Las claves del éxito en nuestras interacciones sociales con hombres y mujeres

Sólo echando un breve vistazo a nuestro alrededor, constataremos enseguida que buena parte de eso que queremos conseguir y que no tenemos, depende casi en exclusiva de nuestro poder de persuasión sobre los demás. Desde encontrar un trabajo a conseguir a esa chica que nos gusta, las claves del éxito de nuestras distintas interacciones sociales pasan por convencer a los demás, no ya de nuestro punto de vista, pues no se trata de razonar, sino de que nosotros mismos somos personas interesantes, nobles, con algo dentro de nuestra cabeza. No somos ni mucho menos completamente dueños de nuestra vida, pero sin ningún tipo de dudas, aprender a tratar con los demás nos abrirá innumerables puertas en todo tipo de ámbito social. Y ese es el verdadero “secreto” para poder tener una vida plena y llena de relaciones sociales gratificantes: aprender a tratar con los demás. Y dentro del trato con los demás, ocupa un lugar central nuestra capacidad de conversar. En este artículo explicamos las claves del éxito de nuestras interacciones sociales.

El verdadero secreto para enamorar

Por ahí siguen circulando todo tipo de teorías raras sobre qué es lo que termina por hacer un hombre o una mujer apetecible a los ojos del sexo contrario. Por supuesto que el físico es muy importante… Pero visualicemos esta repetida anécdota:

Se encuentran un grupo de chicos y un grupo de chicas en una discoteca. Y resulta, que una de las chicas es especialmente explosiva… es guapa de cara y tiene todo un cuerpazo. Nadie puede apartar los ojos de semejante espectáculo de la creación… Y poco a poco, los chicos que se han lanzado a por el grupo de chicas, ponen de lleno su atención en este bombón. Hablan con ella, casi haciendo cola… mientras las demás chicas permanecen un tanto ignoradas… para su indignación creciente. Y resulta, que según van hablando con ella, la chica no es capaz de articular muchas más palabras que un sí o un no… además de algún gesto, quizás ese encogimiento de hombros mientras sale de su boca lo más inteligente que acertará a decir en toda la noche “bueno, no se…”. Y en pocos minutos, esa chica que parecía tan atractiva irá perdiendo su protagonismo… Los chicos, al ver que esa chica no parece tener nada interesante en su cabeza irán viéndola como una chica poco atractiva… En cambio, esa otra amiga que no es en apariencia tan hermosa, pero que tiene todo un desparpajo, es extrovertida, simpática y tiene una conversación inteligente y profunda, empezará a quitarle el protagonismo a la chica tan mona que parecía que se iba a llevar a todos los hombres por delante… Y si esto es así con una chica… imaginémonos lo que pasará en el caso contrario, con un chico que esté bueno pero que no tenga nada en la cabeza…

El físico es lo primero

Si, el físico es lo primero que entra por los ojos. Pero a partir de ese primer momento de impacto, nuestro aspecto externo va perdiendo protagonismo a pasos agigantados, en beneficio de nuestro alma, reflejada, cómo no, a través de una buena conversación.Las claves del éxito en nuestras interacciones con hombres y mujeres Y por supuesto, esto es así en todos los ámbitos, no sólo en el ámbito del ligoteo… A la hora de encontrar un trabajo es igual: te juzgarán en principio por tu físico… pero en seguida echarán un vistazo a tu currículum… y por supuesto, le echarán un vistazo a tu conversación en la posterior entrevista de trabajo.

De echo, vasta ya de mitos al respecto: una mujer terminará eligiendo como pareja al hombre que le haga sentirse a gusto en sus conversaciones y en esos momentos intrascendentes del día a día. Tanto es así, que está demostrado que una mujer elige a hombres de su mismo cociente intelectual: mujeres de 100 de cociente intelectual, elegirán como pareja a hombres de 100; y mujeres de 140 de cociente intelectual, sentirán especial atracción por hombres de 140 de cociente intelectual. Por supuesto esto es así porque nos sentimos especialmente atraídos por aquello con lo que nos identificamos, aquello que es parecido a nosotros, aquello que nos hace sentir que pertenecemos a un mundo común. Por eso, las mujeres inteligentes rechazan a los tipos cortitos que las “entran” a pares… ; pero al revés también suele pasar: las mujeres normales rechazan a los hombres inteligentes. Y para eso sirve el sargeo desde mi punto de vista: para poder conocer a cientos de hombres o mujeres… y así verdaderamente poder encontrar a ese hombre o esa mujer que nos llegue al alma.

Como siempre digo, más vale estar con una mujer (u hombre) que te guste mucho que con 40 que te gusten a medias. La sensación no se puede ni comparar… De echo, me viene ahora a la cabeza ese tal Mistery… En sus intentos por acostarse con muchas mujeres (que desde luego, le gustarán a medias…) a diseñado un sistema con el que en teoría una mujer debe de caer rendida a nuestros píes en tres fases: 1. es cuando la entramos, el primer contacto; 2. Crear confort… Y esta fase es la fundamental de todas. Crear confort significa que una chica no se va a acostar con nosotros si no se siente a gusto en nuestra compañía en esas interacciones comunes y diarias. Y esto es así por buenos motivos: una mujer que elige a un hombre como pareja, sabe que puede tener que estar años enteros junto a él, criando juntos a las posibles crías que tengan entre ambos. Una mala elección, arruinará la felicidad y el futuro de la desdichada mujer. Por eso, para conquistar a una mujer (y también a un hombre, en esto no somos muy distintos), se necesita llevarla un tanto a nuestro ámbito doméstico y cotidiano… Es un poco ridículo ver a ese tal Mistery llevando a las mujeres a hacer la compra… pero Mistery sabe perfectamente que, una mujer sólo caerá a nuestros pies, si se siente a gusto en nuestro mundo, si se siente a gusto hablando con nosotros… En definitiva, si su mundo y el nuestro son compatibles. Aunque no nos importa mucho para este post,  3. fase es lanzarse a por ella… no tiene mucho misterio…

Crear mundos mediante la conversación

Por tanto, para tener éxito en una relación social, la clave está en hacer sentir a nuestro interlocutor que pertenecemos a un mundo común… Nos sentimos atraídos por aquellas personas con las que nos identificamos. Y por supuesto, es a través del diálogo como intercambiamos experiencias vitales con nuestro interlocutor. Saber conversar termina siendo lo que más posibilites nos abrirá de cara a los demás. Si una chica se siente a gusto hablando contigo fuera de una discoteca.. (por ejemplo, la conocemos en la disco y quedamos en la tarde siguiente para tomar un café…) la tienes en el bote… Las mujeres no se andan yendo por ahí con el primer macarra de barrio que las entra en la discoteca: tienen que pasar antes la prueba de las interacciones cotidianas, tienen que sentir que el mundo vital de ese hombre que la pretende es realmente interesante. En la disco todos podemos bailar muy bien; pero cuando se apagan las luces y volvemos a nuestras casas… es ahí cuando verdaderamente mostramos nuestro verdadero carácter… De echo, si nos damos cuenta, cuando estamos de fiesta todos somos muy parecidos: es en nuestra interacciones cotidianas cuando surgen de verdad la diferencia. Y esto los instintos de las mujeres lo saben bien

Las claves para aprender a ser un gran conversador

Como ya hemos dicho, creamos mundos mediante la palabra. El griego la palabra logos, significa eso, “palabra”, pero también significa la cosa… O lo que es lo mismo, entre los antiguos griegos las palabras reflejaban directamente a la cosa. No es como en nosotros, que hemos dividido el mundo entre un nivel mental, el de la palabra como artefacto; y un nivel real, el de la cosa que designa la palabra. Creo que debemos de volver a ser un poco griegos en esto, pues es la mejor forma de poder crear mundos mediante la palabra.

También en el cristianismo, “al principio fue el verbo”. J. R. R. Tolkien inventó la mitología de la Tierra Media y de El Señor de los Anillos… además de un montón de idiomas asociados…, el élfico es el más famoso. Y llegó a declarar en una entrevista, que la Tierra Media había sido sugerida por los idiomas que había creado anteriormente, Y no al revés. Primero inventó sus nuevos idiomas, y eso le inspiró toda la Tierra Media y la mitología de El Señor de los Anillos y de El Silmarilion.

Por eso, debemos de aprender a crear mundos con la palabra. No hace falta que inventemos un idioma nuevo, nos vale con el castellano, el catalán, o el que tengamos a mano. Se trata de poder usar, por ejemplo, nuestro castellano nativo, de una forma un tanto distinta. Podemos imaginarnos por ejemplo, cuando conocemos a una persona con la que pretendemos interactuar con éxito, que ambos, la persona y nosotros, estamos encima de un inmenso lienzo. La persona con sus palabras irá trazando unas pintadas por aquí y por allá en ese lienzo. Por ejemplo, la persona en cuestión, supongamos que es una chica que pretendemos como pareja, nos puede contar que a ella le encanta pasear por la ciudad, que le gusta el ritmo diario y cambiante de las distintas fases del día en la ciudad… Y nuestro lienzo se empieza a impregnar de todo eso… Ahora somos nosotros los que debemos de dar nuestras pinceladas, porque oír está muy bien, pero más nos vale que también seamos capaces de aportar algo si queremos convencer a esa mujer que somos interesantes y que pertenecemos a un mundo común… Por ejemplo, nosotros nos emocionamos con su punto de vista, pues a nosotros también nos apasiona el lento transcurrir de las horas por la ciudad: desde esa nieblina de la mañana que se junta con el humo de las fábricas al despertar; hasta es último resplandor naranja al atardecer, justo antes de que se meta el sol, y la gran ciudad entera quede bajo un negro velo que nos invita al descanso y a refugiarnos en nuestras acogedoras casas…

Y todo esto se termina reflejando en ese lienzo… son palabras, pero pinta un lienzo que se podría confundir con una realidad completamente objetiva. Por supuesto, el lienzo cambia… es más una pantalla de proyección, con imágenes estáticas. Para dominar esta técnica nada mejor que un poco de práctica… y también un poco de lectura. Aconsejo la novela clásica…( por ejemplo, Proust, Allan Poe, y Dickens) eso nos pone la cabeza en su sitio, y luego es más fácil que estas metáforas acudan a nosotros cuando queramos impresionar a esa chica que nos gusta… No hace falta matarse a leer. Simplemente es cuestión de leer una hora todas las noches antes de acostarnos. Eso nos pone la cabeza en su sitio y nos hace más seductores en todos los ámbitos. Luego es simplemente cuestión de sacar las metáforas de la imaginación, y proyectarlas en el lienzo de nuestro mundo real.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Qué tiene que tener un hombre para resultar atractivo ante una mujer (5)
  • Cinco cosas que enamoran (vídeo) (4)
  • Cómo superar los complejos físicos (4)
  • Lecciones de madurez sentimental (4)
  • Consejos para enamorar (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>