El secreto del carisma: ponerse en el lugar del otro

Las personas más ligonas saben bien el secreto de su éxito con los hombres-mujeres: su carisma. Una personalidad carismática nos puede dar un montón de éxitos con el sexo contrario. Y de entre todos los rasgos del carisma hay uno que para mi juicio merece especial consideración sobre los demás: la empatía, el ponerse en el lugar del otro. La mayoría de la gente suele ser egoísta, usurera, interesada… Es sorprendente que hablando de la privatización de la sanidad en Madrid halla surgido el por qué del éxito de Espe y demás peperos en esa comunidad. Según parece la gente votaba en Madrid al PP, entre otras cosas interesadas, por el hecho de que estos tenían como descabellado proyecto el hacer muchos hospitales: hicieron hospitales en todos los sitios, muchos más de los que se necesitaban. Y la gente pensaba “si voto al PP en Madrid tendré un hospital muy cerca por si me pasa algo…”. Esto se le llama históricamente “pucherazo”, o sea, el voto a cambio de favores… y ha sido un lastre que ha impedido el desarrollo democrático de España. Y no es precisamente una característica de ciudadanos plenos, democráticos y responsables. Más bien lo contrario. Y ahora, claro, no hay dinero y toca pagar el pan que se comieron ayer. El resultado: la privatización de la sanidad en Madrid. De cualquier forma es para mi un consuelo el saber por qué alguien tan poco inteligente como Esperanza Aguirre puede tener tantos votos en una región que se supone desarrollada democráticamente (y donde yo pretendo vivir… así que si algún empresario de Madrid lee esto… le mando mi currículum…). ¿Quieres ligar, quieres ser seductor, quieres ser interesante? Pues lo primero que tienes-tenemos que aprender es que las personas interesadas y verduleras no son nada seductoras, porque no son nada carismáticas. Y por eso mismo si queremos ser seductores ante los ojos de los demás nada mejor que aprender a mirar más por los demás, aprender a mira a través de los ojos de los demás, antes que por los nuestros propios. Eso siempre seduce mucho. O ¿Qué preferís? ¿Una pareja interesada, egoísta, pasota,…? ¿O una pareja comprometida, luchadora contra las injusticias, generosa, buena persona…? Yo lo tengo clarísimo. Espero que los demás también. En este artículo aprendemos el secreto de secretos del carisma: ponerse en el lugar del otro y aprender a mirar al mundo a través de los ojos del otro.

Los que escriben la historia

El secreto del carisma, ponerse en el lugar del otroUndun está incendiada. Creemos que han entrado por Cirit Ugol, en el oeste. Así toda la tierra de Mordon ha sido invadida por esos fanáticos bárbaros, que aniquilan a nuestros niños, que arrasan con nuestras casas, que se creen que somos demonios. A nosotros los Iana nos llaman orcos, dicen que somos feos, que somos ariscos, que arrasamos la naturaleza. No arrasamos la naturaleza: sólo la transformamos. Pero ellos detestan los fuegos de nuestra industria, ellos detestan las luces de nuestras fábricas, ellos detestan nuestras artes y sobre todo, nuestras ciencias.

Los elfos sobre todo… ellos son los peores por que son los más fuertes. Los hombres nos toleraron hasta cierto punto, pero los sabios elfos dijeron que tenían que acabar con nuestro mundo, que todo lo que hemos construido es una amenaza para la Tierra Media. Son fanáticos, detestan la ciencia y la civilización. Se encierran en sus bosques podridos para realizar sus conjuros mágicos. No creen en la ciencia porque dicen que eso es cosa demoníaca. Y celebran sus ritos marciales, hacen arengas en las que invocan viejos dioses guerreros, en ceremonias sangrientas en las que consagran sus espadas y sus arcos. Y los elfos han conseguido incendiar el odio de los hombres bárbaros hacia nosotros. Y ahora toda la Tierra Media se ha unido con el único fin de aniquilarnos.

Están cerca. Mi mujer y mis tres hijas se asustan porque ven cómo las hogueras se acercan cada vez más en esta, nuestra última noche de vida. Yo he dicho a mis cuatro mujeres que no teman, que son hombres del este que vienen a ayudarnos… pero no les he podido engañar, pues saben bien que las antorchas se acercan por el oeste. Creo que saben que nos quedan apenas una hora de vida, hasta que esas antorchas lleguen hasta aquí. Entonces esa coalición de hombres, de orcos, y de esos pequeños seres estúpidos que fuman en pipa, los hobbots los llaman, ellos arrasarán nuestro mundo, derrocarán nuestra industria, violarán a nuestras mujeres, a pesar de que dicen que son feas, incendiarán nuestras casas, castrarán a nuestros hijos varones, los matarán después, y después lo aniquilarán todo a base de espada, de hacha; de ira y de fuego. Por eso yo ya tengo todo preparado… Moriremos la muerte dulce. Estamos vencidos pero no nos cogerán vivos, esos bárbaros del norte y del oeste, esos criminales enanos que cuando descargan sus espadas sobre nuestros cráneos se creen que purifican la tierra; esos fanáticos hombres engañados por los elfos salvajes y caníbales… Y sobre todo, él, él es el que a arengado a los elfos, el que ha arengado a los enanos, el que ha arengado a los hobbots y el que ha arengando a los hombres.

Ese malvado… por su culpa tendré que perforar con la aguja de acero el corazón de mi mujer y los corazones de mis tres tiernas hijas. Mejor eso que caigan en las fauces de esa mala bestia. Viste de blanco, con el pelo blanco. Parece sólo un hombre más, pero todos sabemos que es el más terrible demonio que hay en toda la Tierra Media. Él, que arengó a los hombres, que incendió el miedo en los ojos de los enanos, que unió fuerzas para intentar aniquilar hasta el más mínimo de todos nuestros niños orcos, como él los llama. El que ha aniquilado a dioses que llevaban eones enteros en la Tierra Media, que ha incendiado artes y ciencias que costó miles de años crearlos, que va por los bosques y aparece al anochecer en ciudades lejanas a contar historias de nosotros, de demonios dice, de demonios que hay que aniquilar.

No todos los hombres son malos. Está ese Sarunman, él nos ayudó. Pero dicen que ha muerto, el poder del Hombre de Blanco es terrible. Y él lo mató, mató a uno de los pocos hombres que nos intentó ayudar, que intentó parar este genocidio. Él, por él ahora mismo tengo que ir donde está mi mujer y mis tres hijas, para matarlas, para meter una casi indolora aguja de acero en sus corazones, y para que no sufran la agonía del genocidio hacia mi pueblo. Él, Gandalfo, nunca olvidare su nombre, nunca olvidaré que él fue el que incitó hacia el genocidio contra nuestro pueblo. Aunque sólo sea durante la menos de media hora de vida que me queda… Se acerca… se acerca Gandalfo arengando a sus tropas.

Nuestro eterno amigo Sarunman nos dijo que intentó disuadir a Gandalfo de que terminase sus planes. Pero este ni se inmutó ante las súplicas de nuestro Sarunman. A cambio sólo dijo:

 

“la historia nos absolverá”.

 

Dedicado a todos los pueblos invadidos de la historia.

 

P.D: Idea original del texto inspirada en la novela El último anillo de Kiril Yeskov

P.D.2: yo amo a los elfos, amo a la mitología, amo los cuentos, amo a “caperucita roja”, a Juan sin Miedo, a Pulgarcito, a Odín, a los duendes, a las hadas… Pero ODIO las falsas verdades, la historia mal escrita y las dictaduras camufladas. El mojigato es un hijo de perra que viste de santo. Nietzsche ya nos lo advirtió.

P.D.3: Yo sigo adorando El Señor de los Anillos… pero la genial idea de Kiril adoptada por mí puede ayudarnos a dudar cuando las oligarquías nos exijan “fe ciega”.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Personas agradables y personas desagradables (4)
  • La estructura de nuestra mente (4)
  • Las personalidades atractivas (4)
  • Seducir con nuestra forma de ser (3)
  • Algunos tipos de carácter (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>