Lo que piensen los demás de nosotros

Lo cierto es que muchos de los que hemos estado años con fobia social, nos hemos dado cuenta de las circunstancias que nos llevaron a tal situación. En el fondo, nos creíamos inferiores creíamos que valíamos menos, que éramos menos listos, que éramos menos guapos, que teníamos peor carácter y que la gente prefería estar con cualquiera antes que con nosotros… ¿Y por qué lleguemos a creer esto? Hay un doble factor que nos llevó a creer similar mamarrachada. Normalmente esa sensación de ser inferior, es causada por un doble factor: una sensibilidad que nos es dada por nuestro especial temperamento biológico; y sobre todo, un entono en donde pasemos nuestros primeros 14 años muy agresivo, por lo general, formado por personas sin ningún tipo de educación, avaras, egoístas, estúpidas, agresivas… Y este segundo factor es fundamental… Yo he tenido que estar años enteros mirando dentro de mí… porque me creía de Marte, todo el mundo diciéndome “es raro, es extraño, parece de otro sitio…” hasta que un día, me di cuenta de que yo era un chico relativamente normal… sí, con mis cosas, pero es que esas cosas no eran malas, no es malo ser inteligente, y ser sensible… incluso para alucinar… ser popular… Porque yo, incluso siendo un fóbico social, he sido popular… En el insti las chicas se interesaban por mí, los chicos me quieran como amigo… Pero yo me seguía creyendo una mierda, por eso, porque los demás comentaban “es raro, es demasiado rubio, es demasiado callado…”

Y por supuesto, todo esto era malo… Los buenos eran ellos, con el cerebro de una mosca, el carácter de un subnormal, y la inteligencia de un palurdo… Y por eso me criticaban tanto… Porque ellos eran tan malos, tan mediocres ,tan “normales”, que tenían que sacar su mediocridad de sí mismos y proyectarla sobe algo que era muy distinto de ellos, en este caso, yo… Por supuesto, la cultura patriarcal de la que ya hemos hablado hacía el resto, y les permitía ir contra mí, pues al fin y al cabo, ya dicen los psicólogos que detrás de un silencio puede, o haber un mundo enorme, o no haber absolutamente nada… Y las personas que callan porque no deben hablar, son personas peligrosas, son personas que hay que criticar… En el fondo, ellos, los viejos representantes del patriarcado, se siguen creyendo con derecho a criticar. El otro día un hombre mayor comentaba que le parecía mal que una pareja estuviese tanto tiempo conviviendo antes de casarse… Lo ideal es que se casen primero y luego convivan… ¿y a quien cojones se supone que tiene que interesar la opinión de un subnormal… a mí, a los que valen algo más que una mierda…? En esta artículo, explicamos cómo hacer que nos importe una mierda lo que piensen los demás de nosotros.

Lo que piensan los demás de nosotros

Creo que ya he dicho casi todo. Simplemente, debemos de despreocuparnos de lo que piensen los demás de nosotros. Los demás, por lo general, no están sobrados como para ir pensando mal de nadie. Por eso, si tienes que hacer algo, y crees que los demás pueden pensar mal de ti si lo haces, pues hazlo sin ningún tipo de dudas… Los demás te criticarán, y eso significa que vas por buen camino. En el fondo, si los demás creyesen que estás haciendo algo equivocado, no te criticarían, porque lo que pretenden de media los demás es que te valla mal en tu vida… Por eso te critican cuando eliges hacer algo, o mejor dicho, te critican simplemente porque eliges hacer cosas, en vez de estar sin hacer nada…

Y es que, yo a día de hoy alucino con el tipo de gente que me criticó en el pasado. Es la peor escoria que uno se pueda imaginar…, por lo general, provenientes de familias de malas castas, degenerados, egoístas, usureros, palurdos, estúpidos, adoradores de sepulcros, incitadores a genocidios, rastreros, conservadores en esencia, ineptos en existencia…. Y es que precisamente, esta gente tan mediocre tiene especial predilección, no por la crítica (en su sentido filosófico, la detestan) si no por intentar fastidiarte… Si estuviésemos de frente junto a un abismo, mirando por el no dudarían en planear empujarnos hacia del fondo… Harían todo por un puñado de euros. Te matarían sólo para robarte los zapatos… ¿y vamos a consentir que estos tipos se rían de nosotros por ser mejores que ellos…?

No preocuparse de “el qué dirán”

lo que piensen de nosotrosLa gente por lo general no anda sobrada para criticar a nadie… De echo, las personas más valiosas, no suelen criticar a los demás. Y a cambio, suelen criticar la política, la economía, la cultura… Pero es raro que vallan por ahí dirigiendo críticas a este o a aquél. Pueden dar consejos, pero son consejos bienintencionados… Y una cosa muy importante que tenemos que tener en cuenta a la hora de dar un consejo, es que sabemos sobre ese tema particular del que aconsejamos más que la persona a la que aconsejamos… A mi me saca de quicio que me den consejos… por que SIEMRE son malintencionados… debido a que las personas que tienen tanta supuestas “buenas intenciones”, en el fondo, no tienen ni puta idea de lo que están diciendo, quieren simplemente tocarme los huevos, ponerme de mala hostia, por si ya no estoy suficientemente de mala hostia con estar en el paro y viviendo como un perro en una perrera…

En fin, que deja de una puta vez de creerte peor… Te garantizo, que estar en la media no es muy difícil… Y sobre todo, deja de pensar sobre “el qué dirán”. La gente que de verdad vale la pena, no critica, porque sabe que criticar, en el sentido que tiene esa palabra fuera de la filosofía y del pensamiento, es una forma de tocar los cojones para fastidiarnos un poco más, es una forma que tienen las ratas de trepar por nuestro pantalón par intentar roernos las orejas…

Esto no está reñido con hacer autocrítica de nosotros mismos, o dejarnos ayudar por una persona que sabe más que nosotros de ese tema en donde necesitamos ayuda… Pero no confundamos a un coach con un gilipollas… Un coach te da consejos para ayudarte. Un gilipollas te da consejos para intentar destrozarte…

Todos tenemos a veces esa impresión de que, al hacer algo, está mal… Es hora de dejar esa impresiones a un lado. Lo que hacen los banqueros y políticos de este país, eso, está mal… Lo que podamos hacer las personas de a pie en nuestra vida diaria, es considerablemente intrascendente como para que pueda estar mal…

Y para rematar el artículo, pongo una lista de cosas, que los demás te dirán que está mal, pero están jodidamente bien: intentar hablar con muchas chicas que no conoces en la discoteca, después de echarle morro y autopresentarte; hablar con todo tipo de gente que te cruces en la calle; empezar con ese proyecto que sabes que los demás se van a reír de ti por empezar algo así; salir a la calle vestido de mujer; pintarse los labios de negro, por supuesto, con un traje a juego, todo negro…; vestir con colores chillones o rosáceos; dar un beso de tornillo a ese amigo que ya despedía delante de las mujeres que van a misa diaria, para su gran escándalo…; entorpecer la labor de la policía, haciendo como que no encuentras el DNI; tirarle los cejos a esa amiga que te gusta, pero que no te hace ni caso; ir diciendo por la calle eso que yo dije una ve delante de 20 personas: “ya no vuelvo a intentar ligar con travestis, a partir de ahora, transexuales mínimo”;…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Los tímidos también seducen (4)
  • Datos interesantes sobre la mente humana (4)
  • Diferencias entre el coaching y la psicología (4)
  • Como pasé de tímido a sociable (4)
  • Donde se liga más (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>