Internet, las redes sociales y la depresión

Recuerdo una tira del genial caricaturista argentino Liniers. Cuelgo la tira esperando que no me demanden por derechos de autor… En la tira vemos a una niña columpiándose felizmente en un columpio atado a un árbol bajo una pradera y sobre un limpio sol. Y debajo del árbol pone: “la vida sin Twitter”. Quien dice Twitter dice Facebook, Messenger, los chat,… y en general, las relaciones en las redes sociales de Internet. Hay una gran polémica sobre si las redes sociales contribuyen a que seamos de verdad más sociales, y a que tengamos unas relaciones afectivas más plenas; o por el contrario, si las redes sociales causan cierta sensación de soledad… hay mucha gente al otro lado del cable, pero están muy lejos.

Internet, las redes sociales y la depresión

dibujo por Liniers

Yo he tenido problemas depresivos desde hace cerca de una década. Pero a día de hoy me doy cuenta que mi entrada directa en el infierno de la depresión, hace año y medio (año y medio terrible, he sufrido más que el resto de mi vida anterior entera) coincide EXACTAMENTE  con el echo de que Internet entró en mi vida. Y es curioso… ahora gracias a Internet tengo amigos, tengo ligoteos con chicas, puedo salir por ahí de fiesta, tengo conocidos, estoy más o menos socializado… Pero no consigo ser feliz… Antes, yo tenía mis problemas, con esa depresión incipiente que arrastraba desde hace cerca de una década. Pero aun así mi vida tenía momentos buenos, momentos en donde disfrutaba de la vida… Hace año y medio estos buenos momentos se acabaron. No hay ningún tipo de duda que Internet causa depresión o agrava las ya habidas en personas propensas a ello. Yo entré en las redes sociales con las páginas esas de ligoteo, al estilo Meetic, Badoo… y ahí ya empezó mi calvario (que si esta tía no me hacía caso; que si mandaba un menaje a esta otra, y pasaba toda la noche nervioso por ver si me respondería…) Internet causa depresión, no hay duda. Pero gracias a Internet también logré encontrar información muy valiosa, que me ayudó a superar definitivamente mis problemas de sociabilidad… Por tanto, tenemos un lado bueno y un lado malo en Internet. Yo antes de tener acceso a Internet desde casa, iba a los cibers, o a las bibliotecas… y es curioso, que esas apenas 3 horas cada dos semanas que pasaba de media en Internet, me cundían más que las 3 horas al día de media que paso actualmente… Yo antes, dentro de mi depresión, conseguía ser a ratos feliz… tenía esperanza en el futuro, tenía objetivos… aunque también tuviese mis miedos, mis frustraciones, y demás. En este artículo, Internet, las redes sociales, y la depresión.

El espacio social evolutivo del hombre

Los hombres hemos evolucionado a través de millones de años. Desde hace unos 200.000 se iniciaron las transformaciones cognitivas que llevarían al hombre en dirección a nuestro estado actual como especie, Homo Sapiens. Pero ya antes la evolución forjó nuestro lado social. Cuando los mamíferos eran una especie de rata, ya necesitábamos de los demás, necesitábamos de los mimos de los demás, de las carantoñas de la madre, de los arrumacos y de los empujones de los hermanos… Cuando esa “rata” evolucionó hasta llegar a los homínido, nuestras necesidades sociales se vieron fortalecidas. Podemos poner el caso de los gatos: son sociales sobre todo de pequeños. De mayores suelen rechazar la presencia de otros congéneres. Los gatos comúnmente, de mayores, están muy a gusto estando solos, como se suele decir, “necesitan su espacio”.

Pero los hombres somos más sociales que los gatos. La evolución nos ha hecho para tener unas necesidades de sociabilidad mayores que los gatos, o que la “rata” originaria de la que hemos hablado. Estas necesidades sociales se satisfacen en distintos ámbitos: en el trabajo, en casa, con la familia, con los amigos… Cuando estamos con gente, nuestro cerebro funciona de forma distinta que cuando estamos solos. El cerebro, si estamos rodeados de congéneres, genera ciertas sustancias, que son fundamentales en el correcto funcionamiento de nuestro cerebro. Y es curioso… que estar con gente causa cierta sensación como de estrés, sobre todo en personas introvertidas. Pero ese “estrés” se vuelve un antidepresivo natural magnífico. Y además, luego, cuando volvemos a estar solos, cuando nos guardamos ese momento solitario para reflexionar, nuestro momento, disfrutamos de ese momento. Se puede disfrutar mucho estando sólo, siempre y cuando nuestra vida social fuera de esos momentos de soledad se satisfactoria.

Las causas de que las redes sociales e Internet causen depresión

Una vez que hemos entendido el espacio social evolutivo del hombre, podemos entender que para tener un cerebro sano, y para tener un alma sana, nuestro espacio social de alguna manera, tiene que ajustarse a ciertos principios que nos aseguren una vida social sana y plena.

Y aquí entra de lleno Internet y las redes sociales. A veces es difícil explicar lo que uno siente tan profundo. Y yo siento que las redes sociales, estar pendiente de los nuevos e-mails, estar pendiente de los nuevos mensajes en foros, etc., causan cierta sensación en el cerebro, cierto “estrés”. Pero este estrés no es el estrés sano del que hemos hablado que se produce cuando estamos simplemente, por ejemplo, viendo una película en el salón de nuestra casa con nuestra familia. Este es un estrés oscuro… como si estuviésemos en un relato de fantasía épica, hay un estrés sano, y un estrés oscuro, maligno (recordemos por ejemplo, que Frodo, de El Señor de los Anillos, sufrió una herida muy grave… pero que hubiese curado… sin no hubiese sido inflingida por un arma oscura)

Ese estar pendiente de los nuevos mensajes de Facebook, ese estar pendiente de los posibles nuevos e-mails, ese buscar información tontamente en Google como si nos creyésemos que podemos encontrar un tesoro… causa estrés oscuro. Exactamente igual que el estrés claro (valla terminología que me estoy sacando de la manga de la camisa…) nos ayuda en su justa medida a mantener un cerebro sano; el estrés oscuro hace enfermar nuestro cerebro.

Internet en los depresivos y en la vida de los parados

Y precisamente, este estrés oscuro que causa Internet, puede hacer especial mella en la vida de un parado, o de un depresivo… Estoy además casi seguro que las personas con una vida sana, con trabajo, etc., son mucho menos propensas a ser dañadas por ese veneno que es el estrés oscuro que causa el uso incorrecto (99% de los casos) de Internet.

Un parado se deprime cuando ve aparecer en Facebook un montón de comentarios sobre si “el paro no deja de subir”; o sobre si “el mundo está muy jodido”… Además, este estrés oscuro que nos causa esto, parece tener cierto factor de adicción. Te daña, pero necesitas más; sabes que no sales bien parado cuando entras en Facebook… pero necesitas volver a entrar para ver si hay algo nuevo, para ver si alguien te ha mandado un mensaje, o para ver si a alguien se le a ocurrido una nueva gracia…

Para más colmo, estos momentos en donde entramos en Internet para ver la ocurrencia de turno, o para ver si tenemos un nuevo e-mail, de alguna manera son capaces de apropiarse del día entero: parece que todo en tu vida gira en torno a ese momento de entrar en Internet a ver si de alguna manera allí están la solución a tus problemas.

Y en los depresivos… es especialmente aconsejable un alejamiento absoluto de Internet. Sí, este texto será colgado en Internet, y puede ayudar mucho a los depresivos… Por eso, replanteemos lo dicho: es aconsejable que los depresivos limiten todas sus redes sociales, todas sus cuentas de correo, y demás, salvo lo imprescindible. Un depresivo puede mejorar leyendo algunos blogs como el presente… pero más allá de eso, y de algún vídeo de Youtube (reconozco que Youtube sí me gusta, y no causa ese maldito “estrés oscuro”. De echo es un buen antidepresivo, viendo por ejemplo los videoclips de esas canciones que nos gustaban tanto, como el videoclip genial de la canción de Cramberries, Zombie), etc., es aconsejable que un depresivo limite al máximo su presencia en Internet. Los foros tampoco me van mucho… Es curioso, yo he sido bloqueado en el foro de depresión http://www.forodedepresion.com/ … por hacer Spam de este blog. En fin, nunca ningún blog ha llegado a alcanzar éxito por las habilidades de hacer Spam del bloguer. La única razón por la que un blog indie puede tener éxito, es por su calidad, y por su aceptación por el público. El Spam sólo ayuda a que no se te desmorone el blog en los primeros meses. Pero poco más.

Cómo usar correctamente Internet

Estos consejos son especialmente adecuados para personas con depresión. Pero pueden ayudar a todo el mundo.

1. Ten sólo cuenta en una red social. Por ejemplo Facebook. No tengas nadie más que gente que conozcas, y úsalo solo para relacionarte con los amigos. O sea, no piques por ejemplo, en el “me gusta” de un diario, porque así te saldrá información del mundo… que seguramente nos pondrá triste… Que en tu Facebook sea sólo para la relación con tus amigos.

2. Entra en las redes sociales, en el e-mail, etc. (incluso si apuro, diré en Internet, podría ser aconsejable incluso no tener Internet en casa, para que sólo podamos conectarnos en un Cyber o similar), sólo una vez o dos a la semana. Si nos han mandado por algún motivo un e-mail… es norma de cortesía que tardemos en responder sobre un par de días o tres, un poco como si se tratase de una carta de puño y letra de siempre. Por supuesto, salvo que esperes un e-mail importante, etc.

3. Y en definitiva… si vemos que, como en mi caso, el abuso de Internet nos causa ese maldito estrés oscuro… es hora de hacer caso a la niña de Liniers… de apagar el ordenado, encendiéndolo como mucho una o dos veces a la semana… y de salir a disfrutar de la naturaleza bajo el reluciente cielo azul del verano. Curiosamente yo apreciaba Internet mucho cuando sólo podía acceder una hora a la semana o dos, en una única sesión. Podía conseguir de Internet todo lo que quería: algún disco que me gustase; algún videojuego; algún artículo sobre “cómo ligar”…, etc. Simplemente, en esa sesión de una hora o dos a la semana, tenía todo lo que quería… lo metía en la memoria, y llegaba a casa feliz, para enchufar la memoria en mi ordenador offline… por supuesto, espero que los lectores de este blog que decidan hacer caso a estos consejos, nos sigan visitando una o dos veces a la semana…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cuidar los ritmos circadianos para salir de la depresión (7)
  • Mi terapia contra la depresión (7)
  • Salir de la depresión (6)
  • Cómo usar la creatividad para mejorar nuestra vida social (6)
  • Cosas que nos hacen subir el ánimo (6)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>