El estrés como causa de la depresión

La gravedad de las enfermedades mentales es algo que ha veces pasa desapercibido. Una pequeña enfermedad mental nos afecta más a nuestra vida y a nuestras tasas de felicidad que una grave enfermedad física. O lo que es lo mismo: una depresión puede ser peor que un cáncer, especialmente las depresiones de larga duración. Y desde luego, ya no hablemos de las enfermedades mentales graves, como algunos tipos de esquizofrenia. Mucha gente no sabe lo que es de verdad una depresión. Entre otras cosas, esto es debido a que todo tipo de gente con ganas de llamar la atención, o con ganas de intentar manipular a otros por medio de enfermedades inventadas, se suman al carro de decir “tengo depresión”. Para evitar este “intrusismo de enfermos” nada mejor que explicar rigurosamente en qué consiste de verdad la depresión, y por supuesto, explicar su principal causa: el estrés. Creo que es fundamental que se creen planes para tratar a los enfermos de depresión, pues esta enfermedad, la depresión, es la enfermedad que más años de disfrutar de la vida quita a los habitantes de occidente. La depresión comúnmente no mata, pero arruina vidas durante décadas enteras incluso. Es fundamental hacer esta criba entre verdaderos enfermos, y capullos que pasaban por ahí… entre otras cosas para que a estos enfermos se les preste la ayuda que necesitan. Una ayuda que no puede venir sólo del ámbito hospitalario, y en general, de los sistemas sanitarios: a la hora de tratar a un enfermo de depresión, es fundamental que se impliquen, tanto los profesionales de la salud mental, como la propia familia del enfermo. Aunque esto es mucho más fácil de decir que de hacer, pues precisamente uno de las causas más frecuentes de estrés excesivo, y por tanto, una de las causas más frecuentes de depresión, es el desarraigo familiar… Y es que, tener una buena familia, seamos nosotros en ella hijos o padres, o incluso abuelos, es la receta más antigua que se ha dado para conseguir la felicidad. Escribiré otro artículo que tratará esto “el desarraigo familiar y social como causa de la depresión”, y en este me centraré en el estrés como causa de la depresión, y en cómo evitar este estrés.

En qué consiste la enfermedad de la depresión

Hemos hablado de “estrés excesivo”. Es normal que nuestro cuerpo se vea sometido a ciertas dosis de estrés en el día a día: cuando vamos a trabajar, y tenemos que aguantar la bronca de nuestro jefe, por ejemplo. Además, todos nosotros estamos hechos mediante una determinada constitución física. Igual que hay hombres más bajos, otros más altos, otros más rubios, también la configuración de nuestro cerebro y por tanto, de nuestra personalidad, varía. Hay personas con muy poca capacidad de aguantar el estrés; en cambio, otras tienen una mayor capacidad de apuntar el dolor que genera el estrés. La diferencia entre el primer tipo de personas y el segundo a la hora de que ese estrés las genere depresión, es que el segundo tipo de personas, tendrá que verse sometido a mayores dosis de estrés para caer en depresión, que el primer tipo de personas.

el estrés como causa de la depresiónPero aun así, con las dosis de estrés adecuadas, tanto el primero tipo de persona, que aguanta poco el estrés, como el segundo tipo de personas, que aguanta mucho el estrés, podrán caer en depresión.

Y decimos “estrés excesivo”, porque unas dosis de estrés menores puede incluso aportarnos algo positivo… ¡para eso existe el estrés…! Si sabemos que nuestro jefe nos va a echar la bronca si no tenemos ese informe preparado a la hora exacta, pues el estrés que nos causa la posibilidad de esa bronca nos aviva el espíritu, nos hace estar alerta, incluso, nos pone el cerebro y el cuerpo a su máxima capacidad, rindiendo incluso más que en situaciones normales.

Las persona de temperamentos vivos y de calidad incluso necesitan ciertas dosis de estrés para estar a gusto en su vida, necesitan sentir la emoción de esos últimos segundos en donde terminan el informe para entregárselo al jefe; necesitan sentir la lenta respiración del jefe, mientras este decide si darnos un aplauso, o mandarnos a la mierda; necesitan sentir su corazón vibrar cuando el reloj está a punto de llegar a la hora de salir del trabajo, y ellos están en medio de una discusión con un superior, en donde se juega el ascenso o el despido…

Y precisamente, la falta de estas pequeñas dosis de estrés en los temperamentos vivos, puede causar a su vez depresión… El estrés no es malo en su justa medida, de echo, es necesario, porque evolutivamente estamos hechos para aguantar unas moderadas dosis diarias de estrés. Y si no las tenemos, puede llegar la ansiedad, que a su vez nos causará estrés, pero un estrés ahora excesivo, y en este caso, insano.

Y al final, llega la depresión. Estar depresivo no es estar triste, de echo, hay muchos depresivos que no están tristes. Estar depresivo cosiste básicamente en una disminución de la forma en que sentimos nuestras emociones, nuestras sensaciones. Lo decía Kurt Kobain de su depresión (“ya no siento como antes”). La depresión consiste en que esas pequeñas o grandes cosas que antes nos encantaban, ahora ya nos aburren. De echo, nos aburre todo, no disfrutamos de nada, es como si nuestra capacidad de disfrutar de la vida se hubiese averiado.

Antes, cuando íbamos a dar un paseo por el campo, disfrutábamos de los paisajes, disfrutábamos del sentir, sentir nuestros pasos, sentir el aire puro sobre nuestra frente, sentir los olores vivos del campo, disfrutábamos con la visión de los bellos árboles, con el sonido del canto de los pájaros, con el propio transcurso del camino, sentíamos al principio que nos quedaba por delante un camino muy largo, con esa sensación en el estómago como de que nos íbamos de aventura, sentíamos todo, y todos estos sentimientos y todas esta sensaciones, nos hacían disfrutar… Cuando llega la depresión, se acaba el sentir vivamente todo, se acaba el disfrutar.

Y es que, para nosotros el mundo no es un artefacto lógico: el mundo son sentimientos.  Salvo algunas pequeñas concesiones a la física clásica, no vemos el mundo como es, si no como lo sentimos. Si no sentimos, el mundo se convierte en una especie de vacío de dolor. Para una persona que está feliz, el mundo es feliz; para una persona que está triste, el mundo es triste; para una persona que está cachonda, el mundo es muy erótico… El mundo para nosotros es como lo sentimos, y si no sentimos nada, si nuestra capacidad para tener sentimientos (alegría, pena, melancolía,…) se avería con la depresión, de alguna manera caemos en un vacío, estamos en el mundo, pero ahora somos una especie de zombie que no es capaz de sentir como antes.

Cómo evitar el estrés que causa depresión

Y para intentar salir de la depresión y volver a sentir como antes(pues para eso escribo estos artículos, no lo hago por curiosidad sobre la enfermedad, todos los artículos de depresión tienen como misión salir de la depresión, o mejor, ayudarnos a vivir felizmente, y para ello, en cada artículo adopto una visión distinta de una misma enfermedad) nada mejor que intentar combatir ese estrés que nos causa, de normal, la depresión. Para ello, 5 grandes consejos.

1. Siempre digo lo mismo: una rutina predecible hace que el día transcurra con dosis de estrés mucho menores que una rutina de tipo moderno (me levanto a las tantas; hago lo que quiero a la hora que quiera; me acuesto a las tantas; ceno cuando me salga de la perola,…) Ten una rutina, con horarios estrictos, madruga, vete pronto a la cama, duerme el mayor número de horas que puedas, pero sin que te siente mal, y duerme de noche, porque recuerda que te toca madrugar…

2. Dentro de la rutina, tenemos una serie de actividades que ocupan nuestro día. Si tenemos trabajo, esa actividad será el trabajo. Y si no tenemos trabajo… debemos de ocuparnos con algo, que nos debemos de toma como si fuese un trabajo, y como si un jefe nos exigiese unos estrictos horarios… Es muy importante estar ocupado.

3. Estar con gente es fundamental para no caer en depresión. Sentir la compañía de los demás hace que nuestro cerebro funcione mucho mejor. Por ello, si por ejemplo no tenemos familia, es conveniente buscar a amigos con los que podamos hablar todos los días, o apuntaros a actividades que nos permitan estar con gente, a ser posible, diariamente.

4. Hay que evitar por todos los miedos esas cosas que nos generan estrés. Si salimos a dar un paseo, y vemos que hemos vuelto peor que cuando partimos, significa que ese paseo, por algún motivo, nos causa estrés, y no nos siente bien, pues aumenta el estrés que causa la depresión. Mira con lupa todas las rutinas de tu día, y descarta las actividades que te causen estrés.

5. Y por supuesto, realiza actividades y haz cosas que tengas verdaderas ganas de hacer. Aunque la depresión nos fastidie la capacidad de disfrutar de la vida… casi el 100% de los enfermos de depresión tienen ilusión por hacer algo. Busca esas cosas que te causen ilusión, desde aprender un idioma, hasta hacer una excursión, incluso, tomarse un café tranquilamente mientras vemos esa serie de la tele que tanto nos gusta.. Piensa qué quieres hacer, y piensa que cada cosa agradable que hagas en el día, es como tomarte una pequeña pastilla para combatir la depresión.

Este último punto es fundamental, y este artículo se me vuelve a ir de madre… Disfrutar de la vida haciendo cosas que nos gusten es una de las grandes claves para salir de la depresión Y entre estas actividades, podemos distinguir dos granes tipos:

–las pequeñas cosas: disfrutar de un día de sol; disfrutar de un café mientras vemos una serie que nos gusta; disfrutar de la compañía de nuestro gato, o de nuestra hija; disfrutar de una amena charla con los amigos,…

–las grandes cosas: aprender un nuevo idioma, planifica un viaje que queríamos hacer hace mucho tiempo; empezar con una nueva afición; ponernos en forma; empezar a escribir una novela para presentarla al “premio minotauro 2013” (que por cierto, no se si han salido ya las bases, y con la disminución año tras año del premio, este año van a dar al ganador una piruleta…) y en general, cosas que permanecen más allá de un único aunque placentero instante.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Consejos para superar una crisis depresiva (6)
  • Cómo salir del aburrimiento (6)
  • Cosas que nos hacen subir el ánimo (6)
  • Principales causas de la depresión y sus remedios (6)
  • Cómo recuperar la felicidad perdida (5)
  • Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>