El placer de la sexualidad humana

Para documentar este artículo me ha dado por mirar la Wikipedia… No se cómo he podido llegar desde la búsqueda de “fases de la sexualidad humana”; hasta la entrada de Cuarto Milenio… Leer una enciclopedia es una de las actividades más emocionantes que existen… Unas entradas te llevan a otras, y al final he terminado pasando de la sexualidad, y hiendo a la entrada de Iker Jiménez… En fin, yo soy una persona espiritual… pero no me gusta nada este tío, quizás porque lo más “misterioso” que veo en torno a este completo cretino (intelectualmente, en mi pueblo sería catalogado como un “adobe”…) es cómo ha ido creciendo su cuenta corriente en muy pocos años, con una actividad que dudo mucho que le aporte nada bueno a la sociedad. Diversión a cambio de la resaca del colocón… En fin: España arrasada por la corrupción, por el paro, por la falta de iniciativa empresarial, por una moral del Alto Medievo, los bancos atracando a los ciudadanos, un sistema financiero hecho a posta para crear altísimas tasas de paro en el sur de Europa, y a cambio asegurarse para ellos mismos un futuro en la “Jet Set”; buena parte de todos los políticos españoles bajo la mirada de sospecha de que, o son idiotas, y no tienen ningún tipo de formación para ser políticos; o simplemente son corruptos, además de idiotas, claro… E Iker Jiménez y el Zombie de Carmen Porter recorriendo en camiseta, bermudas, unas botas de senderismo y una mochila de acampada la altiplanicie Boliviana en busca de “el chupacabras”… Al final he cerrado la Wikipedia, cuando aún no he encontrado nada sobre las fases de la sexualidad humana… De cualquier forma, en este artículo, el placer de la sexualidad humana…

El placer del sexo

Parece que el sexo está muy de moda en nuestra sociedad hedonista… El hedonismo es una corriente ética que defiende que el objetivo de la vida humana es conseguir la mayor cantidad de placer posible, evitando a su vez el dolor.

Pero ya los griegos antiguos consideraron como mera perversión el entregarse a una vida desenfrenada, llena de vicio, de sexo, de drogas, de fiestas… Los griegos no creían que el placer en exceso fuese malo por que temiesen que después llegase Dios a castigar a los hombres, al modo de Sodoma y Gomorra…el placer de la sexualidad humana Los griegos eran más materialistas que eso: creían que simplemente, un hombre que se pasase la vida entre placeres, dejaría incluso de experimentar esa agradable sensación llamada placer. Por eso, para ellos el placer es ideal en su justa medida: por defecto, te destruye, te hace un monje sin celda…; y por exceso, también te destruye, además de que la capacidad de experimentar placer termina por disminuir drásticamente.

Esto último es importante: las personas que empiezan tarde en las actividades sexuales, no se pierden nada: simplemente posponen para más adelante el placer. Vamos, que tampoco hay que tener tanta prisa… El cuerpo humano tiende a experimentar más placer las primeras veces que es sometido a esos estímulos placenteros. Este es el motivo por el que muchos ricos se meten en la droga: ya se han follado todo, ya se han comido todo, ya han hecho todos los viajes posibles, ya se han comprado todo eso que querían… y ahora eso ya no les llena… Por eso, deciden “probar nuevas experiencias”…

De cualquier forma, el sexo es una de las actividades que más placer puede darle a los hombres y a las mujeres. Los hombres y las mujeres están hechos para atraerse recíprocamente. Se atraen no sólo en cuerpo, si no también en alma.

La atracción entre los hombres y las mujeres

Como decimos, el sexo es placentero. Cuando vamos a hacer el amor, nos excitamos, nos ponemos cachondos y contentos… y con todo, nuestro cerebro se prepara para disfrutar, para desfogarse… Nuestros sistemas lo disponen todo para que nuestro cuerpo entero sea un enorme hervidero donde se cuece el placer…

Por supuesto, esta excitación que se produce en los preámbulos del sexo, no puede por menos de tener un fuerte componente psicológico. Nos podemos excitar por mera acción mecánica, por ejemplo, alguien que nos frote el pene. Es casi un reflejo: nos tocan el pene y se nos pone erecto… Pero este reflejo es muy débil si no hay una predisposición psicológica hacia la consecución de ese placer.

Aquí hay una gran diferencia entre hombres y mujeres:

–Los hombres se excitan más rápidamente. Pueden pasar del on al off en cuestión de segundos; y al revés, al eyacular, un hombre vuelve casi automáticamente al off, en cuestión otra vez de segundos.

–Las mujeres necesitan más tiempo para que se encienda el interruptor de placer sexual en su cerebro. A una mujer hay que ir calentándola lentamente… con sutiliza, con tacto, con una gran progresividad. Ese amor a fuego lento, del que ya hemos hablado en otros artículos. Por eso mismo yo le doy tanta importancia en este blog al amor a fuego lento… Los hombres que aprendan a amar de esta forma, tendrán el corazón y lo que no es el corazón de muchas mujeres a sus pies…

Supongo que esta características de las mujeres, amantes a fuego lento, está relacionada con que sean ellas precisamente las principales consumidoras de novelas en el mundo. Una novela va desvelando una trama lentamente, progresivamente, delicadamente (me refiero a las novelas escritas, o a las buenas series de la tele incluso, no a esos culebrones enrevesados…) Un hombre en cambio, de media preferirá antes una buena película de acción, en donde el prota va al grano, mata a todos los que tiene que matar, libera a la princesa del cuento, y se la… sin más preámbulos…

Por esto mismo, los hombres tenemos que aprender a ser delicados, a ser sutiles, a saber ir lento, pero fuerte a la vez… Curiosamente, los hombres que aprendieron esto le salieron las amantes hasta debajo de la mesa. Por ejemplo, ahí tenemos a esa figura de la historia y de la literatura de España, Lope de Vega, que desde luego, después de lo que he averiguado de él, se ha ganado un artículo para él solito (y como sea tan bueno como dicen, le hago una categoría…) en donde intentaremos desvelar los secretos de este Casanova del siglo XVI-XVII.

Conclusión sobre el placer de la sexualidad humana

Lo que se usa se desgasta… Pero no todo está perdido. El sexo sin sutileza cansa enseguida, así surgen parejas de chicos de 20 años cada uno, que ya están cansados de sexo… Hay muchas formas para que este placer disminuya lo menos posible con su “uso”. La imaginación y la creatividad es la forma de formas… En todo este blog hemos hablado y hablaremos mucho de sexo, entre otras cosas, por la falta de cultura sexual de nuestra sociedad, en donde confundimos “cultura sexual” con consejos de prevención, con posturas sexuales (que sí forma parte de la cultura sexual, pero la cultura sexual es algo más que las posturitas…), o con aprender a hacer correctamente el cunilingus…

La cultura sexual es más que todo eso: es una forma de arte, una manera de hacer arte con nuestros cuerpos, con nuestras mentes, con nuestros deseos, con nuestros fluidos, con nuestros placeres…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo hacer el amor (6)
  • Las claves para disfrutar con el sexo (5)
  • Las distintas fases de una relación sexual (5)
  • Las distintas fases de una relación sexual (4)
  • El machismo de la sociedad (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>