La importancia del físico en el arte de la seducción

el físico contra el carácterEsta es una de las preguntas con la que más nos comemos la cabeza los hombres. Parece que a las mujeres no les importa tanto esto, pues parecen todas tan monas… que siempre tienen a un montón de hombres a sus pies. Pero entre los hombres hay una fuerte competencia por las hembras, de ahí que la pregunta de la importancia del físico en el arte de la seducción sea muy frecuente.

“Ser guapo hace que te lleves todas las nenas por delante”

Lo primero que hay que advertir, es que la percepción de la belleza es algo un tanto subjetivo: el hombre que le encanta a una mujer, no le parece guapo a otra. El que es un guaperas para una, es un tío normal para otra. El que para una chica es el hombre más guapo del mundo, para otra puede llegar incluso a ser feo. Y es que eso de que los guaperas se llevan a todas las mujeres… ¿y quienes son los guaperas, si para dos mujeres distintas los hombres guapos pueden ser hombres totalmente distintos?

A pesar de todo, hay hombres más guapos que otros, igual que hay mujeres con más éxito entre los hombres. Pero si nos damos cuenta, estos hombres y mujeres más guapos, se cuidan mucho: normalmente son personas inteligentes que ponen al servicio de su físico su inteligencia; piensan qué pueden hacer para que su cuerpo guste lo más posible al sexo contrario: piensan en su peso ideal; piensan el tipo de peinado que más les beneficia; piensan la vestimenta que les dará un estilo característico,… En definitiva, ser inteligente hace que terminemos por ser más guapos, porque nos cuidamos más, exprimimos todo el potencial de nuestro físico hasta su máxima expresión. La guerra del físico contra el carácter es una guerra absurda.

“Es más importante ser guapo que ser listo a la hora de ligar”

La expresión con que encabezamos este apartado, vuelve a ser una expresión absurda. Lo explicamos: en la naturaleza, absolutamente todas las especies luchan según los principios de la selección natural por reproducirse ellos y no sus competidores de la misma especie. Estas especies ponen por lo general su físico como principal argumento para conseguir a su pareja. Pero resulta, que este físico sólo es una expresión de cualidades que son en el fondo de carácter: por ejemplo, en cierta especie de ave, los machos tienen dos tipos de tonalidades en ciertas plumas de las alas: o amarillas, o más oscuras, marrones casi. Los machos con plumas marrones resulta que son mucho más “machotes”, son más peleones y agresivos. Por tanto, las hembras prefieren a estos porque su descendencia será más peleona, y por tanto, con más posibilidades de sobrevivir. Esto es solo un ejemplo, pero en todas las especies es igual: el cuerpo no se puede diferenciar del carácter, pues el cuerpo es una forma de dar a entender a los demás el tipo de carácter que tenemos

Entre los hombres es exactamente igual: cuando por ejemplo, a una mujer le gusta la cara de un hombre, es seguro que la mujer está viendo en esa belleza de cara ciertos rasgos de carecer: valor, inteligencia, sensibilidad, carácter ganador,… No se puede diferenciar el físico del carácter. Tanto es así, que se puede llegar a averiguar el carácter de un hombre o de una mujer por sus rasgos de cara. Incluso, si con entrenamiento cambiamos nuestro carácter, se ha demostrado que nuestros rasgos faciales cambian también, ajustándose a nuestro nuevo carácter. En definitiva, seguro que aquí todos somos muy guapos… pero porque tenemos también un gran carácter.

Los cuerpos también dan información de nuestra personalidad

En efecto: una persona que no cuida su cuerpo puede ser perfectamente una persona sin carácter, sin fuerza vital,… No es extraño que prefiramos a esos hombres y mujeres con todo un cuerpazo, eso ya nos advierte que detrás de ese cuerpo, hay todo un espíritu que es capaz de sacrificarse por mantener todo ese cuerpazo… porque sí, hemos dicho que la belleza es subjetiva… pero sobre todo la de los rostros: la belleza de los cuerpos es más objetiva: los hombres prefieren a las mujeres con ese típico cuerpo de diábolo, con unas curvas bien marcadas, y un trasero considerable… siguiendo por la cintura estrecha, y terminando en los pechos, que no tienen por qué ser muy grandes… en contra del mito que dice que a los hombres les gustan las tetas grandes. Y los hombres, con ese cuerpo “normal o con algo de músculo”, ni flacos ni gordos, pero que se les vean “macizos”, sin llegar a estar cachas ni mucho menos obesos. Esto es bastante más objetivo, pero hay mujeres que les gustan los flacos, y mujeres que les gustan los tíos muy cachas… Eso sí, el 85% de ellas les gustan los cuerpos como decimos.

La guerra de sexos

Y terminamos con el apartado más polémico. Una de las figuras matemáticas más famosas es la “Campana de Gauss”, nombrada así en memoria del genial matemático que la descubrió. Esa curva nos muestra la distribución normal de rasgos en una determinada población. Por ejemplo, podemos tomar el rasgo “atracción para el sexo contrario”. Resulta, que la inmensa mayoría de la población, tendría una rango de atracción normal. Una minoría por abajo, tendría una rango de atracción para los demás por debajo de la media; y un pequeño pico por arriba tendría un rango de atracción superior a la media. Según una teoría, las mujeres de media tienden a distribuirse en el rasgo “atracción” por la mitad de la Campana de Gauss, o lo que es lo mismo, no son ni muy valiosas ni poco, en la media. Pero la distribución del rasgo atracción en los hombres es distinta, y los hombres ya no tienden a ocupar posiciones tan intermedias como las mujeres, sino que se distribuyen a los lados de la campana: o son muy buenos; o son una mierda. Por tanto, las mujeres casi todas con un buen grado de atracción, tenderían a intentar descubrir a estos superhombres que están por encima de la media… dejando un triste panorama amoroso sexual en los hombres que están por debajo e incluso en la media. Y hay que decir, que estos superhombres son un inseparable compuesto de cuerpo y espíritu: son guapos, y encima con todo un carácter… ambas cosas no se pueden separar. Estas diferencias sexuales entre los hombres y las mujeres produce la denominada “guerra de sexos”.

Que nadie se preocupe ni piense “yo seguro que estoy como hombre por debajo de la media”… Todos hemos creído eso alguna vez. Se trata simplemente de saber que o nos cuidamos tanto a nivel físico como a nivel mental, convirtiéndonos en todos unos superhombres… o no tendremos nada que hacer con esa chica que nos gusta. Es sólo eso, ganarnos nuestro derecho de apareamiento, siendo cada vez más sensibles, más morales, cuidar más nuestros cuerpos, ser educados, respetuosos,… Para todo esto sirve este blog, pero en el fondo es una forma de recrearnos… no dudo que los que entramos en este blog ya somos todos muy guapos y muy listos…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo funciona el atractivo masculino y el atractivo femenino (1)
  • Ligan más los hombres buenos o los hombres malos (1)
  • Las características del atractivo (1)
  • Cosas que atraen al sexo contrario (vídeo) (1)
  • Seducción para hombres calvos (1)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>