La importancia del entorno familiar

La familia sigue siendo una de las cosas más importantes para casi todos, hombres o mujeres. El desmoronamiento de la familia tradicional ha sido una especie de cataclismo psicológico para millones de occidentales, que sienten como han perdido su principal soporte. La familia nos aporta una serie de beneficios psicológicos insustituibles: nos aporta consuelo, refugio, compañía, cariño, incluso sexualidad (por supuesto, sólo con la respectiva pareja…) Los índices de depresión se han disparado en occidente desde el desmoronamiento de la familia tradicional (término que no me gusta, ahora lo explico…) Tener ese soporte que es el entorno familiar es el mejor antidepresivo natural que existe, además de la fórmula más directa hacia la felicidad. Por supuesto, que no todas las familias son iguales, hay familias democráticas, patriarcales; familias amigables, y otras más violentas… En este artículo, la importancia del entorno familiar.

La iglesia y la familia tradicional

Y digo que no me gusta el término “familia tradicional” por haber sido un término usada por esa maligna secta, denominada catolicismo romano, con sede en paraíso fiscal del Vaticano. Soy consciente de que muchos de mis lectores se definirían como católicos. Pero también soy consciente de que el 90 % de mis lectores creen que yo soy mucho más inteligente que el Papa…

La iglesia católica esconde una larga historia de crímenes. Un ex-católico cuyo nombre no recuerdo, está escribiendo esta historia, y ya lleva varios tomos… Con todo, el catolicismo, desde su estirpe patriarcal y tradicionalista (en el peor sentido de este término), sigue invocando su legitimidad para representar a los que se hacen llamar católicos.la importancia del entorno familiar Y así, yo puedo hacerme llamar católico, y a su vez digo que a mi no me representan. Cada uno sólo se deja representar por quien quiere, y digo: cerca del 80% de las personas que en España se llaman católicas, no se dejan representar por El Vaticano y las garrapatas parasitarias asociadas.

Y por eso mismo no me gusta la “familia tradicional” entendida en el sentido del Vaticano, o sea, una familia que ha vuelto a la Edad Media, que ha quemado los libros, que es manipulable por los políticos, que sí, se quieren unos a otros… pero sólo de palabras. En la realidad, las envidas, los celos, y la incapacidad de regular estas familias tan tradicionales, tiene un efecto catastrófico sobre las relaciones sociales, incluidas las familias. No es posible ni deseable regresar a la Edad Media. Que alguien se lo diga a ese papa alemán, y si lee esto el diablo, que le lleve el mensaje a Juan Pablo II.

Las familias tradicionales eran miserables, tanto de dinero como de conocimientos, eran agresivas, eran patriarcales, los conflictos eran habituales, se peleaba el padre con la mujer; se peleaba el padre con los hijos; se peleaban los hijos entre sí. Aún quedaba mucho tiempo para llegar a los Alcántara (de la serie Cuéntame). Los Alcántara NO SON UNA FAMILIA TRADICIONAL, por mucho que se crean los seguidores del Papa y del Diablo. Los Alcántara son una familia moderna, democrática, aunque conservando un hilo de patriarcalidad. Yo se lo que es una familia tradicional, y digo: es preferible estar toda la vida solo, antes que vivir en el seno de una familia tradicional adoradores de Satán.

La familia como hogar

De alguna manera, cuando hemos andando mucho tiempo entre extraños, al regresar al hogar sentimos una tremenda sensación de alivio, de alguna manera, sentimos que salimos de la horda de gente desconocida y posiblemente antagónica, y volvemos con los nuestros a nuestro hogar, en donde nos esperan la gente querida. La familia es el reverso del hogar, y el hogar el reverso de la familia. Ambos, la familia y el hogar, nos hacen de una especie de coraza que nos protege contra el antagónico mundo. Es posible que hallamos tenido un mal rollo en el trabajo… pero al llegar a casa, sentimos consuelo por los malos momentos pasados, de alguna manera, la familia y el hogar es el bálsamo que cura las agresiones recibidas en el mundo exterior.

Hay quien ha llegado a decir que una familia es un hogar móvil, aunque recorramos el mundo al lado de nuestra familia, de alguna manera será como si hubiésemos llevado nuestro hogar a cuesta. La familia y el hogar son dos caras de la misma moneda: nuestro refugio, nuestro consuelo, nuestro apoyo, y nuestra felicidad.

Por eso es tan importante cuidar este entorno. Tener una buena familia, ya hemos dicho que es el secreto intemporal de la felicidad, además de ser una gran cura de la depresión y de un montón de males psíquicos. Pero ya hemos dicho, que no todas las familias son iguales…

Tipos de familias

1. Familia patriarcal. Ya la he descrito. Agresiva, en ella el padre es Dios, y los hijos y la mujer son sus siervos, ontológicamente relegados a ser esclavos al lado del padre todopoderoso. Tiene su correlato mitológico en la religión católica, en donde Dios somete a todo, y está antológicamente por encima de todo. En la familia patriarcal el padre manda, y la mujer y los hijos deben obedecer y humillarse sin rechistar. Si no, toda la violencia que puede emplear el padre sobe la mujer y sus hijos, está justificada. Esta violencia empieza siendo SIEMPRE psicológica. A veces, con el tiempo esta violencia que es originariamente psicológica, se transmuta, o mejor, se complementa con violencia física. Así, los hijos aprenden el modelo de comportamiento del padre, y lo imitan. Además, este modelo de familia tiene su correlato también en política: el franquismo es un buen ejemplo. Pero la Alemania de Bismarck también era antidemocrática y patriarcal… pero considerablemente más eficiente que la España de Franco y de sus herederos, que llegan hasta la actualidad. Con todo… llegará la violencia contra todo que huela a intelecto; los dogmas; los cuerpos de policía vengativos y violentos; los “empresarios” patriarcales, palurdos, anti-intelectuales, los medios de comunicación, que nos trasmiten estampas paternales, pero en el fondo esconden violencia detrás de las paredes de este mega-hogar patriarcal que es la política de los herederos de Franco.

2. Familia democrática. En ella hay también cierta jerarquía: los padres organizan, lideran,… pero no con violencia. Usan otra forma de liderar: mediante el cariño, mediante la enseñanza, mediante la crítica. Un hijo aceptará mejor un castigo, si se le argumenta, si se le enseña a pensar, si se le enseña por qué ha hecho mal, y no se dice eso de “te castigo por que me sale de los cojones…”. Los hijos tiene voz y voto, la buena educación proporcionada desde los padres hacen que los hijos sepan elegir, y lo hagan bien. Su correlato político es una república participativa, en donde todo el mundo, independientemente de si es político profesional, terrateniente, etc., puede participar en política, sin necesidad de restringirse esta participación hasta el ridículo punto de ir a meter una papelita en una urna una vez cada 4 años.

3. Familia pasota. En esta familia todo da igual. No hay orden, nadie manda, nadie obedece, todo está tirado por todos los lados, cada uno come a su hora,… Por lo general, no son tan agresivas como las patriarcales, pero tampoco tan poco agresivas como las democráticas. Hay aun así cierto cariño de sus miembros entres sí, lo que hace que esta familia tenga ciertos beneficios sobre sus miembros. Pero su falta de orden, su falta de rutinas, de hábitos, hace que puedan saltar chispas… unos rodamientos que no están bien calibrados, y bien regulados, pueden funcionar, pero lo harán de forma calamitosa y poco eficiente. Los Simpson se parecen muchas veces a una familia pasota, aunque otras veces adoptan la forma democrática, y otras la forma patriarcal… Su correlato político será un estado desorganizado, pero no parasitario, como el actual estado español.

Con todo, creo que queda remarcado la importancia que tiene cuidar las relaciones familiares, y que estas se inserten dentro de lo que hemos llamado una familia democrática. Una buena familia es el mejor amortiguadores de los golpes de la vida, además de la mejor droga que existe. En otros artículos, daremos claves para ayudar a tener esta familia democrática, protectora, que nos hace sentir que somos insustituibles. Y es que… una buena familia incluso ayuda a ligar… porque cuando entramos a las chicas, tenemos mucha más autoestima… y en caso de que nos rechacen, el rechazo se hace menor, porque saber que pertenecemos a un lugar en el mundo, hace que no nos afecte igual que si fuésemos parias…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • El gran secreto de la felicidad un hogar y una familia feliz (5)
  • La importancia del liderazgo para la eficiencia (4)
  • Cómo aprender habilidades sociales (4)
  • La felicidad y la convivencia en la familia (4)
  • Solucionar nuestros problemas para superar la depresión (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>