El machismo de la sociedad

Este es un tema muy polémico. Hace unos días los miembros de la Real Academia de la Lengua han dicho que, si sacamos el lenguaje machista de nuestras vidas, casi no podremos hablar… Parece que, aunque pudiésemos seguir hablando, el lenguaje, la jerga, la vida de la palabra, se empobrecería considerablemente…
En este artículo analizamos el machismo de la sociedad, y si es posible y deseable erradicarlo.

El lenguaje machista y soez

el machismo de la sociedad

Lo cierto es que un porcentaje muy elevado de las mujeres puede casi entrar en cólera cuando a los hombres nos da por emplear lenguaje sucio o machista… No tenemos los hombres más que decir delante de alguna fémina algo así como: “estoy más caliente que el rabo de un cazo”… para detectar inmediatamente en sus caras y en sus expresiones faciales una mueca que parece decir algo así como: “pero como se atreve… qué guarro”…

A las mujeres parecen molestarles los hombres que usan lenguaje sucio y machista. Pero es evidente que si nos ponemos todos a usar un lenguaje limpio y correcto… terminaríamos por tener unos códigos lingüísticos con mucha menos variedad, una jerga mucho más pobre, en definitiva, seríamos correctos al hablar, sí, pero bastante más aburridos…

Y es que detrás de todo esto sigue las reivindicaciones del feminismo. Las mujeres se sienten esclavizadas por el machismo de los hombres: los hombres siempre vamos por ahí contando lo machotes que somos, y la cantidad de mujeres a las que hemos dejado con el corazón roto deseando nuestro amor… Parece que tratamos a las mujeres como meros objetos, y claro, de ahí a una degeneración del propio valor del concepto “mujer”, va un único paso. Las mujeres por tanto verían peligrar su estatus de iguales en derechos a los hombres porque estos usan un lenguaje sucio y soez… Ya hemos llegado a la falacia, al error: es evidente que se puede usar un lenguaje muy limpio, y las mujeres pueden seguir igual de esclavas de los varones como ha pasado casi hasta el día de hoy…

Y es que estamos confundiendo términos: una cosa es el machismo, y otra bien distinto el patriarcado. El primero es meramente lingüístico, y no tiene por qué estar sustentando en una larga serie de injusticias debajo de esas soeces palabras; pero el segundo es un fenómeno sobre todo político y económico, no lingüístico. Y es que, muchas personas que defienden el patriarcado (o sea, el modelo de familia “cristiano”, con un padre que manda como un dictador… y una familia que obedece como corderos al pastor) son personas muy correctas a la hora de hablar… No tenemos más que ver el tipo de discursos que sale de las bocas de los políticos españoles: muy correcto, nada sucio, nada machista… pero completamente patriarcal.

Por tanto, no nos confundamos, ser machista no es necesariamente ayudar a someter a las mujeres. Una vez aclarado esto… y aunque hemos quedado en que podemos ser machistas y a su vez, combatir el patriarcado (la raíz del sometimiento de las mujeres) la cuestión es ¿debemos de dejar de ser machistas?

Los machos y el machismo

Se calcula que aproximadamente el 95% de las solicitudes amorosas-sexuales que reciben las mujeres por parte de sus congéneres varones son rechazadas. Ellos proponen, y ellas, por lo general, deniegan. Parece que las cosas son así, aunque yo animo a las féminas que no esperen a que alguien que les guste les proponga algo… pero es cierto que por lo general, son ellos los que deben de llevar la iniciativa. Cuando los hombres proponemos a una chica que salga con nosotros, y recibimos como respuesta “ni aunque seas el último hombre de la tierra”, algo se mueve en nuestro cerebro… tenemos dentro de nosotros un sentimiento a medio camino entre lo cómico y lo ridículo. El lenguaje machista no es más que una especie de terapia psicológica para aliviar esa desagradable sensación de haberse sentido rechazado… Simplemente, se trataría de jugar con el propio valor de las mujeres, normalmente con una buena dosis de sentido del humor. Cuando este rechazo que ponemos de ejemplo, ha sido presenciado por ejemplo, por nuestros amigos cuando estábamos en la discoteca… no es raro que al volver a nuestro grupo, con los demás descojonándose vivos de risa… al llegar les digamos: “seguro que tiene la regla… total, quien quiere mujeres, habiendo alucinógenos”…

El lenguaje machista es simplemente eso, y nada más: una forma de aliviarnos que tenemos los hombres por los rechazos recibidos por las mujeres. Detrás de eso, no tiene ni mucho menos que haber ningún tipo de desigualdad de género. Es el patriarcado lo que perjudica a las mujeres… no el machismo.

El fin del machismo

Por tanto ¿por qué les desagrada tanto a las mujeres nuestra terapia para combatir sus rechazos en forma de lenguaje machista y soez…? La verdad es que en los últimos tiempos he visto un montón de rostros de mujeres escandalizadas por mi lenguaje machista y sucio… En algunos casos, incluso ha habido amenazas de “o hablas bien o nos dejamos de ver”… Pero el lenguaje machista de los hombres, causa por lo general en las mujeres un sentimiento mucho más ambivalente de lo que nos creemos. Tanto es así que, una mujer se puede quejar muy indignada de las burradas machista que soltamos de vez en cuando los hombres, por ejemplo cuando decimos eso de “estoy más cachondo que un mandril”… Creo que no hace falta que describa las caras que suelen poner las mujeres cuando oyen a un hombre decir algo así…

Pero entonces parece que serían los hombres más educaditos y bien hablados los preferidos por las mujeres… pues como los machistas somos tan escandalosos al halar… y escandalosos en general,… Por tanto, un hombre detallista, siempre tierno, muy buena persona, que no hace publicidad de sus incontroladas erecciones a los cuatro vientos, y que no da claras señas de sus incontrolados instintos… serían preferibles a los hombres un poco rudos con las mujeres, que van por ahí contándoles a todo el mundo la tremenda erección con la que se han levantado esta mañana… que van mirando a los ojos de las mujeres de forma grosera y descarada, y que tiene muchas dificultades para tratar a las mujeres como si fuesen de porcelana… refiriéndose a ellas más bien como “sensual carne”…

En fin, tengo que acabar el artículo. Hay que decir que las mujeres sí, se escandalizan del lenguaje soez de los hombres machistas… pero también les gusta, y de media, las mujeres prefieren a los hombres que airean por ahí sus instintos a los cuatro vientos, con una incontrolada y soez verborrea…  a los típicos sosos que no se les mueve la cola ni a la de tres… Es así, a las mujeres les gustan más los hombres machistas que los hombres sosos. Es duro decir, pero es que no tengo dudas… lo he visto cientos de veces… El típico sinvergüenza es el prototipo de hombre que se lleva a todas las mujeres de calle… por tanto, me temo que efectivamente, los miembros de la RAE deben de tener también un calentón considerable…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • ¿Es verdad que todos los hombres son iguales? (8)
  • La esencia de la masculinidad y de la feminidad (7)
  • Indicadores de interés de las mujeres hacia los hombres (7)
  • Cosas buenas y malas de los hombres y de las mujeres (6)
  • Cómo gustar a una mujer (6)
  • Comments

    • carmen-poema dice:

      si esta es la autoayuda que se ofrece a los hombres para ligar, que mal vamos…
      lo primero, restarle importancia al machismo cuando la historia ha dejado patente que las sociedades machistas han permitido las peores de las discriminaciones hacía las mujeres por el mero hecho de pertenecer a otro género, es de imprudentes, más si cabe cuando tenemos unas estadísticas de asesinatos de mujeres por parte de sus maridos, novios… de lo más elevadas.
      tu artículo no hace sino más que confundir al personal, decir que nos gustan los chicos machistas es reproducir el mismo esquema con respecto a las mujeres y los propios hombres que conocían mis abuelos: vosotros debéis ser machos para conquistarnos, y nosotras, obviamente caer rendidas a vuestros pies. cuando eres joven e inexperta puedes confundir el machismo con la seguridad y por lo tanto, sentirte atraída, pero a medida que vas creciendo, leyendo, analizando, no ves nada positivo en eso, sino patrones sexistas que dejan mucho que desear, el deseo o el amor no es sinónimo de que nos traten como a un trapo.
      de otra parte, yo recomiendo a los propios hombres que luchéis con estos estereotipos machistas porque a los primeros que os liberan es a vosotros mismos. tener que cumplir el patrón del semental, del chulito de playa, debe ser agotador además de atontar las neuronas una cosa mala. liberaros de todos los prejuicios contra vuestro propio género y construir algo mejor, empatizar con el género femenino y luchar porque el amor o las relaciones sexuales no se entiendan como luchas de poder y desde una actitud de discriminación.

      • Erik360 Erik360 dice:

        Jo, tu comentario es demasiado bueno y es muy tarde… Bueno, alegaría a lo que me dices que en el artículo intento distinguir patriarcado de machismo: el uno es violencia, el otro es simplemente ser algo grosero con las mujeres. Yo combato el primero; pero el lenguaje machista me causa ambivalencia. Por supuesto yo lucho contra el estereotipo del hombre que se cree “muy macho” por haber violado o apaleado a una mujer; pero se que creo que hay un machismo inteligente, que hace chistes como “no se si hemos llegado a ser sabios; lo que es seguro es que nos hemos cogido un calentón considerable”, frase mía de facebook… que causó cierta conmoción y ambivalencia entre las mujeres que la leyeron… Ese “machismo inteligente” puede ser liberador para los hombres tímidos con las mujeres, por que les ayuda a afrontar el rechazo (años enteros perdidos por el miedo). Pero aquí siempre habrá confusión, sobre todo porque los medios de comunicación intentan lavar trapos sucios con vergonzosas campañas supuestamente antimachistas, a la vez que luego fomentan el patriarcado, que para mi es la base del machismo negativo y de la dominación injustificable sobre las mujeres. Como bien ves, hay un machismo que atonta las neuronas, pero ese “machismo” es lo que yo llamo patriarcado; pero el juego entre las dos fuerzas más poderosas del universo, la masculinidad y la feminidad, no se debería de intentar aniquilar, diciendo eso de “ahora todos iguales”. Iguales sólo en derechos (o sea, combatir al patriarcado); a la vez que distintos cualitativamente. Quizás yo si creo que el amor y la sexualidad es una lucha de poder: pero esta lucha es divertida y suele terminar en tablas. Se trata de descubrir nuestra masculinidad desde la feminidad; y viceversa. Y esta creo que es la mejor forma de que, al fin, los hombres entendamos a las mujeres.

    • Luis dice:

      Dado a que esta la demanda, esta la oferta. Es un predominio que existirá siempre, a las mujeres les gustan los tipos machistas definitivamente. Se contradicen ellas por que a la vez no les gusta pero si dependen de ello, optan por buscar quien las someta aunque no les guste por el rol y trabajo que les toca (hogar, lavar platos, limpiar, atender a los hijos buscan quien las mantenga, les de cosas materiales y las trate como buenas reinas sumisas, nobles, calladas y obedientes
      habrá un tipo machista que no tardara en agarrar a su presa para tratarla como una cenicienta de casa, y es algo que seguirá existiendo debido a que hay mucha oferta de mujeres que quieren se reinas habrá oferta de tipos machistas quienes se aprovecharan de eso. En fin les gusta por que si no ellas mismas proponen que si un hombre no las trate como reinas es un maricón o un imbécil al que le puedan revertir los papeles convirtiendoce ellas en las machistas, que si lo hay mujeres machistas, donde no sean sometidas, desarrollan su libertad se revelan para que existan tipos machistas y las sometan o calmen y controlen. Ni tampoco se puede ser un verdadero hombre caballeroso, por que se revierte radicalmente a que si no se les somete a la mujer se convierte en la machista aprovechandoce de lo hombres caballerosos que las traten bien ellas se aprovecharan y se revelaran. No hay un equilibrio una balanza y una equidad o igualdad. Es un circulo vicioso mecanizado.

      • Erik360 Erik360 dice:

        La verdad Luis es que esto es muy complejo porque todo esto tiene mucho que ver con la mente humana, sus capacidades, sus significados, sus cualidades… Las mujeres, exactamente igual que los hombres, tienden a buscar sobre todo una serie de rasgos psicológicos en el hombre. Pero a veces buscan esos rasgos psicológicos de forma indirecta, por ejemplo, puede que en un hombre demasiado tranquilo ellas vean a un hombre cobarde y poco comprometido. O sea, pueden inferir unas cosas de otra. Por eso todo se reduce a ver qué podemos inferir de si por ejemplo un hombre es demasiado servil con las mujeres. ¿Significa eso que es un hombre tramposo que intenta fingir pero que realmente sólo le interesa aparentar? Y ¿qué podemos inferir de un hombre algo canalla con las mujeres? ¿Significa eso que es un hombre con tanta autoestima y con tanta seguridad que no necesita la apropiación de ninguna mujer? En este segundo caso, es evidente que este hombre algo más canalla y machista podría ser visto como atractivo por las mujeres; mientras nuestro hombre servil podría no ser visto como atractivo por las mujeres. Pero ya aviso que no hay que confundir el hombre machista real con el hombre machista irónico. El segundo es un hombre que ironiza y se toma con cierta guasa la diferencia hombre-.mujer. El machista real no ironiza y se toma su machismo como algo real. El machista irónico es un hombre atractivo ante las mujeres, porque los hombres que controlan bien la ironía tienen unas capacidades mentales muy desarrolladas y eso los hace atractivos. Y el machista real es comúnmente un hombre poco atractivo ante las mujeres porque tiene una mente más básica y menos evolucionada. De cualquier forma Luis todas estas reflexiones nuestras nos sirven para pensar y de este modo mejoramos nuestra inteligencia emocional y social… así que aunque no nos podamos aclarar del todo en este punto no hay duda de que no perdemos el tiempo y de que de este modo vamos madurando poco a poco.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>