El trekking o senderismo como deporte y afición

La verdad es que desde que fui capaz de perder a la G.C. con una bicicleta me creo prácticamente Rambo: incansable en la naturaleza, conocedor de los profundos secretos de los misteriosos bosques, gran deportista, caminante infatigable por pedregales, conocedor de todos los recovecos y secretos del mundo natural… Ya será menos. Pero sí es cierto que en mi mente el amor a la naturaleza se había perdido un poco. Tiene que ver con los artículos que escribo en la categoría “depresión y felicidad”. De alguna manera la depresión hace que no puedes disfrutar de nada, ni de la comida, ni de la gente, ni de los programas de la tele,… ni siquiera de algo que antes amaba más que nada en el mundo: el contacto con la naturaleza. Poco a poco espero ir recuperando en mi vida esta vieja afición. Para mi es incomparable la sensación de internarse en profundos parajes para caminar durante hasta días incluso, sintiendo cómo la ruta que estamos recorriendo de alguna manera, nos cambia, nos hace algo distintos. Como en el Camino de Santiago, no es el llegar a Santiago de Compostela lo que nos transforma; lo que nos transforma ha sido el resto del camino recorrido. De alguna manera cuando practicamos el trekking o senderismo, somos una especie de chamanes que se internan en la naturaleza por un lado; para emerger a las varias horas, o días después, por otro. Pero ahora estamos transformados, hemos sentido cosas que nos han modificado nuestra alma. Hemos averiguado secretos que la naturaleza nos había reservado para ese momento especial cuando en nuestra caminata, pasemos justo al lado de una cría de ciervo a la que pillemos desprevenida, bebiendo agua en un charco. Es hora de recuperar a la naturaleza como afición. En este artículo, el trekking o senderismo como deporte y afición.

El deporte y las aficiones en la naturaleza

Para mi es muy distinto el deporte de las aficiones:

1. Cuando hago deporte lo que cuenta es el entrenamiento, fortalecer los músculos, los órganos y los huesos por medio de ejercicio. No importa que esto no sea divertido. Es más, no suele serlo, sobre todo al principio. Pero me gusta igual porque que además de sentarle muy bien a nuestra mente, se que así cuido mis salud además de mantener un cuerpo atractivo y cuidado.

2. Cuando intento disfrutar, entonces recurro a mis aficiones. Aquí no se trata de ponerse en forma para ligar más en la discoteca… Lo que premia aquí es pasárselo bien. A veces un poco de esfuerzo hace que lo pasemos bien; pero si algo requiere mucho esfuerzo, más que una afición para divertirnos lo podríamos considerar un entrenamiento.

Por tanto, la naturaleza puede ser un lugar en donde ir a entrenar nuestro cuerpo, por ejemplo por medio del ciclismo de montaña, marcha rápida, correr por caminos; pero lo que premia en este articulo es el otro lado de la naturaleza: la naturaleza como ocio, como afición. No es lo mismo una cosa que otra, aunque a veces salir mucho a caminar por diversión termina tonificando nuestro cuerpo. Pero eso era secundario; lo primario era la diversión y el placer de pasear por la naturaleza.

La naturaleza como afición

Me encanta el senderismo. Todo, desde que trazamos los días antes el recorrido sobre mapa junto con los amigos que nos acompañarán; hasta que salimos de casa con la mochila a cuestas, y al mirar para atrás tenemos esa sensación como de hormigueo en el estómago, pues sabemos que al volver seremos de alguna forma algo distintos. Según los expertos, las excursiones a la naturaleza hay que planificarlas siempre, aunque sea una excursión corta y no estemos lejos de casa. Por eso es imprescindible empezar preparando el equipo:

1. Preparar la ropa adecuada, con calzado adecuado, indumentaria cómoda y adaptada a la época,  sombrero si es verano; o gorro de abrigo si es invierno, así como prever las posibles inclemencias meteorológicas.

2. Preparar la comida, tienda de campaña si pensamos acampar, cepillo de dientes, el diario ABC por si nos da un apretón en el camino, brújula, mapa,…

3. Mochila, navaja, cantimplora, linterna,…

Todo esto conviene planificarlo los días antes. Esa sensación de disfrutar con la antelación de nuestro recorrido, de nuestro día de trekking o senderismo, es más agradable aún que el propio momento en donde salimos de casa para realizar la excursión. Por supuesto es imprescindible elegir bien con quien vamos a hacer trekking. Una buena compañía hará que no cambiásemos nuestra excursión por la naturaleza ni por un crucero por el mediterráneo; una mala compañía nos hará haber deseado embarcar antes en una atunero del cantábrico para ir a destripar atunes en alguno de los sucios camarotes del pesquero. La buena compañía hace que nuestras excursiones sean un éxito o un fracaso. Es curioso que el sitio adonde vallamos puede ser lo de menos. Cualquier sitio es agradable si vamos en buena compañía.

Recorrido de trekking

El trekking o senderismo como deporte y aficciónY ya sólo nos queda planificar el recorrido que vamos a hacer. Esto depende mucho del país y de la zona en al que estemos: los gallegos pueden internarse en espesos bosques y verdes praderas para descubrir su encanto; los brasileños pueden internarse en el “Mato Grosso”, que no se muy bien qué es, pero se que es donde se esconden Mortadelo y Filemón cuando han liado una muy gorda y les persigue “el super” de cerca; y en general, nuestras excusiones transcurrirán por montañas, valles, campos, bosques,… Es imprescindible en todo momento tenerle un gran respeto al medio natural; además como a las obras humanas que se insertan en el medio natural, sobre todo sembrados y demás.

El recorrido puede ser más o menos plano. Hay que tener cuidado y ver que nuestros acompañantes aguantarán bien el recorrido seleccionado. Además es muy importante la época del año. Aunque en Salamanca casi cualquier época del año es buena para hacer senderismo, a lo mejor en Sevilla no conviene planear una excursión a la “sartén de Andalucía” para un 15 de agosto. El frío también puede ser un problema, pero la mayoría de mis lectores proceden de climas templados, por lo que hay una enorme cantidad de días al año para poder planificar nuestras excursiones.

Ya solo se trata de ponernos sobre el camino y empezar a andar… o a pedalear, o a darle a las raquetas de nieve, o a los esquís,… No aconsejo ir en moto o algún cacharro que meta ruido, sobre todo porque se pierde la esencia de lo que es el trekking o senderismo. Además que el sonido del artefacto impide tanto que hablemos con nuestros compañeros de excursión; y más importante, impide que hablemos con nosotros mismos, en medio del aparente silencio de la marcha. Que hablemos con nuestro otro yo, que nos transformemos y que el camino nos transforme. Cuando volvamos a casa ya no seremos los mismos.

No es lo que importa el destino; lo que importa es el camino.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo estimular nuestra vida (5)
  • Ser interesantes teniendo aficiones dentro y fuera de casa (5)
  • Cómo ponerse en forma mientras disfrutamos de la naturaleza (5)
  • Excursiones en la naturaleza (4)
  • Cosas que me hacen feliz (4)
  • Comments

    • Silvia dice:

      Muchas felicidades por el artículo, para un iniciado en el trekking como yo ha sido muy útil! Estoy pensando en comprarme una mochila de trekking, pero no sé qué modelo o características priorizar! Algun consejo? Gracias

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>