Los carnavales de Ciudad Rodrigo (continuación)

Los carnavales de Ciudad Rodrigo (primera parte)

Luego nos larguemos de allí, volvimos a la zona del foso del castillo, en donde había una carpa. Empecemos a beber, y a partir de aquí tengo recuerdos vagos… Tomemos algo en la carpa, había poca gente… a pesar de que la Duquesa de Alba había venido a la ciudad a los carnavales… Nos hemos hecho una foto con ella antes, nos dijo que éramos muy majos… Se hizo la foto con nosotros y se largó… Luego fuimos a la zona de marcha del centro. El centro de la ciudad es espectacular, me causa sensaciones más fuerte que el propio casco antiguo de Salamanca. Esa misma ciudad fue un inmenso matadero cuando Napoleón invadió España hace dos siglos, algo de aquella carnicería aún permanecía en el ambiente… yo siempre capto esas cosas… Nos tomemos algo en un bar, no me acuerdo que tomé yo, creo que era un mosto… pero se me debió de fermentar en el estómago, porque si no no se explica la castaña que me empezaba a tener…

Luego tocaba ir a cenar, porque entre todo esto, ya había oscurecido. Fuimos a comprar algo de comer a una especie de bar de pinchos, olía como los bares de mi pueblo cuando yo era pequeño, ese olor tan característico, entre alcohol, nicotina y aceitunas en salmuera… Con todo, paguemos y nos llevemos la comida hasta el piso del amigo que nos había invitado… Comimos, y estuvimos un rato charlando. Luego era hora de descansar un poco para ahora sí, salir a ver la noche de Ciudad Rodrigo.

Y nos pusimos en camino… No me acuerdo a donde estuvimos en primer lugar… yo tomé una infusión de achicoria… Estuvimos en varios garitos de la ciudad… ya me acuerdo, al principio fuimos a tomar un café a una cafetería. Estuvimos tranquilamente un rato, y luego fuimos a la zona más céntrica de la ciudad. Lleguemos a los garitos de moda de la ciudad, tomemos cerveza, yo sin alcohol, para dar ejemplo…

los antiguos vetonesEn alguno de los garitos estuvimos hablando un rato con gente desconocida, hablemos con tres chicas, y al final de la conversación, me enteré de que las estábamos metiendo en un compromiso… porque las tres tenían novio… Así que las dejemos, luego fuimos a otro garito… Yo me perdí por el camino, y empezó mi odisea de media hora sin saber donde cojones estaba… La calle estaba llena de gente, la sensación era mágica, me recordaba a cómo era mi pueblo cuando yo era pequeño, esa extraña mezcla entre ruralismo y civismo. Como estaba perdido, aproveché para hacer nuevas amistades. Me encontré otra vez con la Duquesa de Alba, la pregunté que si se venía conmigo esa noche, pues estaba sólo y perdido, pero me dijo que no podía porque ahora tenía novio… Seguí adelante, había un montón de gente en las calles, calles muy estrechas y llena de gente casi tan borracha como yo… Vi a tres chicos y fui a por ellos… quizás ellos me pudiesen ayudar. Los pregunté que si sabían donde estaba la ciudad de Salamanca, con lo que los tres (entre ellos una chica) me miraron como alucinando… Me dijeron que no estaba en Salamanca capital, algo que en ese momento me desconcertó. Me indicaron donde estaba la estación de autobuses, hable un poco con ellos y me fui. Otra vez fui por la calleja estrecha para arriba, llena de gente, algunos disfrazados y borrachos, otros simplemente borrachos…

Llegué a la altura de unos chicos, me parecieron majos. Los estaban presentando a otros cuatro o cinco chicos. Todos se iban dando la mano uno por uno… cuando vi que el último de estos chicos ya había dado la mano a los que les presentaban, cogí y alargué yo la mano… dije “encantado”. El hombre no dudó en darme también la mano, pero a continuación me dijo “¿tu también vienes con ellos?”, y yo le contesté “no, pero es que me he perdido… y bueno, como mis amigos me han dejado por aquí  abandonado, pues… me voy con vosotros de fiesta, ¿vale?” Se descojonaron vivos… y yo por dentro también… tenía el día gamberro… Me dijeron que sin problemas, que me podía ir con ellos… Luego hablé con los chicos que eran presentados, y curiosamente, qué pequeña es Salamanca, uno de los chicos y yo teníamos un conocido en común… Hablemos un poco, y yo ya empecé a preocuparme por los otros chicos con los que venía, no sea que se hubiesen perdido sin mí… Así que empecé a intentar localizarlos. El chaval que acababa de conocer, me ofreció su móvil, porque él tenía llamadas gratis… Pero no hubo manera de contactar con la rubia. Pero de repente… los superhéroes son los superhéroes.. y Superman me encontró… y me llevó de vuelta con los demás… También me buscaba Spiderman… pero Superman le ganó la partida aquella noche… Volvimos y lo primero que hicieron cuando me vieron es darme un baso de plástico con cerveza, para recuperar fuerza después de mi odisea…

Pasaron más cosas, pero no me acuerdo… Ya me acuerdo de algo. En lo penúltimo de la anoche hicimos un descanso, y fuimos a un sitio tranquilo. Pero resulta que a la rubia y a mí nos entraron ganas de fumar… y fuimos calle arriba calle abajo hasta que encontremos un bar en donde vendían tabaco. Compremos el paquete de tabaco, pedimos fuego, y a continuación yo casi muero asfixiado… tanto tiempo sin fumar… Al final de la noche, terminemos en la discoteca de la ciudad, un sitio que está bien, muy oscuro y un poco sencillo, pero tiene ese ambiente de discoteca futurista que me encanta… Fuimos al centro de la pista de la disco y bailemos a los sones de los viejos éxitos de Paco Pil. La gene estaba muy borracha… a mi me llegaron a tirar un cubata por encima del pantalón… Cuando le recriminé al del cubata lo sucedido, me miró con cara de estar en otro mundo, y me dijo “¿heeee?” y preferí dejarlo así… pedimos fuego a tres chicas que había allí, que casi no se tenían de pies. Las chicas eran muy generosas… y nos dieron fuego a cambio de un cigarro… Luego seguimos bailando… hasta que llegó la hora de irnos, medio muertos, ha casa…

Pero antes pasemos por una churrería, yo no tenía hambre de ese tipo. Cuando terminaron con los churros… fuimos a dormir. Yo me encerré en la enorme habitación… sólo… Quedemos para ir en tres horas, a las 10 y 30, a torear caballos, o algo así… pero aunque yo me levanté cristianamente a la hora señalada… no hubo manera de despertar a los demás… En todo esto, me parece que había en el piso una especie de pájaro que no lo echaban de comer… porque no dejaba de piar… Eso o es que me habían dado algo raro con la bebida…

Y llegó la hora de partir, la una… una de mis amigas, la rubia, que había planeado volver conmigo en el autobús de la una, se negó a volver porque aún tenía ganas de marcha… pero yo estaba muerto, así que me volví a Salamanca… sólo y cansado. Cogí el autobús, y cuando me desperté… no me acordaba de nada… Menos mal que el tiempo ha mejorado mis recuerdos, y he podido relatar este viaje… el primero que he hecho en mucho tiempo por ocio.

En fin, se me ha ido el artículo de madre… En todo esto tenía una sensación rara… No estaba demasiado ilusionado… a diferencia de por ejemplo, cuando he ido alguna vez  a Madrid a hacer una entrevista de trabajo… por ahí tengo el relato de mi odisea en Madrid… relatado a mis amigos… No se si colgarlo… Y es que lo primero que tenemos que tener los hombres en el mundo, es un trabajo… Luego cuando llega el sábado.. disfrutas y te matas a bailar hasta que caigas rendido… pero la vida sin trabajo, la fiesta sin trabajo… se termina convirtiendo en una vida descafeinada… Pero aún así ha sido una experiencia única, con tanta gente, y yo en medio haciendo el imbécil… significa algo importante: se acabó la fobia social; ahora empieza lo bueno…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Los carnavales de Ciudad Rodrigo (6)
  • Un secreto de mi madre para ligar y conocer gente (3)
  • Un reto para ligar en bares y discotecas las noches de fiesta (3)
  • Ligar con la mirada y con la sonrisa (3)
  • Cómo ligar con chicas desconocidas (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>