La psicología de Freud y el amor verdadero

La visión del hombre de Sigmund Freud sigue siendo una de las más influyentes de la historia del pensamiento hasta la actualidad. Y precisamente, los impulsos amorosos y sexuales del hombre tienen un lugar destacado en la psicología freudiana. En el fondo, Freud cree que casi todos los supuestos grandes ideales son reducibles a los instintos más básicos, sobre todo al instinto sexual. Por ejemplo, la gente que lucha en el mundo por los grandes ideales, en el fondo, estarían sobre todo preocupados por demostrar su valía ante las hembras… aunque para los hombres pasaría de forma completamente inconsciente esta motivación real. En fin, que El Cid, El Rey Arturo y demás, en el fondo querían pavonearse ante las hembras humanas con su valor, luchaban por grandes ideales, sí, pero detrás de esos grandes ideales, se escondía una motivación muy distinta de la motivación que ellos creían. Y esta motivación, por supuesto, sería sobre todo una motivación amorosa y sexual. En este artículo, explicamos la psicología de Freud y una forma de relacionar esta psicología con nuestra vida amorosa y sexual.

La psicología de Freud explicada brevemente

Freud creía que el alma humana (o consciencia) estaba lejos de ser un todo unitario. Dentro de nuestra psique se podrían distinguir tres grandes partes: el Yo, el Superyo, y el Ello.

1. El Yo. Es la parte más racional de nuestra alma. Con el yo pensamos, y pensamos de forma lógica y racional. El yo intenta satisfacer los deseos más íntimos que tenemos, pero lo hace de una forma racional y ajustándose al “principio de realidad” (o sea, no alucinar, buscar soluciones sensatas y posibles). Por tanto, el yo en la psicología de Freud corresponde a la parte más racional y sensata del hombre.

2. El Ello. El ello es similar a eso que denominamos “lo inconsciente”. Son los deseos más profundos y los anhelos más insospechados que nos surgen del fondo de nuestro cerebro. Todos nuestros instintos se encardinarían dentro de la dinámica del Ello: el instinto sexual, el instinto de alimentarse cuando tenemos hambre, el instinto amoroso… ese amar a alguien porque sentimos muy fondo que lo tenemos que amar. Por lo general, el Ello es muy egoísta, sólo piensa en satisfacerse a sí mismo: satisfacer sus ganas de follar; satisfacer sus ganas de amar aquello que le da placer; satisfacer sus ganas de comer; satisfacer sus ganas de tener un bonito chalet en una cara urbanización de lujo… El Ello es un poco un afiliado del PP, que sólo busca su propio interés y está dispuesto a arrasar con todo para satisfacer sus propias ganas de tener placer y riquezas…la psicología de Freud y el amor verdadero Y para ello, finge, miente, manipula, distorsiona… Vamos, que es un miembro de honor del PP…

3. El Superello. El Superello corresponde un poco a la moralidad humana y a los grandes ideales, que también influyen de forma decisiva en nuestra economía psíquica. De echo, se opone drásticamente al Ello. Por ejemplo, el Ello puede ver una gran tarta en una boda, y el Ello dice al Yo: “cómete la tarta”… Pero el Yo es un mediador entre el Superello y el Ello, y el yo dice “voy a preguntar al Superello haber qué opina sobre lo de comernos la tarta”. Y el Yo pregunta al Superello. Y el Superello puede contestar algo así como “no debemos de comernos la tarta, porque está mal, y es muy importante ajustar nuestra actuación a unas normas éticas, y a nuestros ideales humanistas: lo primero es el amor a la humanidad, luego, si podemos, nos comemos la tarta… pero en este caso, no podemos, porque le fastidiamos la boda a Paquito…”

Estos son los tres elementos básicos de la psicología freudiana: El Yo, el Ello, y el Superello. El Yo media entre el Ello y el Superello, que son opuestos, pues uno representa los deseos inconscientes más egoístas; y el otro representa los ideales humanos más elevados. Y claro… muchos de nosotros hemos tenido en nuestra vida esa dura pugna, entre el Ello y el Superello… Por ejemplo, ¿Enriquecernos a cualquier precio porque eso nos da placer… o respetar en cambio unas normas de moralidad, aunque signifique esto disminuir un poco nuestro placer…? Rodrigo Rato ya ha contestado… Con estos tres elementos, con la dura pugna entre los tres a la hora de solucionar los conflictos que nos surgen el día a día, se explicaría el comportamiento humano. Por ejemplo, Rodrigo Rato hubiese preferido prosperar él y dar placer a su Ello, a costa de guillotinar su Superello, sus ideales… Por supuesto, también entra en juego el Yo, que es nuestra parte racional… Y claro, de razón Rato no va sobrado… por tanto, los tres elementos se han configurado en Rodrigo Rato para que el final gane el factor de avaricia extrema y de miseria humana aún más extrema.

Elementos psicológicos que influyen a la hora de encontrar el amor

Lo cierto es que el amor sobre otra apersona es algo que fluye desde nuestros circuitos inconscientes… Cuando nos enamoramos, es el Ello el que dice: “ese chico o esa chica me da placer…”, es un instinto puramente animal, el amor surge, un poco, como si fuésemos un imán que se ve irresistiblemente atraído por el metal. A partir de ahí, el Yo empieza a trabajar para conseguir a ese chico o a esa chica que nos gusta, y el Superello, debe de dar su visto bueno… Pues por ejemplo, si es por algún motivo inmoral amar a esa persona que nos gusta (podría ser nuestro primo-a…), el Superello se opondría a esa relación pudiéndonos chafar el romance…

Y efectivamente, cuando nos gusta alguien como posible pareja, ese amor surge de muy adentro… Surge de lo más profundo de nuestros instintos, no es una cuestión de que sea racional amar a esa persona… El amor como se suele decir, es ciego… y sordo, e incluso gilipollas…

Esto también explica que muchas mujeres, por ejemplo, empiecen relaciones con hombres de los que todo el mundo dice que no las conviene… Y claro, todo el mundo dice a estas mismas mujeres, que Pepito, un chico mucho más simpático y “formal” que ese macarra que gusta a la chica, es una opción como novio mucho más racional… Pero el amor se guía por el ello, no por el yo… Por tanto, la mujer, aunque sepa que va a sufrir, se quedará con el macarra que la toca muy adentro antes de que con el formal Pepito

El secreto para enamorar

Pero nosotros, ahora que conocemos la psicología humana según Freud, podemos usarla para ganarnos a ese chico o a esa chica que nos gusta… En el fondo, muchos terminamos eligiendo a una pareja que nos llena los deseos del Ello, los impulsos más primitivos; pero que también llena los deseos del Yo, o sea, que esa pareja sea adecuada racionalmente para nosotros… que nos convenga, que sea una pareja lógicamente adecuada para nosotros… ¡

Y el secreto para enamorar, es precisamente jugar un poco con estos dos elementos psicológicos que influyen a la hora de encontrar pareja: el Ello y el Yo:

1. Por un lado, cautivaremos el Ello de nuestro candidato-a a pareja, por medio de nuestra pasión, por medio de nuestro impulso animal, por medio de ser un animal humano sano, vigoroso, dominante, soberbio, sin miedo, seguro de sí mismo, seductor, con una fuerte pasión salvaje que nos sale de muy adentro…

2. Y por otro, cautivaremos el Yo de nuestro candidato-a a pareja, por medio de nuestra razón, de nuestra conversación, de nuestro sentido común, de nuestros argumentos adultos y de nuestro espíritu adulto y racional.

Si somos capaces de conquistar el Ello y el Yo de nuestro candidato-a a pareja… ya lo tenemos echo. En el fondo, buscamos como pareja a alguien que nos fascine tanto por su espíritu de hombre o mujer salvaje, impulsivo; como por su sentido común, por su capacidad de mantener amenas conversaciones y ser sensato en el día a día… Estos son los dos grandes elementos que nos harán enamorar, y con los que nosotros mismos enamoraremos.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • El significado de los sueños como destino de nuestra vida (6)
  • Cómo nos gustan las mujeres a los hombres (5)
  • Cómo hacer estremecerse a las mujeres (5)
  • Tipos de belleza en los hombres y en las mujeres (5)
  • Cómo saber qué hombre o mujer nos conviene para una relación (5)
  • Comments

    • Sara dice:

      Esta muy bien este post pero no veo la necesidad de introducir de forma despectiva un partido político

      • Erik360 Erik360 dice:

        Gracias por el halago, es uno de los artículos estrellas del blog y me trae cientos de visitas al mes. Y precisamente yo mismo me doy cuenta de que me perjudica el toque político que le he dado… Es un artículo viejo y ya no meto política en artículos que no son de política. De hecho la política ha salido casi por completo de este blog, debido a mi propio asco por la misma.

        Y sobre lo de la “forma desceptiva”, pues pocos españoles tienen especial aprecio a los partidos políticos por motivos obvios. El toque de humor irónico siempre es marca de la casa, aunque desde nuestra casa no creemos en política según se ha desarrollado esta en España desde Isabel II, la Restauración… y esa agitada época en la que tuvimos la desgracia de entrar y que se resiste a terminar. Simplemente desde nuestro blog no nos desinteresamos de la política y de la democracia, pero creemos que la única democracia es la justicia social, independientemente de quien tenga las riendas de un poder moldeado por el cacique y por el rentable negocio del “clientelismo” que sustituye los ideales por interés económicos.

        Gracias por comentar, no volverás a ver en artículos nuevos nada parecido a mezcla entre sexo, sociabilidad, amor,… y política. La política a muerto en mi blog, como en el mundo real. Pero sigue viva la crítica, que será sobre todo constructiva y simplemente proponiendo nuevas formas de organización humana.

    • wendy garza dice:

      muy buen articulo :)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>