La felicidad y la convivencia en la familia

Nuestra felicidad depende muy directamente de tener una buena familia, de sentirnos arropados por un grupo familiar. El concepto de “familia” parece que está siendo negociado y sometido a una fuerte polémica actualmente. Así ahí tenemos a tipos del “Opus” hablando sobre la correcta definición de lo que debe de ser una familia. Les recomendaría a esta gente que antes de abrir la boca sobre lo que no tienen ni puñetera idea se sacasen la carrera de sociología o de antropología. Es un poco como esos políticos que se meten a lingüistas y pretenden definir ellos lo que un matrimonio cuando apenas saben recitar el abecedario de principio a fin sin equivocarse… hablar de lo que no se tiene ni idea es una mala costumbre de esta sociedad. Como decimos el concepto de familia está siendo renegociado. Ya no nos vale eso de que “una familia está compuesta por el marido, la mujer, los hijos, los abuelos…”. Pero tampoco nos sirven para mucho estas familias “modernas”, desfragmentadas, en donde no hay normas, en donde cada uno come a una hora distinta… Yo aconsejo un concepto intermedio entre estos dos, ni familias de tipo “patriarcales” ni familia de tipo “anarquistas”. El primer tipo de familia se termina por convertir en un desdoblamiento del gobierno dictatorial y autoritario; el segundo tipo de familia se termina por convertir en un desdoblamiento del gobierno de tipo anarquista, “revolucionario”, pasota… Esta correlación es de gran importancia. Si nos damos cuenta, cuando en España había un gobierno de tipo autoritario y paternalista con Franco al frente, abundaban las familias de tipo patriarcal, dictatorial… en donde el padre manda y los demás obedecen; y actualmente con tipos de gobierno “pasotas” (en la línea del pensamiento común de nuestra sociedad de “y a mí que me importa todo lo que pase”), abundan las familias desestructuradas, anarquistas, sin leyes. Sin obligaciones pero a su vez sin compensaciones. En esta actual línea en donde nos encontramos a personas defendiendo los dos extremos, es difícil encontrar propuestas más intermedias, moderadas… respecto al concepto de familia que se ajusta a nuestras necesidades actuales. Por eso en este artículo repasamos un poco las características del tipo de familia que nos hará ser muy felices en su interior. En este artículo, la felicidad y la convivencia en la familia.

Hasta los eggs de la ideología…

Lo cierto es que las posiciones ideológicas en las que se divide nuestra sociedad hace a veces difícil encardinar nuestro pensamiento en un discurso racional.La felicidad y la convivencia en la familia Nos dividimos actualmente en dos posturas ideologías enfrentadas: la derecha y la izquierda, cada una de ellas intentando decir el mayor disparate posible. Por ejemplo, los de derechas no dejan de decir que tenemos que trabajar más, que tenemos que estudiar menos, que tenemos que “callarnos la boca y si no vamos a saber lo que es bueno”… Y los de izquierdas tampoco se andan con razones, e invocan cosas contrarias pero también muy disparatadas, como que todo el mundo tiene que tener un sueldo aunque no trabaje; como que se deben de dar pensiones a todos los vagos del país porque eso es casi casi “minusvalía”…

De alguna manera con el concepto de familia pasa algo parecido. Tanto los de un lado como los del otro se van a los extremos, y así ya tenemos a los de derechas diciendo que para ser felices en la familia el padre tiene que mantener a base de “correazos” a todos sus miembros “a raya”; y los de izquierdas pueden decir algo contrario, como que para ser felices en la familia no debe de haber en absoluto normas y cada uno debe de hacer en cada momento lo que le salga de la punta del pepino, porque eso es un avance con respecto a nuestra antigua tradición patriarcal…

Lo cierto es que entre estos dos extremos queda la virtud. En una familia debe de haber normas; pero normas democráticas, pactadas; en una familia debe de haber una jerarquía, pero una jerarquía justa, sin favoritismos, sin violencia; en una familia debe de haber libertad, pero no anarquía, no desdén, no pasotismo…

Tipos de familias

Lo cierto es que actualmente hay muchos tipos de familias. Y además a veces distintos “tipos” se superponen entre ellos. Por ejemplo, puede que nosotros tengamos novia y eso de alguna forma ya sea una “familia”, pero a su vez esta familia se superpone con la familia formada por nuestros padres, hermanos… De cualquier forma, damos para terminar el artículo unas indicaciones y unas normas que nos permitirán ser lo más felices posible dentro de nuestra particular familia o familias.

Normas para ser felices en la familia

1. Comprende a todos los miembros de la familia. El otro día vi un vídeo de una chica que llevaba 14 años con depresión que me horrorizó. Ella después de hablar sobre el dolor, sobre lo que había pasado en estos 14 años, sobre sus esperanzas… al fin dijo “lo peor es la incomprensión de los demás”. Yo supe en ese momento que esa chica había pasado 14 años de infierno porque los demás no la ayudaron, no la comprendieron, no se pusieron en el lugar de ella. Aprendamos a olvidarnos de nuestro mundo y pongámonos por unos momentos en el lugar del otro.

2. Negocia. Pero comprender no es pasar por todos los aros. A veces hay acciones inaceptables por parte de los otros miembros de la familia. Es entonces cuando surge el conflicto. En un conflicto militar las posiciones se demarcan mediante la negociación constante; pero por otro lado se mueven los tanques, los ejércitos… Los conflictos familiares solo se pueden solucionar con esa mezcla entre apertura al diálogo; y cierta fortaleza de nuestras posiciones de poder. Por supuesto no hay mayor fuerza que nuestro propio carácter de hombres adultos, no hace falta intercambiar un sólo golpe. Pero tampoco nos creamos que lo conflictos se solucionan a base de diálogo simplemente, que vallan con esas teorías de hippis maricas a los que desembarcaron en Normandía a ver qué les dicen… El hombre está emparentado con el chimpancé, que forma unas familias con gran agresividad constante. En el hombre esta agresividad está muy atenuada, pero hay un componente ineliminable. Pero sí tenemos que reducir este componente de agresividad al mínimo, eso sí, sin consentir que un déspota en nuestra familia haga lo que a él le de la gana.

3. Acepta las imperfecciones de tu familia. Acepta que a veces puedes sentirte despreciado, sentirte “fuera de lugar”. Eso es normal, no existen familias perfectas, y no existen familias donde no halla algún tipo de conflicto. Al fin y al cabo ¿alguien se imagina una familia perfecta, en donde los hermanos se ceden siempre los asientos en el coche; en donde todo el mundo pide las cosas por favor, en donde todo el mundo cede ante al poción de los otros…? Eso sería una familia muy aburrida… En todas las familias hay una mezcal entre “buen rollo” y conflicto. Hay que aceptar esto como normal, ¿nos imaginamos a la familia Alcántara de “Cuéntame” siempre sin problemas, sin conflictos entre ellos, sin enfrentamientos de pociones…? En una familia auténtica hay conflictos y eso aunque parezca mentira termina reforzando los lazos familiares.

4. Acerca, une, crea lazos que unan a la familia. La hora de la comida, de la cena… eran momentos en donde las familias de antes hablaban sobre cómo les había ido el día, creaban vínculos, creaban momentos de bienestar y de sentido de grupo. Hay que buscar momentos para hacer cosas con el resto de los miembros de la familia. Una comida, una excursión, una charla en el salón, ver una peli juntos…

5. Reserva tu espacio. Pero también tenemos que tener dentro de nuestro hogar y de nuestra familia un espacio y un tiempo para nosotros. Todo miembro de una familia debe de tener su espacio, su libertad, su tiempo de vida en el que él puede elegir hacer lo que le de la gana sin interferencias de los demás miembros. Es importante no caer en el papel de la madre tiránica y sobreprotectora. Tampoco llegar al papel de los padres desinteresados que simplemente dejan hacer lo que quieran a sus hijos.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo tener una casa y un hogar interesantes (5)
  • El gran secreto de la felicidad un hogar y una familia feliz (4)
  • La importancia del entorno familiar (4)
  • La familia como clave de la felicidad (4)
  • Cinco consejos para vivir en pareja (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>