La depresión como enfermedad mortal

Visto lo que me encuentro por ahí en determinados blogs, cada vez estoy más de acuerdo en regular los negocios de coaching, para que sólo personas con titulación universitaria puedan ejercer estos trabajos. Y es que, como cualquier capullo sin formación puede abrir un blog y empezar a escribir chorradas, es posible que ese capullo escriba una buena sarta de chorradas, por ejemplo, sobre la depresión. La depresión es una enfermedad que, aunque afecta al espíritu, en esencia no es muy distinta de, por ejemplo, una enfermedad del hígado. Y es que… no dejo de leer en blogs una buena dosis de consejos estúpidos para los depresivos: se feliz, pasea, haz deporte, ve el lado bueno de la vida… Pero como decía Nietzsche, a un enfermo no hay que razonarlo, no hay que intentar razonar con él diciéndole “las cosas no están tan mal”, o “tienes que ser positivo”, o “tienes que ser fuerte, otros están peor que tú y no se quejan…” y otras bobadas varias. Para más colmo algunos acusan a los depresivos y a los que piensan en el suicidio de que son unos cobardes. Estar depresivo y ser un suicida no tiene que ver nada con ser valiente o cobarde. Cuando a alguien le falla el hígado, no es porque tenga un hígado cobarde, ni nada por el estilo… Cuando a uno le falla la cabeza, esa persona puede ser la persona más valiente del mundo… pero tiene su cabeza, su alma, enferma. En este artículo, la depresión como enfermedad mortal.

La enfermedad de la depresión como enfermedad del cuerpo

Como decimos la depresión es una enfermedad que, aunque sea psíquica, tiene una serie de causas biológicas y puramente físicas. De echo, los nuevos avances en visionado del cerebro por medio de nuevas técnicas, como emisión de partículas que nos muestran al volver un dibujo del cerebro, terminarán incluso pudiendo hallar técnicas para visionar ciertos aspectos de un cerebro depresivo. O sea, en un futuro más cercano o lejano se podrá detectar la enfermedad de la depresión por medio de ciertas anomalías que presenta un cerebro depresivo en comparación con uno sano. Ya de echo se ha podido visionar ciertas malformaciones, cierto encogimiento de ciertas regiones del cerebro por medio de estas técnicas. Hay una buena noticia, y es que estas partes del cerebro “encogidas” por la depresión, vuelven a su estado normal una vez que hemos salido de la depresión. Vamos, que de la depresión se puede salir… pero no es tan fácil a veces.

la depresión como enfermedad mortalPor tanto, no debemos de ir por ahí dándole sermones a un enfermo de depresión que “si otros están peor”; que “si no te deberías de quejar con la de cosas que tienes”; que si “te pusieses a trabajar verás como se te quitaban todos los males…” Esto es argumentar, y ya decimos que a un enfermo, sea del hígado o de la cabeza, no hay que argumentarlo: hay que darlo terapia. Y es que resulta, que no son tan distintas una enfermedad del hígado y una enfermedad de la cabeza: en ambos casos influyen poderosos factores biológicos. Si nos falla el hígado, no es cuestión de coger, ponernos cómodos a la altura del hígado del afectado por la enfermedad, y empezar a decirle al hígado “tienes que ver que no estás tan mal, en el fondo, no te curas porque no quieres. Tienes que empezar a tratar a la sangre que te llega mejor, realizar tu función, no quejarte tanto, ponerte a trabajar correctamente y dejarte ya de tanta tontería…”

Con tanto capullo suelto escribiendo blogs que deberían de escribir expertos, no me queda más remedio que repetirlo otra vez: a un enfermo no se le argumenta, a una enfermedad no se le argumenta, a un enfermo se le trata, y a una enfermedad se la trata y se la cura. Y un gilipollas no debería de ir por ahí escribiendo de la depresión, sobre enfermedades, y demás, si no tiene la preparación adecuada para ello, y no debería de ir acusando a personas que ya bastante tienen con lo que tiene, de ser cobardes, o de no ser sensatos, porque no son capaces de hacer caso a los argumentos que tratan de hacernos ver lo irracional que es que estemos con depresión.

Terapia para la depresión

Y con todo, decimos que la depresión es una enfermedad mortal, y que no se la cura argumentando, si no con terapia. A grandes rasgos, la depresión la tratan los psicólogos y los psiquiatras con terapia cognitivo-conductual. Lo de terapia cognitiva a grandes rasgos tiene que ver con hacernos ver que no estamos tan mal, con hacernos ver que el mundo no es tan mal como parece… ¿Y esto no es argumentar a una enfermedad…? Vamos a ver: cuando un psicólogo con titulación trata de ponerle una rutina de hábitos mentales a un paciente de depresión para que se cure, eso es terapia, no argumento; y cuando un capullo trata de joder a un enfermo de depresión diciéndole que es un cobarde, y que no se queje tanto porque no está tan mal, eso es argumentar.

La terapia sólo la realizando personas preparadas para ello, personas inteligentes, y que valen para ello, no capullos.

Y la terapia conductual básicamente consiste en modificar ciertas rutinas de nuestra vida que hacen que nuestro ánimo decaiga. Y es que, la depresión por lo general surge por tener una vida muy poco humana. Estamos hechos para ser seres sociales, para ser seres de hábitos, para tener unas rutinas establecidas, para ser seres socializados,…

Hábitos para una salud mental perfecta

1. Ten un ámbito social adecuado, siéntete a gusto en tu casa, siéntete a gusto en tu vida,…

2. Cuida tu salud, cuida tu físico, realiza actividad física frecuente, cuida tu forma física.

3. Cuida tu alimentación, no bebas alcohol, no fumes, come poca carne, come fruta, verduras, pasta,…

4. Ten unos hábitos de vida regulados, levántate pronto, madruga, acuéstate pronto, ten una rutina predecible.

5. Siéntete a gusto en tu mundo, siente que tu mundo es el mejor lugar del mundo para vivir.,

6. Ten aficiones, esperanzas, ilusiones, recuérdate todos los días esas ilusiones para el futuro que tanto ansias.

7. Y en general, cuídate, cuida tu mundo, cultiva el día, haz algo con tu vida, y con todo… aún todo esto no será suficiente para salir de la depresión. Pero todo esto realizado durante un tiempo, podría tener una influencia importante a la hora de superar al fin esa odiosa depresión.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Consideraciones generales sobre la depresión (6)
  • Consejos para superar una crisis depresiva (6)
  • Mi terapia contra la depresión (5)
  • Entrenamiento para la vida (5)
  • Cómo curar la depresión (5)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>