La literatura española

la literatura españolaEstoy leyendo “la sombra del viento”, de Carlos Ruiz Zafón. Supongo que Zafón ha cumplido mi sueño, el sueño de ser un escritor famoso. A mi eso no me quita el “sueño”, yo tengo muchos menos años que Zafón. Pero la lectura de las primeras 70 hojas me está sirviendo para reflexionar sobre un vicio completamente terrorífico que tenemos los españoles, y sobre todo, los españoles de letras. De alguna manera yo me he criado entre mentes anglosajonas, alemanas, francesas, italianas… No, no me he ido de Erasmus, soy de un puñetero pueblo de Salamanca, y lo más lejos que he ido en mi vida fue a una excursión a Mérida. Pero he estudiado a los alemanes, a los ingleses, a los yankies, tanto su literatura como su ciencia como otras manifestaciones culturales. Y precisamente las mejores mentes del siglo XIX y del siglo XX eran de estos países. O lo que es lo mismo: ingleses, yankies, franceses, italianos (en menor medida), alemanes,… ellos han sido los que han revolucionado la ciencia, ellos han sido los que han revolucionado la política, ellos han sido los que han revolucionado la filosofía, ellos han sido los que, para bien o para mal, han revolucionado la economía y las formas de producción. Y han sido ellos porque de ellos fue la hegemonía cultural indiscutible en los siglos XIX y XX, o sea, los siglos de mayor desarrollo del conocimiento de la historia de la vida sobre la Tierra, y quizás del desarrollo de la vida en toda la Vía Láctea y quien sabe si en todo el Universo. Y hay muchos españolitos que se van de erasmus, a Alemania, a Inglaterra, a Francia, a Italia,… Ellos se creen muy guays por eso… pero luego pregúntenle ustedes algo de Goethe, algo de Einstein, algo de Proust, algo de Keines, algo de Bismarck, algo de Jefferson, algo de Bill Gates, algo de Henry Ford,… y te dirán que ellos no saben nada de eso, pero que se lo han pasado muy bien de Erasmus… España es un país que sigue intelectualmente a años luz de los países de la OCDE, entre otras cosas porque no aprendemos, porque no aprendemos de los grandes. Vamos a los grandes países para salir de fiesta, y creemos que eso es muy guay. Pero no aprendemos de los grandes nombres que han revolucionado el mundo con el conocimiento. Eran hombres alemanes, franceses, ingleses,… A cambio hacemos estudiar en el colegio a los niños a tipos mediocres, del escaso talle de (censurado), y otros muchos nombres que no diré por no herir sensibilidades. Hasta Sabino Arana es estudiado por los niños vascos de las “Ecastolas”. Cuando empiezo a leer un libro de un autor español, pongo todas las alarmas, porque se que ese autor por ser español, no conocerá a Kant, no conocerá a Voltaire, no conocerá a Nietzsche, no conocerá a Bohr, no conocerá a Einsetin, no conocerá a Víctor Hugo, no conocerá a Ponponazzi, no conocerá a Bill Gates, no conocerá el positivismo, no conocerá el realismo francés, no conocerá la tradición de cuentos de Alemania, no conocerá la física cuántica, no conocerá la teoría del caos, no conocerá la teoría de la evolución,… Al fin y al cabo en el colegio nos enseñan lo bonitas que son las obras de (censurado), con sus (–)… Y con todo, me está encantando La sombra del Viento. Se ve que Zafón a leído a Borges, a Márquez,… Pero no noto nada de momento de mis amados autores ingleses, yankies, alemanes,…

Cómo ser un país de genios

No pretendo idealizar a los “otros países”. Pero se que yo me asfixio en este desde hace mucho. Me asfixia su cultura empresarial caciquil, me asfixia sus letras, siempre estudiando a gente que no merece la pena por escribir en español, me asfixia su cultura del egoísmo,… Sí, USA también tiene una fuerte cultura del egoísmo, pero a su vez permite la supervivencia de los genios que han levantado las ciencias y las artes americanas. En España esto hasta hace poco ni se permitía. La educación a la española es horrible. Un dato nos puede dar pistas de lo que yo entiendo por horrible: la educación normal que se imparte en colegios, institutos y hasta universidades se acerca más a la educación para “niños especiales” con retraso mental; que a la educación que reciben los superdotados intelectuales. ¿Y así pretendemos que este sea un país de mentes despiertas? ¿Con un sistema educativo que recuerda al sistema que tienen los niños con discapacidad intelectual? Pero claro, a la Universidad Europea de Madrid esto le da igual: según su lema ellos imparten una educación “para el mundo real”. Y el mundo real por lo que se ve es un mundo de necios.

De alguna manera no pienso volver a leer en mi vida nada de un autor español o que escriba en español (con excepciones como José Luis Sampedro). Aún menos si escribe en catalán o en otro idioma del estado. Yo a veces pienso en escribir directamente en inglés o alemán… pero me costaría horrores. Confiaré que pueda convertir un idioma indigno en uno digno. No merece la pena leer a autores españoles, después de Einstein no me merece la pena leer algo de alguien que no lo conozca. Lo mismo se puede decir de Nietzsche y demás. Y si no, ¿cómo pretender entender la ciencia ficción si no es desde el conocimiento que tenían estos autores de la obra antiútópica de Nietzsche? ¿Cómo pretender entender El Señor de los Anillos si no es desde el romanticismo duro que profesaba su autor, Tolkien? En España necesitamos dos grandes revoluciones ahora mismo: la científica y la industrial. El resto de Europa ya las hizo hace cuatro y dos siglos respectivamente. Pero nosotros no hemos llegado a ninguna de estas dos revoluciones.

Y así, para salir de la crisis, crisis humana ante todo, nada mejor que presionar al gobierno para que cambie el sistema de educación. Nuestro sistema está basado en un positivismo de andar por casa: el profesor da datos y el alumno los memoriza… Pero no aprende así el alumno de inteligencia superdotada… ¿Os creéis que son extraterrestres los superdotados? Son casi iguales que vosotros; pero tienen una forma de aprender mucho mejor: a ellos les interesa la teoría, por ejemplo, pueden empezar a estudiar la biología no por los taxones, por las características de los animales, por sus sistema internos… A ellos les interesa en primer lugar la teoría, en nuestro caso, la teoría de la evolución y la teoría geológica de evolución de la superficie de la tierra. Aprender teorías, entender teorías, y no memorizar de qué partes consta el sistema digestivo. Hiendo siempre de lo más general a lo particular. El sistema educativo español es perfecto para criar una buena sociedad de mediocres y de gente “moderna”. Luego algunos de estos mediocres pretende ser escritores, y además, pretenden que la gente les lea y pague por ello.

Escribiendo estos artículos me siento como El Quijote, luchando contra molinos que no conseguiré vencer. Cervantes precisamente es una de las pocas señeras maestras de las letras españolas, si no la única (adelantó el antiutopismo, el perspectivismo,…). Por eso Cervantes no es un orgullo para los españoles: es una vergüenza, vergüenza de que contemos con el dedo de una mano a nuestras plumas maestras. Hay algo muy fuerte dentro de mí que mi me impulsa a escribir estos artículos. Aunque no me salen rentables y no seré oído por lo general. Supongo que soy como Lisa Simpson, luchando contra el resto de Springfield, ella tiene la razón, pero los necios son más cantidad (calidad contra cantidad, la democracia consiste precisamente en manipular a la cantidad…) pero aunque sólo me escuche un pequeño porcentaje de la población, me daré por contento. Los demás son gente moderna que se creen muy sabios por haberse ido de “herasmus”…

P.D: Fue Felipe II creo el que cerró la frontera de Europa para los universitarios españoles. No quería demoníacas influencias de países del diablo. A día de hoy la frontera física se ha vuelto a abrir, pero la frontera mental sigue cerrada completamente.

P.D. 2: Este artículo, como tantos otros de “crítica social”, lo he escrito muy enfadado… pero de eso ya hace dos horas. El motivo de mi enfado en este caso se debe a esa bobada de considerar a la literatura “de género” (o sea, de Ciencia Ficción, de Terror o de Fantasía), como género menor. Y como he dejado claro, para mi es la propia literatura española, en donde no hay casi “género”, la que es menor. Con todo, leyendo el artículo en frío, sigo estando 100% de acuerdo en todos los puntos que menciono. La verdad puede gustar o no gustar, pero no por eso deja de ser la verdad.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Reseña de El tiempo entre costuras de María Dueñas (4)
  • Cómo alcanzar el éxito económico (4)
  • Las diez mejores obras literarias de todos los tiempos (4)
  • Sobre Alemania y sobre-vivir en Alemania (4)
  • Escribir como forma de expresión (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>