Empezar de nuevo

1. Quizás pocos saben que el muro más poderoso y de la más sólida materia que exista en el mundo, ya se empieza a desmoronar en el mismo momento de que acaba de ser inaugurado. No lo vemos, no somos conscientes, parece tan lustroso, tan perfecto… pero ya desde los primeros segundos de vida del nuevo muro, microgrietas y microfisuras empiezan a devorar, al principio lentamente, y más rápidamente según pasa el tiempo, a ese sólido muro, tan soberbio, tan albito, tan prepotente… Y al final, el muro cae. Cayó en unos segundos, pero en el fondo empezó a caer en el mismo momento en el que terminaron de construirlo. Así todo cae, así todo termina, la eternidad es un momento que nunca termina de empezar y que siempre está acabando.

2. Pero las cosas caen por que otras nuevas se tienden que levantar. Es el drama cósmico de la entropía. Si algo fuese estático, si algo fuese para siempre, entonces nada nuevo podría haber sido distinto de cómo fue todo en un inicio que no se habría modificado para nada.

Empezar de nuevo2

Pumpkin

Los primeros seres de cualquier tipo que existieron en el primer segundo del mundo (si es que existió alguna vez ese primer segundo) hubiesen sido los afortunados, o los desafortunados, que hubiesen existido para siempre, y estos afortunados desafortunados, como sólo pueden existir ellos porque en un universo estático que nada cambia sólo puede existir lo que existió en el origen, hubiesen impedido que otras cosas nuevas, que otras cosas distintas, existiesen y se diesen un paseo por la frontera de la realidad. Sin muerte, sin destrucción, sin guerra, no hubiese habido nunca ni insectos, ni dinosaurios, ni mamíferos… Sólo hubiese habido lo que había en el origen.

3. Y a veces son grandes las cosas que se levantan. Los hombres más poderosos que han existido nunca, vivieron por lo general, en época de precariedad: la antigüedad clásica, los hombres del Renacimiento, los genios de la Europa del siglo XIX… ellos vivieron en tiempos difíciles. Por eso fueron tan grandes: porque cuando al gimnasta lo exiges levantar toneladas incluso de peso, es entonces cuando el gimnasta se hace muy fuerte, porque las circunstancias lo aprietan, porque el mundo les exige demasiado. Así los grandes genios que vivieron en épocas difíciles, pasaron por unas pruebas de fuego tales que de allí sólo pudieron salir o iluminados o ardiendo. Y al final salieron medio iluminados medio ardiendo. Cuanto más nos exige el mundo más alto podemos llegar. En España la llamada “crisis” llegó en medio de un clima de pasotismo, de desdén, de egoísmo, de creencia que el mamoneo ya sería para siempre la religión oficial de un país de pijos que pretendían sepultar a los que no eran pijos. Y en España, sólo cuando llegó la crisis es entonces cuando nos dimos cuenta que sólo nos acordamos de Santa Rita cuando hay tormenta, y entonces sí nos dimos cuenta que hay que hacer las cosas bien, que nos tenemos que preocupar de la política, que nos tenemos que preocupar de los demás, de la sociedad, de cuidar lo que es de todos… Las cosas se caen y se levantan por el mero ciclo cósmico reflejado maravillosamente bien en el fenómeno de la homeostasis, en donde tras un accidente, todo el organismo se pone en funcionamiento para intentar, poco a poco, llevar al organismo de nuevo a su estado de eficiencia originaria. Este es el drama: llegar alto para caer. Y caer para volver hacia arriba.

4. El tiempo es amplio, en nuestra propia vida podemos hacer grandes cosas, podemos soñar, quizás soñemos con construir nuestros peculiares reinos de perfección, como soñaron los Caballeros de la Mesa Redonda con la gran ciudad utópica de Camelot, una ciudad y un reino de belleza de justicia, donde ya no habría más guerra, donde siempre habría justicia, donde todo sería como estar en un sueño de estrema belleza del que nunca queremos despertar. Nosotros podemos construir nuestras utopías vitales, aunque sin olvidar que Camelot se levantará pero que volverá a caer para quizás volver a levantarse. Pero ese rumor de conseguir algo grande, esa necesidad de inmediatez de que algo nuevo llegue a nuestra vida, ese sentimiento de angustia porque sabemos que vamos a parir el hijo de una nueva gloria mistificada pero marchita, esa sensación la necesitaron muchos de los que angustiados pasaban las noches devorados desde las entrañas por los demonios que nunca callan. Nosotros podemos ser el rey Arturo en nuestro propio Camelot particular, tenemos que estar preparando siempre el advenimiento de las ciudades de las calles de plata y de las atmósferas de sueños celestiales.

5. A veces es bueno pasar por borrascas profundas y que nos llenan de temor. Si hacemos lo mismo que siempre, nunca sacaremos algo nuevo de nosotros. Y aunque siempre seremos esencialmente el niño que solíamos ser hace ya muchos años, quizás no es adecuado que pretendamos quedarnos siempre en ser niños, porque la inocencia tiene su grandeza pero también sus limitaciones. Por eso maduramos, para poder alcanzar nuevas metas. Entonces llegan a nuestra cabeza un montón de ideas nuevas traídas por los nuevos vientos de la adolescencia, y esas ideas con el tiempo, con la madurez, se van filtrando, y al final nos quedamos con parte de las mismas, las mejoramos, las añadimos a nosotros, y entonces se forma nuestro yo definitivo de adulto. Ahora somos distintos, entre las nuevas cosas que llegan a nuestra vida, está la necesidad de ser seres duales, de sentir que necesitamos a nuestro ángel negro a nuestro lado, de sentir que necesitamos el abrazo de esa otra persona que es el sustituto de la imaginación de la infancia: nuestra pareja, nuestro amor. Es entonces cuando recordamos que los muros caen después de levantarse, igual que caerán los gigantes, y los enanos, y todo el Universo al fin. Pero hasta que eso pase, mucho debe de evolucionar el muro de nuestra vida, se llenará de enredaderas, será salpicado por tormentas infernales, será asaltado por distintas vicisitudes….

El dolor no es un ensaño de la muerte

Es preparación para la vida

Los ángeles que vimos nos pueden llenar el corazón del gozo más apoteósico

Pero también nos pueden destruir con su indiferencia y con sus negras melenas al viento

Entonces sentiremos el dolor que nos golpeará incluso durante años

Pero ese dolor es el arado que atraviesa nuestro corazón para que este sea fértil para el siguiente año

Y entonces otros ángeles de la luz o de la oscuridad volverán a nuestra vida

Quizás existan conjuros para hacer que esos otros ángeles vengan a nosotros

Quizás si amamos fuerte podamos atraer a la esencia de lo que es el amor

Pero yo no creo en conjuros, así que la mejor forma de tener lo que queremos es ir a buscarlo

Y entonces sí volveremos a encontrar los ángeles que nos amen y en el amor nos redimiremos

Hoy, un año

Sé que me ha servido para madurar; sé que el arado está haciendo su trabajo

Si veo cuervos me acuerdo de ti

Si veo ángeles negros me acuerdo de ti

Si veo dolor me acuerdo de ti

Si veo alegría me acuerdo de ti

Pero a partir de ya, desaparecerás de mis recuerdos, igual que hace tiempo desapareciste de mi vida

Un muro cae y se abre la oportunidad de ver el horizonte para que el cielo no nos aprisione

Los recuerdos deben de ser cenizas que nutran al nuevo Camelot que viene

Nosotros no estaremos solos, pues vienen otros ángeles que ahora se quedarán a nuestro lado

Adquiere aquí la primera y única novela de Erik360 La Reina de los Hielos

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Dolor y guerra (6)
  • Sufrir por amor (5)
  • La vida y sus cosas buenas y sus cosas malas (4)
  • Pasar los momentos de crisis de nuestra vida (4)
  • El significado de los sueños como destino de nuestra vida (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>