El arte del liderazgo

Hace un rato he estado leyendo un artículo sobre la lista de los peores genocidas de la historia. Allí estaban tipos como Pinochet, Franco o Leopoldo II. Este último fue un rey de Bélgica que se hizo con el control en régimen e propiedad personal del Congo Belga. Durante su gobierno del Congo sometió a su rígida autoridad a todos los habitantes del país. No hay duda de que tenía una gran habilidad par que los congoleños obedeciesen sus órdenes, pues en caso de no hacerlo, el castigo era que les cortasen las manos. el arte del liderazgoAdemás, consiguió arrancar un gran beneficio económico al enorme Congo Belga, aunque fuese a base de acciones como aniquilar a todos los elefantes del país, arrasar grandes superficies forestales además de ser el responsable de cerca da la muerte de diez millones de personas, para terminar consiguiendo un beneficio que no se quedó precisamente en el país (Leopoldo II consideraba a los negros como inferiores. Es curioso que ha día de hoy, los independentistas del norte de Bélgica, los flamencos, tienen cierta tendencia a considerar inferiores a los del sur, una zona más pobre, difiriendo claramente del industrial norte). Esto para algunos debe de ser una buena forma de ejercer el liderazgo: todo el mundo te hace caso; creas “riqueza”; nadie cuestiona tu autoridad… y me temo que ha sido la típica forma de ejercer el liderazgo durante buena parte de la historia de la humanidad.

Pero a día de hoy las cosas están cambiando. Ya no vale eso de “yo mando y tú obedeces”. El liderazgo autoritario se muestra como claramente ineficiente en un mundo donde para tener éxito en la vida ya no es necesario ser “hijo de papá”. En estas circunstancias, los verdaderos líderes, los que gobiernan bajo la bandera de la eficiencia y de la igualdad de derechos ante la ley, tienen su oportunidad de demostrar lo que realmente valen.

Hay una serie de rasgos característicos que debe de tener todo buen líder, ya sea el líder de una pandilla de amigos, o el líder de una gran multinacional. El liderazgo afecta a todos los órdenes de la vida: con nuestra familia; en nuestro trabajo; con nuestros amigos; haciendo cola para comprar el pan… E aquí las claves para hacer de nosotros todos unos líderes.

Cualidades que identifican a las personas líderes

1. No son personas violentas. E aquí uno de los grandes equívocos respecto al liderazgo. Las personas líderes hacen todo lo posible para convencer a los demás de que ellos están en lo cierto respecto a una cuestión dada, pero es extremadamente raro que acudan a la violencia. Por lo general, las personas líderes no pierden los nervios bajo ninguna circunstancia. Aunque sí son capaces de sacar su carácter y ejercer violencia si alguien previamente a intentado pasar de las palabras a la violencia, pero sólo usarán la agresividad para defenderse de la agresividad de otros, ya sea agresividad dialéctica o agresividad física.

2. Son personas entusiastas. Puedes recordar a ese jefe o profesor que tuviste una vez. Siempre parecía emocionado con lo que tenía entre manos, fuese poner en funcionamiento un nuevo departamento de la empresa, o explicar la lección sobre los vikingos… Las personas líderes sienten pasión por lo que hacen, nunca se les puede ver abúlicos, en el peor de los casos, estarán cansados o concentrados, pero aun así, son personas muy amenas, siempre dispuestas a recibir a alguien que necesita de su opinión para hacer cierto informe.

3. Son personas sociables. Tienen una gran capacidad para tratar con los demás. Pueden adaptarse a distintos roles sociales (padre, jefe, hermano, amigo,…) con una gran facilidad, y en todos estos ámbitos siempre toman la iniciativa, empiezan ellos por organizarlo todo, y luego trata de exponer a los demás su punto de vista, siempre muy educadamente, para que los demás los sigan. De esta forma, la gente se queda entusiasmada de su capacidad de trato, de su carisma y de su capacidad de organización.

4. Son personas muy comprensivas. Por ejemplo, tú puedes ir a hora a un amigo a pedirle ayuda. Le dices al amigo “estoy muy mal tío”. Este amigo es muy poco comprensivo, y te dice “bueno, hay muchos como tú, no te quejes tanto…” Esto es muy desagradable para la persona que lo está pasando mal, pues encima de que lo pasa mal, el que se supone que le tiene que apoyar no lo apoya, no lo comprende. Una persona líder hubiese puesto enseguida su brazo sobre el hombro del sufriente y hubiese dicho: “tranquilo, vamos a ver que te pasa, vamos a analizar por qué estás sufriendo, y luego te voy a ayudar y juntos vamos a ser tan eficientes que con nuestras acciones estructuradas y llevada a cabo a lo largo de un tiempo previamente fijado, vamos a combatir la raíz de las causas de todos tus males, y en un tiempo no muy largo, estarás otra vez feliz y productivo, para que juntos podamos seguir siendo un equipo”… Las personas líderes son comprensivas a su vez que eficientes.

5. Son personas muy organizadas. Pueden tener una agenda en donde ponga hasta la hora exacta en donde tiene que ir al baño… Son muy quisquillosos con los horarios, no les gusta que no se ajusten a los planes previamente establecidos. Por eso en España hay unos horarios tan demenciales para los trabajadores (o no trabajas nada, o te matas a trabajar 12 horas al día) porque no hay verdaderos líderes, hay cabreros que se creen propietario de su “rebaño”… Un poco como Leopoldo II con los negros…

6. Son personas que siempre están empezando nuevos proyectos. Los verdaderos líderes son un estímulo constante para la economía y la cultura, pues siempre están innovando, no quieren hacer siempre las cosas de la misma manera, salvo que la manera de hacer las cosas ya sea máximamente eficiente, si esto no es así, buscarán constantemente la manera de mejorar, por ejemplo, la eficiencia técnica de su empresa de fabricación de calzado. Aun así, cuando las cosas funcionan, los líderes saben muy bien que es mejor dejarlas como están. A diferencia de nuestros “líderes” políticos, que parecen muy dispuestos a “experimentar” con la justicia y con la sanidad… a pesar de la eficiencia de estos ámbitos en España…

7. Son personas que les gusta discutir largo y tendido. Vemos constantemente por la tele a políticos insultando a diestro y siniestro porque alguien le ha llevado la contraria… no es esto precisamente una cualidad del líder. Un verdadero líder nunca pierde los estribos de una discusión, salvo que alguien esté jugando sucio o que alguien ejerza algún tipo de violencia. Los verdaderos líderes siempre están dispuesto a razonar sin recurrir al insulto, incluso podrían enfrascarse en discusiones interminables. Los verdaderos líderes son capaces de reconocer que no tienen razón si llega el momento, reconocen sus fallos y tratan a los demás como si fuesen sus iguales, no se creen mejor que nadie, saben que todos los hombres somos limitados, prefieren alagar algo bien hecho que condenar algo mal hecho, reconocen sin problemas los méritos ajenos y los fallos propios, no critican abiertamente, sino con gran delicadeza. Son delicados en extremo, no ofenden a nadie, exceptuando en contadas ocasiones y normalmente, acudiendo al sentido del humor, pero también son justicieros en extremo (y a veces, por esto mismo, violentos… recordemos a Napoleón), creen que cada uno debe tener lo que se merece.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Las personalidades atractivas (3)
  • Lo que he aprendido con este blog de seducción (2)
  • Cómo encontrar trabajo (2)
  • La constancia como clave del éxito (2)
  • Hazte el líder de tu propia vida (2)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>