La vida en pareja

Parece que en el amor del siglo XXI las parejas sigue siendo la principal forma de “organización amorosa”. Siempre se habla de los “rollitos”, pero normalmente la gente, sobre todo los hombres, los cuentan mal: por cada rollo que tienen, cuentan al menos 10, si no más… De lo que oigas, cree la décima parte, como mucho. Por eso, frente a lo reacias que siguen siendo muchas mujeres al “fol… por foll..” la pareja es la opción preferida, también por ellos, para poder satisfacer esa serie de necesidades que tenemos respecto del sexo contrario. En el siglo XXI la pareja sigue siendo la organización amoroso-sexual preferida por todos, incluso por los hombres. De hecho, está demostrado que los “singles”, a veces con injusta fama de ser viciosos y llevar una vida de lujuria y de pecado, tienen una vida sexual mucho menos placentera y más pobre que los hombres emparejados. Y es que yo siempre digo lo mismo: es mejor estar con una chica que te llene de verdad, que con 40 que te llenen a medias. Por lo general, los “rollitos” son un alivio de un calentón muy serio que nos teníamos encima. Pero no seguimos con esa chica no por “tener libertad”, si no porque no encajábamos con ella para una relación larga. Ni más ni menos. En este artículo, la vida en pareja.

El matrimonio y las dificultades en las parejas

Sólo un 15% de las mujeres están dispuesta a tener sexo por tener sexo. El resto, busca a ese hombre con el que poder emparejarse y al lado del quien poder hacer su vida. A día de hoy las circunstancias del matrimonio y del noviazgo han cambiado considerablemente: hace unos años, con 25 ya teníamos que estar todos casados y emparejados durante el resto de nuestra vida, con la misma persona. Hoy se retrasa considerablemente la edad del matrimonio.la vida en pareja De hecho, chicos y chicas ya no quieren saber mucho del matrimonio. La independencia económica de las mujeres hace que estás ya no quieran arriesgarse a terminar atrapadas por el resto de su vida con un hombre que al final era un capullo. Por eso, la forma que ha terminado por tomar la pareja ya no es el de una “famita tradicional” con boda de por medio, con hijos, con abuelos,… Si no la forma de una pareja, que normalmente conviven en el mismo piso, y que retrasarán muchísimo una posible boda, hasta hacer coincidir a esta con la llegada del primer, y normalmente, único hijo.

No es extraño que sea así, pues con hijos de por medio una pareja tiene mucho más difícil el separarse. Muchas mujeres han aguantado años enteros a hombres miserables precisamente por esto: por los hijos. Pero al final, suele llegar la gota que colma el vaso. Pero con hijos de por medio, esta gota siempre tarda en llegar mucho más que en una pareja sin casar, que conviven en un piso y que no tienen hijos.

Esta nueva forma de parejas ayuda a frenar la histórica violencia que han ejercido los hombres sobre las mujeres. Así, la amenaza de un inmediato fin pone freno a la ira y la impotencia de muchos hombres, que normalmente es enfocada hacia su mujer, y hacia sus hijos si los tiene. A día de hoy, se calcula que al menos el 25% de las mujeres siguen sufriendo algún tipo de maltrato por parte de sus parejas. Este maltrato empieza siendo siempre psicológico. y a veces, se acompaña de maltrato físico. Se dice con razón que es peor el maltrato psicológico que el psicológico-físico, porque en el segundo caso puedes demostrar que te maltratan. Cuando el maltrato es sólo psicológico, hasta las mismas mujeres maltratadas dudan como diciendo “¿y no será que malinterpreto yo esos insultos tan cariñosos de mi marido, o esa presión que me tiene el día y la noche amargada…? ¿No serán cosas mías?” La respuesta el 95% de los casos es que NO.

Inteligencia emocional aplicada a la vida en pareja

El otro día decía un especialista en parejas por la tele que seguimos siendo igual de mojigatos que nuestros padres en lo que a las relaciones de pareja se refiere. No hemos evolucionado mucho, a pesar de lo que se crea. Desde luego, los chicos y chica de hoy en día tenemos más educación, mas nivel de estudios, pero el tipo de educación técnica, siguiendo a Max Weber, que creía que la humanidad avanzaría cuando todos nos hiciésemos técnicos, hace que la educación sirva para aprender a ser abogado; para aprender a ser carpintero; para aprender a ser médico; para aprender a ser científico; o para aprender a ser cocinero. Pero cuando salimos de la cocina o del despacho, seguimos siendo unos seres tan básicos como nuestros padres.

Por eso seguimos siendo unos mojigatos en las relaciones de pareja, porque realmente la educación que tenemos no nos hace más inteligente. La mejor forma precisamente de asegurarse una vida en pareja muy feliz es cultivar la inteligencia emocional, descuidada por ser presuntamente poco útil para la economía.

Pero esto no es así. Yo mido la inteligencia en dos parámetros distintos:

1. Inteligencia racional.

2. Inteligencia emocional.

Ambas las mido con una escalad del 0 (casi un vegetal) al 10 (lo más inteligente que se puede ser, o racional o emocionalmente). Y he calculado que hay una relación entre la producción y la riqueza real de un país; y la inteligencia raciona y emocional media de un país. Por eso este país se ha ido a la ruina: hemos hecho caso al estúpido de Max Weber, y hemos educado a técnicos, en lugar de a hombres y mujeres intelectualmente espabilados.

Para terminar, ponemos algunas ideas que nos ayudarán a usar nuestra inteligencia emocional para mejora nuestra vida en pareja.

Ideas para mejorar la vida en pareja.

1. Independientemente del amor y de la pasión, el respecto hacia el otro o la otra debe de ser igual el primer día de convivencia juntos; que pasados 10 años. El amor y la pasión pueden decrecer; pero el tener un trato con una pareja que consideramos nuestra igual, es una experiencia siempre maravillosa y que nos llena mucho también.

2. Los detalles son lo más importante para las mujeres. Dejar por ejemplo rastros de nuestras barbas en el servicio al afeitarnos, es percibido por estas como una falta de inteligencia emocional por parte de los varones. Debemos de intentar que la convivencia sea como en una novela romántica… Y en ninguna novela romántica salen restos de barbas en la pila del lavabo…

3. El hombre, pero a veces también la mujer, debe de preguntarse si en alguna actuación en la convivencia diaria con su pareja, están usando aunque sea casi sin darse cuenta algún tipo de violencia, sobre todo psicológica, que es la más común. Una pareja se debe de regir por una mezcla entre razón y sentimientos, pero la violencia de cualquier tipo debe de ser excluida, a riesgo de que la convivencia se terminará convirtiendo en un infierno.

4. Las reglas de la casa siempre se negocian en una discusión libre de sentimientos y en la que cada miembro de la pareja tiene voz y voto. Pero una vez que existen esas reglas, es fundamental cumplirlas. No debemos de escabullir el decir a nuestra pareja “vamos a poner unas reglas, democráticas, entre los dos”. Si alguien se enfada por eso es que hace tiempo que se está saltando el punto 3…

5. Mantener unas rutinas diarias y semanales es también importante. Por ejemplo, no abandonar con el tiempo esa cena romántica del sábado por la noche. Podemos variar un poco las rutinas para que no decaiga la magia, pero no acabar con ellas. Tener siempre esos momentos especiales a lo largo de la semana; y por supuesto, también a lo largo del día. No hace falta tener relaciones sexuales cada día. De echo, de alguna manera cuando estamos varios días sin… recargamos las pilas de la libido. Por eso se puede establecer 2 o 3 días a la semana para… Que estarán puestos en el calendario tal cual, así cada uno de los dos sabe qué toca y cuando toca… Pero cuidado no lo pongáis en el calendario de la cocina, y venga un día la suegra a casa y lea “el día 3 toca polvo a las once de la noche…” Esto también se negocia. El saber qué toca y cuando toca, evita oír eso de “cariño, me duele la cabeza”,… Todo se negocia, y se termina llegando a un punto intermedio. No hay que tener miedo a hablar y a negociar. La negociación es la base de la convivencia. La otra forma de convivir, es la dictadura de un miembro de la pareja sobre el otro.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Principales problemas en una relación de pareja (7)
  • Secretos para cautivar a tu pareja (7)
  • Cinco consejos para vivir en pareja (7)
  • Cosas buenas de tener novia (6)
  • Cosas que hacer con nuestra pareja (6)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>