Lecciones que tenemos que saber si queremos tener pareja

A día de hoy parece que el tema del amor, de las relaciones, de las parejas… se rige por unas normas muy distintas a hace tan solo unos años. Los singles, las personas sin pareja, las personas que se emparejan tarde, las personas que se divorcian o se separan, las personas que viven con amigos, las personas que viven con sus padres… son situaciones de nuestro presente que han modificado mucho la forma en que funcionan las parejas y las relaciones. Esta nueva situación tiene una cosa mala y una cosa buena:

-La cosa mala es que hay mucha gente que está un poco perdida en todo esto, y no sabe muy bien por donde dirigir su vida. Si antes era lo normal casarse y tener hijos y vivir así tu vida, a día de hoy mucha gente está perdida, el tiempo pasa y no saben hacia donde dirigirse.

-La cosa buena es que al librarnos de una rutina de vivir la vida de pareja preestablecida, enlatada, arcaica… eso nos posibilita explorar nuevas formas de vivir nuestra vida, nuevas formas de vivir el amor, de vivir en familia, más allá de la típica y patriarcal forma anterior de hacer estas cosas.

¿Qué puede más? ¿La cosa buena o la cosa mala? La buena sin duda: a día de hoy hay mucho single, mucho perdido, mucho “correlindes” como dicen en mi pueblo… pero la gente a día de hoy es más feliz que lo que fueron nuestros padres, seguramente por que ellos se casaban sin ser maduros, sin saber nada del amor, sin saber elegir la persona correcta para casarse con la que encima iban a pasar casi de seguro el resto de su vida… Una mujer que conozco que podría ser mi madre, siempre me dice que antes de casarse estaba preocupada por el hombre con quien se iba a casar, y se preguntaba a sí misma:

“Por dios, y ¿cómo será este tío con el que me voy a casar? ¿Será bueno? ¿Será violento? ¿Me tratará bien?…”

Podemos ver que la ignorancia de la gente de épocas pasadas, y su forma preestablecida de vivir la vida de pareja y de vivir en general, aunque anulaba las incertidumbres actuales, eso no significaba que hiciese felices a nuestros padres. De hecho, como digo, ellos en su forma de vida predeterminada eran menos felices que nosotros en nuestro nihilismo, en nuestras vidas perdidas y sin rumbo, en nuestras vidas amorosas no definidas claramente. Esta quizás es la primera lección que tenemos que saber si queremos tener pareja. A continuación enumeramos y explicamos las siguientes.

Cuatro lecciones a aprender si queremos tener pareja

1. El que se arriesga… no siempre vence. Pero el que no se arriesga, nunca vence. Quiero decir, hay muchos singles y similares, que poco menos que se ponen a esperar que una chica (o chico) monísima llame a su puerta y así al fin tener novia… Las cosas no funcionan así. Las personas con más éxito a la hora de encontrar pareja, son especialistas en la “búsqueda”. Y este proceso de búsqueda de pareja es más caótico que romántico, lleno de estrategias que se modifican, lleno de cambios de planes y de objetivos, lleno de trabajo caótico pero rutinario en el que buscamos chicas, en el que intentamos acercarnos a ellas… Buscar pareja es un proceso de arriesgarse, y a veces vencemos y nos quedamos con uno de los objetivos que encontremos en nuestra búsqueda.

Lecciones que tenemos que saber si queremos tener pareja

greyerbaby

2. Objetivos ambiciosos y objetivos humildes. Pues en el simple análisis de la famosa Campana de Gauss, podemos darnos cuenta que la mayoría de personas, sean hombres o mujeres, son personas normales, ni muy atractivas ni muy poco atractivas. Si queremos iniciar una relación con una persona muy atractiva, tenemos que saber que hay pocas personas así, por lo que nos costará quizás más. Y por lo general, nosotros mismos también deberemos de ser una persona atractiva e interesante, si queremos cazar a una “superpieza”. En cambio, si bajamos el nivel, siempre suele resultar más fácil el encontrar pareja, porque hay muchas más personas de un nivel medio, que de un nivel alto. Muchas personas de poco nivel a veces les cuesta encontrar pareja, por que no quieren aquello a lo que podrían aspirar; y quieren aquello que está fuera de sus posibilidades. Cuanto más atractivo tengamos nosotros mismos, más altas pueden ser nuestras pretensiones. Lo positivo de ser alguien atractivo no es tanto que ligas mucho; si no que puedes elegir. Por eso aconsejas curtir nuestras habilidades de seducción, para lo que aconsejo nuestro e-book de Poco Sociable a Seductor.

3. Personas pesimistas y personas optimistas. Los optimistas ligan más… pero extrañamente, a veces suelen ser personas de no mucho atractivo, o de un atractivo superficial… pero al ser personas activas, decididas, sociables… tienen siempre muchas posibilidades de quedarse con chicas atractivas. En cambio, las personas pesimistas a veces son personas inteligentes e interesantes, pero por algún motivo estas personas tan interesantes se suelen creer peor que los demás, aunque sean incluso mejor. Y claro, esto les resta posibilidades de ligue porque cuando ven una chica mona ellos creen que ellos no están a la altura, aunque a lo mejor están por encima. En cambio, las a veces más básicas personas pesimistas, se creen lo contrario: se sobrevaloran ellos por encima de lo que valen, y al final deciden que esa chica tan mona está dentro de sus posibilidades y a lo mejor se quedan con la chica simplemente porque hacen lo que no hacen los pesimistas atractivos: lo intentan.

4. Madurez mental. Esta es una lección fundamental, tanto es así que me atrevería a decir que las personas con relaciones de pareja más satisfactorias, suelen tener una madurez mental muy elevada. Madurar significa no ser egoísta, significa entender las motivaciones de los demás, significa ser bueno en la convivencia en pareja o con quien sea, significa saber que existen diferencias entre personas, y también entre hombres y mujeres, significa entender estas diferencias y saber por qué existen, significa ser una persona que sabe moverse por la ciudad, que sabe tratar con gente, que es una persona sociable y responsable, aunque eso no signifique que tengamos que ser unos aburridos… Madurar es la lección más difícil de la seducción. Pero lo positivo es que las personas maduras, tienen una gran facilidad para iniciar y mantener relaciones de pareja satisfactorias. Para ayudar a madurarnos a nosotros mismos como personas y como seres sociales, yo escribí mi e-book Los Pilares de la Seducción, que recoge la estructura de eso que podemos llamar la madurez emocional y la madurez como persona social.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo empezar una relación de pareja (7)
  • ¿Rollos de una noche o relación seria? (6)
  • Cosas buenas de tener novia (6)
  • Datos interesantes sobre la mente humana (6)
  • Tres lecciones para atraer a los demás (6)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>