Llevar nuestra personalidad a su máxima expresión mediante el arte

El 95% de los hombres que creen imprescindible tener un buen físico, o al menos, tener una buena cartilla para conquistar fácilmente mujeres, y que niegan rotundamente que lo más importante en el arte de la seducción sea el carácter, resulta que tienen un carácter insoportable. Y curiosamente, muchos de ellos no son feos. Por lo que termino por inferir que le echo de creer que lo importante en el arte de la seducción es el físico (con su terrible relativismo) o la pasta es una mera racionalización: como soy un cretino y no ligo por eso, pues mi inconsciente quiere convencerme que no soy tan cretino, y que en el fondo no ligo porque no tengo dinero ni la cara de Brad Pitt… Por eso, nada mejor para ser verdaderamente seductores que cultivar nuestra personalidad. Y en este artículo, vamos a proponer un método que ha sido usado muy eficientemente por mí. Y lo primero de todo: no hay que interpretar a nadie, no somos actores; pero a su vez, podemos cambiar partes de nuestra personalidad con entrenamiento. En este artículo, mostramos cómo llevar nuestra personalidad a su máxima expresión mediante el arte.

Los genes, el ADN y la dinámica cerebral

Y es que, una cosa son los genes que tenemos, y otra cosa el desarrollo de esos genes en un entorno determinado. Los genes no son todo. Por ejemplo, si me pongo a hacer pesas, pues resulta que dejo de ser un birria, y me empiezo a parecer a Conan el Bárbaro. O lo que es lo mismo, es imprescindible el ambiente, la genética deja muchas puertas abiertas, y nosotros elegimos aquellas por las que queremos pasar. Nuestro cerebro, por supuesto, también es tremendamente maleable. Tanto es así, que el echo de nacer en una cultura o en otra, nos puede cambiar completamente. Por eso es imprescindible intentar llevar nuestras posibilidades genéticas a nuestra máxima expresión. Y resulta que la forma ideal para conseguir esto, no es la ciencia, el PNL,… ni leches por el estilo: es el arte. El arte nos sirve para cambiar… Si ahora cogemos y nos ponemos como propósito imitar a James Bond durante una semana… y al cabo de esa semana dejamos de imitarlo, veremos cómo parte de ese personaje de James Bond parece que se ha clavado en nosotros… Sin quererlo, nos hemos convertido un poco en James Bond: quizás andemos con esos andares de seguridad característicos de Mister 007; quizás seamos más pícaros con las chicas, como Bond. Pero ese algo que al principio imitábamos, ha terminado por modificar nuestras estructuras cerebrales, hasta el punto de que hemos cambiado un poco como personas.

Nuestros nombres

Por eso, debemos de ser conscientes de cuales son nuestros nombres… Yo ahora soy Erik360. Erik360 no es un personaje que yo imite. Soy yo. Pero antes, hace más de un año, todavía era José Andrés (no es mi nombre real, pero se le parece mucho), un friki insociable que siempre andaba por la calle con las manos metidas en los bolsos, sin levantar la mirada, y con la autoestima por los suelos…

José Andrés

Me peinaba con ese típico peinado entre friki y emo, no hablaba con nadie, no miraba a las mujeres… no reconocía mi sexualidad, no me saltaba los controles policiales y no buscaba bronca con otros tíos que tenían cara de querer que se las partan… Era profundamente fóbico social, y cuando alguien me preguntaba algo, sólo respondía con monosílabos y una media sonrisa de idiota… Incluso en el instituto, me pasaba los recreos casi sólo, medio agachado al lado de una pared… Todo el mundo decía “qué pena, qué chico mas friki…” Curiosamente, las mujeres se interesaban por mí, intentaban hablar conmigo, pero luego huían horrorizadas al ver que casi parecía que no tenía nada en la cabeza más allá que timidez… Pero con el tiempo algo empezó a cambiar. Sobre todo a partir de mis 17, empecé a ver que algo no iba bien… Y poco a poco, mi carácter fue cambiando: pasé de ser el típico soso que se arrastra por los pasillos, al típico matón solitario que tampoco habla con nadie, pero que tiene unas tremendas malas pulgas y puede pelearse con alguien sólo por que lo ha mirado mal… Este proceso fue largo… Y culminó en mis 24. Con 24 años Cadenas ya pensaba en llegar a cometer delitos, incluido un planeado asalto a un banco… Me había convertido en un matón solitario.

Cadenas

Podrían haberme llamado en esta fase de mi vida Cadenas, en honor a su arma de asalto favorita… Era un matón, un día en uno de mis trabajos, salí corriendo detrás de mi jefe para intentar trabajarle las costillas… Me tenían tanto miedo, que no se atrevían a despedirme. Yo mismo me fui, a cambio de un sustancial premio… Era el típico matón solitario, que siempre está de mala hostia, que no perdona una, e incluso que busca bronca sólo por el echo de que los demás me caen mal. A los lectores les pueden parecer mis textos un tanto radicales… pero nada equiparable a lo que escribía antes. Cadenas llegó incluso a planear un rapto, y no lo llevó a cabo porque se tuvo que poner a estudiar de nuevo… y no quería comprometer sus nuevos proyectos. El rapto tenía como misión vengar una terrible afrenta llevada a cabo sobre un familiar suyo, concretamente era un problema laboral, podemos resumirlo en la historia de un obrero estafado por su jefe… Tengo que decir que me alegro mucho de que Cadenas volviese a estudiar en aquella época de su vida… si no, ha día de hoy estaría en la cárcel.

Erik360

Llevar nuestra personalidad a su máxima expresión mediante el artePero a partir de los 26 años, me sucedió algo… Vi a una mujer.. tanto tiempo casi sin salir de casa… que la visión de aquella mujer me trastocó completamente… Cadenas no era un matón más, Cadenas quiera armar una muy gorda… Cadenas se tiró 5 años enteros sin dejar de pensar cómo hacer caer el sistema entero de un país, para así establecer otro sistema más justo. Pero cuando Cadenas vio a aquella mujer, aquél precioso rostro, aquellos finos modales, aquella socialidad radiante… todo su mundo se vino abajo… Y Cadenas empezó a cambiar: se empezó a comportar con modales; ya no andaba con aquella marcha paramilitar y con cara de pocos amigos; ya no se paraba enfrente de los ayuntamientos para gritar lo de “vivan los reyes muertos  y los cretinos emparedados”. Cadenas se dio cuenta de que de este modo, la gente se alejaba de él. Entre esta gente que se alejaba de él por ser un cabronazo, estaba la chica que tanto le gustó a Cadenas… Con lo que, Cadenas abandonó todas sus antiguas ideas, todos sus antiguos modales de matón de barrio, todo su antiguo yo guerrero e insociable… Y decidió intentar entender por qué a aquella chica que tanto le había gustado, no le gustaba la forma de ser de Cadenas… E investigó una forma de ser verdaderamente seductora, verdaderamente atractiva, y sobre todo, verdaderamente sociable: y así empezó a nacer Erik360.

Erik360 es un tío muy sociable, que habla con todo el mundo, aunque también tiene tiempo para ratos pensativos y solitarios, pero siempre con buena cara, nada de poner cara de tener malas pulgas… Se enorgullece profundamente de sus instintos amorosos y sexuales. Por ejemplo, hace gala del calentón que se tiene diciendo delante de 20 personas eso de “estoy más cachondo que un mandril de Gibraltar…” Erik360 se enorgullece de sus instintos Y por supuesto, habla también con mujeres. Mujeres totalmente desconocidas, simplemente se pone a hablar con ellas allí donde las ve. Entra a grupos incluso de decenas de mujeres, y se pone a hablar con todas. Al terminar la conversación, besa a todas una por una, y las dice algo así como “si no fuese por las mujeres, me tendrían que castrar…” Es delicado a la vez que un tanto travieso. Puede decir la cosa más burda del mundo, o las palabras más tiernas que existen. Tiene muchos amigos, y se enorgullece de tener amigos. Es sociable y siempre tiene tiempo para una buena conversación con un amigo.

Evaristo García

Pero todos seguimos evolucionando hasta que nos morimos… Por eso, desde hace 4 meses… el personaje de Evaristo García a empezado a entrar en escena… Evaristo es un ser que todavía no ha llegado… y a decir verdad, no se si quiero que llegue. En buena parte, es una síntesis entre el seductor Erik360, el solitario Cadenas y el friki de José Andrés… Toma elementos de la sensibilidad el último, la dominancia de Cadenas, y la seducción de Erik360. Con todo, es un personaje muy elevado, tiene un fuerte magnetismo, dotes destacadas de liderazgo, una fuerte necesidad de cambiar al mundo mediante la iniciativa apolítica, a la vez que mantiene un fuerte interés por el arte y la cultura. Por supuesto, también es sociable y un gran amante.

En el fondo creo que muchos de nosotros tenemos muchos nombres. Nos ponen uno al nacer, pero somos nosotros mismos los que debemos de crear un poco nuestro destino… Decide qué personaje eres en el momento actual; y luego, decide qué quieres cambiar, cómo lo vas a hacer, y sobre todo, en qué te vas a convertir. No se trata de actuar, sino de hacer de nosotros la mejor versión que podamos. Y para ello, visualizamos cómo somos, y qué podemos hacer para mejorar, para gustarnos más a nosotros mismos. Los hombres más grandes y con más éxito que han existido, han tenido muchos nombres. Nosotros ya conocemos algunos de nuestros nombres.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Lo que he aprendido sobre el amor (miniserie 3 grandes lecciones de la vida 1 de 3) (7)
  • Datos interesantes sobre la mente humana (6)
  • Secretos para atraer a las mujeres (6)
  • Cómo saber qué hombre o mujer nos conviene para una relación (6)
  • Puntos fuertes y puntos débiles para seducir (6)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>