Juegos y posturas sexuales

La sexualidad humana sigue siendo una parte importante en la vida de los individuos. Tener una vida amorosa y sexualmente satisfactoria es una parte fundamental de los hombres y mujeres para ser feliz. Las relaciones sexuales entre un hombre y una mujer (u entre dos hombres y dos mujeres… u entre tres hombres y tres mujeres… o entre un hombre y dos mujeres,…) suelen volverse un poco monótonas con el tiempo. Para ello, nada mejor que aprender a jugar al juego de la sexualidad. Los límites sólo los pone la imaginación. Por supuesto, en una sociedad en donde se intenta poner trabas a la imaginación, como en la nuestra, no es raro que la gente termine cayendo en la monotonía más absoluta en su vida amorosa y sexual. Pero ante esas trabas en contra de la imaginación y de la creatividad, nada mejor que imaginar cómo podríamos hacer nuestra vida amorosa y sexual más satisfactoria. En este artículo, juegos y posturas sexuales.

La hipocresía y la sexualidad

En los programas de la televisión no se nos deja de advertir cuando hay escenas explicitas de sexo o contenido sexual en general, que ese espacio concreto de televisión es para mayores de 18 años. Yo he tenido ciertos tiras y aflojas conmigo mismo respecto a ese tema. Y sobre todo, respecto a si en este blog se debería de advertir que parte del contenido trata sobre sexo explícito.

Acabo de ver un documental… también en la tele. El documental por supuesto, en la 2, iba sobre teatro. Trataba sobre una representación en donde el tema de la obra era la sexualidad. Concretamente, la amputación de la sexualidad en algunas sociedades tradicionalistas. Se daba un dato escalofriante: el 90% de las mujeree egipcias, por ejemplo, ha sufrido la ablación del clítoris. A las mujeres, la ablación del clítoris les puede arruinar para siempre cualquier tipo de conato de disfrutar de su sexualidad. De echo, ese es el objetivo de la ablación del clítoris: arruinar el placer de la mujer en las relaciones sexuales, para que así, el hombre, semipropietario de esa mujer, pueda estar completamente seguro que su mujer no le pondrá los cuernos con otros…

Además, la ablación del clítoris puede desencadenar dolores de por vida en la mujer, que la arruinen un poco más la vida. Con todo, creo que cualquier persona mínimamente inteligente es capaz de darse cuenta sin problemas que esos periodistas tan simpáticos, que siempre advierten de que en su puto programa, o en otro cualquiera, hay sexo explicito, pues eso, que nos advierten de que ese espacio es para mayores de 18 años, no nos advierten que millones de mujeres en todo el mundo siguen siendo amputadas en sus genitales, con el terible dolor que produce, y las terribles secuelas, no nos advierten que el 90% de las mujeres egipcias han sufrido ablación del clítoris, y no nos advierten que, el 10% restantes de las mujeres egipcias, normalmente pertenecen a clases altas, que son precisamente las que controlan los medios de comunicación masivos. Este blog no es para mayores de 18 años, porque si una niña de 4 años, por casualidad, entra en este blog, podrá empezar a comprender que la hipocresía de la sociedad tiene un importante núcleo en la cultura sexual de una determinada nación. Tanto la visión del sexo, como la información sobre la sexualidad humana, no tienen ninguna capacidad de “degenerar” a esa posible niña de 4 años que quizás halla encontrado mi blog. A cambio, esa niña, sabrá que sólo porque ha habido hombres radicales, hombres profundos, hombres sin miedo, ella tendrá una vida sexual cuando llegue a la adolescencia, completamente garantizada, con el clítoris en su sitio.

Un juego sexual con posturas sexuales

Y para poder disfrutar de esa sexualidad que los ricos hijos de puta pretenden sólo para sí mismos, nada mejor que proponer un interesante juego sexual.

La imagen que ilustra el artículo me la he encontrado en el Facebook de Naxo. No pongo la URL, porque, 1. casi seguro que la imagen no es de su propiedad; 2. se de buena mano que ese Naxos es un degenerado como otro cualquiera, y que ha usado prácticas en su blog (lo de su famoso foro…) completamente inmorales. Pero la imagen es muy provocadora…

La imagen está compuesta por 12 posturas sexuales. Cada postura corresponde a una hora, como hay 12 horas, pues 12 posturas… Creo que la imagen sugiere algo así como “habría que practicar sexo a todas horas, a cada hora, una postura distinta”…juegos y prácticas sexuales Creo que se terminaría volviendo muy cansado esta idea… Por eso, yo propongo otra más provocadora, otro de mis juegos sexuales. En el juego, hay dos o más oponentes. Y al final del juego, unos ganan y otros pierden… aunque es verdad que ha veces nos gusta perder casi a posta…

Lo cierto es que hay muchas más posturas sexuales y prácticas sexuales que las 11 realmente que nos proponen en el reloj (porque cogerse de la mano, la postura de las 12, no se suele considerar como una práctica y una postura sexual…) Pero en este artículo nos ceñiremos a nuestro reloj… Ya hablaremos de otros juegos con otras prácticas en otros artículos.

De todas formas, las 11 prácticas están muy bien elegidas… son las prácticas más habituales, y son una buena representación de la sexualidad humana. Si nos damos cuenta, hay prácticas que darían más placer al hombre; y otras que darían más placer a la mujer. Por no decir que hay prácticas que alguna mujer se negaría en rotundo a realizar… Pero algunos hombres tampoco les hace demasiada gracia el famoso “cunilingus”, o sea, chupar los genitales femeninos… Por eso, para evitar discusiones sobre que práctica sexual adoptar… nada mejor que jugar.

Pues nuestro reloj tiene 11 posibles prácticas sexuales… Y nosotros podemos tener dos dados. Sabido es que cada dado tiene seis caras. Y en total, tirando dos dados a la vez, si sumamos el valor de las caras que salgan en el dado, podemos alcanzar una cifra que oscilaría entre una orquilla de 2 (1 y 1); y de 12 (dos 6). Con estos dos dados, nos evitamos tener que estar a todas horas dándole que te pego… el sexo se puede volver aburrido en exceso, pero en defecto… uno llega a desesperarse por un poco…

Por tanto, cada postura de nuestro reloj quedaría asignada al número de su hora. Cuando vallamos a hacer el amor con nuestra pareja… sacaremos los dos dados… y el azar decidirá qué práctica de las 11 es la que toca ese día… Así, el hombre puede tener unas posturas y práctica preferidas; y la mujer otras distintas… Por eso es un juego: alguien gana y alguien pierde. Es puro azar, pero el azar sin nada más ya es juego…

Un último apunte

Esta es una práctica genial y emocionante… Pero hay que ser un poco traviesos… Por ejemplo, estamos en el salón con nuestra pareja… Ella no sabe nada de esto… y de repente, le enseñamos una impresión de la foto que he ilustra el artículo… Ella se quejará de que “no se puede practicar sexo a todas las horas”… Y a continuación, como que no quiere la cosa, sacaremos los dados que teníamos escondidos… Ella se empezará a inquietar, sospechará ya que somos chicos muy traviesos… Ella se quejará de que las posturas no tiene número asignado… pero enseguida la haremos ver que cada postura tiene el número de su hora, y que al tirar los dados, asignará irremediablemente una postura del reloj (por supuesto, tenemos que hacer una pequeña variación, la postura de arriba del todo, será la 1… pues si no no nos coincide…) Una vez que ya hemos solucionado todas las objeciones de nuestra pareja respecto al juego que poco a poco, y provocativamente, la hemos ido proponiendo (la vida es juego, y el juego, es algo muy complejo… y sexy), como que no quiere la cosa… la ofreceremos los dados para que sea ella quien ponga en funcionamiento el mecanismo del azar. Quizás nuestra pareja se piense un poco el tirar los dados… y es que, ese momento sostenido de incertidumbre, hasta que al fin, se decide a coger los dados y a tirarlos sobre la mesa… esos momentos de espera, son a veces más placenteros que la propia actividad sexual… La chica, quizás, nos devuelva el que hayamos jugado con ella… el que hallamos sido traviesos con ella, siendo ella misma traviesa… Quizás nos haga esperar varios interminables minutos, hasta que al fin, se decide a tirar los dados… y ante una expectación que hace que casi se nos salga el corazón de su sitio, al final, una vez que los dados se paran del todo… vemos que ha salido un…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • El sexo y el placer (4)
  • Juegos sexuales (4)
  • Sexo con amor o sexo sin amor (4)
  • Prácticas sexuales (4)
  • El placer de la sexualidad humana (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>