Introvertidos contra extrovertidos. ¿Es malo ser tímido?

Aún recuerdo mi primer día de instituto. Recuerdo que, esperando en la clase a que llegase el tutor que nos había tocado, un chico se puso a intentar hablar conmigo… pero yo no decía más que “si, no, no se”… Y es que, no concebía cómo es posible empezar a hablar con alguien que apenas conozco… alguien que ni se su nombre.

Lo primero de todo, aclarar un concepto básico. Una cosa es ser introvertido, y otra bien distinto es ser fóbico social. La introversión es una de las dos grandes formas que puede adoptar la personalidad humana: unas personas nacen introvertidas y otras nacen extrovertidas. Esto no es necesariamente bueno ni malo. no es malo ser timidoEl problema es que los que nacen con una personalidad introvertida, son los que verdaderamente pueden terminar por caer en esa terrible enfermedad denominada fobia social o timidez extrema. Por lo demás, como digo, no es malo ser tímido, las personas extrovertidas no son mejores que las personas introvertidas. Simplemente son distintas.

Diferencias entre introvertidos y extrovertidos

1. Las personas introvertidas tienen unas estructuras cerebrales distintas de las personas extrovertidas. No necesitan tanto el contacto con otros chicos y chicas, pues su estructura  cerebral hace que estos se motiven más con el arte o simplemente estando solos, viendo una película, o jugando a videojuegos, no tienen la necesidad imperiosa de estar siempre con gente para no aburrirse. En caso de estar demasiado tiempo con gente, las personas introvertidas van a tender a buscar sus momentos de soledad. Esto constantemente causa rechazo entre sus compañeros extrovertidos, que no ven diversión más allá del contacto con otra gente: fiestas, salir con chichas, estar con la pandilla de amigos…

2. Las personas introvertidas suelen tener más dificultad a la hora de entablar relaciones sociales con los demás. Los extravertidos parecen especialistas en hacer nuevos amigos, en ligar,… Pero esta situación se puede invertir a lo largo de la vida de las personas: según se deja atrás la adolescencia y la edad adulta, los introvertidos que hayan aprendido a tratar con los demás (pues los introvertidos no nacen sabiendo tratar con los demás, a diferencia de los extrovertidos, que parece que han nacido titulados en relaciones públicas…) pueden terminar superando en capacidad de trato a las personas de temperamento más extrovertido. Digamos que el cerebro del introvertido es más complejo, pero a cambio necesita un tiempo de maduración superior al del extrovertido. El extravertido da muy buen resultado en cuestiones de sociabilidad a corto y medio plazo (hasta el fin de la adolescencia y principio de la edad adulta) pero suele estancarse ahí, parece que, debido a su menor profundidad de alma con respecto al introvertido, el extrovertido no puede seguir aprendiendo nuevas técnicas para tratar con los demás, o simplemente, no les interesan.

3. Las personas introvertidas no tienen necesariamente más cociente intelectual que las extrovertidas, pero tienen una inteligencia muy distinta. Por ejemplo, para un introvertido el arte es una cuestión de gran importancia, pero para los extrovertidos el arte es, en el mejor de los casos, un entretenimiento que nos relaja un poco de las tareas verdaderamente productivas del día  a día.

4. Hay ciertas diferencias faciales entre las personas introvertidas y las extrovertidas. En las personas introvertidas suelen destacar como rasgos anatómicos faciales más significativos los ojos y la frente, ojos profundos y frente ancha. En las personas extrovertidas, la zona de la nariz para abajo suele llamar más la atención. Es como si la fuerza de los introvertidos estuviese en sus ojos, y la de los extrovertidos en su boca.

5. Ambos necesitan amigos, pareja, familia,… pero las personas introvertidas suelen buscar actividades que les permitan pasar mucho tiempo solos. No nos debe de extrañar que buena parte de la nómina de los mejores científicos, filósofos, escritores,… sean de temperamento introvertido. A cambio, los extrovertidos dan un gran rendimiento en ámbitos donde sea necesaria la interacción con otros, llegando a ser frecuentemente buenos comerciantes o exigentes jefes.

Los extrovertidos no son mejores que los introvertidos

Ser introvertido no es una enfermedad, es simplemente una forma distinta de ser hombre. Si miramos esa nómina de chicos y chicas que nos enamoran… sean famosos de la tele o personas que conocemos, veremos que todos los hombres y mujeres pertenecen a alguno de estos rasgos de personalidad. Se puede decir que hay dos formas de ser mujer y dos formas de ser hombre: en ambos casos, introvertidos y extrovertidos. Normalmente nos suelen gustar más la gente que pertenece a nuestro mismo patrón de comportamiento, pero en los grupos de amigos comúnmente se juntan ambos tipos de hombres.

Ser introvertido no es algo que haya que superar: en caso de que genere una fobia social, lo que hay que superar es esa fobia social, pero ser introvertido es una de las cosas más geniales que le puede pasar a un hombre. Tiene sus desventajas, pero la gran sensibilidad para las artes, el trato amable y más seductor con los demás, la mayor inteligencia social (con la edad) y mayores dotes analíticas del introvertido, o la mayor compresión y sensibilidad a la hora de entender a los demás, convierten al introvertido en toda una joya de la evolución.

Ahora que desterramos para siempre ese mito de que “los tímidos sobran”, nos podríamos preguntar para concluir: “si los introvertidos no son peores que los extrovertidos: ¿son mejores?”. Simplemente todo el mundo es necesario, pero dicho esto también podemos añadir que la vida moderna genera ciertas situaciones que son muy distintas de la vida hace sólo unas décadas, y es cierto que el factor introversión irá ganando peso en la sociedad, con el tiempo todos nos iremos haciendo más tímidos y sensibles, e irónicamente, mejores con el trato con los demás. Exactamente igual que los introvertidos que hemos estado años con fobia social hemos aprendido de la confianza y de la naturalidad en el trato con los demás de los extrovertidos, estos últimos, si quieren no perder el tren de la evolución y del éxito en la vida, deberán aprender a pensar, a sentir, a amar, a apasionarse por todo, a respetar a todo, a amar a todo y a desarrollar sensibilidad hacia todo… desde luego, la única forma de acabar con esta sociedad demasiado extravertida, demasiado espontánea (o sea, chapucera), demasiado intolerante hacia otras culturas, hacia otra forma de nuestra misma cultura, hacia otras formas de vida (los occidentales siempre estamos aniquilando marcianitos en las películas… que alguien se lea “El juego de Ender”). En definitiva, aprender a expresarnos más con los ojos que con la lengua, acabando para siempre con esta hipócrita sociedad, en donde las palabras dicen una cosa y los ojos nos advierten de todo lo contrario.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Diferencias entre los introvertidos y los extrovertidos (6)
  • Diferencias de carácter (6)
  • Hombres y mujeres extrovertidos versus introvertidos (6)
  • Combatir el pesimismo de los tímidos y los introvertidos (6)
  • Tipos de seductores (5)
  • Comments

    • terry dice:

      Cool blog!

    • Nerea dice:

      Tengo 15 años y me considero una persona introvertida como tú. Las personas que dicen algo (porque otros hablan pero no dicen nada) y que saben de la vida siempre me dicen que yo valgo mucho más que mucha gente de mi edad, que soy una niña madura y que con el tiempo se verá quién vale de verdad. Pero yo necesito aceptarme y no sentirme una tonta a la hora de relacionarme con los demás, sobretodo cuando hablan de relaciones con otros chicos, ya que yo física no he tenido ninguna, y me siento muy inferior a ellos, como si fuese la típica inocentona tonta y nada pícara, como si pudiesen reirse de mí sólo por eso. Ojalá el tiempo decida y algún día pueda llegar a ver que lo que vale está dentro de uno mismo y tenemos que saber verlo por nosotros, sin necesidad de buscar la aprobación de los demás. Por cierto, podrías crear una sección de consultas, seguro que así ayudas de forma más concreta a mucha gente (como yo :D jaja)

      • Erik360 Erik360 dice:

        Lo de la sección de consultas ya lo he pensado, de momento podéis escribirme al correo; o bien poner vuestras consultas por facebook (que me parece que es para mayores de edad, así que tienes el correo de momento).
        Lo que dices me impresiona. yo con 15 años no tenía sexualidad, quiero decir, que es típico de personas demasiado extrovertidas meter prisa a los introvertidos en ese asunto. No creo que con 15 años quieras estar con chicos, quiero decir, que para mi hubiese sido un trauma (y soy un tío) estar con una chica a esas edades, porque mi mente no estaba preparada. No cedas a los chantajes, haz lo que tengas ganas pero no hagas cosas por presiones externas. Si corres mucho te perderás muchas cosas, el tiempo a día de hoy va mas lento que en otros tiempos, donde viviamos de media 40 o menos años (hoy se supera los 80).
        Por lo demás… me suena mucho todo lo que dicies. NOs pasa a todos los tímidos-introvertidos. Es cuestión de no hacer mucho caso a los demás. Los introvertidos tienen un ritmo más lento, y eso es algo que no te hará peor que los demás: simplemente aprende a sublimar la diferencia con respecto a tus amigos extrovertidos. En mi caso iba de duro, de tímido, de intelectual,.. ese era mi escudo, simplemente yo me enorgullecía de ser distinto. Tienes que aprender que las relaciones sexuales que hallamos tenido no tiene nada que ver con lo que valemos como personas… La gente que en su día se reía de mi por escaparme de las tías.. con el tiempo me terminó envidiando por mi éxito entre las señoritas. Vamos, que tendrás tiempo para eso, simplemente disfruta de cómo eres; pero a su vez intenta abrirte un poco más a los demás, eso sí, sin perder tu esencia de introvertida… simplemente aprende a fascinar con eso a los demás (yo era muy tímido en clase, pero enamoraba a mis compañeras con mi timidez, con mi rubor, con mi innacesibilidad…)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>