Frustraciones por no encontrar pareja

Hay muchas personas que se frustran por no tener pareja,y por fracasar al buscarla. Quizás han intentado algo con alguna chica, o quizás les cueste mucho conocer a chicas, o quizás tienen baja autoestima y no se creen lo suficientemente buenos para tener pareja…De cualquier forma hay mucha gente frustrada por no encontrar pareja. Entre estas personas frustradas por no poder encontrar pareja, hay una serie de perfiles muy distintos pero con cosas en comunes, entre los que destacan:

1. Personas, sobre todo hombres, que son muy insociables, salen poco de casa, y así no pueden conocer a chicas o a chicos con los que pueda surgir una relación.

2. Personas que no son especialmente insociables pero se atascan con las mujeres debido a su falta de práctica con el sexo femenino; o simplemente, a su falta de sensibilidad o de atractivo.

3. Personas muy inmaduras que no han aprendido a tener trato con el sexo contrario…

De cualquier forma, en este artículo vamos a mostrar que la frustración a la hora de buscar pareja no es algo extraño; es lo normal. Buscar pareja es un proceso que consiste en descartar a posibles candidatos; y en ser descartado por posibles candidatos. No hay más, no hay métodos milagro, no hay personas infalibles, no hay un “veni, vidi, vici”, o sea, un “llegar y besar el santo”, es decir, un éxito inmediato y fulminante. Buscar pareja es un proceso de descarte. A algunas personas esto se le hace frustrante. Pero no debería de ser así. En este artículo hablamos de frustraciones por no encontrar pareja.

Personas miedosas y personas confiadas

Entonces, si buscar pareja es un proceso de descarte, ¿por qué algunas personas se frustran al buscar pareja, y otras no? La respuesta está en gran parte en nuestra distintiva constitución biológica. Los humanos no somos iguales ni siquiera entre hermanos (compartimos estadísticamente un 50% de genes de media con nuestros hermanos, lo que deja mucho margen para poder ser muy distintos a nuestros hermanos). El acervo genético de la humanidad es el conjunto total de genes de los que estamos compuestos el género humano. A nosotros nos tocan unos genes dominantes (los que se muestran en nosotros) que nos constituyen de nuestra peculiar manera. Y así, según los genes que tengamos, todos somos distintos. Y entre estas diferencias, hay una muy importante: hay un tipo de persona que es divertida, alegre, optimista, valiente, que no tiene miedos y que no le suelen traumatizar las dificultades de la vida; y otro tipo de personas más apagadas, más cobardes, más tímidas, menos sociables y más quejonas, que se suelen agobiar más ante todo y suelen ser más miedosas ante la vida (compárese la personalidad optimista y confiada de Homer Simpson y la personalidad del asustadizo rubio de Scooby Doo). Este segundo tipo de personalidad corresponde a personas que se suelen agobiar con el proceso de descarte que consiste el buscar pareja.

Y si nosotros somos este tipo de persona asustadiza, blanda, cobarde… ¿podemos hacer algo para ser más animados, más extrovertidos, menos agobiados? Desde luego, la genética humana es muy plástica, y eso significa que podemos “moldearla” desde su estado original dentro de ciertos límites. Yo mismo pasé de ser una persona oscura y agobiada a ser mucho más positiva, sociable, y al final conservo algo de mi misticismo originario mezclado con una buena dosis de sociabilidad, lo que es definitivo de mi peculiar atractivo (mucho o poco, eso me da igual… pero mi forma de ser ahora es más hibrida que antes, y eso me da mi público al que le gusta esta contradicción en mí, sin pretensiones de gustar a todo el mundo). Para seguir este camino que yo mismo he iniciado hace unos años aconsejo mi libro Los Pilares de la Seducción (please, alguna ventita más que en Enero hay que pagar el hosting del blog y es un dineral…).

Buscar pareja como proceso de descarte

Como vemos, no hay que agobiarse ni frustrarse si no encontramos pareja, pues buscar pareja es un proceso de descarte. Simplemente tenemos que aprender a aceptar este descarte

Frustraciones por no encontrar pareja

photomaryke

Y ¿qué es eso de que buscar pareja es un proceso de descarte? Pues muy fácil, todos lo sabemos pero de forma no consciente: cuando yo conozco a una chica mona, que no tiene novio, que es guapa, que tiene buen culo (ya sabéis las chicas que los hombres somos así…), que es divertida, que huele bien, que es de nuestra edad, que tiene un buen empleo… pues todo eso son cosas que hacen que la chica nos valla gustando cada vez más… Y más, y más… y según la seguimos conociendo, puede pasar que la descartemos… ¿Cómo es posible, si esta chica era un bombón? Pues sí, hasta que intentemos hablar con ella y descubrimos que no teníamos nada en común, y que nuestra atracción hacia ella era sólo física. O peor: hasta que descubrimos que apenas tenía conversación, y que no tenía una personalidad interesante. Así, nosotros terminamos descartando a una posible candidata. Aunque nunca hay que precipitarse, ya aviso, conocer a alguien no es cosa de un día, sino de un tiempo. ¿Verdad que no es un drama el haber descartado a esta candidata? El drama suele llegar, por parte de esas personas introvertidas y apagadas de las que hemos hablado, cuando son ellos los descartados…

Porque sí señores: todos descartamos, y a todos nos pueden descartar… Si al seguir conociendo a esa chica tan mona de la que hemos hablado, descubrimos que es muy compatible con nosotros y que nos gusta, e intentamos algo con ella… y recibimos un no, descubriremos que nosotros también podemos ser descartados, y que no es agradable. Pero creo que todo gran seductor tienen que haber tenido al menos un gran disgusto amoroso en su vida, porque eso te enseña a madurar, y a conocerte a ti mismo más a fondo. Así irónicamente nos podemos hacer más atractivos por personalidad al sufrir un rechazo y madurar con el dolor.

Los hombres descartamos de forma menos vistosa: no hacemos caso a esa amiga a la que gustamos, ella se insinúa un poco, pero no nos interesa. Las mujeres descartan de forma más vistosa, porque al ser ellos normalmente los que suelen tomar la iniciativa (yo aconseja  a las mujeres que se atrevan ellas también a tomar la iniciativa, pero no suelen atreverse…), pues el NO se nota más. Pero los hombres también descaramos, aunque se note menos.

Conclusión sobre frustraciones por no encontrar pareja

Por eso aconsejo a todo el mundo que no se frustre por no encontrar pareja. ¿Y qué importa si lo tenemos que intentar 20 o 30 veces hasta que lo conseguimos? Hay muchas chicas (o chicos) que nos pueden hacer vivir muchos años de vida maravillosa. No hay que frustrarse en el proceso de descarte que es buscar pareja, porque eso sólo nos lleva a dejar de intentarlo, cómo si por intentarlo 4 o 5 veces y fracasar dijéramos ”soy un fracasado, ya no lo intento más”. O 20 veces. O 1.000. Eso es de tontos y de amargados. Lo normal es que cueste. Hay que conocer candidatos, hay que moverse socialmente, hay que aprender a tener buen trato social, a ser seductor… Luego, simplemente, es cuestión de probabilidad, y al fin, un día, si tiramos los dados, nos saldrá la jugada maestra.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • 10 errores típicos que cometemos los hombres con las mujeres (6)
  • Cómo conquistar a una mujer (6)
  • Consejos de un psicólogo para buscar pareja (completo) (6)
  • Seducir con nuestra forma de ser (5)
  • Grandes lecciones sobre la seducción (5)
  • Comments

    • CRISTIAN dice:

      HOLA YO QUERIA COMENTAR,ACERCA DE LA NOTA,QUE YO ME FRUSTRO TAMBIEN,PERO MAS QUE NADA , POR LA CANTIDAD DE TIEMPO EN QUE ESTOY SOLO,YA HACE 15 AÑOS,Y CADA VEZ QUE CONOZCO A ALGUNA CHICA QUE GUSTA DE MI,O YO GUSTO DE ELLA , SE CORTA LA COMUNICACION CON ESA CHICA, ES UN PROBLEMA QUE SE ME VIENE REPITIENDO HACE AÑOS.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>