… si te rechazan te jodes… pero te toca darle la tabarra a toda chica con la que nos crucemos y que esté de buen ver… Te garantizo que somos parte de un ciclo cósmico de doble principio masculino y femenino, y compartimos rechazo con un montón de leones desencantados, con cientos de gatos callejeros que marrullan porque no les quieren, con esas gacelas salvajes que perdieron la lucha por el apareamiento, con los caballos de las praderas que se tienen que contentar con ver huir al galope a las yeguas que amaban…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Sexo con amor o sexo sin amor (5)
  • Encontrar pareja… aunque sea a los 40 (5)
  • La esencia de la masculinidad y de la feminidad (4)
  • Cómo elegir pareja (3)
  • La mente de las mujeres (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>