El “factor fulana” y una noche para olvidar

No puedo por menos de arrepentirme profundamente de no haber descubierto el mundo de la seducción unos años antes… En el tiempo que llevo en este mundo, me está transformando en mi trato con los demás. Lo más impresionante del mundo de la seducción es la forma en que mejoramos como sargeadores, la forma en cómo funciona esto. Uno empieza leyendo la teoría: hay que ir a un sitio público a interactuar con completos desconocidos para intentar llegar lo más lejos que podamos con ellos: si son hombres, hacernos amigos; y si son mujeres… Pero luego toca ponerlo en práctica. el efecto fulanaAl principio cuando a uno le dicen que tiene que ir a un grupo de completos desconocidos formado por a lo mejor diez miembros, autopresentarse y ponerse a hablar con ellos como si nada, ante el constante riesgo de que alguien te diga: “oye, tío, pírate de aquí, que nos molestas…” uno se lo toma como “estarás de coña, no me atrevo a hacer eso ni de coña”… pero lo mismo dice el torero cuando se supone que tiene que darle unos capotazos al miura, y resulta que no es capaz de acercarse ni a veinte metros y entra en pánico cuando ve que el toro el mira y va corriendo hacia él….

Además de mejorar las habilidades sociales, ser un sargeador o ligón de discotecas es una especie de estatus, una especie de afición de la que uno se termina sintiendo profundamente orgulloso… Cuando practicas eso delante de tus amigos puedes llegar a dejarlos con la boca abierta. Por ejemplo, cuando iba un día por las calles de Salamanca con un amigo, una chica muy mona venía por la misma calle en dirección contraria… no se me ocurrió más que separarme de mi amigo, cortarla el paso muy educadamente, y decirla: “hola, ¿qué tal?”… ante la ruborizada mirada de la chica que se paró en seco, sin hacer ninguna intentona de esquivarme… Iba sola, y no tuve muchos problemas en hablar unas cuantas frases con ella, ver como se seguía ruborizando ante mi insolente mirada, para al final pedirle el número de móvil que saqué son problemas ninguno (nos volvimos a ver y quedemos… como buenos amigos…) Mi amigo con todo esto alucinaba… “¡cómo lo haces, enséñame…!” Pareced que ser sargeador es todo un estatus, e intentas ser cada vez mejor sargeador, al modo de un corredor de los cien metros lisos que practica algunos días para ser cada vez mejor atleta. El se siente orgullos de correr muy rápido, nosotros nos sentimos orgullosos de hacer correr rápido las pulsaciones de hermosas doncellas…(bueno, lo de “doncella” tómese en sentido figurado…)

Pero esa chica estaba sola, y ya al principio de este intenso año descubrí que, cuando no está sola, es mucho más difícil sacar algo de la chica, a veces incluso puede ponerse borde contigo alguien que le gustas por miedo a que sus amigos que la acompañan se den cuenta de eso, de que le gustas, y para disimular… Este es el famoso factor fulana.

Los hombres, si nos damos cuentas, siempre estamos presumiendo si nos hemos acostado con esta o aquella mujer, si nos ha mirado esta o aquella mujer… pero al revés no pasa. Una mujer se puede acostar con todos los hombres que quiera; al revés no pasa… ¿Por qué? Por un motivo evidente, las que arriesgan en el amor, las que arriesgan en el sexo, son ellas, ellas son las que se pueden quedar embarazada, para colmo quizás de un cretino… Los hombres dejamos por medio mundo diseminado nuestro esperma, y no perdemos gran cosa; pero las mujeres no diseminar, abrazan, atrapan, crían en sus entrañas… Son un poco los dos principios del universo: el masculino, que expande, que difumina, que revoluciona; y el femenino, que atrapa, que abraza, que crea algo pequeño pero concreto en vez de crear algo grande pero abstracto. Por eso mismo, la evolución ha tenido que dotar a la mujer de ese natural sentimiento de rubor en asuntos sexuales y amoroso. Una mujer sólo demostrará amor a un hombre, sólo se acostará con él, si le gusta mucho y cree que de ahí saldrá algo serio. Si no se dan estas condiciones, puedes ir olvidándote… En los hombres esto no es así, lo nuestro es diseminar al aire y despreocuparon de lo que pueda surgir de ahí…

Por eso aún recuerdo bien aquella noche que descubrí el “factor fulana”.. Estaba en un local de moda con una amiga, y estábamos esperando a otros amigos. Resulta que vi a una chica que estaba a unos metros míos, en un grupo enorme, de más de diez personas, hombres y mujeres. Y resulta que nos pusimos a mirar y a coquetear con la mirada… nos miremos un buen rato… y me decidí a ir a por ella… Vi bien la posibilidad, entre con una de mis excusas (vale cualquier cosa, preguntar la hora, preguntar si la música les parece tan mala como a ti…) pues estaba de espaldas hablando con otra amiga, separados por momentos del grupo. Les puse la mano en el hombro ,y dije: “perdonar…” y lo que queráis. Cuando me dijeron que no tenían (les había pedido un cigarro…) empecé a hablar. Al principio hay que hablar mucho, entrar con mucha confianza… pero resulta que me pasé, me pasé de extrovertido… les llegué a decir que me acababan de soltar del trullo… y es anoche aprendí dos lecciones… Después hablé un poco con todos sus amigos, pues mi presencia los había puesto a todos en alerta (un moscón detrás de su preciosa amiga…) como veía que aquello era difícil, eran muchos de carácter muy distinto al mío… pues decidí no estar mucho tiempo (luego vi que esto es un error, hay que aguantar como el torero delante del toro… aunque te pueden embestir…) y me retiré diciendo: “no os molesto más”. Pero aun así, me quise despedir de mi amada de esa increíble mirada… intenté a la desesperada sacarle el número de móvil, le pregunté: “oye ¿no tienes el cigarro” me dijo que no otra vez, y luego añadí “¿y número de móvil?”, y me dijo que lo había perdido… En fin, cagada monumental, por dos cosas:

1. El factor fulana: tenía tantos amigos suyos por metro cuadrado… que aunque nos gustásemos ni se le ocurrió la idea de mostrar interés por mí cuando la entré. Aquel día me replanteé mi futuro como sargeador: “si me rechaza una chica a la que le gustaba (nos miremos muuucho…) ¿no será esto del sargeo una pérdida de tiempo…?” Yo mismo ya me contestaba negativamente a mi pregunta: aunque ligar en la disco a veces es difícil, eso hace que cuando tienes que ligarte, por ejemplo, a una amiga que te guste… te parezca la cosa más fácil del mundo. Yo con 18 no me atrevía a decirle a esa chica que me gustaba ni hola… Pero ahora no pierdo mi ocasión de lanzar a las chicas que me gustan mis proposiciones semidecentes… de todas formas, a pesar del “efecto fulana”, se puede ligar en la disco sin problemas… si no haces el…

2. capullo más absoluto. Cuando entré a ese set, me pasé de extrovertido… les entré riéndome demasiado para hacerles creer que soy extrovertido (cuando yo soy muy tímido…) y diciendo que me acababan de soltar del trullo…  creía que por ser gracioso, un tanto bufón… les iba a gustar más. Craso error, tienes que ser tu mismo, y sobre todo, tienes que ser normal. No hay que pasarse ni de extrovertido ni de introvertido. A las mujeres les gustan los hombres que se comportan de manera normal, un poco chulos, pero afables, sin reírse demasiado (en China creen que la risa es una propiedad de los tontos), y siempre, o serio, o de absoluta coña. Si entras serio, pues hablas normalmente de cualquier tema; y si entras a los set de coña, no te rías tú, haz las coñas más gordas que se te ocurran, por ejemplo, pregunta donde está la Torre Eifel… pero no te rías salvo en raros momentos… tampoco dudes, un hombre con confianza en si mismo, ni se ríe, ni tiembla… le parece lo más común del mundo entrar a un grupo de veinte personas en la discoteca para intentar ligarse a la más guapa del set…

Agraciadamente e ido limando estos fallos… la siguiente entrada fue perfecta, no cometí los errores anteriores y alguien que me presenciara pudo decir “olé” pues lo clavé…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Un reto para ligar en bares y discotecas las noches de fiesta (3)
  • ¿Es verdad que todos los hombres son iguales? (3)
  • Cómo elegir pareja (3)
  • Cómo encontrar novia (3)
  • Distintas formas de hacerle saber a una mujer o a un hombre que nos gusta (3)
  • Comments

    • Jose dice:

      Hola busco gente que tenga mucha experiencia en ligar,para salir con el a ligar y aprender de el.Pero tiene que ser por salamanca o por alguna ciudad cercana.Saludos y espero respuesta

      • Erik360 Erik360 dice:

        ¡Un charro en mi blog…! Bueno, prefiero contestarte al e-mail que has facilitado al hacer el comentario… Pero lo cierto es que es difícil encontrar a gente para sargear… Pocos se atreven, y a mi me ha tocado ir sólo… Si no te llega la respuesta a tu e-mail me das otro toque por aquí, saludos.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>