El arte de la seducción y sus polémicas y complicaciones (respuesta de Kheldar Arainai)

Respondo en este post (aprovechando que estoy aburrido y no tengo nada que hacer con tanto paro…) al propietario de la página web La Vida es Fluir, Kheldar Arainai… y es que creo que es mejor hacer un post aparte en vez de responderle directamente en los comentarios… Cuando un comentario es bueno, surge de ahí otro post. El comentario es sobre el artículo Las claves para ser una persona popular y verdaderamente seductora, pego el comentario de Kheldar y luego, mi respuesta.

Comentario:

En ocasiones es interesante ser una excepción a ciertas cuestiones… Y creo que ya sabes, aunque si no lo sabes ya te lo digo ahora, que después de ciertos tratos recibidos por parte del señor Bonilla, disto mucho de considerarlo a él o a cualquier obra suya como geniales.

La razón creo que quedó bien clara cuando provocó todo el escándalo sobre su ya desaparecido foro, que él mismo abandonó, del que los propios foristas se ocupaban, hasta que decidió expulsar a los que más destacaban entre dichos foristas porque formaron un grupo externo al foro y siguieron participando en el mismo. Yo era y sigo siendo parte de ese grupo. Su foro se convirtió en un nido de KJ’s y spambots, y terminó desapareciendo por razones obvias.

Ahora bien, en la onda del cuerpo principal de este escrito te diré que hay varios rasgos más que influyen dentro del hecho de ser popular o seductor como persona. Por ejemplo, que tu atractivo sea consecuencia de tu vida y no un fin en sí mismo. También podríamos hablar de una mentalidad abierta a las posibilidades y atada a ninguna en concreto. Incluso de una absoluta despreocupación respecto del tema sexual. Tan natural como bajar de casa y estando a la vuelta de la esquina no acordarte si bajaste en ascensor o por la escalera.

No obstante, en este momento de mi vida considero que las personas seductoras son las que saben aprovechar sin perturbar la conexión intrínseca que ya tienen con las personas y logran fortalecerla en vez de arruinarla… Nunca los que tratan de pasar, como se decía en el Hércules de Disney, “de cero a héroe” en la vida de los demás.

Otra cosa que me gustaría pedirte es que no confundas las churras con las merinas. Una cosa es llegar al pagafantismo o al comprabotismo (los comprabotas son los hermanos mayores de los pagafantas, y en el panorama de los blogs que tanta gracia te hacen hay más de un comprabotas), y otra es despreciar porque sí toda muestra de caballerosidad y educación, dejando de tener detalles con las personas por parecerte eso de persona sosa o arrastrada. Aunque todo es cuestión de la mentalidad de quien piensa en ello.

Y añadiré para finalizar, que el reduccionismo hacia el sexo te cierra más puertas de las que te habrá abierto en ciertas ocasiones. La sexualidad de una persona emana de su vida propia y de su vida sexual, de las cuáles se debe hablar en términos de identidad, experiencia y propósito. De vivir la propia vida y no una mentira, de tener en cuenta experiencias y no solamente actos, de tener algo que nos mueva en la vida.

Esas personas, las que conocen y aprovechan su identidad, su experiencia y sus propósitos; son las que no necesitan buscar consejos para ser popular, sociable o seductor…

Todo porque el sexo es parte de la vida, y todos somos sexuales de un modo natural. Para mí no hay ninguna necesidad de tratar de influir en tu éxito social y sexual si tienes una buena vida, porque ya serán bastante marcados de por sí viviendo auténticamente y no tras fachadas o mediante ardides.

Los que se remiten a vivir una mentira en vez de sus vidas, lo poco que consiguen no logran atesorarlo. Y cada vez pueden conseguir más, no te digo que no, pero cada vez lo aprecian menos, cada vez sienten menos, cada vez significa menos.

Y llega el vacío. Por algunos se llega a sentir lástima, pero otros lo tienen absolutamente merecido.

Mi respuesta

Lo primero de todo, no sabía nada respecto lo de Álvaro Bonilla. Algo había oído respecto a un foro y no se que leches… Pero nada de lo que me cuentas. Y bueno, desde que ese chalado de J me faltó al respeto cuando me ofrecí a colaborar para su blog, me prometí a mi mismo no juzgar a nadie que no conozca en el mundo real… también recordando la época de mis citas con chicas de Internet… que terminaba por hacerme una idea de las mismas antes de conocerlas que luego era totalmente opuesta a la realidad…

Es completamente cierto: cuanto más sexo tienes menos te gusta. Hasta el punto de llegar a asexualizarte. De echo, cuando más tarde empezamos en el mundo del sexo, más placentero nos resultara en el futuro. Por eso, las cosas a su debido tiempo… Pero a algunos ya les ha llegado ese tiempo. Cada uno tiene su ritmo, y unas necesidades cambiantes…

Te respondo a las dos mini-críticas que me haces en el comentario:

1. “Ahora bien, en la onda del cuerpo principal de este escrito te diré que hay varios rasgos más que influyen dentro del hecho de ser popular o seductor como persona. Por ejemplo, que tu atractivo sea consecuencia de tu vida y no un fin en sí mismo”

Si, soy muy consciente de esto, si te das cuenta, algo cuento de ello en el punto 4, en donde recalco que no es posible ser una persona popular, seductora, con carisma… si no tenemos algo importante dentro de nuestra cabeza, algo en nuestra vida que nos llene mucho, o bien un trabajo especializado, o bien una afición admirada por los demás. Por lo demás, completamente de acuerdo, es seductor el que se seduce a sí mismo, el que se fascina a sí mismo sin importarle que los demás lo encuentren o no fascinante.

2. “Otra cosa que me gustaría pedirte es que no confundas las churras con las merinas. Una cosa es llegar al pagafantismo o al comprabotismo (los comprabotas son los hermanos mayores de los pagafantas, y en el panorama de los blogs que tanta gracia te hacen hay más de un comprabotas), y otra es despreciar porque sí toda muestra de caballerosidad y educación, dejando de tener detalles con las personas por parecerte eso de persona sosa o arrastrada. Aunque todo es cuestión de la mentalidad de quien piensa en ello”.

Pues otra vez darte la razón… pero si vamos al punto 6 de mi lista, ya recalco que una persona seductora tiene ese corazón con doble núcleo, entre sinvergüenza y gentil. Y es que, las personas que sólo tienen una de estas dos cualidades, no son seductoras… lo he visto siempre. Por ejemplo, alguien que sólo sea sinvergüenza, siempre borde con las tías… es alguien que no será capaz de sincerarse nunca, por ejemplo, hablando sobre sentimientos delicados, como quería Nietzsche (para Nietzsche hablar de sentimientos era de hombres superiores; los hombres vulgares les parecía esto cosa de mujeres…) Y es que, alguien que sea siempre gamberro y no tenga ninguna capacidad de intimar ni de ser delicado, ni de, a veces sí, ser caballeroso, es una persona que esconde serias carencias psicológicas detrás de su aparente alboroto.

El arte de la seducción y sus polémicas y complicacionesY por el contrario, alguien siempre delicado, siempre sumiso, como tú dices, un pagafantas, o en términos más vulgares, un calzonzazos, son personas que demuestran no tener carácter. Es algo que he podido descubrir por mí mismo: a las mujeres les gustan las groserías, aparentan indignarse, pero en el fondo, les gustan, porque detrás de ellas hay hombres con carácter y dominantes. Y un dato muy curioso: las personas excesivamente sumisas a veces terminan por guardar detrás de sí un futuro maltratador. Cuando algunas mujeres conocieron a ese hombre siempre delicado, siempre paciente con ellas, que les ponía el abrigo en esos días de frío en la espalda… no dudaron en que sería una maravilla pasar el resto de su vida junto a un hombre así. Pero detrás de un hombre un tanto soso y siempre caballeroso, se esconde uno de estos dos tipos de hombre: un soso; o un maltratador. (sin perjuicio aquí de que halla también hombres alocados que también maltratan a sus parejas, de echo, es una de las características del temperamento sanguíneo del que ya hemos hablado: que son buenos maltratadores, aunque aparenten que siempre están de buen humor cuando van por la calle o están de fiesta…)

Pero por lo demás, tienes toda la razón en este segundo punto. De echo, ayer mismo lo leí en el blog del polémico por lo que parece Bonilla. Se puede ser un tío duro y con carácter, y a la vez se puede ser delicado, sumiso en ciertas situaciones,… Lo cortés no quita lo valiente.

 

Para mí no hay ninguna necesidad de tratar de influir en tu éxito social y sexual si tienes una buena vida

Mira, en este punto es lo único de lo que dices que no puedo estar muy de acuerdo… Y es curioso, que hasta hace medio año o así, yo podría pensar como tú: yo me dedico a hacer mi vida, a cumplir mis planes, mis objetivos… y el sexo, las mujeres, el éxito, vendrá por su cuenta… Pero yo tuve que leer en un blog que se podía salir a la calle y pedir a alguien que si me podía ir con ellos de fiesta para atreverme a salir a la calle. Sin esa información, yo aún estaría en mi onceavo año de encierro de fraile sabadico… Por eso me fascinó desde que lo encontré el mundo de la seducción y de la autoayuda: porque con cosas muy sencillas podemos hacer mucho.

Y es que no he podido ignorar un dato escalofriante sobre la vida de los grandes hombres (Kant, Nietzsche, Newton, Platón, Kafka, Santo Tomás, el primer Einstein, Cavendish,…) que tenían una vida genial, que eran genios, que sabían prácticamente todo el conocimiento de su época… pero eran unos rotundos fracasos en sus relaciones sociales, en sus relaciones con los compañeros de trabajo, en sus relaciones con las mujeres… Si, las épocas han cambiado, pero yo hasta hace no mucho no era menos paranoico que Newton, menos incompetente con las mujeres que Nietzsche, menos fóbico social que Kafka… Y también, como a muchos de ellos, me intentaron diagnosticar autismo, síndrome de asperger, trastorno esquizoide… Y simplemente era que no había aprendido el arte de tratar con los demás… En un año he podido aprender un montón de cosas, cosas a las que no fui derivado por mi vida misma… Las tuve que buscar.

En el fondo se trata de la eterna disyuntiva entre el clasicismo y el romanticismo. Por ejemplo, un templo griego es sencillo, pero bello y delicado a la vez; y las catedrales góticas son muy elevadas, muy complejas… y también son bellas. Y hay dos formas de crear belleza: la de la sencillez; y la de la profundidad. Cuantas veces no me he quedado yo enamorado de la belleza y del carácter dulce, delicado y sí, simple, de una chica que no tenía demasiado en la cabeza… Y por eso creo que podemos cambiar a más seductores, a más delicados, a más populares y más exitosos, sin necesidad de tener que tener la cabeza de Einstein, la sensibilidad de Beethoven o el éxito de Bill Gates. En todo este largo año desde que descubrí el mundo de la autoayuda, he aprendido a apreciar la belleza sencilla, de una sonrisa que llega en el momento adecuado; de una mirada que delata aprecio; de un abrazo delicado y sincero…

Creo que la humanidad es mera arcilla, y nosotros podemos de moldearla un tanto a nuestro gusto. El problema es que cuando se endurece la arcilla, cuesta mucho volver a darle forma… pero creo que con un poco de esfuerzo, con un poco de trabajo, podemos cambiar en la medida de nuestras posibilidades, podemos hacer una obra de arte de nuestra personalidad… Hay culturas en donde tienen mucho menos conocimiento que nosotros, pero son infinitamente más elegantes, más educados, más generosos… Y eso el camino de tu vida no tiene por qué enseñártelo. Tenemos que hacer un pequeño desvió a la educación sentimental que diría Flaubert… Por supuesto, en este camino desviado hay estafadores a casi todos los lados, que intentan aprovecharse de los problemas ajenos para sacar una buena plusvalía… Pero eso pasa en todos los oficios.

Aun así, coincido contigo menos en ese último punto. Y creo que nuestra falta de acuerdo al respecto tiene que ver con que te saco algún que otro año… Yo antes pensaba como tú. Antes no me interesaba tanto el sexo (estaba dispuesto a vivir toda mi vida en el celibato por el mero echo de que me parecía una forma de sublimar mis energías, y así poder llegar a ser quizás un gran artista…) Pero ¿sabes? Las estructuras del cerebro cambian a partir de los 25… no es que te vuelvas conformista (yo a día de hoy soy más radical que nunca) sino que simplemente tu organismo te exige que ames, que tengas amigos, que folles.. y si no le haces caso, te recompensa con unas dosis brutales de ansiedad… Las cosas llegan, sí, pero hay que ir a buscarlas…

Y es que… yo conozco a hombres que son vírgenes (putas a parte) con 45… A veces no hay que esperar tanto, hay que lanzarse, y entonces descubriremos que no nadábamos tan mal.

Por eso creo que esta temática ayuda a muchos que no tienen especial interés por ser unos megacracs del conocimiento y de las emociones… Ellos no necesitan ser como Kierkegaard, ni falta que les hace, porque pueden aspirar a esa belleza sencilla pero cautivadora a su vez. Por supuesto, yo adoro a las personas que tienen como misión fundamental en la vida ser lo más cautivadoras posible… Y animo a todos los que estén en ese camino que sigan por ahí.

Por lo demás, reitero de nuevo mis felicitaciones por tu carácter…  Por supuesto, si en algo no te convencen mis explicaciones, puede replicar… o aquí o en tu blog. Creo que es interesante llevar el mundo de la “seducción” al nivel intelectual que se merece, sin pasar por las frikadas a lo Mistery… ¡Hasta la próxima! Si necesitas algo, ya conoces mi casa virtual… (aunque a ANW, que es donde está alojado este blog, parece habérseles caído todos sus servidores… y no sé qué será de mi pobre blog, y si lo recuperaré en el estado al que tantas horas me habían costado llevarlo…)

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Distintas formas de gustar (7)
  • Cómo conquistar a una mujer (7)
  • 10 errores típicos que cometemos los hombres con las mujeres (6)
  • Los tipos de personas que más gustan (6)
  • Cómo gustar a una mujer (5)
  • Comments

    • Gran respuesta, a fe mía… Debo decir que no solo no estoy en desacuerdo en líneas generales con todo cuanto me dices, sino que me voy a limitar a darte las razones de por qué encuentras un desacuerdo conmigo tal como señalas.

      Parte de mi vida es ya de por sí la de una persona que hace algo que quiere hacer sin más. No lo pienso, simplemente lo vivo. Casi como ese egoísmo infantil, donde uno no necesita de nadie que lo acompañe ni de una invitación/instrucciones/órdenes para hacer algo que le gustaría hacer… Y es más, se rodea únicamente de quien le interesa y le hace sentir bien.

      ¿Hasta dónde quiero ir a parar?

      Pues a que muchas veces es pensar menos, hacer menos planes, decir menos cosas… Y simplemente vivir y disfrutar del momento, observar la realidad que se nos presenta y sacar provecho de la misma en todas las jugosas maneras que se nos ofrecen. Me explico con ejemplos:

      Por lo general, si quieres ver a una persona te basta con hacérselo saber. Si te quiere ver, y se puede, os veréis. Si falla alguna de esas dos premisas, pues no os veréis. O tardaréis en veros.

      Si quieres salir de fiesta por ahí, puedes salir con un grupo y pasarlo bien entre amigos/as… O puedes salir enteramente solo, disfrutar del ambiente y las situaciones, y hasta conocer gente totalmente de improviso. O cruzarte por sorpresa con “tu gente”, y marcharos por ahí o lo que sea.

      Si quieres zumbarte a alguien (tener sexo, vaya), basta con hacer que lo note y sea consciente. Si quiere esa persona también, y si no lo vulgarizas, puede terminar pasando.

      Puede que esta diferencia en el pensamiento, esta suerte de pragmatismo, sea más a consecuencia del hecho de haber tenido unas vivencias diferentes que por el de la diferencia de edades entre nosotros, o al menos yo aludiría antes al primer caso que al segundo.

      Yo he dicho, si no recuerdo mal, que no hay necesidad de tratar de influir. Puedes dedicar tus esfuerzos a otras cosas, y aun así seguir disfrutando de un cierto éxito en dichas cuestiones. Aludiendo a mi adorada filosofía oriental, citaré a Lao Tse… “El hombre sabio, sin acción realiza.”

      Y me permito señalar que en la literatura taoísta se hace mucho énfasis en que no es lo mismo “no actuar”, que “no hacer nada”. Infórmate sobre el concepto del Wu Wei, estoy seguro de que te será provechoso.

      Finalmente diré tan solo que en lo personal no me gusta nada hablar de personas dominantes o sumisas fuera de cierto contexto, más que nada porque hoy día cualquiera puede acabar con los huevos por corbata. O como dice una frase que me hace bastante gracia; “más de una mujer tiene la pelota en el campo del hombre, pero a su vez tiene al hombre cogido por las pelotas”.

      Por lo cual, como dice el estimado ZPU en su tema Dulce Otoño… “Lo que deba llegar que bienvenido sea. El fin de mi tarea no fue el fin sino el trayecto. Si vivir es la odisea, el horizonte que clarea en esta aldea parece perfecto, así que bienvenido lo que sea.”

      • Erik360 Erik360 dice:

        Ahora te comprendo mejor… Y es cierto, hay que ser más espontáneo… Pero ¿sabes? yo he tenido que aprender a ser espontáneo, de echo, digo constantemente a las personas tímidas que en sus relaciones sociales NO PIENSEN… Y lo cierto es que me sale muy bien, pero ahora me comporto como un cretino… y me va mejor con las mujeres que nunca… pero lo he tenido que aprender… A veces tenemos que desviar por ciertos lugares el río que es nuestra vida.
        Lo de las personas dominantes también es interesante. Yo tengo que decirte que uso unas categorías o significado de palabras en sentido polémico… juego con los significados…. Pero para mí la forma de dominar es más con el cariño y con el sentimiento. Esa es la mayor fuerza que hay. ¡espero más visitas tuyas!… yo voy a veces a ver qué haces… Porque Ripper ya me causa demasiadas arcadas…

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>