La madurez como clave para atraer

Como ya sabemos, la atracción es algo más que atraer al sexo contrario o atraer como posible pareja: se puede atraer en distintos ámbitos, amor, trabajo, familia, amigos… Pero es cierto que es el ámbito del amor y de las relaciones en donde parece que tenemos más interés por atraer. ¿Cual es la clave que nos hará atraer al sexo contrario? En este artículo vamos a exponer la que quizás es la mayor clave para atraer al sexo contrario y para atraer a los demás para que sean parejas nuestras. La madurez como clave para atraer.

Cómo ser infalible en la seducción, cómo ser un ligón infalible, cómo ser infaliblemente atractivo…

Lo primero de todo, podemos desmontar un mito: una cosa es ser atractivo; y otra bien distinta, ser infalible. ¿Cuales son las claves para atraer al sexo contrario? Pues hay muchas, ser divertido, tener inteligencia social, ser buen conversador, tener buen cuerpo, ser comprensivo, decidido, ser carismático… Y por otro lado, ¿cuales son las claves para ser infalible con el sexo contrario, o sea, para ser tan atractivo que nadie del sexo contrario nos pueda rechazar? Pues no hay claves para ser infalible, simplemente porque no se puede ser infalible: todo el mundo es falible, a todo el mundo lo pueden rechazar, todos los mayores seductores del mundo tienen que haber sufrido un gran rechazo que los dejó con el corazón roto y los ayudó a madurar. Los hombres solemos ser más rechazados por las mujeres (pero las mujeres atractivas también pueden ser rechazadas). Lo digo y lo repito: se puede ser atractivo, pero no se puede ser infalible. O sea, ser atractivo no es sinónimo de que no te puedan rechazar.

La madurez como clave para atraer

frama

Siendo atractivos tendremos más posibilidades de tener mejores parejas, mejor vida amorosa y sexual… Pero no podemos pretender ser infalibles, es imposible, nunca en mi vida he conocido a nadie infalible, todos los supuestos “ligones” que yo he conocido en mi vida, eran personas muy rechazadas, quizás eran arrogantes, bravos, decididos… pero también tenían sus defectos, quizás eran superficiales, quizás eran físicamente normales…. pero incluso siendo brillante en muchos aspectos físicos y mentales, seguiremos sin ser infalibles. Y esto pasa porque lo que gusta a uno puede no gustar a otros. Hay películas preciosas (El Señor de los Anillos; Gladiator; Cadena Perpetua; Matrix; La Historia Interminable; Solo en casa; La Guerra de las Galaxias…) que gustan y seducen a muchos… pero siempre nos encontraremos a personas a las que no gustan estas películas. Hay grupos musicales (Héroes del Silencio, Amaral, Rolling Stone, The Beattles, Second…) que gustan y seducen a muchos, pero siempre hay personas a las que no gustan estos grupos. Hay libros (Los Miserables; El Quijote; El Señor de las Moscas; La Divina Comedia; Un Mundo Feliz…) que gustan y seducen a muchos, pero siempre nos encontraremos personas que detestan estos libros y que no les gustan…

Con las personas pasa lo mismo: ser atractivo no puede consistir en gustar a todo el mundo porque eso es imposible. ¿Por qué? Pues porque como tenemos distintas configuraciones en nuestros cerebros, de alguna manera, aunque todos seamos humanos, hay muchos tipos de humanos distintos, cada uno con sus gustos, con sus necesidades, con su forma de ver el mundo… Somos distintos y por eso nos gustan cosas distintas. Así que todos desde ahora debemos de dejar de preocuparnos por ser infalibles con el sexo contrario, porque eso es imposible. Lo que sí es posible es intentar mejorar nuestro atractivo (seguiremos siendo falibles, pero tendremos nuestro público). Para ello seguimos con la que es quizás la mayor clave del atractivo que existe.

La madurez como clave del atractivo ante el sexo contrario

Por algún motivo, la madurez mental y de carácter se nos antoja como una de las cosas que más nos atraen del resto de las personas. Como decíamos al principio, este “atraer” se puede producir no sólo en el ámbito amoroso y sexual; si no en otros. Por ejemplo, quizás tengamos predilección por un hermano nuestro que tienen una personalidad carismática, que tiene un comportamiento equilibrado, comprensivo, decidido pero inteligente, que es en definitiva, maduro de mente y de personalidad. Y por supuesto, a la hora de ligar, de seducir al sexo contrario… la madurez mental es un arma de seducción y de atracción absolutamente inigualable.

¿Qué es ser inmaduro? Pues un poco las personas inmaduras son niños que no han terminado de crecer, y aunque tengan cuerpos ya bien formados, sus mentes siguen arrastrando comportamientos y actitudes pueriles e infantiles. Por ejemplo, he estado viendo hace un rato algún vide por Youtube del famoso Mister Bean: es ese inglés tan divertido, pero completamente inmaduro, de comportamientos infantiles, de modales de niño de dos años, de actitudes divertidas pero no atractivas… (todos nos reímos con Mr. Bean, pero nadie querría empezar una relación sentimental con él salvo…) Por ejemplo, Mister Bean una vez llevó a su “novia” al cine (sí, tiene novia… imaginaros cómo será… un roto para un descosido que decimos en España), y fue a comprar palomitas. Regresó con un enorme cubo de palomitas… y su novia ponía cara como diciendo “¡Cuantas palomitas”! Pero en realidad, ese cubo tan enorme era para él, y escondía por algún lado otro cubo mucho más pequeño que es el que le entregó a su novia, quedándose él con el cubo grande ante la decepción de su novia.

Hay muchos comportamientos de personas que son inmaduros. Recopilamos algunos en una breve lista, y contrastamos estos comportamientos con el que tienen las personas maduras en las mismas situaciones:

1. Perder los nervios cuando hay alguna dificultad. Las personas maduras mantienen el tipo y el buen humor incluso en el medio de las dificultades.

2. Pretender solucionar los problemas a base de gritos, de salidas de tono… Las personas maduras suelen ser comedidas en las situaciones difíciles.

3. Ser agresivo con las personas más débiles y vulnerables. Las personas maduras son más justas con las personas dependientes y vulnerables.

4. Ser sumiso con las personas agresivas y de alto estatus. Las personas maduras suelen ser bondadosas con las personas dependientes y benignas; pero suelen sacar el carácter con las personas agresivas.

5. Esperar que los demás tomen la iniciativa. Las personas maduras suelen tomar ellos la iniciativa, salvo en contadas ocasiones que saben que es momento de esperar.

6. Criticar a los demás pero no liderar. Las personas maduras no critican al uso, ellos lideran con su conocimiento y con su fuerza de carácter.

7. Ser insensible con los sentimientos de los demás. Las personas maduras han aprendido a ejercer de psicólogos naturales, y son capaces de entender y apoyar a los demás.

8. Ser un conversador irritante, o muy callado, o muy hablador… pero irritante. Las personas maduras hablan lo que tienen que hablar, hablan bien, cuentan bien las cosas, saben analizar, saben fascinar con la conversación…

9. Atascarse en las adversidades. Las personas maduras tienen tantas adversidades como las inmaduras, pero ellos intentan salir a flote, hacen planes los intentan poner en práctica… todo ello con actitud estoica, alegre pero una alegría “neutral” y no la típica alegría de personas un poco payasas…

10. No tener proyectos vitales ni ideas propias. Las personas maduras trazan sus proyectos vitales, además ellos tienen ideas propias, y no están esperando validación del mundo para poner estas ideas en práctica.,

11. Ser egoísta. Las personas maduras piensan también en los demás, y no sólo en ellos mismos (también le dan importancia a su propio bienestar).

12. Ser descuidado. Las personas maduras tienen una higiene cuidada, tienen una educación cuidada, tienen una vida cuidada… en general, cuidan todo su mundo.

¿Se os ocurren más diferencias? Hay muchas otras, pero nos hacemos una idea.

Para ayudar en nuestro entrenamiento que nos convertirá en unas personas más maduras y atractivas, aconsejamos nuestro e-book Los Pilares de la Seducción.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Grandes preguntas y respuestas sobre la seducción (9)
  • Tres lecciones para atraer a los demás (8)
  • Seducir con nuestra forma de ser (7)
  • Secretos para atraer a las mujeres (7)
  • Cómo empezar una relación de pareja (7)
  • Comments

    • Anibal dice:

      Como siempre tan asertivo maestro.
      A pesar de sentirme maduro, hay muchos indicadores que muestran que no lo soy. Sé ya lo que quiero y tengo claro mis objetivos, pero me falta aún quizá el gran paso de ser autónomo.
      Gracias por las palabras de tu blog, me han servido mucho desde que comencé a leerlo.
      Un abrazo desde el sur del mundo.
      Aníbal

      • Erik360 Erik360 dice:

        Pues yo he ido madurando con el tiempo Anibal. Antes era mucho más inmaduro… Yo he usado el método de ir analizándome (mi comportamiento y mi pensamiento, sobre todo) e ir viendo las partes de mí que mostraban cierta inmadurez, procediendo luego a una revisión de esas partes y a un “pensar” cómo podría hacer por mejorar esas partes de mí que antes mostraban signos de inmadurez. Es un ir paso a paso y día tras día, sin querer correr mucho pero sin parar nunca… Saludos Anibal.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>