El fin del miedo al rechazo

Creo que es una de las peores sensaciones que puede experimentar el ser humano: el ser rechazado. Ir a alguien a pedirle algo, y que te diga que no. Pero el miedo al rechazo es mucho más finito de lo que nos lo parece cuando entremos a ese grupo de chicas en la disco y se dieron la vuelta negándonos incluso el saludo… El miedo al rechazo se supera. Solo es cuestión de echarle valor y salir a la calle a interactuar con gente. Siempre lo digo: hay que ser intrépido e inteligente a la vez. Si ves que quieres y que tienes que hacer una cosa, y si esa cosa es sensata e inteligente, hazla. Si sale mal, es siempre mil veces mejor haberla hecho, pues eso que salio mal te insensibiliza para posteriores palos de la vida.

El miedo al rechazo afecta a todosel fin del miedo al rechazo

Bueno, a casi todos. Los hay que parece que no les afecta tanto… tienen un gran poder de recuperación de los rechazos de los demás. Este tipo de personas suelen ser personas extrovertidas, que aparentan seguridad… pero comúnmente esa apariencia de seguridad es muy falsa. Nos puede parecer a los tímidos que esa persona extrovertida que conocemos nunca la rechaza nadie, pues siempre tiene esa sensación de seguridad. Nada más lejos. A todo el mundo nos han rechazado alguna vez. Y siempre queda esa sensación de “soy una mierda”. Es común que, por ejemplo, podemos pedir a una chica que conocemos que salga con nosotros… Lo más probable es que nos diga que no, y claro, el cerebro ya se monta su número de “yo no valgo”. Pero la explicación real es muy distinta: puede que ya tenga pareja; puede que simplemente te considere muy distinto a ella; puede que crea que eres un ligón de playa, que vas por ahí conquistando corazones para luego clavar tu insignia en el nuevo territorio conquistado; puede que tenga un mal día, y te diga un no rotundo lo que en otra ocasión hubiese sido un “quizás”; o puede incluso que te considere demasiado bueno para ella… Si, una tía puede rechazar a un tío por ser inteligente y todo un guaperas… pues es muy probable que crea que no te podrá mantener a su lado durante mucho tiempo, prefiriendo a un hombre, más humilde, pero a la vez, más asequible.

El miedo al rechazo en todos los ámbitos.

Todavía tengo clavada la imagen que vi hace varias semanas, cuando un tío entró a un par de chicas en un bar y estas, al verlo acercarse, salieron literalmente despavoridas. Este tipo de rechazo es mucho más común de lo que nos creemos, pero claro, los coleccionistas de calabazas no cuentan por ahí su afición. De hecho, la clave de el éxito de estos ligones de chiringuito es ese: de mil alguna caerá. Y este es el meollo de la cuestión. Si tenemos miedo al rechazo, dejaremos pasar importantes oportunidades en nuestra vida. Hay que intentarlo, el no ya lo tenemos. Hay que echarle valor y pedir a esa chica que salga contigo; en pedirle a tu jefe un puesto más a tu medida; en proponerle a tu mujer que hagáis al fin ese viaje tanto tiempo soñado; en parar medio borracho a un grupo de doce personas en el carnaval de Ciudad Rodrigo y preguntarle si te puedes ir con ellos de fiesta, pues te has despistado de tu grupo, y tienes muchas ganas de marcha, con quien sea,…

La clave para superar el miedo al rechazo

Siempre digo lo mismo: el mundo es de los valientes. Cuando estás en ese bar pensando en abordar a esa chica, sientes una sensación cuyo nombre técnico es estrés. Cuando ya la abordas, y te dice que no, tienes otra sensación, emparentada con la anterior, pero de nombre distinto, ansiedad. El estrés dura unos minutos. La ansiedad puede incluso durar años. Por eso el tremendo miedo que tenemos al rechazo. Tanto el estrés como la ansiedad son formas de dolor, son como si nos diesen una patada en el estómago, pero en este caso, es dolor psíquico, muy insoportable también. Lo primero de todo diré, que tanto el estrés como la ansiedad desaparecen con el tiempo. Alguien que haya hecho algún tipo de ejercicio gimnástico duro, sabe que los primeros días uno tiene la sensación de “esto es un infierno”. Pero al cabo de un tiempo de practicar ese ejercicio gimnástico, no sólo la sensación de dolor desaparece en gran parte, sino que incluso nos gusta, nos da placer.

Con el dolor producido por el estrés y la ansiedad pasa igual: al principio, cada rechazo es un infierno. Pero con el tiempo, hasta te gusta, te diviertes, parece que te has vuelto masoca, y te gusta que te dañen… Estás cerca de librarte para siempre de la ansiedad y el estrés. Pero desde luego, nada de esto pasará si nos quedamos cómodamente en la segura concha que es nuestra casa y nuestro entorno habitual. Hay que salir, tenemos que salir, tenéis que salir al mundo de afuera, exponeros a las humillaciones del rechazo, y de esta forma, una coraza empezará a brotar a vuestro alrededor, una coraza que no tiene que hacer necesariamente que te rechacen menos, pero sí que afrontes el rechazo con madurez, llegando de este modo a unas condiciones perfectas para desenvolverte en tu entorno social.

Vive sin miedo

Tenemos que pensar la de oportunidades que henos estamos dejando escapar por tener miedo al ridículo o al rechazo: una chica preciosa; un trabajo genial; unos amigos cojonudos,… Tenemos que vivir nuestra vida como si, después de cien años de vida, hubiésemos muerto, pero fuimos tan cobardes en nuestra antigua vida, que los dioses se han apiadado de nosotros y nos han dado una segunda oportunidad, una segunda oportunidad para ser valientes, para tolerar el rechazo, para no sentirnos inferiores a los demás, por ser tímidos, o por ser obesos, o por ser agresivos, o por ser sosos,… Debemos de vivir esta vida como si la ya hubiésemos vivido, pero tan cobardemente, que en esta segunda oportunidad nos hemos prometido a nosotros mismos, tener el valor de hacer todo eso que necesitamos hacer, pero no nos atrevemos, por miedo a que nos digan ese odioso “NO”.

Firmado: “el hombre al quien rechazaron 20.000 mujeres”.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo acabar con la timidez (1)
  • Cómo empezar y mantener relaciones sentimentales (1)
  • Entrenamiento para la vida (1)
  • Afrontar nuestros miedos para superar la timidez (1)
  • Desensibilizarse para superar la timidez (1)
  • Comments

    • occ dice:

      Mi traductor me sigirio este pagina web y estaba en lo correcto. Este sitio web realmente me alegró el día. No te puedes imaginar cuánto tiempo había surfeado por este tipo de aclaracion ! Gracias!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>