Las claves para disfrutar con el sexo

El hombre es un ser cultural. Los animales vienen programados genéticamente para aprender determinados comportamientos que les ayudarán a desenvolverse en su día a día. Pero en el caso del hombre, se produce ese extraño fenómeno que podemos llamar comportamiento cultural. Las ardillas de todo el mundo, hacen las labores del día  a día muy parecidas todas, independientemente de que se encuentren a miles de kilómetros unas de otras. Pero en el caso de los hombres, adoptan patrones de comportamiento distintos, según la distinta cultura en la que nacen. Esto quiere decir que, por ejemplo, en ninguna cultura de la tierra se hace el amor de la misma manera… Las pautas sexuales, las rutinas, los tabúes, la edad de la primera vez, y de las posteriores, lo que está bien y lo que está mal, lo que nos gusta y lo que nos da asco… son todos ellos fenómenos ligados a una cultura determinada. No es extraño que las prácticas sexuales que escandalizan en una cultura, sean muy aceptadas en otra, y viceversa. Y es que el hombre es un ser con cultura… bueno, ahora ya no, ahora pretenden que nos comportemos todos siguiendo la norma de lo “políticamente correcto”, y es que resulta, que el terrorífico sistema tecnocrático que nos aplasta con su botas tejanas ha hecho que los occidentales estén empezando a perder todo tipo de cultura… Ahora nos animan a que nos comportemos “naturalmente”, y con esto se refieren a que no nos salgamos de la pauta marcada por el sistema de capitalismo basura en el que estamos insertos. Con todo, mucha gente ya no sabe ni follar… Este artículo no pretende ser un manual de “paso a paso”… pero al menos, pretende que volvamos a ser un país con cultura (si es que alguna vez lo fuimos) volvamos a reflexionar sobre nuestros instintos, y con todo, terminemos por moldear una cultura verdaderamente humana, una cultura en donde, por supuesto, la sexualidad sigue siendo uno de los aspectos más importantes.

La edad de la primera vez

las claves para hacer el amorHay que decir que se encuentran personas vírgenes de todas las edades y de todos los sexos. Por supuesto, el porcentaje de personas vírgenes va descendiendo, sobre todo a partir de los 20 años. Pero digamos que con esas edades, aún muchos no tienen la madurez mental adecuada para poder disfrutar del sexo como se merecen. Es más, empezar demasiado pronto en el mundo del sexo, puede ser una fuente de traumas… pues nuestro cerebro no está preparado, aunque lo esté nuestro cuerpo. De echo, parece ser que los hombres y mujeres que empiezan tarde (o sea, más cerca de los 30 que de los 20)= luego tienen una vida sexual más satisfactoria, son capaces de disfrutar más del sexo. De echo, la década de mayor actividad sexual no son los 20, como se cree, sino los 30. Luego comúnmente la gente se cansa… y a partir de los 40 se encuentra a mucha gente un tanto asexualizada… Y es que el sexo es como un buen cuadro: si lo sabes apreciar, te tirarás años mirándolo y sacando toda su magia; pero si no, lo cogerás y lo venderás, disfrutarás un poco del dinero ganado… pero el dinero se acaba, y ya no tienes cuadro… No vendamos el cuadro, no queramos empezar demasiado pronto. La vida es para saborearla poco a poco. Las personas más sensibles son las que más partido le sacan a la vida, y no porque tengan un trozo de mundo más grande para saborear, sino porque lo saben saborear poco a poco. Y por otro lado… tampoco seas demasiado tardío… Si sigues virgen con…30-40… es que vas demasiado lento…

Las personas de inteligencia normal suelen perder la virginidad sobre los 20. Las personas que son muy inteligente rondan la edad de 30… y las personas que son poco inteligentes es recomendables ayudarles con su vida sexual y amorosa, porque el tener algún problema de inteligencia, no significa que se sea asexual… Antes las personas que no eran inteligentes solían morir vírgenes, si no lo remediaba algún encuentro fugaz con alguna prostituta. Pero a día de hoy las cosas están cambiando, y hoy sí, el amor es para todos

Manual práctico para hacer el amor

Gracias por adquirir este producto… lea cuidadosamente el manual de uso y guárdelo para futuras referencias…

Lo primero de todo, tener novia no es como comprarse una videoconsola. No hay manual de uso… porque en las parejas nadie controla a nadie, hay una negociación constante entre ambos miembros. Las personas de poca inteligencia, confunden el negociar con el discutir… y discutir es muy poco sexy… Por tanto, vamos a enseñar a hacer el amor… Vete enchufándote…

Normalmente los hombres y mujeres hacemos el amor con la que es nuestra pareja. Los rollos de una noche es poco más que irse con una furfia… Cuando se disfruta realmente es cuando hay una compenetración de cuerpo y de alma entre el hombre y la mujer. A los furores de los genitales se les une la pasión de estar enamorado de un alma afín… Y así sí que podemos llegar a ver a Dios en toda su esencia. El sexo es algo demasiado sagrado como para ponernos a hablar de ello como si estuviésemos dando indicaciones para instalar una videoconsola… pero precisamente, nosotros somos muy pecadores…

Lo ideal para hacer el amor es no tener prisa, ni estar preocupado. En el sexo tántrico se intenta llegar al máximo placer mediante las prácticas sexuales. Y es que, lo bueno se disfruta en pequeñas cantidades, y durante mucho tiempo… Si nos damos cuenta, esto nos pasa hasta con la música que escuchamos: los grupos que nos gustan de verdad, nos gustan durante mucho tiempo, escuchamos poco sus canciones una vez pasada la impresión inicial. Y luego a veces escuchamos a algún grupo que no nos gusta tanto… y hacemos con su música una especie de uso de “usar y tirar”… lo escuchamos un poco, apagamos el reproductor, disfrutamos algo en el proceso, y nunca ya volvemos a poner música de ese grupo… Lo que es verdaderamente bueno te va haciendo disfrutar quizás en pequeñas cantidades, pero a lo largo de muchos años… Hagamos del sexo el placer prohibido por excelencia, en el fondo, no hay nadie tan inteligente que piense que el sexo es un acto puramente irracional… Bueno, sí, Schopenhauer, según el cual, sólo pensar en el coito, ya le hacía entrar en una tremenda convulsión a base de arcadas y vómitos… Pero nosotros estamos muy cachondos, y desde luego, vamos a amar demasiado… Schopenhauer ya puede ir preparando un cubo para vomitar…

La sexualidad humana

En fin, El sexo es demasiado bueno para no pensar en él. Otra cosa es el echo de no tener nada más en la cabeza… Pero hay una opción intermedia: pensar el universo como si fuese un inmenso orgasmo de un dios ancestral… En el fondo todo lo que nos importa de verdad en nuestra vida, debe de llevarnos hasta esas pequeñas cosas que nos son imprescindibles en nuestra vida. Ya lo dijo Freud: todo lo más grande deriva desde lo más pequeño. Y en el fondo, cuando hacemos el amor con una mujer (bueno, o con un hombre, en el caso de nuestros amigos gays y nuestras amigas mujeres…) sentimos que estamos haciendo algo grande, sentimos que el universo entero nos acoge en su seno de nuevo, sentimos que nos unimos a nuestra otra mitad, después de tanto tiempo separados. Es el mito del andrógino: el humano se escinde en dos, y pasará su vida triste y melancólico, vagando por bosques perdidos… hasta que un día, vea un extraño rayo de luz a la orilla de un arrollo… Y cuando nos acercamos, nosotros, la parte masculina del andrógino originario, vemos que en la orilla se está bañando un extraño ser, mejor dicho, un hermoso ser: una ninfa, una mujer de belleza extrema, que nos arrebata y que nos subyuga, y al final, ya terminaos por caer al suelo de pura pasión. Y entonces, llegará el momento de volver a fundirnos en el humano originario, llegará el momento en donde el hombre y la mujer se reencuentren, y así vuelve el hombre a ser Uno e indivisible… y sobre todo, feliz, una vez que hemos podido encontrar nuestra otra parte y hacerla el amor durante interminables horas…

Ir a Cómo hacer el amor

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • La inteligencia y la sexualidad (5)
  • El placer de la sexualidad humana (5)
  • Cosas buenas de tener novia (5)
  • La sexualidad en hombres y mujeres (5)
  • Las distintas fases de una relación sexual (5)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>