Ligar con la mirada y con la sonrisa

ligar con la mirada y con la sonrisaSe dice eso de que “el rostro es el espejo del alma”. Y lo cierto es que hay buena parte de verdad en este viejo refrán. Los ojos parecen delatar el intelecto. Una mirada profunda, especialmente llamativa, puede delatar unas buenas capacidades intelectuales; la nariz parece ser el lugar reservado para nuestra fuerza vital: las buenas narices delatan a gente muy viva, con un instinto animal muy profundo; y la boca y la sonrisa también delata nuestra alma. En este caso delata nuestra sensualidad, nuestra capacidad para impresionar a los sentidos ajenos con la mera pasión de nuestro cuerpo y de nuestra forma de ser. Pero aun así, lo primero que parece llamar la atención a los demás es nuestra mirada. La mirada no es algo estático, una foto a veces nos puede dar mucha información, pero unos ojos son especialmente significativos en movimiento. Y es que… yo siempre digo que una imagen en movimiento da más información que mil imágenes estáticas. Nuestro cerebro está conectado de alguna manera a las expresiones de nuestra cara, por eso es totalmente insuficiente una foto para saber algo en profundidad de una persona. Nuestra cara en movimiento sí da información trascendental, porque nuestros gestos están conectados al flujo de conciencia que proviene directamente del cerebro. Y con todo lo dicho, nuestros gestos son fundamentales a la hora de ligar… Y el primer gesto con el que llamamos la atención a esa chica o chico a los que pretendemos ligarnos es el gesto de mirar. A continuación, entra en juego el gesto de la sonrisa. En este artículo, ligar con la mirada y con la sonrisa.

Ligar con amigas

Ya hemos hablado en otros artículos de la importancia del lenguaje corporal. En este artículo nos centraremos en la importancia de la mirada y de la sonrisa a la hora de ligar. Pero ligar tiene dos grandes variantes: ligar con desconocidos; y ligar con amigas o amigos… Por supuesto, son variantes conectadas: cuando acabamos de conocer, por ejemplo, a una chica, de alguna manera pasa de ser desconocida a ser casi una amiga en cuestión de una hora.

–Ligar con gente que ya conocemos. De alguna manera, antes de tirarnos a los morros de esa amiga que conocemos de antes, empieza la fase de tonteo. Y aquí es por supuesto fundamental la mirada y la sonrisa. Miradas pícaras, mirando muy dentro de los ojos de nuestra “amiga”, miradas muy sostenidas, con nuestros ojos un tanto rasgados, como queriendo mirar muy adentro del ser de esa amiga que nos queremos ligar… De alguna manera, cuando queremos ligarnos a una amiga pondremos nuestra mirada más profunda, queremos transmitir a nuestra amiga toda la gran información que dan nuestros ojos. Y ya hemos dicho que los ojos transmiten sobre todo nuestras capacidades intelectuales. Y por supuesto, un chico con una buena inteligencia emocional es mucho mejor partido que un chico que carezca de ella… De ahí la importancia de la mirada. Una vez que la mirada ha entrado en juego, le toca el turno a la sonrisa. Pues lo mismo… aquí continuaríamos con el típico tonteo a base de una mirada profunda y descarada; y una sonrisa juguetona, pícara, que refleje toda nuestra capacidad paras ser sensuales. Y es que, como ya hemos dicho, tener una bonita sonrisa y una bonita boca, refleja un poco nuestra capacidad para deleitar, la pasión de nuestra propia fuerza vital.

 Una vez que hemos tonteado lo suficiente con la mirada y la sonrisa con esa amiga que pretendemos ligarnos… el siguiente paso es fácil: veremos la aceptación de la chica de nuestros tonteos a base de mirada y sonrisa. Si la aceptación es buena, pasaremos a la siguiente fase; si la aceptación es mala… podemos seguir insistiendo intentando sacar toda nuestra artillería pesada. Hasta que consigamos aceptación, y que nuestra amiga nos siga un tanto el sensual juego de miradas y sonrisas. Aquí, empieza la siguiente fase, que es la de acercamientos con nuestra boca cerca de la suya… como haciendo amagos de ir a besarla. Por ejemplo, podemos girar nuestra cabeza a un lado y al otro cuando hablemos con nuestra amiga, y cuando giramos la cabeza de izquierda a derecha, haremos a su vez cierto gesto de acercar la cabeza y por tanto nuestros labios a los suyos, justo en el momento que nuestros labios pasan por el meridiano que se podría trazar imaginariamente desde el centro de los labios de la chica. Si la chica reacciona bien a estos acercamientos, entonces podemos intentar ya el beso. A veces es preferible besar primero la comisura de los labios de la chica, y si reacciona bien, después de calentarla un poco más… podemos dar ya un beso de campeonato…

Ligar con la mirada y la sonrisa con gente que no conocemos

Aquí entraríamos en el típico contexto de bares, discotecas, calle,… Un poco el terreno del sargeo puro y duro. Es más difícil ligar con desconocidas que ligar con amigas, pero a su vez hay muchas más chicas, y los rechazos aquí se olvidan antes. Una vez ya en la discoteca, pub, bar o lo que sea, estaremos seguramente con una bebida en la mano, charlando con nuestros amigos de salir de fiesta… Aquí empieza a entrar en juego las miradas. Si alzamos la vista y echamos un vistazo al local, este está lleno de grupos de gente, en donde hay chicos, chicas, y grupos mixtos. Estos grupos a veces no son estancos, y varis de ellos también interactúan entre ellos, seguramente por que algunos de los miembros de dos o más grupos se conocían de antes.

Y precisamente este es el principal inconveniente de ligar en discos, bares,…: los amigos de esa que nos queremos ligar actúan de protección. Ligar con chicas aisladas sería demasiado fácil…

Ya hemos expuesto la teoría de Mystery, que nos propone “entrar” al grupo entero para intentar ligarnos a una chica que pertenece a ese grupo. Pero aquí propondremos algo distinto: ligar con la mirada y la sonrisa.

Pues eso, una vez que estamos en la disco con nuestros amigos, levantaremos nuestra mirada y buscaremos chicas que puedan interesarnos. Las chicas también hacen lo mismo: ellas también levantan la mirada para ver si en el local hay algún chico interesante. Si cuando levantemos la mirada, no vemos ninguna chica interesante, podemos ir a dar una vuelta por el local, como si buscásemos a alguien… Una vez que hemos localizado nuestro objetivo con la mirada, debemos de situarnos en una posición que sea cómoda desde la cual no perdamos de vista a nuestra “presa”…

A partir de ahí, miraremos a esa chica que nos ha gustado… Esta es también una forma de deleitarse la vista… solo mirar a una chica que nos gusta ya nos sube el ánimo. Y si esa chica levanta los ojos y nos mira a nosotros también… empezará cierto tonteo con la mirada, que de por sí, sólo por este tonteo merece la pena salir los sábados por la noche de fiesta…

Si en mitad de este tonteo de miradas entre la chica y nosotros, le soltamos una bonita sonrisa… la chica se quedará de piedra… Una vez que hemos tonteado a base de mirada y de sonrisa con la chica (sobre todo de mirada), podemos pensar en una aproximación. Recordemos, la chica no está aislada, está en un grupo con más amigos y amigas. Por eso, para realizar esta aproximación tenemos dos opciones:

1. Entrar a todo el grupo, como nos aconseja Mystery.

2. Entrar sólo a la chica, desentendiéndonos un tanto del resto del grupo.

Ambas son opciones validas. La primera tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Entre sus cosas buenas, está que nos mostramos como hombres con dos co… Y entre sus cosas malas, está que la chica que nos atrajo con la mirada, puede sentirse ahora incómoda, y puede estar deseando que nos larguemos… a pesar de que ella nos llamó, porque se siente un poco fresca (factor fulana…) y no quiere que sus amigos sepan que ese chico que está allí hablando con todos, ha sido llamado por ella…

Y la segunda también tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Entre sus cosas buenas, está que la chica puede sentirse más tranquila por haberla entrado sólo a ella. Sus amigos no saben si nosotros somos un viejo conocido de ella… De echo, yo ha veces he fingido que conocía a esa chica que me llamó con la mirada… “¡pero mujer… cuanto tiempo…!”, para conmoción de la chica… estrategia muy buena, pero arriesgada. Y entre sus cosas malas, está que parecemos buitres intentando sacar una pieza del corro a base de picotazos… Vamos, que no es estético, pero es más fácil. Por eso, para aplicar este segundo sistema, es mejor contar con la cooperación de la chica… quizás ella nos ayude a aproximarnos sólo a ella. Sus amigos creerán que nosotros somos un viejo conocido… y el factor fulana será anulado.

Reflexiones finales sobre ligar en bares y discotecas

De alguna manera, a veces me estresa el método Mystery, de tener que entrar a todo lo que se mueve… Por eso, es una buena idea seleccionar un poco más, a base de miradas y sonrisas, a nuestras posibles candidatas. De alguna manera esta es una forma muy natural de ligar, a base de intercambiar miradas con chicas, que con sus miradas, nos dan mucha información sobre su receptividad.

Y por supuesto, es fundamental insistir con la mirada… Mirar una y otra vez, y que la chica se de cuenta de que la estamos mirando. Así, ella empezará a entender la indirecta “oye, tu me gustas… ¿yo te gusto…?” y si la respuesta es “sí”, ella entrará en el juego de miradas y sonrisas… que mantendremos durante unos minutos. Si este juego va de menos a mas… llegará un momento en donde será muy fácil “entrar” a la chica. A partir de ahí, hay que ser extremadamente delicados en la “entrada”, no poner a la chica en compromisos con sus amigos (cosa difícil), y por supuesto, rematar la faena en una conversación en donde veremos si somos compatibles o no con la chica… Si resulta que sí (dos minutos pueden valer para saber esto), es fácil mantener el contacto con la chica… simplemente podéis fingir que sois viejos amigos… y que llevabais mucho tiempo desaparecidos el uno para el otro… y tantas ganas teníais de volver a veros, que os vais por ahí solos y juntos a dar una vuelta… De esta forma venceremos al factor fulana.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo ligar en bares y discotecas (7)
  • Cómo hablar con una chica (6)
  • Cómo ligar con chicas desconocidas (6)
  • Una técnica infalible para mejorar nuestro éxito social (6)
  • Cómo encontrar el amor (5)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>