El dolor de la depresión y de las enfermedades del alma

El dolor no sólo afecta a los nervios que recorren nuestro cuerpo. Las enfermedades mentales también pueden causar dolor. Sólo los que hayan pasado por una depresión, por un trastorno psicótico,… pueden llegar a imaginarse el terrible dolor que causan estas enfermedades. Es como si te doliese en el centro del alma, como si te doliese la propia conciencia… De echo, la idea del suicidio surge precisamente en esos momentos en donde el dolor ya se nos hace insoportable. No es una idea cobarde ni chorradas por el estilo. Una persona cobarde aguantará un año con depresión, y caerá; una persona valiente aguantará 10 años… pero terminará cayendo igual. En el fondo, no sólo es cuestión de lo grades guerreros que seamos… si no también de lo grandes que son nuestros rivales. Y las personas que han pasado por enfermedades mentales, han combatido contra gigantes inmensos. En este artículo, hablamos sobre el dolor de la depresión y de las enfermedades del alma.

Distintos tipos de enfermedades mentales y distintos tipos de dolor

El dolor psíquico es una forma que tiene el organismo de prepararse para afrontar determinados acontecimientos. Por ejemplo, todos conocemos el dolor que causa el estrés y el dolor que causa la ansiedad. Por ejemplo, si estamos esperando a las puertas de nuestra clase para entrar a un examen de matemáticas, o de lo que sea, en esos momentos, si el examen es importante, nos entrará unas dosis elevadísimas de estrés… Y ese estrés es en el fondo un tipo de dolor psíquico. La ansiedad se produciría, una vez que ya nos han dado la nota y vemos que hemos suspendido… la sensación de mal rollo, de saber que ahora nuestra vida va a quedar un tanto colapsada por haber suspendido ese examen, eso es ansiedad. Y también es una forma de dolor. Pero estos dolores son producentes: el cuerpo nos prepara para afrontar determinadas situaciones por miedo del sano estrés y de la sana  ansiedad… Por supuesto, que una depresión también puede causar estrés y ansiedad, pero este estrés y esta ansiedad no es sano, es un dolor oscuro, y nada producente.

El dolor de la depresión

Pero es el dolor causado por la depresión uno de los más habituales y crueles dolores del alma. En el fondo, las causas de la depresión son muchas, detrás de cada enfermo hay una dura historia que contar. Identificar esas causas es la clave para poder abandonar ese infierno de pasar por una depresión.

Nosotros que combatimos a gigantes

Shiva es uno de los principales dioses de la religión filosófica del hinduismo. Shiva es un tío duro, es el caos que con su violencia destruye el universo, para que vuelva a renacer de sus cenizas. Y Shiva no rechaza el dolor. Su esencia es dolor. Pero Shiva no es malo, Shiva es una deidad adorada por muchos hindúes…el dolor de la depresión y de las enfermedades mentales Sus rituales suelen ser crueles, con sacrificios de animales, y antes de personas también. Pero insisto: Shiva no es malo, Shiva es el dolor, pero un dolor transformador. El propio Shiva ha sufrido mucho, el propio Shiva ha decidido por voluntad propia el meterse dentro de una hoguera con tremendo crepitar de las llamas, y permanecer en esa hoguera durante siglos enteros, sufriendo… Pero este sufrimiento no es malo. Shiva no es masoca ni sádico. Shiva es la esencia de la transformación por medio del dolor. Con este extraño ritual de Shiva, de meterse en una hoguera y permanecer ahí durante siglos, pretende simplemente el sufrir para mejorar, para ascender más alto, para ser un Dios más puro, mas fuerte. Y es que el dolor fortalece… Las personas que han sufrido y han dejado de sufrir, no son ya las mismas. De sus ojos emana una extraña y poderosa luz, son unos ojos entre calmados y fascinados… todos hemos visto alguna vez unos ojos así.

Y con todo, nosotros los que hemos caído en el abismo del dolor de la enfermedad mental, nos hemos terminando por convertir en grandes guerreros. Podríamos incluso hasta combatir a gigantes. A todos nos han perseguido en otros tiempos algún que otro gigante que creíamos invencible… Por un día, esos gigantes que tanto nos asustaron en su día, llamarán a la puerta de nuestras casas.. y quedaremos ellos y nosotros, con nuestra miradas enfrentadas: ellos mirando desde los abismos de los cielos, y nosotros mirando desde el ras de la tierra.

Y sólo porque ahora somos grandes, y solo porque el dolor nos ha transformado en seres superiores, al modo de Shiva, podremos aguantar la terrible mirada de estos gigantes… Los suicidas no pueden ser cobardes, porque muchos de ellos perecieron en terribles batallas contra inmensos gigantes. Y precisamente, la clave de poder vencer a esta terrible bestias está en aguantar, en aguantar el dolor, porque el dolor nos hace cada día más fuerte. Si caímos en el abismo de la desesperación, si caímos en la mismísima cuna del dolor, es sólo gracias al propio dolor que recibimos en nuestra caída por lo que podemos recuperarnos de la caída misma

Aprenderemos los malditos a sufrir tan puramente como nunca antes sufrió nadie. Y entonces, después de haber aguantado nuestro fuego purificador, entonces ya podremos mantener nuestros ojos en los ojos de los gigantes que llamarán un día de estos a nuestra puerta.

Y ese será el combate final. Y para ello, tenemos que estar preparados. El dolor te transforma, y esto quiere decir que es el propio dolor el que te puede servir de oportunidad para escapar de la fuente del dolor misma. Ya está cerca el día en que habremos sufrido tanto, que ya nada nos podrá parar. Los gigantes, que vienen a retarnos, que creyendo que nosotros estamos asustados y llorando, vienen a llamar a nuestra puerta para darnos un último susto antes de rematarnos, para causarnos un poco más de dolor antes de darnos nuestra muerte final, se quedarán estupefactos cuando veamos que ya no los tenemos miedo. Y perder el miedo, es la primera parte para poder escapar del dolor, y para poder combatir a nuestros gigantes que nos torturaron en los santos días de antaño. Y entonces, para tremenda sorpresa de tan sorprendidos gigantes, no sólo los podremos mirar a la cara sin miedo, sino que además, los podremos destruir. En el fondo, es el espectáculo de ver levantarse y caer a los gigantes. Nosotros hemos visto levantarse gigantes que salieron corriendo detrás de nosotros  en aquellas negras noches como el ala de cuervo. Y nosotros mismos derrocaremos, haremos caer a esos gigantes para acabar al fin con el dolor que nos hizo fuertes.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Las enfermedades mentales y los enfermos de depresión (5)
  • Consejos para superar una crisis depresiva (5)
  • Cosas que hacer para subir los ánimos en los malos momentos (4)
  • Consideraciones generales sobre la depresión (4)
  • Los poetas depresivos y suicidas (4)
  • Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>