El secreto para cambiar nuestra vida

(Nota introductoria: Este artículo fue escrito hace un tiempo. Debido a su tremenda radicalidad, no quise publicarlo en su día. Pero después de oír el otro día que la actual crisis económica y política que pasamos ha matado ya varias veces más españoles que todo el terrorismo en toda su historia, me he decidido a publicarlo. Ojalá que alguien planifique asesinarme por haber escrito algo así. Yo no conozco ningún amenazado de muerte que esté en el paro.)

La revolución copernicana dio un giro decisivo a nuestra concepción como hombres dentro de un Cosmos que nos acoge. Antes de Copérnico, la tierra era el centro del Universo y el Sol giraba alrededor de la Tierra. Pero Copérnico puso a una tierra dando vueltas alrededor del Sol, ambos junto con los planetas forman nuestro Sistema Solar. A su vez, el sistema solar es un sistema planetario perdido en la enorme espiral que es nuestra galaxia: La Vía Láctea, que es una galaxia más entre las varias decenas de millones que forman el Universo. Parece que la tierra es una gota de agua en un inmenso mar. Copérnico saca a la tierra del centro del Universo. ¿Cómo hizo esto Copérnico? Aprendió a mirar de otra manera. Si nos guiamos por el sentido común, nos podemos poner a mirar al cielo y ver que, efectivamente, el sol parece dar vueltas al cielo…el secreto para cambiar nuestra vida Pero si aprendemos a mirar de otra manera, nos podemos terminar preguntando: “¿ Y si es la tierra la que va dando vueltas alrededor del sol?” Alguien diría, “nos marearíamos… o nos caeríamos con tanto movimiento de la tierra…” Pero alguien inteligente podría pensar algo así como que la tierra adquiere cierta inercia que hace que parezca que está quieta… De este modo, al mirar de otra manera queda todo el Universo explicado de otra manera. Muchos de nuestros problemas los veríamos mejor cambiando de paradigma, cambiando de punto de vista. Dejemos que se mueva la tierra, delatemos a los impostores…

Este país a estado durante varias décadas azotado por el terrorismo de ETA. Todos lo sabemos y todos los medios de información masivos nos han informado puntualmente de ello. No hay más que recordar las noticias que, desde la muerte de Franco, han sido las más importantes del año, para ver cómo el terrorismo de ETA siempre ha estado entre esas noticias más importantes. Los etarras reclamaban la independencia del País Vasco, y también la anexión de Navarra al mismo. Ante la negativa del gobierno español, ETA recrudeció sus atentados, llegando incluso a atacar a la población civil (atentado de Hipercor en Barcelona) por el mero hecho de ser españoles, acusando por tanto ETA a los españoles de todo el sufrimiento que ha pasado su pueblo… Los medios informativos siempre nos transmiten la madura y democrática posición de nuestros queridos políticos: todos rechazan la violencia, creen en el diálogo y en la madurez democrática para solucionar los problemas. No niegan totalmente que el País Vasco pueda alcanzar su independencia, pero creen que si esto se llega a dar, será puramente por medios democráticos y no violentos.

Todos los presidentes de la democracia han transmitido por los medios de comunicación masivos sus esperanzas de paz. ETA era un problema muy grave, pues ha matado a cerca de mil personas desde sus inicios. Pero la tierra aquí parecía estar quieta… Cuando llega nuestra particular revolución, vemos que la tierra en el fondo se mueve, vemos que el sol está quieto respecto de la tierra y los planetas, vemos a un inmenso universo expandiéndose, y vemos cómo durante décadas, especialmente desde el gobierno de Aznar, los medios de comunicación y los políticos han estado usando el terrorismo de ETA como un “engañabobos”, haciendo de un problema menor un gran problema para con ello hacer una especie de cortina de humo que pudiese tapar la horripilante gestión del suelo que sacó adelante ese ser muy por debajo de un hombre llamado José María Aznar, que ha terminado causando una crisis económica de la que no vamos a salir en varios lustros (Japón tardó una década en recuperarse de su crisis… y es Japón…) Quede claro también que los miembros y simpatizantes de ETA también están muy por debajo de poder llegar a ser considerados hombres.

Todo es cuestión de cambiar de perspectivas. En nuestros problemas del día a día comúnmente analizamos mal la situación. Debemos de aprender a cambiar nuestras ideas, debemos de aceptar que las cosas pueden ser de otra manera. Cuando por ejemplo, en la actual crisis económica, política y social española, vemos sólo nubarrones por todos los lados, debemos de esperar desde luego, sufrimiento, destrucción, paro,… y toda una serie de pequeñas catástrofes pareciendo de que de ahí no puede salir nada bueno. Pero hoy sabemos por ejemplo que los incendios forestales son una manera de la naturaleza de regenerar bosques que empezaban a enfermar, eran demasiado viejos, el fuego los purificaba para que volviesen a crecer jóvenes y verdes como nunca. Así esta actual crisis española es un fuego necesario, que terminará preparando el terreno para una nueva España, en donde los conflictos típicos de la horrible España postfranquista desaparecerán (nacionalismo devastador y genocida; paro; incultura; tradición atávica; odio al diferente,…) para dar lugar a un nuevo país, quizás de extensiones ampliadas, verdaderamente prospero y verdaderamente democrático.

Y para llegar a ello necesitamos, desde luego, un cambio de perspectiva. En nuestra vida es lo mismo, si estamos nosotros también en crisis, es cuestión de mirar las cosas de otra manera, necesitamos un cambio, cambiar de una dictadura encubierta a una verdadera democracia, si queremos hacer de España-Iberia una República Consular y sacarla de la dictadura encubierta, nosotros también debemos de salir de nuestra propia dictadura interna para hacernos primer cónsul de la república de nuestra vida.

Aprender a vivir de otra manera, aprender a comprender en vez de a condenar, aprender que el sentido de la vida está en ser feliz, y no en “progresar” (o sea, para Aznar progresar es llenar todo el país de horribles urbanizaciones), aprender a ayudar a los demás, por el mero hecho de que así contribuimos a hacer un país y una vida mucho más hermosa, más estética, aprender a escuchar las opiniones que nos parecieron herejías, tolerar lo tolerable, y no tolerar lo intolerable (en esta puta sociedad se tolera la especulación inmobiliaria, pero luego algunos jóvenes ven a un mendigo en la calle que no se mete con nadie y lo dan una paliza); aprender a convivir con el diferente, y aprender a encarcelar al político mediocre, al banquero avaro, al economista subnormal… De este modo, nuestro sol se quedará quieto, pero la Tierra entera se empezará a revolucionar. Empecemos la revolución por nosotros mismos (“Revolucionario es aquél que es capaz de revolucionarse a sí mismo” Wittgenstein) y luego revolucionemos un país entero. Lo que importa es ser valiente, atrevernos a cambiar nosotros y así cambiar el mundo. Un mundo que se empieza a mover… de una forma distinta a como se movía antes.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Mi ética personal (4)
  • La clave de la felicidad: estar a gusto en tu casa (3)
  • La crisis económica y sus consecuencias políticas (3)
  • La enfermedad de la depresión y su relación con la política (3)
  • Pasar los momentos de crisis de nuestra vida (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>