Las mujeres que amamos

las mujeres que amamosRecuerdo cuando tenía 19 años. Desde luego, ya me gustaban las mujeres, pero para mí era arriesgar demasiado… por eso me limitaba mirarlas cuando no se daban cuenta… De todas formas, y entonces yo era muy tímido, y para que yo mirase a una mujer, me tenía que gustar mucho… Pero desde luego, ya era capaz de ver en las mujeres lo más sublimador que existen en el Universo. Entonces soñaba con tener novia… pero no tenía prisa. Además, con mi fobia social, hacía prácticamente imposible la búsqueda de novia… Por eso, aunque me gustaban mucho las mujeres, prefería pasar mi tiempo con los videojuegos… En este artículo, todo sobre las mujeres que amamos y que amaremos.

Una mujer para cada hombre

Siempre me ha fascinado la vida de los grandes hombres. Me he interesado por sus retratos, por sus ideas, por sus modos de vida, por las anécdotas de su vida… pero por supuesto, también por esas mujeres que amaron los grandes hombres… Uno piensa en una figura histórica de la talla de Napoleón o de Bismarck, y piensa eso de ¿Qué inmensa mujer tenía que haber detrás de tales dos gigantes…? A napoleón no de debió de parecerle suficiente Josefina, y tuvo varias mujeres en su vida, entre ellas, una princesa austriaca, bastante fea, por cierto, pero permitió a Napoleón formar el matrimonio más poderoso de toda la tierra, prácticamente los únicos emperadores globales que ha tenido hasta hoy el planeta tierra.

Hoy he estado leyendo sobre Bismarck. Su mujer lo apreciaba tanto, que no soportaba estar tanto tiempo separado de él. Por eso, Bismarck no sabía cómo darle a su mujer la noticia de que había sido nombrado Canciller de Prusia… Se acercó a ella, y le dijo “supongo que ya te habrás enterado de la mala noticia por los periódicos…” No se si eso verdad eso de que “detrás de cada hombre está una gran mujer”. Pero estoy convencido de esto otro: “todo gran hombre va detrás de una gran mujer”.

Y es que no hay en el mundo sensación parecida a tener en tus brazos a tu alma gemela, a tu amante perfecta, a tu mujer soñada… Cuando yo tenía 20 años, aún creía que ir a la tienda de videojuegos a comprar el último “Final Fantasy” era la experiencia más impresionante del mundo… Y lo cierto es que, sigo creyendo algo parecido… pero creo que es hora de intentar abrir otros límites, de internarme en otros mundos… Y es que todavía no he podido estar con una chica que me guste de verdad… Por que sí, hay muchas mujeres, pero ¿Cuántas me llenan, cuantas pueden hacerme sentir eso, hacerme sentir que desfallezco de pura sensualidad, de pura pasión, de puro orgasmo…?

La mujer perfecta

Cuando discuto con algún amigo sobre qué mujer de las que conocemos, o de las famosas es más guapa, no nos conseguimos poner de acuerdo… Y es que parece haber cierto subjetivismo a la hora de apreciar la belleza, tanto física como mental, de una mujer. Creo que la belleza de una mujer (exactamente igual que la de un hombre) se puede dividir en tres partes: la belleza del rostro, la belleza del cuerpo y la belleza del alma. Todas son partes importantes, pero es cierto que sentimos que no nos enamoramos de unas buenas tetas, o de un buen culo… aunque nos gusten, nos enamoramos de un alma. Por eso, la primera parte de una mujer que miramos cuando nos la presentan, es la cara… como una forma de querer descubrir el alma de esa mujer a través de sus rasgos faciales… Porque, cuantas veces no nos ha pasado que, cuando conocemos a una mujer vemos que nos sentimos muy atraídos por ella físicamente… incluido su cara… Pero a veces, en poco tiempo, nos vemos francamente decepcionados, porque aquellos rasgos de carácter, ternura pasión, inteligencia, que parecía prometer una cara tan hermosa y tan fina, no son tales, resultando que esa mujer que vimos tan bella al principio, nos desencanta debido a su falta de belleza espiritual, a su falta de profundidad en su carácter, a su falta de fuego en sus entrañas…

Y es que desde las entrañas de una mujer nacen los nuevos mitos que está destinados a redimir a aquellos que no pudieron terminar su misión en este mundo. Las entrañas de una mujer son creadoras de vida, una mujer es consciente que entre sus piernas corre la energía más poderosa del universo. La pasión de las entrañas de una mujer, por supuesto, también se tiene que reflejar en su cara y en su carácter… esos rasgos, que cuando se nos aparece una mujer con esos rasgos, nos venimos prácticamente abajo, pues lo que parecía leyenda, lo que parecía mito, el poder demoledor de las entrañas de una mujer, se nos presenta claro, lo sentimos, casi caemos al suelo de la impresión de  ver a una mujer con todo en su sitio. Con su culo prieto; sus tetas levantadas; su cara de pasión del fuego… Y por supuesto, su poderosa entrepierna… el segundo lugar a donde miramos a una mujer cuando se nos presenta desnuda… después de su cara.

Y aunque no exista la mujer perfecta, creo que todos los hombres con corazón de fuego y hielo seguimos buscándola. No nos importa que no sea perfecta para todos; nos importa que sea perfecta para nosotros… Ya hemos dicho que la belleza de una mujer y la de un hombre se divide en tres partes: cara, cuerpo y carecer. Y por supuesto, buscamos a una mujer perfecta en todos estos ámbitos, exactamente igual que una mujer busca a un hombre perfecto en todos estos ámbitos… Podríamos para asegurarnos que, cuando encontremos a ese hombre o mujer que queremos amar, para asegurarnos de que es perfecto, dividir estos ámbitos en una escala, cada uno de ellos, del 1 al 5. Un 1 en la cara, por ejemplo, es un hombre o una mujer  muy feos; un 5, es un hombre o una mujer muy guapos… Un 3, es un hombre o una mujer normal… Un 2, es un hombre una mujer normal tirando a feo; y un 4, es un hombre o una mujer normal tirando a guapo. Y entonces, podemos clasificar la belleza del cuerpo de una mujer o de un hombre, de la cara, y del carácter… Lo ideal es que lleguemos a encontrar a alguien al quien le daríamos sin dudar un 5 en cuerpo, un 5 en cara, y un 5 en carácter… Pero no es necesario ser tan perfectos. El carácter sigue siendo lo más importante. Si es mona de cara y tiene ese carácter con el que nos sentimos enredados, como se enreda las velas de un barco en los impetuosos vientos alisios, habremos llegado igual a nuestra pareja perfecta

Buscar el amor

Mucho tiempo después de dejar de jugar a los “Final Fantasy”… sigo buscando el amor… porque aunque he conocido muchas chicas que me gustaban y que estaban bien… aún no he podido estar con una mujer que me llene de verdad… Por eso mismo, no hay mejor estrategia para llegar a conseguir esto que el sargeo, o sea, ponerse a hablar con chicas en lugares públicos, después de haberle echado morro y habernos autopresentado… Así, podemos conocer cada vez que salgamos de casa por lo menos a una decena de chicas… y buscando, encontraremos

Por lo demás, creo que es cuestión de no desesperar… He conocido a muchas chicas que me gustan en estos 6 meses que he salido de casa después del fin de mi fobia social… Pero creo que ninguna me ha terminado por pegar tan fuerte como para caer rendido a sus pies… No se cuantas mujeres habré conocido en estos 6 meses, pero son cientos… Mi corazón es exigente… Bueno, sí, ahora mismo conozco a una que me llena, que me gusta de verdad, y que tenemos muchas cosas en común (aunque ella es extrovertida y yo introvertido…) Esta chica sí me hace sentir ese algo fuerte… pasión, deseo, siento que es un alma afín… Pero para desgracia mía, tiene novio… Y por supuesto, yo soy todo un caballero, no haría nada que la perjudicase, tratándose de una amiga… Esa chica y yo nos conocemos poco, pero ya nos podemos considerar amigos. Y digo esto, porque creo que no entra a leer este blog, aunque lo he puesto en Facebook que  yo sepa, no entra… Muchos de mis otros amigos si entran… Y si esta chica entra… pues supongo que se quedará blanca… Si lees esto, querida (X), sí, me gustas mucho… yo supongo que no puedo gustar a todas la chicas, más si tienen novio… Espero que seas muy feliz con tu novio. Yo también lo seré cuando encuentre a mi amada… pero es que antes, era muy cortito, me daba vergüenza que una chica supiese que me gustaba… Ahora me gusta, ahora mismo estoy temblando de pura pasión, estoy a punto de caer al suelo… Espero que tú y tu novio seáis muy felices… Yo soy pura pasión de fuego y hielo, el fuego que derrite al hielo, y el hielo que apaga al fuego. Pero todo el proceso vuelve a comenzar, porque cuando el hielo empieza a apagar al fuego, el fuego empieza a incendiar al hielo…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Indicadores de interés de las mujeres hacia los hombres (6)
  • Los tímidos también aman (6)
  • Cómo conquistar a una mujer (5)
  • Lo que he aprendido sobre el amor (miniserie 3 grandes lecciones de la vida 1 de 3) (5)
  • Cómo nos gustan las mujeres a los hombres (5)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>