¿Las mujeres ponen a prueba a los hombres?

He estado leyendo un interesante fenómeno que han descrito unos biólogos que estudiaban a un grupo de orangutanes. Pues resulta que las hembras de un grupo de los susodichos primates, tienen por costumbre enfadar o intentar enfadar a los machos con los que están pensando aparearse. Por ejemplo, una hembra de orangután puede robar la comida propiedad de uno de los machos, que este tenía guardada a modo de despensa en alguna parte del bosque. Además, la hembra que cometer este robo, no pretende precisamente pasar inadvertida para que no se de cuenta nadie de que ha sido ella la que ha robado la comida del macho: pretende que el macho la vea robar la comida, o al menos que se de cuenta que ha sido ella la que le ha robado la comida. Según parece, el objetivo final de la hembra es ver el comportamiento del macho que es candidato a aparearse con ella, y ver si se enfada mucho, si se pone agresivo con ella, si le permite robar o si aunque no le haga gracia la idea de que le roben, él lo tolera y aunque se mosquee algo lo acepta porque a las mujeres hay que consentirlas cualquier cosa… Así, parece que estas hembras de orangutanes pretenden poner a prueba a los machos con los que están pensando aparearse. Si el macho se enfada tanto que termina por atacar a la hembra, ella lo rechazará como posible pareja y buscará a otro, ya que este es demasiado agresivo y no tiene autocontrol ni demuestra sensibilidad. La ladrona hembra de orangután, de este modo pretende intentar valorar el carácter del orangután robado, mediante la observación de su comportamiento en una situación tan tensa como el robo de propiedades valiosas para el macho. Parece que una forma de medir la valía de un macho, es exponerlo a situaciones tensas y ver como reacciona. Cuanto más tensa sea la situación; y cuanto mejor reaccione el macho a esa tensa situación, parece que su valía como macho es mayor. Y es que, en situaciones normales todos nos comportamos de forma más parecida. Es precisamente en situaciones de tensión donde mejor se ve el verdadero temperamento de las personas. Por eso, las hembras de orangután, antes de decidir con qué macho se aparean, ponen a prueba a alguno de los pretendientes mediante estas situaciones de tensión. La pregunta es ¿hacen lo mismo las hembras humanas, las mujeres… nos ponen a prueba casi sin darse ellas cuenta para ver si nosotros somos su candidato a pareja ideal? La sabiduría popular tiende a pensar que sí, que las mujeres son un poco caprichosas e irracionales, y que de alguna manera la reacción que tengan los hombres ante este difícil enigma que es una mujer, será decisiva para que la hembra humana le diga definitivamente sí o no al macho humano. En este artículo nos preguntamos si las mujeres ponen a prueba a los hombres, y cómo lo hacen, qué esperan de ello…

Hembras poniendo a prueba a machos

Como hemos dicho, la hembra del orangután, al poner al macho en situación de tensión mediante su premeditado robo, pretende “analizar” al macho, ver su reacción, ver si tiene un comportamiento demasiado iracundo, demasiado permisivo, demasiado dominante o demasiado sumiso… la hembra pretende poner a prueba el carácter y la personalidad del macho. Así, ella lo puede descartar si es demasiado agresivo con ella; pero a lo mejor no lo descarta si el macho, en vez de atacar a la hembra ladrona, se pone como loco pero empieza a atacar como desquite a otros machos aunque no tuviesen nada que ver con el robo.Ponen a prueba los hombres a las mujeres Ellas toleran a los machos violentos, siempre y cuando esa violencia se vuelva hacia otros, y no hacia ella o hacia la familia que forme con ella. Eso es algo interesante: los machos que son violentos pero que vuelcan su violencia hacia afuera del entorno “familiar”, son comúnmente aceptados por las hembras de orangután, y posiblemente también por las hembras humanas. Pero no son aceptados los machos que vuelcan su violencia hacia su propia familia, su pareja, sus crías… (esto me lleva a reflexionar sobre el hecho de que el típico maltratado de mujeres, es un hombre muy “valiente” pegando a su mujer y a sus hijos; pero fuera de casa, es normalmente un cagado a la hora de tener que enfrentarse a otros hombres).

Y yo me pregunto ¿qué pasa con los machos de orangután, que ante el robo descrito, reaccionan de forma muy blanda y modosita, tolerando sin darle importancia el robo? Pues seguramente también sean descartados por las hembras, porque ellas los ven demasiado blandos y sin carácter. Al final ellas rechazan tanto a los que son violentos con ella; como a los que son demasiado “blanditos” y toleran el robo sin más.

Todas estas pruebas que les hacen las hembras de orangután a los machos, tienen la razón de ser que ya hemos explicado: en situaciones de tensión es donde de verdad se ve la pasta de la que estamos hechos. Todos en una clase de universidad atendiendo al profesor, somos muy parecidos. Lo mismo en el trabajo, apenas hay diferencias entre nosotros (o son menores). En situaciones de calma podemos ser más parecidos. Pero donde de verdad se ve cómo es nuestro carácter y nuestra personalidad, es en situaciones de tensión. Es un poco como los coches: no podemos valorar a un coche conduciéndolo a 80 por hora por carreteras comarcales. Para valorarlo de verdad tenemos que “darlo caña” y someterlo a la tensión de hacerlo correr en un circuito de velocidad a 300 por hora. Ahí de verdad es donde se ven las diferencias entre un Mercedes clase A y un utilitario. Porque a 80 por hora por una comarcal, tanto el Mercedes Clase A como el utilitario se comportan y son muy parecidos entre ellos. Pero en situaciones de tensión, salen a relucir estas diferencias.

Las mujeres que prueban a los hombres

La pregunta es ¿nos prueban las mujeres a los hombres cuando ellas se están planteando iniciar o no una relación con nosotros? Lo cierto es que las mujeres de normal, sobre todo al principio de conocer a un chico que puede ser interesante como pareja, se suelen comportar por mero instinto de forma algo caprichosa (la donna e mobile, dice un famoso verso de una famosa ópera). Es como si quisiese jugar contigo, como si quisiese ponerte a prueba para ver cómo reacciones en situaciones no habituales. Así, yo me he encontrado con mujeres que quieren que pagues sus consumiciones; con mujeres que dudan de tu hombría diciéndote que la tienes pequeña; con mujeres que te gastan bromas de mal gusto, o que te dicen que un hombre con tus rasgos físicos (ser rubio, ser alto…) no puede resultar atractivo a ninguna mujer… La lista sería interminable, todos sabemos que ellas en las primeras citas a veces ni aparecen, o si aparecen lo hacen tarde. A veces el carácter de una mujer en esos primeros momentos de conocernos, da bruscos e inexplicables giros, por ejemplo ella puede estar riéndose y de repente, se pone seria y dice que la llevemos a casa y nos despide con poco aprecio. Pero luego al día siguiente vuelve a aparecer pletórica, divertida y ahora parece alegrarse mucho de volver a vernos. Es común que las mujeres finjan indiferencia, incluso desprecio hacia nosotros. Pero al día siguiente, cuando vuelve a vernos, si reaccionemos bien ante el aparente desprecio, ellas se ven preciosas con una sonrisa enorme en su cara dirigida hacia nosotros…

Vamos, que creo que el fenómeno descrito en chimpancés no nos es ajeno dentro del entorno humano. Creo que la mujer está medio programada genéticamente para hacernos putaditas a los tíos cuando la acabamos de conocer y cuando ella nos empieza a ver como una potencial pareja. Se trata de ponernos a prueba, de ver si de verdad nuestro bólido da buen rendimiento cuando es puesto en situaciones que requieren dar lo máximo del mismo. Es precisamente en situaciones de tensión cuando demostramos lo que valemos, si sabemos comportarnos, si sabemos sacar el carácter pero solo en su justa medida, si sabemos entender la ironía, y si sabemos adaptar nuestro comportamiento al de los demás de forma inteligente y proporcional.

Todas estas “pruebas” valoran un montón de aspectos de nuestra personalidad, es como un examen en donde se pone a prueba nuestra valía como hombres. Fuera de las situaciones de tensión todos somos demasiado parecidos. Las diferencias, como en el ejemplo de la prueba de nuestros dos vehículos que hemos puesto arriba, se ven sobre todo en situaciones de tensión. Por eso no es raro, que una mujer que puede medio atar su vida a la de un hombre con el que pasará muchos años, no es raro que de forma instintiva ella tienda a probar la verdadera valía del hombre.

Conclusión sobre si las mujeres ponen a prueba a los hombres

Lo cierto es que ya he dicho que yo creo que así es, que las mujeres de forma instintiva e innata nos prueban poniéndonos muchas veces en situaciones de tensión. Ellas son en esos primeros momentos como más juguetonas, hacen cosas irracionales, se comportan de forma a veces poco amable con nosotros… Por eso, las reacciones de los hombres en esas situaciones de tensión pueden ser fundamentales. Hay que saber controlarse, hay que saber moverse con corrección en estas situaciones de tensión.

Una amiga a la que se la habían declarado todos los tíos que conocía, me contó que una vez, uno de ellos se le declaró, y ella lo rechazó… Según parece, el tío se puso furioso, iracundo, fuera de sí, como un orangután al que le han robado la comida… Con el tiempo me tocó a mí mismo declararme a ella… y ella también me rechazó (para mi sorpresa, lo reconozco…). Pero yo reaccioné de forma muy distinta: con comprensión pero con cierta mueca de tristeza en mi semblante. Lo acepte de buena manera, y cuando me despedí en ese mismo día de mi amiga, lo hice entre cómplices risas y tiernos juegos de miradas en los que ella entraba. Al final hasta la despedí con alguna broma

“Hasta luego, rompecorazones…”

Curiosamente, yo no me di por vencido después de mi buena reacción inicial… y la seguí cortejando… hasta que un día ella me dijo que sí. Supongo que parte del cambio de opinión de ella se debió a mi buena reacción en esta situación de tensión que es un rechazo. El otro chico que se puso como loco cuando la rechazó la misma chica, demostró muy poco carácter y muy poca virtud de hombre con su reacción agresiva y pueril.

No me extraña que todas las culturas le hayan dado tanta importancia al poner a los hombres en pruebas muy duras, peligrosas y tensas, como una forma de que estos hombres forjen una mejor esencia masculina, más dura, más equilibrada a la hora de reaccionar en situaciones de peligro y de tensión. Y esto como una forma no de hacer grandes guerreros en batalla: si no de hacer grandes hombres para la convivencia, para la sociedad, para la vida en pareja… Es precisamente en situaciones de tensión donde demostramos nuestra valía como hombres. Luego esa diferencia se ve en el día a día, en la vida cotidiana. Pero siempre la diferencia entre un hombre y una gallina se ve mejor en una situación complicada y tensa, aunque también se note pero menos en la convivencia diaria. Y lo dice uno de los pocos no modernos españoles que siempre estuvo en contra de que quitasen el servicio militar obligatorio (la mili) en España. Luego llegan crisis, y nadie sabe de donde… pero uno mira a la juventud, y no ve más que una legión de hombres débiles y afeminados, sin carácter y que no saben reaccionar en situaciones de tensión, y por tanto, dan peores rendimientos también a la hora de convivir con la gente en el día a día. Siempre lo he dicho: la mili no era para defender al país de invasiones extranjeras; era pare defendernos de nuestra propia mariconería y de nuestra debilidad digna de “hombres modernos”. La tensión moldea al hombre, y luego este es mucho mejor para hacerle bien a la sociedad, incluso a su propia familia.

Por otro lado, esto explica muy bien por qué una chica con la que salí un día me robó la cazadora…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • La madurez como clave para atraer (6)
  • Seducir con nuestra forma de ser (6)
  • Cómo conquistar a una mujer (5)
  • El cortejo y el emparejamiento (5)
  • Grandes lecciones sobre la seducción (5)
  • Comments

    • Tales dice:

      Hola hermano, me he maravillado con esta nota. Vengo de un conocido foro lleno de resentidos sociales, y al leerte y ver tus opiniones, me ha quedado claro que mi odio hacia la mujer puede ser un error. La realidad es que siempre he creído que son ellas quienes nos eligen y al parecer, no estaba del todo equivocado.

      PD: A partir de ahora te leeré seguido, me parece injusto que éste sea el primer comentario de esta entrada, un saludo y ojalá mas personas te leyeran, aunque me he sentido algo mas triste, de verdad me ha servido!

      • Erik360 Erik360 dice:

        Gracias por la buena crítica Tales, no te preocupes por que el tuyo sea el primer comentario de esta entrada… Este blog es aún jóven, sólo ha cumplido un año y el tiempo es lo que pondrá a este blog, poco a poco, en su lugar… esos blogs que tú conoces que tienen tantos comentarios de normal son blogs con mucho tiempo y este tiene que crecer poco a poco.

        Pues como bien ves, los foros no son muy aconsejables… si en ellos entramos ignorantes saldremos de ellos aún más ignorantes… y resentidos, y odiando a todo… Mi experiencia con los foros no es buena, sobre todo foros de seducción y sociabilidad y similares, y por lo general hay mucha gente que más que ayudarte te intentará destruir en cuanto pueda, quizás porque ellos piensan que si no hay esperanzas para ellos para ti tampoco debe de haberla.

        Todos elegimos Tales, tanto los hombres como las mujeres. ¿O acaso a tí te gustan todas las mujeres que se te cruza por delante…? ¿Verdad que sólo te parecen atractivas 1 de cada 10 más o menos…? Al menos para empezar con ella una relación de noviazgo, aunque los hombres nos podemos acostar con casi cualquier cosa, sea humano o animal; sea animado o inanimado… Pues las mujeres eligen exactamente igual que nosotros. Aunque como nosotros somos hombres, pues nosotros llevamos la iniciativa en mayor medida, y por eso los rechazos de ellas se notan más que los rechazos de ellos. Pero todo el mundo rechazamos. El rechazo es algo menos terminal de lo que nos han dicho: una mujer que te dijo que no podría haberte dicho que si si después le hubieses demostrado su valía. Pero claro, si en vez de tomarnos el rechazo con madurez nos ponemos a decir “yo no valgo”, “es una puta” o como me acaban de dejar en el comentario que voy a contestar a continuación “sin dinero no te quieren” (que es similar a “es una puta”…) pues no demostramos precisamente mucha valía como hombres, que también se muestra en nuestra reacción al habitual rechazo. Un saludo Tales y vuelve por aquí mucho…!

    • jose dice:

      ami me pasa lo mismo llamo auna chica y me dice que no es ella
      se niega no contesta el telefono me contesta otra persona

    • Gabo dice:

      Hola, eh estado leyendo algunas entradas que tienes. Me parecen estupendas y me identifico mucho. Cuando me terminaron hace dos años era muy timido y antisocial, me costó trabajo cambiar. Sigo en ello diariamente sin desanimarme, aunque la verdad no sabría decir que fue lo que hizo que empezara, en fin este artículo me ayudó a sentirme mejor después de algo que me paso hoy, pero tienes razón falta carácter y demostrar valía. Muchas gracias. Seguiré leyendo y me tengo que pasar por la sección de la tienda :) buen día.

      • Erik360 Erik360 dice:

        Me alegro de que te guste el blog Gabo. Pues sí, lo de la timidez es cuestión de ir poco a poco pero sin parar. Yo aconsejo ir dando un paso cada día, para ir mejorando la sociabilidad, para ir superando y enfrentando los miedos, para ir aprendiendo habilidades con mujeres… Pero sobro todo, hay que trabajar un poquito todos los días y no dejarlo, porque si no pasan los años y los problemas permanecen igual. Desde luego este blog revive cada vez que alguien se pasa por la Tienda SyA…

    • Daniel dice:

      HOLA LEI ESTO Y MUCHA INFORMACION VALIOSA ME SIRVIO….
      HOY DIA UNA CHICA ME QUITO UN CUADERNO POR QUE ME LLEVE SU BOTELLA DE AGUA Y SE NIEGA A DEVOLVERMELO…..
      LO CUAL YO REACCIONE UN POCO AMABLE MEDIO AGRESIVO YA QUE ME TIRO UN LAPO Y YO UNO DESPACIO Y TAMBIEN CARIÑOSAMENTE…..
      BUENO QUERIA PREGUNTARTE SI ESTA ES UNA PRUEBA Y SI REACCIONE BIEN Y DE QUE MANERA PUEDO HACER QUE ME LO DEVUELVA ES CAPRICHOSA …. GRACIAS

    • Jose Puig dice:

      Si bueno, el problema son las que sólo sabes ponerte a prueba pq ellas se merecen la absoluta perfección, que indefectiblemente ellas distan mucho de conseguir. Así que además de dejar que os pongan a prueba, ponedlas a prueba tb vosotros. A lo mejor después de meses de pruebitas y de enfados por faltas de respeto, decidís que no os merecéis tan poca cosa.

    • JL dice:

      Yo no sé que tendrá que ver la mili con el cortejo humano. Ahora si empezamos a considerar un servicio que prácticamente no servía para nada bélicamente hablando (a menos que quisieses ser soldado o posteriormente servir como guardia civil, policía o en otros cuerpos armados), que te pagaban una mierda para el tiempo que estabas y que acababas haciendo cosas que nada tenían que ver con lo que estabas aprendiendo servía para hacerse “más hombre” es el ejemplo más malo que uno pueda poner.

    • JL dice:

      “Todas estas “pruebas” valoran un montón de aspectos de nuestra personalidad, es como un examen en donde se pone a prueba nuestra valía como hombres.”

      Chorradas: Esos no son pruebas sino test de criba para ver quien es un bajapantalones, un tío guay o un malote. En una situación de verdadera tensión (por ejemplo un atraco) se vé el verdadero temple de alguien.

    • jorge dice:

      Me gusto mucho el post, enhorabuena ;) te has explicado bien, y la información es útil.

      Yo la verdad es que con el tema mujeres estoy bastante desquiciado, cuanto mas sabes, te das cuenta de que menos sabes, cuando crees haberlas comprendido al fin, otra vez te salen por la tangente. Desde luego cada una es un mundo…

      Acabe leyendo esto por una que recientemente me puso a prueba, no paraba de meterse conmigo y de cuestionar todo lo que decia. Yo no conseguia entender que pasaba,por qué lo hacía, el caso es que pase la prueba y con nota jaja aunque sin darme cuenta la verdad, me descoloco bastante con sus ataques pero mantuve la calma y me dio igual, me reía, ahí estuvo la clave.

      Solo una cosa más: dices que la reacción del hombre ante la adversidad-tensión marca la diferencia. Estoy de acuerdo aunque yo habría concretado algo más, operativizar esa variable. ¿ Qué tipo de reacción sería la idónea? supongo que la que refleje un buen autogobierno de nosotros mismos, control de las emociones, tolerancia a la frustación,espíritu de lucha, etc

      Yo con las mujeres al menos en mi caso, noto que la actitud es esencial. Qué típico eso de que no estas con nadie y nada te sale, y de repente consigues a una y caen cual ficha de dominó, una detrás de otra. La actitud nada tiene que ver en cada caso, lástima porque esa actitud es más difícil de dominar, todos pasamos por rachas (no me refiero solo a conquistas)…

      Cuidate!

    • Iris dice:

      Creo que soy la primera chica que comenta, lo expuesto anteriormente tiene mucho sentido, ahora entiendo porque usualmente molesto tanto a los chicos que me gustan, el post estuvo genial, me gustaría agregar que me desencajó un poco lo del servicio militar, se que esta orientado para que los hombres lo lean, pero igual me pareció machista, que sigan los posts :)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>