La cultura del aprender

La cultura del aprenderHe tenido problemas con el ordenador, por eso llevo un tiempo con una publicación poco constante e irregular, y rara… Mi ordenador se estropeó (a pesar de tener 8 meses) al instalar una actualización del nuevo Windows 8… Además, he estado en los últimos días asistiendo a un curso en la cercana ciudad de Valladolid (centro-norte de España). Ya he recuperado el ordenador…. es curioso que en este algo más de un mes sin ordenador he aprendido muchas cosas… en solo un mes. Y en estos más de dos años desde que empecé a salir con gente, a tener de nuevo amigos, a empezar a coquetear con mujeres… he aprendido muchas cosas más. Ahora mismo es como estar asistiendo a una especie de “despertar”. Ya Buda asistió a su peculiar despertar, yo no pretendo compararme con Buda… de hecho he recordado muchas cosas, cosas que yo ya sabía de alguna forma y que ahora me vienen a la cabeza, y entre esas cosas, está la cosa de que yo siempre odié destacarme, tanto por encima como por abajo… y para más hostias, la historia de mi vida es un constante destacarme o bien por encima o bien por abajo… Pero yo siempre pretendí pasar bastante desapercibido, pero no tanto como para no poder tener amigos, familia, novias… También es cierto que a veces intenté destacarme por encima, pretendiendo luchar por llegar a ser algo en algún aspecto concreto del conocimiento; o destacar por abajo, llegando incluso a pensar en algún tramo de mi vida en meterme a cura o a fraile… Ambas cosas las he descartado, y he recordado lo que decía Aristóteles de que “la virtud es el término medio entre dos extremos”. Ahora mi objetivo en la vida es ser feliz. Pero no me refiero a una felicidad hedonista en el sentido de comer mucho, de no tener ni querer problemas, de estar siempre de fiesta… Si no más bien a una felicidad también aristotélica, equilibrada, y basada en el concepto de virtud y de creer que la felicidad está en alcanzar determinadas virtudes y formas de vida, que están siempre en el equilibrio entre dos extremos.

Este blog no sólo está ayudando a mucha gente con problemas de sociabilidad, de depresión, de parejas, de amores… La persona a la que más está ayudando este blog es a mí mismo. He aprendido a expresarme, a perderle el miedo a lo que piensen de mi los demás, he aprendido a conversar mejor, he aprendido cosas de amor y de sociabilidad… ¡En el fondo yo he escrito este blog para aprender yo…! Y es ahora cuando me doy cuenta de que yo, aunque me sabía todo de Aristóteles, de Newton, de matemáticas, de literatura… en el fondo, hasta hace poco más de dos años, aún era un completo adobe (término muy usado en mi pueblo, y que no se refiere a una famosa compañía de software, si no a que eres un tío de lo más capullo…) y un absoluto analfabeto en cuestiones sociales y sentimentales… En estos dos años me han pasado muchas cosas. Si convirtiese este blog en un blog personal en donde contase las cosas que me pasan, en no mucho tiempo este sería el blog más visitado de Internet… Pero yo no puedo contar todo lo que me pasa… puedo contar algo. Si cuento más la gente con la que me cruzo en mi camino se pensará que soy un espía que todo lo airea y que no soy de fiar… Precisamente en esta semana, en el curso, me he cruzado con personas espectaculares… entre otras, otro amor frustrado… (ya tenía novio aunque yo la gusté… hay que joderse…). De cualquier forma mi silencio no se debe de interpretar como que no tengo nada que contar: más bien se debe de interpretar como que tengo muchas cosas que callar.

Vivimos tiempos extraños. Son crueles para unos; pero para la mayoría, son tiempos de oportunidades. El hombre es el persecutor de las oportunidades, las perseguimos allí donde estén… aunque a veces pretendemos atraer las oportunidades hasta donde estamos nosotros. Son tiempos extraños, sobre todo por eso de la diversificación de la información, de Internet, de las redes sociales, de los blogs, de Youtube, de los Smartphone, del WhatsApp... Estos nuevos tiempos sustituyen un poco a la dictadura de la televisión… manipuladora, genocida, embustera, traicionera, esperpéntica, estúpida… salvo que veas la 2 claro está… y alguna buena serie, alguna buena película… Por lo demás, hoy por error he visto diez segundos del inicio de un telediario de Antena 3 ¿Cual creéis que era la noticia de introducción? ¿El desfalco inmobiliario de España? ¿El robo que se ha producido desde los poderes financieros? ¿La destrucción del empleo en el nombre de nuevas formas de vida más modernas y neoliberales…? No, la noticia era que unos etarras se han reunido para provocar al gobierno o algo así contaban… Al fin y al cabo no podemos esperar otra cosa de una cadena criminal que muchas veces ha puesto como noticia del día cosas tan terribles como que se ha pillado a un conductor hablando por el móvil mientras estaba al volante… en vez de denunciar el trabajo esclavo de las fábricas del sureste asiático, en vez de denunciar la corrupción y la incultura política, en vez de denunciar a los abusos de las grandes compañías sobre las clases trabajadoras, en vez de denunciar la dependencia del tercer y cada vez más el primer mundo de poderes financieros que amenazan las democracias en el nombre de la forma de vida del pijo medio, modelo ahora impertérrito de perfección y de belleza etérea… En fin, espero no salir yo mismo en el telediario de Antena 3 de mañana, porque ayer me dio por mandar un WhatsApp por el móvil mientras conducía… ¡Eso sí que tiene peligro… ! La hostia que me pude dar fue de escándalo… Pero todo es poco por escandalizar a esos tipos que solo tienen moralidad en la lengua, quedando el resto de su cuerpo y de sus acciones entregados a los designios más arbitrios de sus caprichosas y mediocres mentes.

Internet ahora lo diversifica todo. Ahora se acepta la crítica porque se ha demostrado que esta no es incompatible con el hacer negocio. Crítica significa muchas cosas, entre ellas, ser conscientes de que muchas de las cosas que hacemos son tradiciones culturales, y no cosas que pertenecen inalterablemente a nuestra esencia biológica humana. Ya hemos dado con una palabra clave, que apenas aparece en todo mi blog, pero que es fundamental: la palabra cultura. En este blog en el fondo hacemos cultura, una cultura de la sociabilidad, de la seducción y de los romances, de las formas de vida, de las formas de ser hombre, en definitiva. No viven de igual forma los blancos canadienses que los miembros de la tribu africana de los bosquimanos. Es la cultura la diferencia. La cultura nos hace ser una cosa u otra, dentro siempre de nuestra plasticidad biológica. Este blog es cultura, tanto Cultura con C mayúscula; como cultura con c minúscula. Ambas culturas y Culturas son importantes. Una de ellas es la alta Cultura, la de la ciencia, la de la alta literatura, la de la poesía, la de la alta psicología y la alta teoría, la de las grandes composiciones musicales, la de las grandes obras del pensamiento humano… Y la otra de ellas es la baja cultura, la de la tradición de los bares de España, la de la tradición de los pueblos y ciudades, la de la forma de vida, hasta la forma en que tenemos de prepararnos un bocadillo y comérnoslo después… ¡No se comen de igual forma un bocadillo un canadiense que un bosquimano…! ¿No nos damos cuenta? La cultura nos moldea y nos hace ser de una forma o de otra. En este blog pretendemos hacer cultura para moldearnos… no a la forma en que se moldea el bosquimano, pero tampoco el blanco canadiense medio. En España tenemos una de las culturas más complejas e interesantes del mundo… podemos coger cosas de otras culturas desde luego, no entendería a una España del futuro sin la filosofía alemana, sin la ciencia empírica británica, sin el Renacimiento italiano, sin la ética griega… En este blog se hace cultura para España, pero también para esos países que tienen tantos vínculos con España, que son los países iberoamericanos. Yo poniendo en práctica a Mystery con el sargeo, me di cuenta que aquí en España no valen muchas cosas de las que valen en Estados Unidos… por ejemplo. Los economistas ortodoxos aún no se han dado cuenta de lo propio. De hecho, hasta muchos  estadounidenses creen que muchas cosas de Estados Unidos ya no valen ni para ellos mismos, como la forma de vida tan impersonal, las diferencias de clase, la absoluta dictadura camuflada que intenta imponer el partido republicano y que intenta combatir como puede y con escaso éxito hasta ahora el partido demócrata de Obama…

Yo sigo aprendiendo muchas cosas. La Cultura y la cultura me ayuda. En este blog hay de las dos. Es año nuevo, y me queda desear a los lectores un buen nuevo año. Yo he aprendido muchas cosas en estos dos años y pico que llevo poniendo en práctica mi plan de sociabilidad trazado hace cerca de 10 años… Quizás, y ya para concluir, me quedo con dos cosas, muy importantes y de las más importantes que aprenderemos en este blog. Parecen cosas contradictorias, pero no lo son tanto:

1. Tenemos que aprender cosas nuevas, a hacer cosas nuevas, si no hemos ido nunca a un bar, si no hemos hablado nunca con personas desconocidas por la calle, si no hemos asistido a un recital de poesía, si no le hemos pedido nunca a una amiga un beso en la boca, si no hemos aprendido a seguir por toda España a nuestro grupo de rock favorito en una gira de conciertos… no sabremos hacer nada de eso. A hacer cosas nuevas se aprende con esa mezcla de teoría y práctica en que consiste el aprendizaje humano. Para que nos entendamos: es parecido a sacarse el carnet de conducir. Primero te estudias el código teórico, aprendes lo básico, algunas acciones, algunas maniobras, el significado de las señales… Pero luego hay que poner eso en práctica, hay que saber girar el volante, hay que saber meter marchas, hay que saber cómo echar gasolina en el depósito… pero a su vez, a lo mejor de la práctica volvemos a la teoría, por ejemplo, si a la hora de aparcar no sabemos, a lo mejor repasamos de nuevo las indicaciones que venían en nuestro manual de conducir para aprender a aparcar, y luego otra vez a la práctica, y si no nos sale a lo mejor reflexionamos e intentamos aplicar el resultado de nuestras reflexiones de nuevo a la práctica… Muchos hombres y mujeres están atascados en su vida porque no hacen nada nuevo, porque le tienen miedo al cambio, le tienen miedo a todo… creen que ellos no pueden, o simplemente huyen del dolor que trae a veces el tener que salir de nuestra zona de confort.

2. Tenemos que ser nosotros mismos. El ser nosotros mismos no está reñido con el hacer cosas nuevas. Se trata de llevar nuestra personalidad a su máxima expresión, estudiando, leyendo, reflexionando, probando cosas nuevas, adquiriendo habilidades, aprendiendo a tratar con los demás… Pero no tenemos que intentar imitar a James Bond, porque así nos creemos más seductores, ya que hemos decidido que James Bond es más interesante y seductor que nosotros. Y es que, la forma que tenemos de dar el mayor rendimiento en la vida es precisamente ser nosotros mismos, nuestro potencial máximo lo alcanzaremos potenciando nuestra propia personalidad, y no pretendiendo ser alguien distinto a lo que nosotros solíamos ser.

Por tanto, podríamos decir que el mayor rendimiento como personas lo podemos alcanzar llevando nuestra personalidad única e irrepetible a su máxima expresión, aprendiendo cosas, habilidades, conocimientos… En ese camino de llevar nuestra personalidad a su máxima expresión acompañaremos a los lectores en este nuevo año. Un año que seguro que nos tiene un montón de sorpresas aseguradas a todos.

 

¡Feliz años a mis dos mil lectores diarios!

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo usar la creatividad para mejorar nuestra vida social (7)
  • Cómo aprender habilidades sociales (6)
  • Hablar con nosotros mismos para superarnos (6)
  • La actualidad de mi vida y el futuro de este blog (5)
  • La clave de la felicidad: estar a gusto en tu casa (5)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>