La Divina Comedia, de Dante Alighieri

Este es uno de esos libros que está en la lista de libros de lectura pendientes de mucha gente. Es además el segundo libro que me leí en mi vida tras “El Señor de los Anillos”. De alguna manera la primera profesión que yo quise ser en mi vida fue ingeniero, porque yo veía pasar a esos impresionantes aviones sobre mi cabeza y yo quería poder entender cómo eso era posible. Tras leerme “El Señor de los Anillos” cambié el chip, y entonces yo quería ser novelista, escritor… Después de leerme “La Divina Comedia”, hace unos 8 años… decidí que de alguna manera quería ser político. Y es que hay mucha política en la Divina Comedia. También hay mucha espiritualidad. Pero es que la espiritualidad también es política. Imaginémonos por ejemplo las dos grandes concepciones que existen de Dios:

1. El Dios tirano del Antiguo Testamento: Dios es un jerarca que todo lo posee, que puede mandar sobre todas sus propiedades, y los hombres deben de arrastrarse y humillarse ante el “amo” y señor de todo.

2. El Dios relojero del deísmo (concepción creada desde Platón hasta Einstein). Es un dios que creó las leyes que rigen el universo. Pero una vez que este creó el Universo (ojo, no directamente como en el caso del dios del antiguo Testamento, sino mediante leyes, que son estudiadas por la ciencia y por el pensamiento racional), se retiró y dejó al mundo existir de forma independiente.

La primera concepción de Dios es abanderada por la política derechista, por los neoliberales, por los ortodoxos, por los católicos integristas, por los franquistas y demás personas de ideologías antidemocráticas, tiránicas, antiliberales…La Divina Comedia de Dante Alighieri si Dios arriba somete sobre lo que es de su propiedad, ¿por qué no va a hacer algo distinto el patrón aquí abajo, sobre lo que es de su propiedad, que incluye hasta sus propios trabajadores?

La segunda concepción de Dios es abanderada por la política más cívica, que invoca la liberta de todos y no sólo de los ricos. Al fin y al cabo si Dios nos dejó libres tras crear las leyes del universo, ¿por qué vamos a someternos a nadie si realmente Dios quiso que fuésemos libres y que nos desentendiésemos de pertenecer a nadie, ni siquiera a Dios mismo?

La primera concepción pertenecería a lo que a día de hoy llamamos “derecha”; y la segunda a lo que llamamos “izquierdas”. Pero los hombres de El Renacimiento (y entre ellos uno de los primeros fue Dante), tenían una concepción intermedia entre estos dos grandes puntos: hay que seguir a Dios, pero no es un Dios tiránico. Es un dios demócrata, que quiere que los hombres sean libres, pero con su libertad construyan y reconstruyan la “Ciudad de Dios”, un mundo en la Tierra de belleza, de hermandad entre los hombres y de progreso. Un mundo que se tiene que “excavar” en medio del duro estrato de piedra formado por la violencia de la historia; y formado por la antipatía de la naturaleza hacia la especie humana, que no lo da de comer, que no lo da cobijo. La política y la tecnología se deben de unir para crear este mundo ordenado por Dios. Este Dios es un relojero, Pero también manda cosas: manda que seamos virtuosos, que seamos seres políticos, que intentemos extender la virtud de la justicia, de la verdad… Por tanto, no es un Dios tan tiránico como el del Viejo Testamento, que siempre ordena y nos manda al infierno si no le hacemos caso; pero tampoco es un Dios tan “liberal”, como el dios de la “izquierda”, que invoca la libertad de cada cual para hacer lo que le de la gana. Esta concepción intermedia es el llamado “Humanismo Renacentista Europeo”, heredero de la Antigüedad Clásica, de su encuentro con el cristianismo, y de su posterior fusión con la ciencia, surgida desde la revolución científica en el siglo XVI y evolucionando junto al pensamiento europeo hasta el día de hoy. La Divina Comedia es una de las grandes “biblias” de esta concepción de la cultura humana. Arturo Pérez Reverte siempre dice que esta visión del hombre está agotada, y que ahora vendrá el domino de la cultura china o de la árabe. Pero nosotros somos demasiado admiradores de Dante como para creer esto, y aún ansiamos el retorno de la magna concepción de la humanidad que nos marcó Dante en La Divina Comedia, y que en parte fue expulsada de occidente tras el bárbaro siglo XX que con sus dos guerras mundiales dinamitó la esperanza de una Europa Renacentista guiando al resto del mundo. En este artículo, la Divina Comedia de Dante Alighieri.

Análisis de La Divina Comedia

La obra empieza con el propio Dante con su “camino extraviado”. Parece ser que tras la pérdida de su hermosa mujer, Dante se dio un tanto a la mala vida, al vicio… Un poco dejó de creer en Dios, pues si Dios había hecho morir a su hermosa mujer… A partir de ahí, Dante es encontrado en un paisaje simbólico ( que no nos abandonará hasta el final de la obra) por Virgilio, antiguo poeta latino admirado por Dante. Y Virgilio, como maestro, como “gurú”, guiará a Dante por los terrenos que él bien conoce pues vivió mucho antes y ya es un espíritu mucho más experimentado. Así, guiará a Dante en un recorrido simbólico por el infierno, luego ascenderá en el medio de una espectacular imagen al purgatorio, y para terminar ascenderá a los cielos, pero ya no de la mano de Virgilio, si no de la doncella Beatriz (Virgilio no puede ascender al cielo por haber sido pagano en vida)

  • El infierno es la parte más conocida y espectacular de la obra. Transitaremos por paisajes simbólicos de una belleza grotesca sin igual. Cavernas, grutas, caminos entre rocas, e incluso pasarelas subterráneas por debajo de las cuales hay ríos de fuego ardiendo, nos impactarán en nuestras retinas y de alguna manera no querremos salir del infierno… Es irónico que el infierno sea la parte más atrayente y de mayor calidad literaria de toda la obra… Mucha gente torturada está aquí abajo, y entre lamento y lamento hablan con Dante para decirle lo que pecaron en vida y lo que sufren ahora por esos pecadillos… Y claro, le aconsejan que no cometa él el mismo error. Didáctica y política a la vez, aunque se nos antoje una didáctica muy trasnochada. Pero su fuerza simbólica sigue siendo inigualable.
  • Luego nos vamos al purgatorio, que se sitúa en una montaña que claro, asciende. Ahora la obra adquiere un tono más lúcido. Dante habla con muchos que transitan cuesta arriba por el purgatorio. Hablan de política, de moral, de la vida, de Dios. Muchas de las personas que salen en la obra existieron de verdad, con nombres y apellidos. En ellos Dante refleja las virtudes y los vicios de su época, castigando los vicios y elevando las virtudes.
  • Y al final, llega el cielo. Es la parte irónicamente peor de la obra. No tiene la plasticidad del infierno ni ese toque de reflexión política profunda del purgatorio. Se habla de Dios, de su esencia. Es alta teología, y por eso mimos lo menos renacentista de la obra. Se preocupa demasiado de lo de arriba y demasiado poco de lo de abajo. Habla del sumo bien y premia a las personas que fueron en vida virtuosas en distintos ámbitos mandándolos a uno de los círculos del cielo.

Conclusión sobre la Divina Comedia de Dante

Lo cierto es que la lectura de La Divina Comedia nos puede hacer reflexionar mucho sobre el mundo actual. De alguna manera acercarse mucho a Dios se hace aburrido; pero alejarse mucho de Dios se hace sádico y cruel. Seguramente Dante nunca pretendió esta interpretación de su obra: para él lo importante era Dios y la fusión con él después de la vida. Por eso La Divina Comedia debe de entenderse desde la perspectiva de hombres de nuestros tiempos, y no debe de tomarse de forma literal, pues los avances en el pensamiento hacen dudosas cosas como eso de “el recinto de los sodomitas”… Pero desde luego La Divina Comedia nos puede iluminar sobre ese “camino intermedio”, en donde ni renunciamos a los “placeres carnales”, ni renunciamos a una concepción elevada de la vida humana y de la concepción humana, un poco sería ya esta la concepción definitiva de El Renacimiento, formada un par de siglos después de la muerte de Dante.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Libros que uno debe de leer antes de morir (4)
  • Los poetas depresivos y suicidas (4)
  • Los cinco mejores escritores de terror de todos los tiempos (4)
  • Cómo aprender a escribir novela (4)
  • La religión en España (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>