Expresarnos con nuestro cuerpo

expresarnos con nuestro cuerpoNuestra sociedad es una sociedad con la lengua demasiado larga… Seguramente España es uno de los países del mundo en donde más hablamos: hablamos por todo, para quejarnos de que hace frío, para quejarnos de que ha ce calor, para quejarnos de que tenemos hambre, para quejarnos de que “la cosa está muy mal”… Para más colmo, sobre todo hablamos para quejarnos… Y sobre todo, tendemos a quejarnos de que las cosas están mal siempre por culpa de otros, parece que no somos capaces de ver nuestra parte de responsabilidad en los problemas…
Con todo, esto termina por dar lugar a la discriminación de las personas que hablan menos. Es importante destacar que esto no es autodiscriminación, la gente que le gusta pensar, que le gusta sentir, que le gusta oír los susurros del silencio, no tienen evidentemente preferencia por la vida monástica… Si nos vimos empujado a tener una vida de monje por décadas, no fue culpa nuestra, fue en el fondo el jodido patriarcado español, que te obliga a hablar muy seguro, a comportarte con una actitud muy de machote, muy “echada para adelante” lo que en el fondo empuja a mucha gente a tener una vida solitaria de celibato… En España se habla demasiado y se siente demasiado poco. Dicen que en las tribus africanas, los individuos pasan  casi la totalidad del tiempo acompañados, pero no tienen por qué estar constantemente hablando, como parece que se nos exigen a nosotros cuando estamos juntos… El disfrutar de la compañía de los demás, el estar juntos, por ejemplo, las mujeres africanas pasan mucho tiempo juntas, hacen la comida, van a recolectar hierbas, crían juntas a sus hijos… pero no están todo ese tiempo hablando, poniéndose a parir entre ellas cuando alguna se ausenta y creen que no las pueden oír… como pasa en España… Este país tiene que cambiar mucho si queremos dejar de ser cotorras de corral y empezar por ser algo que se le parezca a los hombres… Y para empezar a cambiar, aprenderemos en este artículo el noble arte de expresarnos con nuestro cuerpo, en vez de expresarnos con la lengua de una víbora…

Cómo expresarnos con nuestro cuerpo

El lenguaje del cuerpo es más importante que el de la lengua. Las personas más sensibles y delicadas tienen preferencia a expresarse más con sus movimientos y con su sensualidad que con palabras. Pero no nos cofundamos, cuando estas personas se ponen a hablar, demuestra un dominio de su lengua vernácula admirable. Y esas personas que no dejan de hablar… normalmente es con un lenguaje pobre, casi tan pobre como el lenguaje corporal que muestran.

Nuestro cuerpo es una máquina psicosomática. Y eso quiere decir, que nuestros pensamientos pueden afectar a nuestra biología, y nuestra biología puede afectar a nuestros pensamientos. Por ejemplo, tener una enfermedad grave puede poner nuestro ánimo en un tono muy triste. Y por el contrario, determinados estados de ánimo pueden modificar nuestra actividad cerebral, por ejemplo, facilitando la generación del cerebro de hormonas que nos causan sensación de felicidad.

Con todo esto, somos como un todo, con nuestros movimientos, con nuestro físico, con nuestra presencia, ya podemos sólo con eso expresar mucho, expresarnos sin decir una sola palabra. Los movimientos expresivos de nuestro cuerpo se pueden dividirse en categorías según las situaciones

1. Movimientos al andar: expresan un tanto nuestro ánimo, no es lo mismo andar lento con pasos pequeños, que rápido con grandes pasos: en el primer caso, demostraremos ser hombres tranquilos y sin prisa en la vida: en el segundo, demostraremos ser hombres de gran fuerza moral, con una gran determinación y una gran cantidad de proyectos en nuestra vida.

2. Movimientos estáticos: son los que adoptamos cuando estamos de pies y parados. Es muy distinto por ejemplo, estar encogido con las manos metidas en los bolsos, que estar derecho, un tanto firme, con las manos discretamente apoyadas en nuestras caderas. En el primer caso pareceremos un tanto panolis y demasiado tímidos; y en el segundo, pareceremos hombres elegantes, con seguridad en sí mismos, pero discretos a su vez.

3 Movimientos de sentados: pues no es lo mismo que al sentarnos no sentemos repanchingados en la silla; que nos sentemos tímidamente en el borde de la silla; o nos sentemos firmemente, en una posición que muestre seguridad, pero no dejadez, como el que se sienta “repanchingado”… Esta última es la posición elegante por excelencia, que se vea que nos sentamos como todos unos tipos interesantes…

Movimientos al bailar

Pero el cuerpo humano es una máquina compleja, en donde nuestros movimientos se definen como un todo. Simplemente, la forma de movernos con nuestro cuerpo, expresa la forma en que somos. A mi no me hace falta intercambiar una sola palabra con alguien para saber como es. Ya sólo la forma de moverse lo delata. Y curiosamente, esas personas que hablan tanto, y que tienden a discriminar a los que no hablan demasiado… demuestran una conciencia de los movimientos de su cuerpo, demuestran una capacidad de expresar emociones y sentimiento con su cuerpo, similar al de un gato hidráulico…

Y es que no hay mejor estrategia de seducción que aprender a expresarnos con nuestro cuerpo, aprender a sentir el ritmo de la música de la disco atravesando nuestras tersas carnes; aprender a vibrar con nuestro rostro al rimo de la música de la discoteca… Unos ojos estremeciéndose cuando llega el “subidón” de la canción, valen más que todas las palabras del mundo juntas. Unas caderas que bailan a los sones de los elegantes movimientos de la música de discoteca, derriten más corazones que todas las palabras que podamos decir en un día entero; unos movimientos de nuestro cuerpo al ritmo de la música, con nuestros brazos trazando una danza perfecta, y en completa sintonía con nuestra caderas, y con nuestra piernas, todo eso acompañado de un gesto facial como si nos derritiésemos de pura sensualidad, son capaces de expresar más emociones que todas las frases juntas del mundo.

Aprender a sentir nuestro cuerpo en las cuatro situaciones del mismo posibles (andando, parado, sentado, y en movimiento total… como en el baile), es una de las mejores formas que tenemos de expresar nuestro yo más profundo, de expresar el valor de nuestra alma sin decir una sola palabra… Los hombres y mujeres más valiosos no seducen con la palabra, seducen primero con los movimientos, y después sí, con la palabra.

Y es que es curioso… que mucha gente me ha acusado de hablar poco… pero a su vez también me acusaban de que era un chulo, que me movía de una forma descaradamente chulesca… Después de un tiempo en donde he cedido a las presiones de los demás de hablar más… (e imitado a rajatabla la personalidad de esos tipos tan habladores que todos conocemos… y todo el mundo realmente a llegado creer que soy un tipo completamente extrovertido… cosa que nos demuestra que, independientemente de cómo seamos, si hacemos un esfuerzo por labrar nuestra personalidad, conseguiremos un resultado sublime) creo que es hora de reconciliarme con mi antiguo yo chulesco y poco hablador, que se expresaba más con su cuerpo y con sensuales movimientos que con su lengua… Y es que… con todo lo que dijeran los demás, me doy hoy cuenta que a las tías no les impresionan los tíos muy habladores, como me creía yo en otra época… Yo mismo, les arrebataba a esos chicos tan habladores las atenciones de las señoritas… pues se sentían impresionadas por alguien tan chulo, que demostraba su carácter simplemente con los movimientos de su cuerpo…

Es ahora el momento de volver a reconciliarnos con el lenguaje de nuestro cuerpo, de entrar en la discoteca con ese aire de chulería, con ese cuidado extremo de los movimientos, con esa timidez aparente (la timidez, bien entendida, puede ser tremendamente sexy…), con ese rubor cuando nos cruzamos en nuestras sensuales miradas con la mirada de una fémina que también se ruboriza, con esa elegancia al movernos, con ese expresar con nuestros movimientos, con nuestro baile… con nuestro espíritu. (de echo, creo que se liga más así, siendo un poco chulo y callado… que entrando a hablar con todas las tías que tienen la desgracia de cruzarse con nosotros en la discoteca… se habla menos con las chicas, pero se consigue bastante más…)

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Mostrar seguridad con la postura de nuestro cuerpo (7)
  • Indicadores de interés de las mujeres hacia los hombres (6)
  • Consejos para entender el lenguaje de nuestro cuerpo (4)
  • Una técnica infalible para mejorar nuestro éxito social (4)
  • Cómo aprender a bailar (3)
  • Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>