La constancia como clave del éxito

El éxito es una palabra que solemos aplicar a distintos aspectos de nuestra vida, por ejemplo:

-Éxito en el amor

-Éxito dentro de una relación

-Éxito económico y profesional

-Éxito a la hora de aprender un lenguaje de programación

-Éxito a la hora de mejorar como personas…

La palabra éxito, como vemos, puede envolver buena parte de nuestra vida. Precisamente porque todos aspiramos a tener una vida exitosa y con éxito en estos aspectos que hemos mencionado y en otros similares.La constancia como clave del éxito Pero el éxito no llega por desearlo, o por cambiar hacia una mentalidad “de la abundancia” (típica estupidez de la autoayuda “made in USA”…), o cosas así. El éxito es una mezcla entre hacer un buen trabajo; y ser constante y perseverante en la realización de ese buen trabajo. Son dos cosas, que son tan importantes que las resaltamos a continuación:

-Hacer un buen trabajo (implica saber qué camino tenemos que empezar a recorrer, porque elegir un camino equivocado puede traernos trágicas consecuencias. No es fácil saber el camino que tenemos que elegir y muchos erremos en el pasado y pagamos las consecuencias durante mucho tiempo. Y no es fácil porque solemos tardar en madurar, y al no tener a otras personas más maduras que nos ayuden, pues comúnmente equivocamos el camino).

-Ser constante y perseverante en la realización de ese buen trabajo (una vez que hemos elegido más o menos algo adecuado, tenemos que mantener ese camino durante un tiempo para conseguir avanzar por el mismo, pues para poco sirve elegir un buen camino si luego no le dedicas un esfuerzo a profundizar y recorrer un buen trozo de ese camino).

Precisamente, este segundo punto, la constancia, es fundamental a la hora de alcanzar un éxito en distintos aspectos de nuestra vida. En este artículo, la constancia como clave del éxito.

La engaños de la mente producen la inconstancia

Lo reconozco: yo a veces soy muy dejado. No soy vago, más que eso soy “distraído”. Además, yo muchas veces tampoco he tenido nada claro el camino que hay que elegir (como todos). Y esa confusión de camino me desmotivaba, porque al no creer al 100% en lo que hacía, pues comúnmente la pereza y la desgana se adueña de ti y te impide avanzar. A veces es mejor hacer algo aunque no estemos completamente seguros de que es ese el camión adecuado para nuestra vida, que no hacer nada y dejar pasar el tiempo en valde. Y es que de los errores también se aprende y se aprende mucho. Aunque no hay que profundizar en nuestros propios errores, y debemos de rectificarlos tan pronto como nos damos cuenta de su existencia.

Pero precisamente mi “dejadez” me ha hecho darme cuenta de que yo cuando quiero y cuando trabajo con constancia, puedo hacer cosas muy dignas e interesantes. Por ejemplo, yo me quejo de que estoy en el paro… pero me he dado cuenta que estoy haciendo muy poco para buscar trabajo… De media no le debo de haber dedicado ni cinco minutos en todo este tiempo que ha pasado desde que dejé de estudiar y me puse a buscar trabajo. ¿Cómo es posible que alguien que le dedica cinco minutos al día a buscar trabajo se queje de que no encuentre trabajo?

Pero es que yo tengo mi excusa: dicen por la tele que no hay trabajo, que no merece la pena ni buscar, que “la cosa está muy mal”… Pero yo hace tiempo que me he dado cuenta que cuanto menos caso le hagamos a lo que dicen por la tele mejor. Y de hecho… cuando yo me pongo las pilas y en vez de dedicarle 5 minutos al día a buscar trabajo le dedico las 2 horas que son recomendadas, entonces empiezo a sacar alguna entrevista, algún interés de alguna empresa… Llevo una semana dedicándole 2 horas al día a buscar trabajo. Veremos cuanto tardo realmente en encontrarlo ahora que le estoy aplicando el secreto de la constancia a ese ámbito de  mi vida (laboral) en el que yo quiero tener un éxito.

Vemos que nuestra propia mente nos la juega y no somos constantes a la hora de conseguir un éxito que buscamos. Y es que mi mente pensaba “jo, tanto parado, tanta competencia… y ¿por qué me van a coger a mí en vez de a otro…?” Ese es más o menos el argumento que sale por la tele… Pero claro, si le damos la vuelta a este argumento, y pensamos que en la lucha por un puesto de trabajo hay que descontar a los que no son muy productivos, a los que tienen baja formación, a los que tienen poca inteligencia, a los que son muy malos para cualquier trabajo, a los que quieren un trabajo en el que se “trabaje poco”, a los que no están dispuestos a obedecer órdenes, a los pesados que no hay quien los aguante, a los que son directamente unos improductivos, a los que son menos simpáticos, menos trabajadores, menos inteligentes y menos formados que yo… vemos cómo con esta nueva perspectiva empezamos a ver las cosas de forma muy distinta. Precisamente el gran enemigo a la hora de tener éxito en un aspecto de nuestra vida, son estas perspectivas erróneas que nos fastidian la constancia. Un poco como el pianista novato que abandona el piano porque le han dicho que tiene que estar muchos años para aprender a tocar, y el se frustra y lo deja… Pero con un poquito de constancia, el pianista hubiese conseguido alcanzar un buen nivel de piano en un tiempo que casi hubiese pasado volando… Pero la mente traiciona y nos fastidia la constancia.

Consejos para alcanzar el éxito mediante la constancia

Para terminar, vamos a dar unos pequeños consejos que nos ayudarán a ser constantes en nuestros proyectos en distintos ámbitos de la vida, para así conseguir muchos y variados éxitos. Y es que… muchas veces fracasamos por dejadez. ¿Cuantos de vosotros os ponéis como proyecto para el nuevo año aprender inglés, o aprender a tocar el piano, o aprender informática… y lo dejáis en dos o tres días, volviendo a recuperar el “buen deseo” en el año próximo? Seguro que muchos. Entonces ¿cómo hacemos para que no nos pase esto y que la falta de constancia no nos fastidie el futuro éxito? La clave es ir día a día, sin pensar más que en lo que hemos hecho en el día. Y al final del día hacer balance, un día tras otro, y ver si hemos cumplido los objetivos de ese día o no. No hay que hacer balance del mes, ni del año, ni de la década.. Sólo del día a día. Olvidándonos de todo lo demás. Se trata simplemente de dar cada día un pequeño paso, que controlaremos con el balance diario del que hemos hablado. Terminamos con unos ejemplos que nos ayudarán a tener éxito en algunos ámbitos concretos de nuestra vida.

1. Encontrar trabajo. Pues ya hemos hablado de ello. Se trata de dedicarle todos los días 2 horas a la búsqueda activa (por Internet y por el mundo real) de trabajo, rastreando ofertas, rehaciendo currículums, haciendo perfiles y metiendo candidaturas en páginas de búsqueda de trabajo… Recordemos hacer balance al final de cada día (o sea, una especie de “auditoria interna de tiempo”…) para ver si realmente vamos dando este paso cada día que nos ayudará a andar el caminito que es el encontrar un empleo.

2. Encontrar novia. Pues lo mismo que antes, aunque ahora no se trata de que nos pongamos a dar currículums a todas las tías buenas (o tíos buenos…) que nos encontremos por la calle… Pero sí hay que tener la constancia de por ejemplo, intentar conocer todos los días a una chica (o chico) nueva, de distintas formas; y la constancia de intentar profundizar en esas relaciones con esas ahora conocidas para que así pueda surgir algo entre ellas y nosotros. El método para intentar conocer a esta chica diaria puede ser muy variado: páginas de Internet, actividades, hablar con nuestras vecinas… ¿Os imagináis la de posibilidades que tendremos de encontrar pareja si cada día le dedicamos el esfuerzo requerido para conocer a una nueva persona? Muchas, encontraremos pareja de media en dos semanas…

3. Aprender sociabilidad, inglés, informática… Pues se trata de dedicarle una hora al día o dos horas, a aprender esa disciplina que llevamos tanto tiempo deseando de aprender, pero que debido a la pereza y a los engaños de la mente de los que ya hemos hablado, vamos posponiendo y nunca empezamos, o si empezamos, abandonamos al poco tiempo sin apenas haber avanzado.

4. Mejorar la relación de pareja en la que estamos. Lo mismo, dedicarle una hora al día, todos los días, a leer blogs como este en su categoría de “amor” y de “familia y hogar”; y luego aplicarnos el cuento y aplicar lo aprendido a la relación para así aprender a seducir mejor a nuestra pareja y a sacarle todo el partido a una relación de pareja.

5. Ponernos en forma, dejar de fumar, mejorar laboralmente, aprender a reparar ordenadores, aprender húngaro, mejorar nuestras habilidades de conducción, superar la depresión o la fobia social, aprender literatura clásica… Hay muchas cosas, el método siempre es el expuesto: ir paso a paso, un día un paso. Y para controlarnos y que no dejemos de andar, al final del día hacer una “auditoria” para ver si hemos dado el paso que nos tocaba dar en ese día.

Y LO MÁS IMPORTANTE:

¡no hay excusa! Un día un paso, otro día otro paso, llueva, nieve, tengas ganas o no tengas ganas…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Propósitos y proyectos para el nuevo año (6)
  • Mediados de septiembre: nuevo curso o vuelta al trabajo (6)
  • El fracaso no es fracasar, si no dejar de intentarlo (6)
  • La clave del éxito en nuestras ambiciones (5)
  • Cómo tener éxito económico en la vida (5)
  • Comments

    • Anibal dice:

      Excelente artículo Erik360.
      Podrías profundizar en el tema aconsejando sobre metodología y disciplina.

      Saludos desde América del Sur.

      • Erik360 Erik360 dice:

        Gracias Anibal. Profundizaremos en estas cuestiones en posteriores artículos. De momento puedes echarle un vistazo a los artículos de la categoría de “éxito” en donde profundizamos más en esta temática, metodología, uso del tiempo, actitudes vitales, mentalidad… Saludos.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>