Introvertidos y extrovertidos

introvertidos y extrovertidosEl psiquiatra suizo Carl Gustav Jung clasificaba a los hombres y mujeres con la dicotomía básica y sencilla de introvertidos y extrovertidos. No son mejores los extrovertidos que los introvertidos… De echo, no son tan distintos. Tanto es así, que un introvertido puede terminar comportándose como una persona extrovertida; y un extrovertido puede terminar comportándose como una persona introvertida… De echo, yo, antes tímido, he tenido problemas para intentar convencer a alguno de mis amigos de que he sido un fóbico social. Según alguno de ellos, “me paso de extrovertido”… De cualquier forma, los extrovertidos no tienen mucho interés en “imitar” a las personas introvertidas. Y es que, ser extrovertido es una gran ventaja: ligan más; tienen más posibilidades de tener trabajo; tienen mejores relaciones sociales; tienen mejor salud; son más felices; no sufren en la vida; no les preocupa los rechazos que puedan sufrir… Pero los extrovertidos también pueden imitar en algo a los introvertidos: si aprenden a actuar un poco menos por instinto, y a pensar un poco más, esto les reportará a su vida social ese elemento de inteligencia que les hará llegar aún más lejos, con su extroversión y su estrenada capacidad de raciocinio… En definitiva, que tenemos que aprender los unos de los otros: los introvertidos tienen que aprender ese actuar despreocupado de los extrovertidos, ese no importar lo que piensen los demás de nosotros, esa espontaneidad a la hora de hablar con todo el mundo como si ya los conociésemos, ese movernos más y no estar tan parados, ese improvisar… Y los extrovertidos pueden aprender de los introvertidos a usar su inteligencia para sacar el mayor partido posible a su vida social, a ser un poco más reflexivos, a comprender a los demás, a tener mejores conversaciones, a ser un poco más misteriosos, a ser un poco más pensativos… De la mezcla de estos dos factores, el introvertido y el extrovertido, podremos llevar a nuestra visa social, e incluso laboral, a sus cumbres más elevadas.

La timidez de los hombres

Podríamos hacer un experimento. Imaginaríamos el prototipo de humano más extrovertido posible, más social, con menos miedo al ridículo, y valoraríamos la extroversión de este prototipo en una escala de 100. Por tanto, 100 es lo más extrovertido que se puede ser, y nuestro humano imaginado, por supuesto, llega a ese 100 de extrovertido. Este humano prototipo de extrovertido habla con todo el mundo, no quiere estar solo nunca, sale incluso sólo de fiesta porque ya es como si conociese a todo el mundo, ni siquiera se molesta en presentarse a la gente, simplemente se pone a hablar con ella sin más, como si los conociese de toda la vida…

Ahora imaginemos que calculamos el nivel de extroversión de las mujeres sobre esta escala de máximo de extroversión = 100. Si calculamos el nivel de extroversión de todas las mujeres del mundo, sacarán en esa escala de media un 75 de 100. Las mujeres son de media muy extrovertidas, aunque aparenten ser tímidas y ruborizarse, lo cierto es que no suelen tener problemas para socializar. Están más a gusto con desconocidos, hacen antes amigos, no están tan a disgusto entre extraños…

Si cogemos ahora y hallamos el nivel de extroversión medio de todos los hombres de la tierra, nos encontraríamos que los hombres llegan en la escala de 100 sólo a 50. Los hombres son de media más tímidos que las mujeres. Está un poco en ese carácter varonil, ser más tímido, tener más miedo a hablar con los demás… tener más miedo al rechazo.

Cuando yo hice el test de introversión-extroversión hace uno años aproximadamente, saqué en la escala 25 de 100… O lo que es lo mismo, era el doble de tímido que un hombre normal, y el triple de tímido que una mujer normal. Un año después, llego en esa escala hasta cerca de un 90 por ciento. Me atrevería incluso a ser comercial a puerta fría. (he sido comercial durante una semana, pero vendía por tiendas…) Y esto es una de las cosas más interesantes respecto del factor introversión-extroversión: podemos mejorar, si somos muy tímidos, es relativamente fácil dejar de serlo… Yo llevo 6 meses saliendo de casa, antes nunca salía… no me atrevía… Y los resultados son cada día mejores. En la discoteca abro grupos de hasta 20 personas, yo sólo… Y me meto en el grupo, como si fuese un más… Los extrovertidos actúan así, no piensan tanto, si tienen ganas de estar con alguien, pues van con ellos… ni siguiera se presentan… Llegan, preguntan cualquier cosa, y se quedan ahí como si conociesen a esa gente de toda la vida…

Aprender los unos de los otros

Por supuesto, los extrovertidos también tienen que aprender algo de los introvertidos, a pensar, a razonar un poco más… Si aprenden esto, será una gran ventaja para ellos en su vida diaria… En el fondo, a las mujeres les gustan los hombres más o menos de la misma forma: comprensivos a la vez que decididos… Y a los hombres también nos gustan las mujeres así… O lo que es lo mismo, la cualidad de los introvertidos (comprensión); unida a la cualidad de los extrovertidos (decisión). Por tanto, no gustan más a las mujeres los extrovertidos que los introvertidos… Si no una mezcla de ambos… Ellas son muy extrovertidas, pero a su vez muy sensibles… por eso quieren hombres que sean como ellas… pues son un poco a su vez introvertidas y extrovertidas… Esto es difícil de entender, pero es más fácil de ponerlo en práctica…

Los extrovertidos aprendiendo de los introvertidos

Si eres hombre o mujer extrovertido, pues para mejorar como persona y llevar tu personalidad a su máxima expresión, nada mejor que aprender de los introvertidos esa sensibilidad para comprender a los demás; ese pensar un poco antes de actuar; ese comprender las cosas en vez de dedicarse a recriminar las acciones de los demás; ese ser un poco más profundos, un poco más pensativos, sobre la vida, sobre el destino del hombre, sobre el amor…; ese tener más inquietudes intelectuales, en los temas que nos gusten, por ejemplo, la mecánica de los helicópteros… o las plantas de las selvas del mundo. Lo que sea, pero es cuestión de pensar un poco más. Por supuesto, a la vez que mantenemos esa garra de extrovertido, ese espíritu felino que nos lleva a actuar un poco temerariamente, pero esto gusta, ese aire de fuerza, de seguridad… encandila a los demás…

Los introvertidos aprendiendo de los extrovertidos

Y si eres un hombre o mujer introvertido, nada mejor pensar un poco menos, pero OJO, sólo en tus relaciones sociales. Si te gusta una chica o chico, pues ve a por ella; si al llegar al objetivo te rechaza y se burla de ti, pues actúa como si nada (ojo, no te rías) date la vuelta como si no hubiese pasado nada, y cuando llegues de vuelta a tus amigos que se descojonan de ti, actúa con ese aire de seguridad típico de los extrovertidos… Y es que los extrovertidos tienen esa tremenda capacidad para salir fortalecidos de sus rechazos… Por eso parece que no los rechazan, porque hasta cuando los rechazan, parece que salen ganando (recordemos aquí mi artículo Cómo superar el temor al rechazo). Improvisa un poco, se un poco más alocado. Si estás en una discoteca con tus amigos y te entran ganas de ir a otro sitio… coge y sal de la disco sin decir nada… y ve a ese sitio que te gusta sólo… Tus amigos terminarán pensando de ti que eres un poco impulsivo y alocado… Simplemente sorprende todo el rato, termina ya con tus aburridas rutinas de introvertido… el extrovertido no se está quieto, siempre está haciendo algo nuevo: entrando a una chica en la discoteca; hablando con un tipo que no conocía de nada pero que resulta que tenía cara de ser interesante; yéndose sólo a la pista de la disco a bailar, abandonando temporalmente a sus amigos; y sobre todo, no preocupándose de los rechazos… Los extrovertidos son frecuentemente rechazados… pero eso les hace aún más guais… pues al asumirlo sin complejos, los demás terminan teniendo de ellos una opinión algo así como “valla cojones tiene…”

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cinco símbolos que te ayudarán a mejorar tu vida social (8)
  • La timidez, los introvertidos, la fobia social y la inteligencia emocional (7)
  • La paradoja de las personas con timidez 2 (símbolos del miedo) (6)
  • Como pasé de tímido a sociable (6)
  • Cómo ser más decidido (6)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>