La diferencia entre los hombres y las mujeres: labores y funciones arquetípicas de cada uno

La diferencia entre los hombres y las mujeres labores y funciones arquetípicas de cada unoYa hemos hablado de los dos principios matemáticos que crean el universo: lo masculino, lo expansivo, lo que abarca mucho y no le presta atención al detalle: y lo femenino, lo que acoge, lo que se desinteresa de abarcar mucho, pero cuida con mimo los detalles. La especie humana también se vio dividida mediante estos dos principios. Y esto sucedió así como un sistema de “especialización”, debido a que solemos hacer mejor aquellas cosas para las que estamos especialmente dotados. Por ejemplo, alguien con temperamento sensible, puede ser un gran músico; y alguien con temperamento analítico puede ser un gran ingeniero. Con los hombres y las mujeres pasa algo parecido: de niños, los nenes jugábamos a que conquistábamos mundos; y las nenas, a que eran mamás. Además, el método de dividir a la especie humana por género, es un mecanismo que también sirve a la selección natural: todas las mujeres parirán; pero sólo engendrarán aquellos hombres que hayan demostrado su valía. La esperanza de vida de los hombres es menor que las mujeres. En tiempos de guerra, a veces, la población casi al completo de hombres era aniquilada, pero los pocos que quedaban eran suficientes para engendrar a todas las mujeres. Con todo, se calcula que, de media, solo 1 de cada 2 hombres deja descendencia. Esto se puede ver en nuestro ADN: tenemos el doble de abuelas que de abuelos… porque de media, un hombre fecunda a dos mujeres, y otro a ninguna.

La seducción y la familia tradicional

Precisamente este es el motivo por el que los hombres somos como somos: guerreros, peleones, aventureros, un poco broncas… Y son precisamente los hombres más guerreros, más aventureros, más echados para adelante, los que tiene todas las posibilidades de ser ese hombre de cada 2 que engendra a 2 mujeres… Aunque, desde luego, un hombre que se pasa de valiente, se convertirá en temerario, como bien vio Aristóteles. Por tanto, son los hombres más virtuosos los que más posibilidades tienen de ser esos hombres que triunfan, con las mujeres, en el trabajo,… En cambio, ellas siempre valen, siempre pueden parir y realizar bien sus funciones. Somos nosotros, los hombres, en donde la selección natural a puesto una pesada losa. De echo, este es el motivo de por qué los hombres de ideología conservadora quieren anteponer ante todo la familia tradicional: ellos son mediocres, y saben que si hay libertad sexual más allá de un padre, su mujer y su descendencia, todo ello en el núcleo de una familia tradicional, sus genes saldrán perdiendo, pues de esta forma, tendría al menos una mujer; pero en estado natural, este hombre de ideología conservadora y en pos de la familia tradicional, será ese hombre de cada 2 que se quedaría sin ninguna mujer… De ahí la importancia del arte de la seducción. En el fondo, es una misión política.

Los arquetipos de Jung

El psiquiatra suizo Carl Gustab Jung creía que dentro de nuestro inconsciente estaban alojados una especie de recuerdo genético, denominados arquetipos. Estos recuerdos serían una especie de guión con los que terminaríamos por interpretar un papel determinado: guerreros, magos, enanos,… Por ejemplo, cuando alguien empezaba a recibir entrenamiento militar, se iría despertando esa especie de recuerdo inconsciente perteneciente a la categoría de guerrero: nos volveríamos peleones, sentiríamos algo muy profundo que nos lleva a inmolarnos en la batalla, con honor, con valor… Eso no se aprendería, pues sería genético. Aunque tendríamos que “refrescar la memoria” con algo de entrenamiento militar para que el arquetipo salga por fin a la luz.

Y una de las mejores maneras de encontrar nuestra esencia masculina o femenina, es describir los 4 arquetipos básicos, tanto para hombres, como para mujeres. Ya hemos dicho que los hombres y las mujeres tienen funciones distintas, por tanto, también tiene que tener arquetipos distintos… Inspirándome en la obra de Tolkien, presento los 4 arquetipos básicos de hombres y de mujeres.

Los 4 arquetipos básicos de hombres

1. Peón: un poco los enanos de Tolkien. Personas muy trabajadoras, con una gran tenacidad para el esfuerzo físico. Les gusta el esfuerzo físico, se sienten muy felices practicando cualquier tipo de actividad física. Por supuesto, este es el arquetipo trabajador por excelencia: es muy productivo, cultiva campos, hace edificios, crea ciudades enteras de la nada… Parece que nunca se cansa, y siempre tiene fuerzas para trabajar más. Es un arquetipo jovial y campechano. Se siente a gusto con la vida con su función, y no se come la cabeza con nada, sólo le interesa su trabajo diario, y esas pequeñas satisfacciones que hay al final del día, como la hora de la comida, el ver a su mujer y a sus hijos…

2. Guerrero. El arquetipo peleón por excelencia. Son un tanto mentalmente inestables e iracundos. Tienen desarrollado un fuerte sentido del honor y del deber. Preferirían morir en la batalla antes que rendirse al enemigo. Sienten una gran descarga de adrenalina en esos lances de las batallas, tanto es así, que cuando el enemigo le hiere con la espada, no siente apenas dolor. Y esto hace que prácticamente no tema a nada, ni siquiera a la muerte. Por encima de todo, le importa el honor de cumplir con su deber, por ejemplo, defender a su nación y a su país.

3. Rey. Un arquetipo de gran tenacidad. Comúnmente ha sido guerrero antes pero ahora ya es más viejo, y se ha retirado de la batalla. Son personas con gran capacidad de mando, ejercen un liderazgo tranquilo, no autoritario, pero sometido a los rígidos principios de la justicia. Gobierna los asuntos del reino con una gran capacidad de trabajo y dedicación. A su vez, su pasado como guerrero hace que sea valiente tomando decisiones difíciles.

4. Mago. Son los intelectuales. También puede haber sido guerrero en el pasado… pero no ha combatido en el mundo real, sino en espacios míticos: normalmente han luchado contra demonios muy poderosos. Esos combates los han hecho más fuertes, además de que sus valor combatiendo los demonios ha hecho que la humanad se haya salvado de ser arrollada por los mismos. Por eso, la humanidad les debe de estar muy agradecidos. Son solitarios, aunque se enteran de todo lo que pasa en el mundo.

Los 4 arquetipos básicos de las mujeres

1. Costurera. Es el arquetipo de mujer productiva, que desarrolla su labor en el seno del hogar. Son muy pacientes, tienen una gran dedicación, pueden trabajar durante interminables horas en labores como organizar la casa, atender a los animales domésticos, hacer la comida para los hombres y demás mujeres, y por supuesto, trabajar en la rueca, como hilandera y como modista.

2. Ninfa. Mujeres que son felices viviendo en la naturaleza. Un tanto salvajes, muy sensuales. Viven al lado de los ríos, y se alimentan de los frutos que recogen del bosque. Se bañan desnudas en el Rin, y cuando llega el anochecer, todas juntas se reúnen para ver meterse al sol, mientras que sollozan y suplican al cielo porque al fin vean aparecer en el horizonte a sus guerreros soñados, que vienen de cazar dragones… A veces pueden “ascender”, y terminan convirtiéndose en princesas.

3. Nodriza. Son las madres por excelencia. Paren a sus hijos, y después, le dedican toda su vida a suministrar los cuidados oportunos a su prole. Son madres muy cariñosas y comprensivas, pero a su vez, son estrictas con la educación de sus hijos, pues saben que de otra forma, sus hijos degenerarían en hombres y mujeres mediocres. Su actividad se desarrolla en el hogar y en el seno de la familia. Siempre sensuales, siempre cariñosos, casi siempre de buen humor. Dotadas de gran paciencia, y de todo tipo de habilidades idóneas para sacar una familia adelante: hacer la comida, barrer la casa, contar cuentos a sus hijos,…

4. Princesa. Mujeres con carácter. Amantes pero guerreras a la vez. Pueden ser princesas guerreras, y acompañar a los guerreros y a los reyes en la batalla. También pueden ser aprendices de los hombres magos, y conocer arcanos secretos del conocimiento. Incluso pueden llegar a ser reinas, y tener todo un imperio bajo su mando. De cualquier forma, son mujeres líderes, muy sensuales y activas, que parece que pueden con todo. No descartan tener hijos si encuentran a un hombre a su altura… aunque no están tan abiertas a posibles relaciones como las ninfas, pues son muy exigentes. De cualquier forma, todo guerrero sueña con terminar al lado de una princesa, pues las ninfas parecen mero entretenimiento: las princesas nos seducen de verdad…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cosas buenas y malas de los hombres y de las mujeres (6)
  • Semejanzas y diferencias entre hombres y mujeres (4)
  • Los hombres y las mujeres (4)
  • Distintos tipos de hombres desde la perspectiva de las mujeres (4)
  • La esencia masculina (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>