Las distintas personalidades

Todos nosotros estamos dotados de una personalidad única e irrepetible. En última instancia, es nuestra personalidad lo que nos permitirá seducir o no seducir a los demás. Y no sólo por el atractivo de la misma: hay personas que tienen una personalidad más sociable, más alegre, más simpática; en cambio otros tienen una personalidad más oscura, mas tímida, menos optimista… es evidente que los primeros ligarán más que los segundos. Pero no por ser más atractivos: si no porque lo intentarán más, tendrán más oportunidades, no se tomarán el rechazo con tanto dramatismo… La personalidad ha sido estudiada desde tiempos antiguos. Tras un periodo en donde el estudio de la personalidad ha estado marcado por la influencia del psicoanálisis (periodo en el que la psicología y el circo han tenido muchas cosas en común, sobre todo que ambas disciplinas causaban grandes risas, con la salvedad de que los psicoanalistas pretendían ser tomados por personas serias y por científicos, reinvindicaciones que el payaso de circo no ha realizado jamás que se sepa), la ciencia psicológica ha retomado el camino verdadero que ya abrieron los “médicos” (eran más bien carniceros) griegos y los pensadores griegos de la Época Clásica. Y al final se ha recuperado un poco la teoría de los “cuatro humores”, que dice que todos nosotros estamos compuestos por aire, fuego, agua y tierra (nótese el componente “fisicalista” de esta teoría) y según el elemento que predominase en nosotros, seríamos respectivamente sanguíneos, coléricos, flemáticos y melancólicos. Esta teoría de los griegos ha sido recuperada y desarrollada por psicólogos empíricos hasta dar lugar a teorías más refinadas de la personalidad que al fin y al cabo intentan desarrollar la idea de los “cuatro elementos” dándole una mayor complejidad. En este artículo hablamos sobre los distintos tipos de personalidades.

Las personas melancólicas

Y es que no puedo por menos de recordar la gran alegría que yo tuve cuando por azares de la vida me encontré con la teoría de los cuatro temperamentos de los griegos, que dice que todos los hombres o bien somos sanguíneos, o flemáticos, o coléricos o melancólicos. Y digo alegría porque fue una alegría saber que a pesar de que demasiadas personas en mi vida me intentaban poner la etiqueta de “raro”, los griegos de La Antigüedad sólo me hubiesen puesto la etiqueta de “melancólico”. Al final, yo me di cuenta que todas esas supuestas “rarezas” mías en realidad eran rasgos de personalidad típicas de las personas melancólicas, con sus defectos y con sus virtudes. Resulta que al final yo no era raro: sólo era melancólico, uno de los cuatro grandes tipos de temperamentos en los que se divide la humanidad. Y es que mucho me temo que en España (también conocida como Canichonilandia), a veces ha habido un gran recelo contra personas de tipo melancólico, porque eran profundas, porque pensaban en lugar de hablar cosas sin sentido, porque denunciaban las injusticias, porque no eran capaces de hacerse pasar por tontos (algo exigido por los media para ponerte la etiqueta de “normal”), y en definitiva, porque eran inteligentes y preferían leer todos los días antes que ir a votar a las elecciones una vez cada cuatro años… Esta discriminación de la sociedad hacia personas de tipo melancólico agraciadamente ha estado “frenada” por la misma sociedad, debido a que a pesar de ser tímidos y retraídos, los melancólicos comúnmente causan cierta simpatía debido a su profundidad y a su carácter moral.

De cualquier forma, los melancólicos sólo son uno de los grandes tipos de personalidades que existen. Repasando las características de los grandes tipos de personalidades que existen terminamos el artículo, eso sí, quiero recordar una frase inteligente que creo que viene en La Biblia antes de nada, y antes de que nadie decida qué tipo de personalidad es mejor y qué tipo de personalidad es peor:

no juzgues si no queréis ser juzgados

Cuatro tipos de personalidades distintas

1. Sanguíneo. Homer Simpson como prototipo negativo. El típico amigo divertido, sociable y encantador que todos tenemos como prototipo positivo. Es la típica persona divertida, que le gusta la fiesta y que se toma todo como un juego. Es hablador sociable, tiene una inteligencia social muy bien aplicada a sus interacciones sociales, con lo que siempre termina por causar en los demás una sensación positiva. Son personas que ven el lado bueno del mundo, que no se complican demasiado la vida con pensamientos obsesivos. Ellos se ven a sí mismos como “personas normales” que disfrutan y hacen disfrutar de la vida. Su lado malo es su poca profundidad y el que como ven todo como pura diversión a veces no son los hombres más trabajadores del mundo.

2. Colérico. Adolf Hitler como prototipo negativo (aunque Hitler tenía una inteligencia más típica del melancólico, de ahí su tremendo impacto y éxito); Chicote (el del programa de la Sextapesadilla en la cocina“) como prototipo positivo. El colérico es una persona muy trabajadora, con mucho carácter, y él, como Chicote en Pesadilla en la cocina, aplica su gran carácter para hacer de su profesión su vida, su afición, su todo… El colérico vive para trabajar, lo hace bien, no se cansa, y cree que todo lo que no sea trabajar es una pérdida de tiempo. El colérico usa su gran carácter para ser un gran organizador, para llevar su negocio con un liderazgo y con una eficiencia digna de una gran mente, para producir lo más posible y así los coléricos pueden llegar a estimular la economía de un país al completo… El colérico se ve a si mismo como un líder que enseña el camino del trabajo y de la productividad a los demás… Desgraciadamente su lado malo pasa por que no suelen ser muy inteligentes (Chicote parece más inteligente que la mayoría de los coléricos, con lo que a lo mejor tiene inteligencia también más típica del melancólico), y por eso su “trabajo” puede constantemente convertirse en la pesadilla de un país entero, lo sabemos bien en España, en donde el típico empresario de la construcción (industria que ha arruinado al país) es la típica persona colérica que no tiene la suficiente inteligencia como para ver que no es buena idea llenarlo todo de chalets, de urbanizaciones, joder la economía con andamios, con albañiles por todos los lados, sin industria de verdad…

3. Flemático. Weilon Smithers (no tengo Internet y no sé si lo escribo bien) como prototipo (?). Y el actual ministro de injusticia español, Gallardón, (también llamado Weilon Smithers…) como prototipo (?). El flemático es un ser tan insustancial que uno no sabe si es bueno, si es malo, si es listo, si es gilipollas… ¿Se enfadaría Weilon Smithers porque lo he llamado gilipollas…? De cualquier forma son personas atractivas por su trato cortés y delicado (a mi me encantan las mujeres flemáticas y tiendo a enamorarme de ellas… eso sí, con una pequeña mezcla de la tierra del melancólico en su sangre). Además son inteligentes y hacen muy buenas parejas con el melancólico, porque al flemático le falta fuego y al melancólico le sobra (el colérico comúnmente puede maltratar al flemático si terminan estos dos como pareja. El melancólico es el único que puede frenar al excesivo fuego del colérico cuando se forman parejas de coléricos con melancólicos). Así el flemático se enamora de la pasión del melancólico, de sus actitudes de artista, de su carácter escindido… Y el melancólicos se enamora de una persona que lo admira, además se enamora de una persona tranquila, refinada, con muy buen trato… y que le deja mandar a él (a los melancólicos, a pesar de ser tímidos, les encanta organizar, mandar, hacer las cosas a su manera…). El lado bueno del flemático es que es tranquilo, razonable y racional, delicado… El lado malo es que a veces es demasiado tranquilo, un poco vago, un poco egoísta…

4. Melancólico. El Marqués de Sade como prototipo negativo (también nos vale “Drácula”…); Enrique Bunbury (iba a decir Newton, o Beethoven, o Marcel Proust… pero para darle más actualidad pues…) como prototipo positivo. El melancólico es la típica persona que por un lado es tímida, insociable, retraída, callada… pero por otro, es comúnmente una persona inteligente y muy creativa, que termina por desarrollar muchos intereses en varias áreas del conocimiento distintas en las que puede llegar a ser un maestro (ciencia, filosofía, literatura, música, política…). Los melancólicos en primeros momentos pueden parecer personas asustadizas y poco interesantes. Pero en los segundos momentos los melancólicos pueden demostrar una profundidad de su ser como ningún otro tipo de temperamento. El gran punto en contra de los melancólicos es su timidez, su carácter a veces algo oscuro y vengativo, su pesimismo, su insociabilidad y su escasa popularidad social. Pero entonces, ¿cómo he llegado yo, un melancólico de manual, a ser socialmente popular, a tener éxito entre los demás? Es laaargo de explicar, todo empezó el día en que sentí que la masturbación ya no me llenaba como antes… Me di cuenta de que la vida de monje que llevaba no me satisfacería a partir de aquél momento. Fue entonces cuando me empecé a “espabilar”, y aún me sigo espabilando, todos los días un poquito más. Se supone que también los melancólicos son los mejores maestros que existen, los que mejor explican a los demás las cosas, por eso yo espero enseñarles mis secretos a mis lectores durante muchos largos y esperemos que cachondos años…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Seducir con nuestra forma de ser (7)
  • Personalidades de hombres y mujeres seductores (5)
  • Hombres y mujeres extrovertidos versus introvertidos (5)
  • Cómo entender a los demás (5)
  • Tipos de seductores (5)
  • Comments

    • Fantastico post. Gracias por aportarlo…Espero màs…

      Saludos

    • Zenon dice:

      Muy subjetivo, pero valido para un post de seducción y autoayuda.

    • Johana dice:

      Hola yo también soy melancólica pero no me atraen para nada los flemáticos creo que generalizar en esto no es correcto.

      De hecho curiosamente me atraen los coléricos por su presencia segura . pero sobre todo los sanguíneos que serian mi temperamento opuesto por su forma alegre y relajada de ver la vida.

      Buen articulo

    • María dice:

      Vaya ¿En serio las demás personas nos ven como insustanciales? Bueno soy flemática-melancolica, y me ha causado curiosidad tu publicación en cuanto como halagas al temperamento melancólico, bastante subjetiva tu premisa y respetable.

      Honestamente, no creo que los flemáticos seamos insustanciales de hecho tenemos la característica de observar mucho y hacer poco eso lo reconozco.

      Pero, el primer paso del método científico es la observación, nosotros no somos insustanciales sencillamente es que no nos involucramos en cosas que bajo nuestra óptica no vale la pena.

      Si nos vamos a meter en algo es mejor tener algo preparado ¿No Crees? Y no conozco un temperamento tan rutinario como el flemático.
      Entra destacar que no te equivocas en que somos inteligentes, podemos aparentar una cierta apatia y yo soy la “apática #1″ en mi familia.

      Mi madre es colérica, mi padre biológico colérico, no se soportaron así que no están juntos y mi hermano sanguíneo, yo soy el adefesio dentro de esa ecuación.

      Con la persona con quien mejor me llevo es como mi abuela que es melancólica, tiene un corazón muy grande eso lo reconozco y ayuda a todo el mundo, yo le digo “Santa Teresa de Calcuta” porque da todo de sí por los demás.

      Yo bueno…He tratado de seguir sus pasos, si bien no es médico estoy estudiando esa carrera y en serio la disfruto porque leo y amo leer.

      Al ser mi abuela bibliotecaria tuve una infancia con libros, yo era la típica chica que veía la ecuación del profesor de física y encontraba una forma más fácil de hacerla, pero era tan temerosa de hablar cuando el maestro me pedía que explicará que terminaba olvidando el asunto.

      Ahora en la Universidad, no me quejo me cuesta un poco adaptarme a lo nuevo, pero para estar en segundo semestre está bien.

      Mi amiga más cercana es una melancólica-flematica, luego una melancólica-sanguinea y una sanguínea-colerica, está última discute un poco con una compañera colérica-melancolica porque es muy mandona a mi honestamente me da igual.

      Y como diría mi madre “Todo te da igual” y yo como siempre respondo: No es que todo me dé igual sino que encuentro en pocas cosas el estímulo suficiente.

      Me gusta contemplar la vida, pero como cobarde que somos la mayoría de flemáticos no nos lanzamos.

      Yo me lancé en esta carrera aún sabiendo que pude haber estudiado alguna ingeniería o incluso astronomía.

      Me arriesgué porque quería salir de mi zona de confort, quería probarme a mi misma y el conocimiento es algo que me atrae especialmente el que me haga crecer como persona.

      Así como aparento ser sería y tímida, con el tiempo me dicen que soy demasiado buena y misericordiosa sencillamente porque no me gusta pagar con la misma moneda a los demás como diría otra frase célebre de la Biblia “Da la otra mejilla”.

      Bueno, espero no aburrir mucho con este post porque esa es otro adjetivo calificativo con el que me denominaban mis compañeros de la escuela en su mayoría sanguíneos.

      Saludos, una flemática.

      • Erik360 dice:

        Hay que decir señorita María flemática, que seguramente he sobrevalorado a los melancólicos porque buena parte de los maestros de la humanidad, científicos, filósofos, artístas… tenían este temperamento especial. Pero sí es cierto que yo me he ido conociendo con el tiempo, y ahora se que no soy tan melancólico, porque tengo una parte sanguínea, que me hace ser optimista, divertido, líder, sociable, amable… Seguramente mi benigna mezcla de carácter también me confundió, y me hizo sobrevalorar a los melancóclicos, creyendo que todos podían ser optimistas, alegres, sociables… como yo mismo soy. Pero a día de hoy sé que eso no es así. Por eso mismo hay que conocerse bien, a lo mejor usted, señorita flemática, tiene por ahí alguna parte de extrovertida que aún le resulta desconocida, y con el tiempo evoluciona a formas más abiertas a los demás. Lo sé porque eso me pasó a mí.

      • Marìa dice:

        Eres mujer, en mi paìs, yo serìa la rara no tù…soy sanguinea-colèrica…soy latina, el que una mujer llore es algo que se ve normal , incluso si se pasa un poco, pero…en mi caso, digamos que tengo la capacidad de entender màs a los hombres que a las mujeres, osea entiendo por què se sienten asì, pero no soy muy de simpatizar al punto de ponerme a sentir lo que ellas, solo sè que o se sienten bien o mal, si es de mal, no puedo sentirme mal con ellas, pero puedo ser de apoyo de otra forma, si es de bien, por mi normal, me alegro, pero si es una pena que nada tienen que ver conmigo salvo sea una amiga muy cercana o me conmueva, algo asì y a veces hasta debo ser muy paciente…sobre todo con las que tienen de melancólica…

    • Shirley dice:

      Muy bueno..por primera vez logro diferenciar al flmatico del melancolico…excelente muchachos!!!!

    • andrea-orjuela@hotmail.com dice:

      Jajajajaja Como se nota que eres Melancólico, No hiciste sino criticar los demás temperamentos y alagar el tuyo jajajaajajajja

    • andrea-orjuela@hotmail.com dice:

      Jajajajaja Como nota que eres Melancólico, no hiciste sino criticar los demás temperamentos y alagar el tuyo jajajajajaja

    • Estefania dice:

      Soy melancolica y quiero despabilarme, llevo una vida de monja. Requiero saber por donde empezar

    • Johanna dice:

      Hola me gustó mucho el post , soy melancolica y yo también me consideraba rara hasta que descubrí esto de los temperamentos. Siempre creí que estaba mal y que debía o tenía que ser mas como un sanguineo. Eso pensé toda mi infancia y adolecencia, lastimosamente mi madre también lo creyó y sus criticas y comparaciones me calaron y transmitieron esas ideas, además del resto de la gente que tampoco lo entiende, pero ya lo superé y como dice también la biblia, conocí la verdad y me hizo libre.

      Me acepté y me amo tal cual soy.

      En fin me parece muy interesante lo de la atracción entre los distintos temperamentos
      creo que a diferencia de ti no me atraen los flemáticos,y creo que ni yo a ellos. Me refiero a que yo no busco timidez en un hombre, ni pasividad. También creo que los flematicos(algunos o la mayoría), buscan carácter en una pareja y no su misma timidez, a la larga y a futuro al flemático le sigue atrayendo demasiado la extroversión e impulsividad del colérico. Pero también depende de los temperamentos segundos que tenga cada persona pues lo buscado inconnsiente o conscientemente es complementos.

      Yo soy melancólica pero no soy tímida, Eso sí soy muy seria,por lo que creo que me atrae la extroversión del sanguíneo. Al ser colérica como mi segundo temperamento
      me atrae el buen carácter en un extrovertido, es decir un sanguineo-flematico.

      los melancólicos me despiertan los mismos sentimientos negativos que aveces siento hacia mi misma en algunos aspectos, por lo que paso de ellos. Aunque admito que algunos me resultan muy seductores por la apostura madura que suelen tener para expresarce, para hablar y para callar y solo observarte en reflexión.
      Los coléricos simplemente paso de ellos y creo que nada atractivo me resulta no sé bien por qué.

      Bueno también me identifico con las personas que comentaron antes en lo de llevar vida de monja solitaria pero mi problema es que me gusta, por lo que para trabajar en eso simplemente decidí tomar clases en algo que me apasiona y mi concejo es que lo hagan también y de a poco y sin presionarse empiecen a disfrutar de los ambientes nuevos y la compañía de otros.

    • nanami dice:

      soy flematica y aja me parece bien :v mi novio es melancolico, es cierto eso de que admiramos a los melancolicos… son tan geniales. en fin, pero aun asi estoy segura que el mejor temperamento es el flematico, vamos, somos seres geniales y que aun sabiendolo no le damos importancia, quien no querria a una flematica? somos estables y tranquilas no nos dejamos llevar por estupidos sentimientos pero tampoco es que no tengamos, tenemos lo mejor, ser egoista no es malo, ser relax no es malo, es cool, le ganamos a cualquier temperamento :),NUNCA CAEMOS, NUNCA NOS DEPRIMIMOS >:V TAMPOCO ES QUE SEAMOS RE ALEGRES PERO SIEMPRE ESTAMOS BIEN SIEMPRE >:V SOMOS MAS INTERESANTES DE LO QUE PARECEMOS, NO SABEN LO QUE PUEDE OCULTAR UNA FLEMATICA…

    • Marìa dice:

      OYE …no es que los coléricos sanguíneos seamos burros, lo que pasa es que se dejan llevar por la ira veces, màs que el reto y los sanguíneos pueden llegar a tener una felicidad exagerada … soy sanguínea-colérica, y dejame decirte que el que una chica sea o tenga algo de colérica es menos común asì como que un chico no tenga algo de colèrico…leí por curiosa, tengo un conocido de tu temperamento, pero…es diferente a usted, en parte porque somos de lugares diferentes

    Responder a corte de hormigon Cancelar respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>