Grupos musicales y músicos aficionados

Imagen de previsualización de YouTube

Hace tiempo leí un estudio sobre los gustos musicales y su relación con la personalidad. El estudio lo habían colgado en una página de ideologías radicales, de izquierdas y demás. Y es que, el estudio venía a tirar abajo una de las grandes creencias que circulan en cuanto a la relación entre gustos musicales y personalidad. Y es que, desde los medios de comunicación institucionalizados, nos intentan vender algo así como que la música Metal, el Rock duro, el Rock gótico… e incluso el Bakalao… o sea, la música dura, cañera, son tipos de músicas que gustan sobre todo a inadaptados, casi a la escoria de la sociedad… Con todo, yo soy un perfecto inadaptado, pero por que no me he podido adaptar a un mundo que te exige tales niveles de mediocridad… Y amo esos tipos de música, amo el Metal de Rammstein, la ópera gótica de Nightwish, o el rock español. También me encanta la música clásica, y la música de maestros que han combinado la electrónica con la música de orquesta, al estilo de Hans Zimmer. Con todo, mis gustos son muy amplios… entre la música clásica y el metal. Y es que, la música me transmite algo que no me trasmite ninguna otra cosa. El otro día, leí en un post de un blog dedicado a traducir canciones del grupo alemán Rammstein, una frase que me encantó:

–Prefiero escuchar a Rammstein antes que hacer el amor con una mujer

Y es que, es tan grande eso que te hacen sentir Rammstein, Nigthwish, Héroes del Silencio,… tan grande, te hacen sentir algo tan profundo… en el fondo, te hacen sentir la esencia misma del radicalismo, la esencia de ir a la raíz de las cosas, de penetrar el significado con una lente de visión de profundidad insondable… Y el estudio del que estábamos hablando, realizado por psicólogos americanos, determinó una clara relación entre el gusto por la música extrema, dura, radical… y la superdotación intelectual. Vamos, que el metal duro, el bacalao… lejos de ser algo de pirados, de escoria, de inadaptados… podría estar revelando facultades intelectuales superiores en aquellos hombres y mujeres que son capaces de sentir la profundidad y la radicalidad de este tipo de música. En esta artículo, grupos musicales y músicos aficionados…

Los acordes que nos mantuvieron vivos

Si me diesen a elegir una prueba de inteligencia, no propondría el famoso test de cociente intelectual. Ese test tiene un gran fallo, y es que no mide la inteligencia emocional… Una magnífica forma de averiguar la inteligencia emocional de alguien, es ponerle varias canciones, y luego pedirle a este alguien que nos transmita con palabras lo que significa, qué quiere transmitir el músico con esos acordes… El hombre más sabio del mundo es el que mejor puede transmitir con palabras los apoteósicos sentimientos que le transmiten los acordes de las músicas sublimes.

grupos musicales y músicos aficionadosY es que, como dice una famosa canción, “vivo por ella”… vivo por la música… la música me ayudó en mis peores momentos… A veces, había decidido ir al fin a cumplir con mi triste destino, en oscuras noches… pero de repente, empezó a sonar una canción por la radio, Avalancha, de Héroes, por ejemplo… y algo dentro de mí se movió… algo que me decía que volvería a estar con los sublimes…

Amo la música, y a veces pienso por qué no empecé carrera musical… Aunque lo cierto es que me hubiese sido imposible… La música de todas formas me llena, llena mi vida, llena mis pensamientos… Hay algo muy fuerte que mueve en nuestro cerebro los acordes de los distintos sonidos, infinitos desde que se inventó el sintetizador, y desde que surgió la música electrónica.

Mi frustración con la música

Amo la música… pero tengo una espina clavada: no haber sido creador, haberme limitado a escuchar… Recuerdo una chica que me encontré en un chat hace más de un año… Siempre se quejaba de todo, que la vida era una mierda, que los hombres eran unos cabrones… que no podría cumplir su sueño de ser una nueva “Beattle”… Y es que, según ella, se tardaba mucho en aprender a tocar la guitarra… Pero Kurt Kobain fue capaz de aprender en una sola semana, sin hacer casi otra cosa y sin casi dormir… Me parece una burrada aprender a tocar la guitarra en sólo una semana… pero yo no tardé mucho más de un par de meses en aprender a tocar el teclado. Y es que, me tenía que sacar esa espina…

Montar tu propio grupo de música

Por eso, yo animo a todo el mundo a que se saque esta espina… Y es que, muchos tenemos esa espina clavada… Yo quiero experimentar, quiero hacer música, quiero crear, quiero reunirme en un garaje con los otros miembros de mi grupo, y empezar a experimentar, empezar a tocar, a improvisar… a ver qué sale. Y es que, una persona que nunca en su vida ha tocado si quiera una tecla de un teclado… podría aprendiendo simplemente unos cuantos acordes de guitarra, llegar a despertar sensaciones sublimes…

El arte surge del corazón del pueblo. Unos tipos en Europa, intentaron encerrar el arte musical en conservatorios, encerrarlo en estrictas normas canónicas, en estrictos estudios reglamentados, en estrictas normas de protección de la propiedad intelectual… Pero el arte es salvaje, los acordes no se pueden controlar, te controlan ellos a ti, un apersona con 0 horas dedicadas a la formación musical, puede ser mil veces más genial como músico que un catedrático de musicología que lleva 10 años de carrera en el conservatorio

El arte es salvaje, la música nos pone en contacto con nuestra esencia más salvaje… Y yo quiero hacer música, quiero volver hacia lo salvaje, quiero expresarme… quiero vibrar quiero experimentar… ¿Soy yo el único…? Yo quiero hacer mi propia banda… Se tocar el teclado más o menos… Si alguien de Salamanca está interesado en que vibremos juntos, en que experimentemos juntos (ojo, experimentar con los instrumentos musicales…), yo quiero montar mi propio grupo… Y necesito, guitarrista, bajo, batería… y lo que sea… En un verdadero grupo de música, casi entra cualquier instrumento

Y es que, la música, o mejor, tener un grupo de música, es una gran terapia… Animo a todo el mundo que no se deje desanimar por su falta de formación musical: si tienes ganas de hacer música, cómprate una guitarra y estarás componiendo en una semana. Si tienes ganas de hacerte un grupo, pon un anuncio (yo voy a poner uno en “milanuncios”… y propón a otros que están como tú que os unáis para formar un grupo…), en un mes estarás tocando ya en locales en donde se te aclamará por hacer una música, que, aunque imperfecta, te sale del alma, la sientes muy dentro… Y es que, el arte no debe de ser perfecto: debe de ser sublime.

Por lo demás, hay que tomárselo en serio, pero también hay que saber dejar fluir las cosas, dejar que los acordes surjan de lo profundo de nuestro alma. No hace falta tener años de estudios musicales… Es una cuestión de aprender a sentir la música… Eso es mucho más importante que tener que adaptarse a la perfección al ritmo o no confundir nunca ninguna nota…

Con el tiempo, tú o tu grupo iréis perfilando un estilo propio… un estilo que os saldrá del alma. Si sabes sentir la música, si sabes incluso llegar a traducir en palabras las sensaciones que te transmite esa música que tanto amas… ya tienes lo más importante. Quien sabe cual será el primer gran grupo de la historia en hacerse popular a través de Youtube

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo tener una vida espiritual plena (4)
  • Terapia con arte contra la infelicidad (4)
  • Cómo ser escritor y la Teoría de la Evolución (3)
  • Cómo gustarle a una mujer. (3)
  • Aprender a crear e interpretar los símbolos (3)
  • Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>