La importancia de la autoestima

Muchos de nosotros hemos pasado por esos momentos en donde al mirarnos al espejo nos aparecemos a nosotros mismos como una absoluta decepción. Descartes puso las bases del dualismo en el que se basa el mundo actual: el mundo estaría irremediablemente rasgado en dos partes, por un lado, estaría el mundo de la materia, es un mundo analizable por la ciencia matemática, el mundo de la ciencia, de la técnica; y por otro, estaría el mundo del espíritu, compuesto por los pensamientos y los sentimientos de los hombres la importancia de la autoestima(Descartes le negaba a los animales su espíritu, creía que eran meros robots automáticos y sin sentimientos). Ambos mundos son fáciles de distinguir. Un ejemplo de un objeto perteneciente al mundo de la materia sería una caja de madera. Un ejemplo de un “objeto” perteneciente al mundo del espíritu sería un sentimiento, por ejemplo, de melancolía cuando nos levantamos en nuestro día libre de la semana y vemos qué está lloviendo. La diferencia entre ambos es que un objeto espiritual no sería fácilmente reductible a uno material (¿de que sustancia está compuesta un sentimiento?) Pues bien, parece que en este dualismo, lejos de mostrarnos dos ámbitos de objetos completamente independientes, hay una especie de cruce de cables entre ambos mundos.

Hagamos un experimento. Pongámonos en un día malo delante de un espejo. Nos veremos feos, débiles, sin vida… Después de hacer esto, salgamos a la calle a correr durante media hora, y regresemos cansados y exhaustos a nuestra casa, en donde nos espera el mismo espejo que antes para volvernos a mirar en el. Nos volvemos a mirar, solo ha pasado media hora desde la vez anterior que nos miremos y parecíamos la mismísima figura de la decepción. Pero cuando nos miramos después de haber corrido esa media hora, parece que nos hemos transformado: nos vemos más guapos, más fuertes, más vitales, en definitiva, casi nada en la materia de nuestro cuerpo ha cambiado, y sin embargo, nos vemos distintos. Este es un buen ejemplo de la tremenda influencia que tiene el mundo del “espíritu” sobre el de la materia.

Las personas rara vez se valoran lo que de verdad valen: en unos casos, se valoran en exceso; podemos recordar a esa persona muy extrovertida que conocemos, que a pesar de que sabemos que ni física ni intelectualmente vale mucho, parece que controlara el mundo con su autoestima, es como si al creerse grande, fuerte, listo, guapo, terminase pareciéndonos todo eso. Una persona en apariencia encantadora, siempre divertido, siempre aceptado por los demás; y por otro lado, está la típica persona tímida, que se cree un desecho de la humanidad, no se preocupa por su físico, pues si es feo ¿qué mas da ya? No le preocupa mucho el futuro, pues carece del él, ya está cansado de oír a sus espaldas lo poco que vale. Pero las cosas no suelen ser como aparentan. Seguramente estas dos personas tengan un valor real distinto del que se creen. En el primer caso, su valor ha sido engordado por la autoestima; en el segundo caso, su valor es irrealmente inferior.

Consejos para aumentar la autoestima

Con todo lo visto, está claro que tener una percepción correcta, tirando a positiva de nosotros, nos puede traer grandes ventajas. No es cuestión de engañarnos a nosotros mismos, intentando pasar por lo que no somos, simplemente se trata de elevar nuestro alma a la máxima expresión que nos permita nuestra materia, para ello, e aquí unos consejos básicos:

1. Organiza tu vida. Traza un plan tal con tu vida que, si pudieses elegir una fecha cualquiera del calendario, por ejemplo, tal hora dentro de dos meses y tres días, supieses con total certeza y con antelación qué estarías teniendo que hacer en esa hora exacta. Si ves que ahora, por ejemplo, no haces lo que debería de hacer según los planes, no dudes en reprochártelo a ti mismo, e intentar ajustar a partir de ahora tu vida entera a esa plan que hará que aumente tu valía. Los grandes hombres tienen siempre una agenda relativamente estricta.

2. Cultiva tu cuerpo y tu alma. Enorgullécete de tu físico, moldéalo por medio del ejercicio y de la dieta hasta conseguir ese físico de curvas rompedoras si eres una mujer; o ese físico equilibrado, con algo de músculo pero nada de llegar a “cachas”( a las mujeres de media no les gusta los “tíos cachas”) si eres un hombre. En conseguir esto se tarda sólo dos meses con un plan adecuado. En otro artículo hablaremos de cómo conseguir esto. Para cultivar el alma, nada mejor que empezar con esa afición intelectual en ese mundo que llevabas tiempo queriendo introducirte: empezar a escribir novela; montarte un grupo de música; hacerte astrónomo o naturalista aficionado, etc.

3. Se un especialista en algo que te encante. Puede ser tu profesión, por ejemplo, un informático que hace programas punteros y molones. Pero si eres un humilde barrendero, no pasa nada. Hazte especialista en tu afición, por ejemplo, aficiónate a algunas de las actividades puestas en el punto anterior, incluyendo un deporte en el que llegues a ser especialista, por ejemplo, a mi me encanta la bici de montaña…

4. Se un especialista en el trato con los demás. Esto es una de las cosas que más aumentarán tu autoestima. Cuando seas especialista en el arte de socializar, esos momentos dedicados a interacciones sociales supondrán un buen subidón de autoestima.

5. Positiviza tus pensamientos. Mira el lado bueno de tu vida y de ti mismo. Piensa que en el mundo, sí, hay mucha miseria, pero también mucha grandeza, tu eres parte de esa grandeza, también de esa miseria.. líbrate de la miseria y quédate con la grandeza. Piensa, habla contigo, recuerda, por ejemplo, en los momentos en donde te sientas con la autoestima baja, vete con la imaginación a repasar los momentos en tu vida que te sentiste importante. Analiza qué hiciste para que los demás te vean así, y trata de crearte un yo superior con el pensamiento, un yo que luego someteremos a la realización práctica, haciendo de nosotros la mejor versión que podamos.

6. Siéntete a gusto en tu ambiente. Sobre todo en tu casa. Tu casa es tu templo, si no te encuentras a gusto en tu casa, piensa en cambiar de familia… este es uno de los principales motivos de la baja autoestima, malos ambientes. Si este es tu caso, rompe con todo y haz una nueva vida, lejos de tu vieja casa.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Sobre Alemania y sobre-vivir en Alemania (2)
  • Cómo alcanzar el éxito económico (2)
  • Terapia cognitiva para ser felices (2)
  • Desarrollo personal y crecimiento como personas (2)
  • Rasgos de la personalidad que enamoran (2)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>