La confianza y la libertad como clave del bienestar

La confianza y la libertad como clave del bienestarComúnmente nuestros procesos vitales están insertos en ese algo más grande y que lo abarca todo que es la sociedad. Como decían las feministas

lo privado es público

La frase del feminismo es genial, y en realidad quería decir que nuestras vidas individuales dentro de nuestras familias, están condicionadas por lo que pasa en la política y lo que pasa en las altas instancias nacionales e internacionales. El falaz neoliberalismo (heredero del feudalismo) siempre está intentando convencernos de que lo que pasa en nuestra casa es exclusivamente asunto nuestro: los hombres son átomos individualizados unos de otros. Con esto, el neoliberalismo intenta esconder su propias ansias de esclavizar a las clases medias y bajas y ponerlas al servicio de las clases altas. Si los media convencen al pueblo que por ejemplo, todo depende de ellos para tener o no tener éxito en la vida (El Secreto), entonces ya se pueden quitar las becas, la sanidad pública, la igualdad de oportunidades, pueden volver los enchufes, pude volver en definitiva, el sistema caciquil de borregos enchuchados que nosotros heredemos del franquismo. Al fin y al cabo, si cada uno es exclusivamente responsable de su vida, no hay lugar para que nadie se meta en política, pues eso sería casi como si nos metiésemos en la vida de los demás. La actual crisis de hecho, ha sido creada en gran parte por lo que podemos llamar “la muerte de la política”. La política no ha existido durante décadas enteras, hemos sido borregos guiados por la farándula de la telebasura y por los informativos manipulados y con ideologías neoliberales. En definitiva: nuestro bienestar depende muy fundamentalmente de vivir en un país democrático. Las personas que viven en países democráticos, igualitaristas, con igualdad de oportunidades, y sin corrupción, son de media más felices que las personas que viven en dictaduras y países de regimenes políticos degenerados. Por tanto vemos lo que querían decir las feministas: si el estado no emprende políticas para proteger a las mujeres, estas seguirán siendo maltratadas, humilladas, explotadas… El feminismo sólo pudo surgir de las cenizas de una Europa que había sido machacada hasta su osamenta por un tal Napoleón Bonaparte. Si Napoleón no hubiese incendiado Europa hasta hacer temblar los cimientos del Antiguo Régimen, los sacerdotes, los nobles, los caciques… nunca hubiesen consentido que las mujeres se revelasen: las mujeres se pudieron revelar porque sus maridos habían sido previamente masacrados en las guerras que inundaron toda Europa. Ellas también querían libertad, y por primera vez en su historia, las mujeres obtuvieron algo más que derechos: obtuvieron conciencia de ser mujeres, y sobre todo, conciencia de que eran explotadas y que vivían peor que los hombres. Las mujeres aprendieron a tener orgullo, aprendieron a tener cada vez más confianza en ellas mismas. y eso mejoró sus grados de felicidad como nunca. Al fin y al cabo, las mujeres explotadas que hay hoy fuera de occidente a veces simplemente creen que las cosas son así, y que los hombres tienen el derecho a explotarlas y a tratarlas mal. Al fin y al cabo, si siempre ha sido así es que eso es algo “natural”. En este artículo, la confianza y la libertad como clave del bienestar.

Dos grandes sistemas políticos

De todo lo dicho en la larga introducción podemos deducir que hay dos grande sistemas sociales, que se están a día de hoy sucediendo el uno al otro, como si dijésemos que el uno está revelando al otro:

1. El sistema patriarcal, en donde se asciende por enchufe o por pertenecer a las “clases elevadas”. No se premia el talento, ni la inteligencia, ni el saber estar, ni la belleza: se premia el haber heredado una posición de los padres, por lo que una persona que nazca terrateniente, morirá terrateniente; y una persona que nazca obrero, morirá obrero. De este modo es común que personas sin inteligencia ocupen altos cargos políticos, y desde ahí con su bota apisotonan al pueblo hasta que este termina por ser moldeado a base de hostias y hasta estar muy al gusto del alto clero, de la alta nobleza-burguesía, o de los crueles terratenientes. Libertad para unos pocos a costa de esclavizar a la mayoría.

2. El sistema liberal, en donde se establece que cada uno debe de llegar tan alto en la vida como altas sean sus capacidades. Se da mas importancia a la personalidad, a la libertad, a la independencia, a la inteligencia, al conocimiento,… Y combate el sistema de castas que se estableció en Europa desde la caída del Imperio Romano y antes incluso, en donde los pobres morirían pobres; y los ricos morirían ricos. Este sistema combate la corrupción, el caciqusimo, el pucherazo, la manipulación informativa… y pretende establecer una sociedad igualitaria, no al modo comunista en donde todos tienen lo mismo independientemente de sus talentos: más bien se admiten diferencias, pero que deben de ser fruto exclusivo del mayor o menor talento, y de la mayor o menor capacidad para trabajar que tengan los distintos individuos.

En España heredamos el sistema patriarcal del franquismo, en donde como todo sabemos, los peores “vagos y maleantes” se dedicaban a ser corruptos políticos, avaros “consejeros”, o vengativos jefes de estado.

Familias distintas según el sistema político

Y precisamente la división entre sistema patriarcal y sistema liberal es fundamental en nuestro bienestar: las persona son más felices siendo libres, viviendo no sólo en un estado liberal; si no en una familia liberal. Pues la distinción entre patriarcal y liberal se da también en el seno de las familias:

-Hay familia patriarcales, donde el padre manda como un déspota tirano al modo en que Franco gobernó España, a base de hostias y miedo; en donde no se respeta el espacio de cada cual; en donde no hay ningún tipo de abertura a nada intelectual o emotivo; en donde las posiciones de dominio y sumisión de unos sobre otros son claras y crueles, causando esto un gran pesar y falta de felicidad de las personas sometidas por sus propios familiares.

-Hay familias liberales, en donde se respeta los derechos de todos los miembros; en donde no hay un dominio de unos miembros de la familia sobre otros, aunque sí pueda haber estatus distintos; donde cada uno tiene su espacio y se le respeta; en donde se razona a la hora de solucionar los conflictos, y no se recurre a la violencia de los miembros más fuertes sobre los más débiles.

Tener confianza en nosotros mismos para ser felices

Por supuesto que la moraleja de todo lo que contamos es que sólo en un entorno liberal, en una familia liberal, y en una vida liberal, nosotros podemos ser felices. Por supuesto que hay gente que ha sido muy feliz aniquilando a su propio pueblo, robando en el nombre de la patria, gobernando al servicio de unos pocos… Son los caciques que hemos tenido que soportar hasta hace poco (aún hoy me temo). Pero esa no se nos hace una manera legítima de ser felices: en cambio, sí es una manera legítima de ser felices ser hombres y mujeres independientes, con nuestros derechos que a su vez requieren deberes, con nuestra propia libertad, con nuestro propio espacio, y claro, con todo esto, al final podemos terminar por ser personas, hombres y mujeres, con una alta autoestima y con un alto orgullo de ser nosotros mismos. La libertad da más felicidad que millones de euros enteritos para nosotros. La autoestima es ser consientes de nuestra propia libertad, ser conscientes de que somos ciudadanos respetados y que respetan, ser conscientes que tenemos nuestro propio espacio en donde podemos tomar nuestras propias decisiones..

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • La clave de la felicidad: estar a gusto en tu casa (4)
  • Personas paranoicas versus personas sociales (4)
  • La importancia del entorno familiar (4)
  • Mi vida es una mierda (3)
  • Cómo alcanzar el éxito económico (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>