Grandes preguntas y respuestas sobre la seducción

La seducción es un arte tan viejo como la propia humanidad. Ya en libros como “La Evolución del deseo” se rastrea la evolución de la seducción desde tiempos prehistóricos hasta el momento presente. La seducción de alguna manera es el arte de convencer, de gustar, de atraer hacia ti a alguien con el fin de obtener algo de ese alguien. Con esta definición queda claro que la seducción es más que intentar gustar al sexo contrario: se seduce a todo el mundo. Por ejemplo, si somos un vendedor de aspiradoras, nuestro trabajo en parte consiste en intentar “seducir” a los clientes para que al fin nos compre nuestro producto. La seducción está no sólo en las relaciones de pareja; si no en la publicidad, en el funcionamiento de las familias, en el funcionamiento de las empresas, en la política, en el ámbito de la amistad…

Grandes preguntas y respuestas sobre la seducción

NovemberRaindrop

Pero es cierto que es la seducción amorosa la que más interés parece tener. Y esto es por una cosa: el dinero puede comprar muchas cosas, pero hay muchos ricos que simplemente siquiera pueden tener pareja, porque a pesar de que ellos tienen mucho dinero, no son capaces de tener una personalidad y una forma de ser atractiva y seductora como para poder gustar a alguien del sexo contrario. Pero se puede decir que la seducción está en todos los ámbitos de la vida humana, aunque con distintos nombres. Por ejemplo, la seducción aplicada a las ventas lo llamamos marketing; la seducción aplicada a la comunicación lo llamamos periodismo; la seducción aplicada a la empresa lo llamamos negocio y economía… Los hombres comúnmente necesitamos conseguir cosas de los demás. A veces vale con tener dinero. Si por ejemplo yo quiero un televisor, pago por él y me llevo el televisor. Pero otras veces no: si yo quiero tener amigos, si yo quiero tener pareja, si yo quiero cerrar una venta, si yo quiero ganar el voto para mi partido político… En todos estos casos, hay que aplicar la seducción, que es el arte de atraer a los demás hacia ti. En este artículos nos hacemos unas grandes preguntas sobre el mundo de la seducción, y le intentamos dar unas respuestas adecuadas.

Grandes preguntas sobre la seducción

1. ¿A qué ámbitos afecta la seducción?

Ya hemos empezado hablando de esto. El ámbito de la seducción es enorme, y ya desde que somos niños, intentamos “seducir” con nuestras muecas y con nuestro carácter a nuestros padres para que estos nos alimenten correctamente y cuiden de nosotros correctamente. Con el marketing o con la política pasa lo mismo, e intentamos convencer a los demás y seducirlos para que nos compren nuestro producto o para que apoyen nuestras posiciones políticas. Aunque es cierto que cuando hablamos de “seducción”, nos referimos sobre todo al proceso de cortejo, de gustar en las relaciones amorosas, de seducir a alguien del sexo contrario para que pase algo entre ellos y nosotros, de seguir seduciendo durante muchos años a la que es nuestra pareja… Dentro de la palabra seducción por tanto, tenemos una bifurcación principal, y otra bifurcación secundaria:

Bifurcación principal:

a. La seducción es el arte de atraer a los demás hacia nosotros, sea en cualquier ámbito, amor, trabajo, amigos…

b. La seducción puede ser entendida sólo como el arte de gustar al sexo contrario

Bifurcación secundaria:

a. La seducción es el arte de ligar y de encontrar personas del sexo contrario con las que tengamos relaciones

b. La seducción es más que el arte de ligar, que sería algo muy superficial: más que eso, es el arte de gustar a los demás en el largo plazo, durante años incluso de convivencia. Visto así, alguien puede confundir la seducción entendida como el arte de ligar; por mera manipulación, ya que no es lo mismo aparentar ser interesante para ligarnos a una tía; que ser de verdad interesante y que de verdad gustemos a esa tía

2. ¿Qué diferencia hay entre la seducción y la manipulación?

Ya hemos adelantado algo al respecto en el punto anterior. Una cosa es fingir ser interesante para ligarnos a la tía buena de turno; y otra bien distinta, es ser de verdad interesante, y conquistar durante mucho tiempo con nuestra forma de ser a las personas que están a nuestro alrededor. La seducción es benigna, es sincera, es realista… La manipulación en cambio, es perversa, es falsa, es efímera… En ambos casos, tanto con la seducción como con la manipulación, pretendemos conseguir algo de los demás, a lo mejor una novia. Pero parece que sólo el seductor es benigno, porque al mostrarse tal como es los demás lo ven atractivos, y así a lo mejor lo compran. El manipulador es maligno, porque finge ser seductor aunque no lo es, y así engaña a los demás para que lo compren, pero al final la máscara cae y el manipulador muestra su cara real, perversa, nada seductora. En la publicidad pasa algo parecido, y aunque todos los productos que nos venden nos los muestran como muy buenos, todos sabemos que no siempre es así, y hay productos milagro, estafas, objetos inservibles o cosas inútiles, que se venden muy bien a base de engañar y de manipular (por supuesto que también hay productos que sí son realmente buenos y por tanto la publicidad que se hace de los mismos es seductora y no manipuladora).

3. ¿Qué diferencia al seductor del manipulador?

Esta pregunta se parece mucho a la anterior, pero creo que es interesante planteárnosla por parte. En la película “La Mano que mece la Cuna“, la actriz que hace de mala, es un ejemplo perfecto de lo que es la manipulación perversa más típica. Lo más extraño de los manipuladores, es que suelen ser personas muy inteligentes, pero nada seductores. Las personas que no son inteligentes, a lo mejor tampoco son seductores, pero por lo general no tienen la capacidad de ser unos manipuladores, como la inteligente y poco seductora protagonista de la película La Mano que mece la Cuna. Y luego hay personas menos inteligentes que resultan ser bastante seductores… La persona seductora suele ser una persona con buena conversación, buen entendedor de emociones, buen psicólogo natural, con aficiones interesantes y variadas, nada dogmático ni creído… En cambio, la persona manipuladora suele ser una persona narcisista, de mucha inteligencia pero de poca empatía con los demás, una persona creída, pero en el fondo frustrada por sus problemas con los demás, en el fondo una persona que necesita validación externa para creerse importante, a diferencia de las persona seductoras, que aunque no gusten a todo el mundo, no necesitan validación externa para gustarse a ellos mismos.

4. ¿Cuál es la mejor forma de seducir?

Yo no he visto la famosa película “Siete apellidos vascos“. Pero algún político nacionalista vasco a puesto a esta película como ejemplo de lo que debe de hacer España para conquistar el corazón de los vascos. Digamos que si antes se llevaba la imposición, la censura, la tiranía, si antes los hombres pretendían conseguir a las mujeres con violencia y con amenazas; ahora la cosa cambia, y ahora se trata de “seducir”, de gustar, de atraer… Ahora se trata de gustar, y para ello usaremos nuestras armas de seducción, nuestra fuerza de carácter, nuestra simpatía, nuestro tiempo y nuestras energías… con el fin de que esa persona que nos gusta termine por caer rendidos ante nuestro hechizo. Cada persona tiene unas armas de seducción distintas, que pueden servir para seducir a personas distintas, porque aunque todos seamos humanos, eso no significa que vallamos a gustar infaliblemente a todas las hembras humanas (si somos chico) que se crucen con nosotros. Debido a nuestras diferencias biológicas, quizás sólo podamos aspirar a gustar a las personas que son más compatibles con nosotros. Aunque hay personas tan seductoras y tan encantadoras que parecen gustar a todo el mundo… Pero no hace falta tanto: con tener nuestro público, eso ya nos garantiza que tendremos una vida con mucho amor y con mucha ternura…

5. ¿Cuales son las grandes armas de seducción que existen?

Cada persona cuenta con sus peculiares armas de seducción, que son esas cosas nuestras que tenemos y que atraen a los demás. También cada persona tiene sus defectos, que son flancos débiles en su capacidad de seducir a los demás. Como es difícil decir aquí cuales son las grandes armas de seducción que existen, remito para los interesados a mi e-book Los Pilares de la seducción, en donde vienen analizados los siete grandes pilares de la seducción que existen. De todas formas, sí podemos adelantar aquí que existen dos grandes tipos de armas de seducción: las armas de seducir de introvertidos; y las armas de seducir de extrovertidos. Y a su vez, tanto los introvertidos como los extrovertidos tienen sus puntos débiles para seducir:

*Armas de seducción de extrovertidos: son personas activas, vitalistas, sociables, llenas de energía y llenas de ganas de comerse el mundo, sobre todo el mundo social. Les gustan las fiestas la gente, la actividad… Seducen con este ímpetu vitalista y sociable que ellos tienen. Pero también tienen su lado malo.

-Lado malo de los extrovertidos: son superficiales, no suelen ser muy intelectuales, no tienen mentes complejas ni pensamientos elevados. Se guían por la gente, por las fiestas, por el placer… pero no son capaces de tener un rico mundo interior que sirva de contrapeso al mundo exterior.

*Armas de seducción de los introvertidos: son profundos, delicados, fascinantes, te atrapan con su extraño semblante de misterio, con su alta percepción de su propio cuerpo, con sus movimientos delicados y sutiles, con su conversación, interesante, variada, adecuada,… con su rico mundo interior, con sus ricas aficiones y con su forma de ser tranquila.

-Lado malo de los introvertidos: a veces tienen unas energías bajas, y por eso a veces parecen cansados y pueden ser fáciles de irritar. Además, en reuniones sociales pueden parecer tímidos y estar un poco acongojados ante las miradas de la gente. A veces son oscuros, hoscos, perfeccionistas… y no son capaces de disfrutar de la vida como las demás personas, a pesar de ser personas más inteligentes que la mayoría.

Y por supuesto, existen personas que están a medio camino entre los introvertidos y los extrovertidos, que pueden escapar en gran parte de lo malo de ambos tipos de forma de ser, y quedarse sobre todo con lo bueno (todos podemos hacer este esfuerzo por conseguir esto) de ambos tipos de formas de ser. Ese es el tipo de personalidad más equilibrada que existe, medio introvertido y medio extrovertido, y además, es muy común esa mezcla, ya que la mayoría de nosotros tenemos cosas típicas de extrovertidos mezclada con cosas típicas de introvertidos.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cinco cosas que dificultan ligar (10)
  • La madurez como clave para atraer (9)
  • Cinco cosas que ayudan a ligar (9)
  • Tres lecciones para atraer a los demás (9)
  • Cómo empezar una relación de pareja (8)
  • Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>