Los distintos tipos de inteligencia y la felicidad

Hace poco ha salido un estudio que decía que de media, las personas inteligentes eran más felices que las menos inteligentes. El estudio concluyó que las personas que tenían entre 120 y 130 de cociente intelectual, eran las más felices; en cambio, las que tenían entre 70 y 80 de cociente intelectual, eran las más infelices. Lo cierto es que este estudio tiene un gran sesgo: los individuos del estudio eran los típicos barones de raza blanca occidental de clase media o media alta, con una buena vida en ciudades prósperas y muy alejadas de la decadencia intelectual y moral de las zonas rurales. La inteligencia es indudablemente una virtud que nos puede hacer más felices, pero sobre todo en ambientes cívicos, activos, industriales,… En ambientes rurales la inteligencia sirve para poco:  ¿para qué quiere nadie ser inteligente si es un campesino que morirá campesino y que no tiene Internet ni libros y que nunca podrá hacer nada creativo en un mundo con unos límites muy estrechos para la imaginación? Vamos, que el estudio está muy bien, pero es sesgado. Agraciadamente, la mayoría de mis lectores viven en ambientes de ciudades, y los lectores de pueblos saben que los pueblos ya no son lo que eran: hay Internet, vida cívica, carreteras y buenas conexiones… tanto es así que los pueblos a día de hoy son en gran parte barrios de las ciudades, con una cultura cívica que para mí es mucho más agradable que la vieja cultura patriarcal que arrasó los pueblos de España y que tiene ramificaciones demasiado poderosas en la política patriarcal que nos atenaza… Pero para variar, yo siempre para llegar a Logroño paso por la Conchinchina… Dicen los expertos que esto se debe a que los capullos como yo tenemos “cerebro de mujer”: o sea, en vez de una matriz ordenada y perfectamente diseccionada; tenemos en vez de eso un revoltijo de cables, una bola en la que los cables se cruzan unos con otros, que se estrujan, que se pasan influencias, que se hacen un ovillo indesliable… Y eso, decía que yo tengo cerebro de mujer, pero desde luego, de mujer lesbiana visto el calentón muy serio con que me he levantado hoy… En este artículo, los distintos tipos de inteligencia y la felicidad.

La división del mundo en dos tipos de inteligencia

Descartes nos partió hace varios siglos el mundo. Para él  había dos grandes tipos de entes: los entes materiales y los entes espirituales. Si nos damos cuenta, todo en el mundo está compuesto por estos dos tipos de entes.Los distintos  tipos de inteligencia Los átomos en su complicada estructura de neutrones, protones, electrones,… son los que conforman el mundo físico. Pero ¿qué tipo de sustancia conforma la sustancia de nuestro pensamiento? Es evidente que si yo por ejemplo pienso en una mujer que me gusta, ese pensamiento no está compuesto por electrones, protones,… ni demás “particiones” de la materia. Un pensamiento es, según Descartes, un tipo de sustancia muy distinto a una mesa. Podemos ver una mesa; pero también podemos pensar en una mesa. En el segundo caso la “sustancia” que forma nuestra “mesa” es muy distinta a la sustancia de la mesa de verdad.

Y esta distinción de Descartes entre la materia y el espíritu, es tan poderosa que hasta destacados físicos materialistas de hoy reconocen que no es fácil entender un monismo desde el que deberíamos explicar que todo el universo pertenece a un mismo tipo de sustancia (teoría del fisicalismo): en vez de eso, hay dos sustancias, el pensamiento y la materia (dualismo y sus descendientes modernas).

Y resulta, que a grandes rasgos los tipos de inteligencia son también dos, que coinciden a grandes rasgos con los tipos de “entes” que existen: la materia y el espíritu, que les corresponderían a cada uno su correspondiente tipo de inteligencia: la inteligencia racional (apoyada en la materia); y la inteligencia emocional (apoyada en el espíritu).

La inteligencia racional

Es la que mide los test de inteligencia tipo “cociente intelectual”. Con ella podemos ser buenos orientándonos, podemos ser buenos en las matemáticas y en los cálculos, razonamos sobre distintas cuestiones, como sobre la economía, la política, hasta el arte y la ciencia. Con la inteligencia racional somos seres educados que no actúan por capricho y que saben reconocer la razón de alguien cuando este la tiene. Razonamos, pensamos y domamos nuestro pensamiento por medio del algoritmo lógico, matemático, computacional… La inteligencia racional en definitiva, hace que seamos buenos razonadores.

La inteligencia emocional

Esta inteligencia está muy unida a nuestra naturaleza social. La inteligencia emocional se da sobre todo en el mundo social. Podemos ser socialmente unos ineptos pero tener una buena reserva de inteligencia emocional que se puede desarrollar en un futuro próximo. Esto de echo me pasó a mí: al final no era un ser insociable, sólo tenía que usar la inteligencia emocional de poeta encabronado que me vino de serie con mi personalidad, y “trasvasarla” hacia el terreno social. Con la inteligencia emocional somos buenos con los demás, somos comprensivos, somos objetivos, vemos esos pequeños estados de ánimo en los demás, detectamos un día malo detrás de una amplia sonrisa; detectamos un político corrupto detrás de unas bonitas palabras. Con la inteligencia emocional vemos mucho más allá de las palabras, en las cuales se expresan los razonamientos de la inteligencia racional.

Mil tipos de inteligencia distintas

Pero estos dos grandes tipos de inteligencias sólo son grandes rasgos. Hay mil tipos distintos de inteligencia, aunque en todos los casos, son tipos de inteligencia que “oscilan” entre lo racional y lo emocional. Con una lista de las inteligencias más típicas e interesantes terminamos el artículo:

1. Inteligencia matemática: ideal para ser contable o informático. Con ella razonamos con números y otros entidades abstractas, y tenemos buena capacidad para resolver cálculos rápidamente.

2. Inteligencia poética: pues está muy ligada a la inteligencia emocional, con ella sentimos la pasión de nuestro alma y luego somos capaces de expresar esa pasión en baladas, en poemas, en frases lapidarias,…

3. Inteligencia existencial: es la capacidad que tenemos de ser hombres espirituales (que comúnmente no tiene nada que ver con ser un hombre religioso). Con la inteligencia existencial nos fascinamos y fascinamos siendo un ser espiritual, que reflexiona sobre la vida y sobre el destino del hombre.

4. Inteligencia sinestésica: típica inteligencia de los pintores, con ella oímos los colores, vemos los sonidos, olemos las formas, sentimos los días de fiesta como si estos estuviesen pintados de amarillo,… y sentimos el amor como si este literalmente consistiese en días de cielos rosas en donde hasta los cardos te sonríen cuando pasas junto a ellos en un paseo…

5. Inteligencia psicología: es el tipo de inteligencia que nos permite ser comprensivos con los demás, y lo que es más importante, que nos permite captar lo que sienten y piensan los demás al vuelo, y ser de paso objetivos y generosos con ellos. Este tipo de inteligencia os lo recomendaría sobre todos los demás… se liga más, se liga con mejores parejas, se encuentran mejores trabajos, somos más felices,…

6. Inteligencia ético-política: muy en desuso visto lo visto… Consiste en ser buenos (o sea, OBJETIVOS) a la hora de ver las complejas relaciones humanas en las que estamos insertos, y actuar inteligentemente de forma OBJETIVA y eficientemente con mediadas para regular la convivencia de la comunidad.

7. Inteligencia filosófica: es la capacidad que tenemos de encontrar el sentido profundo de las cosas: por ejemplo, en la peli “Matrix” hay un sentido oculto que tiene que ver con “la verdadera realidad” y nuestra situación en un mundo en donde los medios de comunicación han manipulado las cosas de tal forma que como dijo Nietzsche:

el mundo real se ha convertido en una fábula

Y a cambio, la fábula ahora la intentan hacer pasar por algo real.

En fin, siete grandes tipos de inteligencia, pero como en los anillos de Tolkien, todos se reducen, no a uno único, si no a dos: lo emocional y lo racional. Y ambas son importantes y es importante desarrollar bien ambos tipos de inteligencia para ser verdaderamente seductores, pues los hombres y mujeres más seductores son aquellos que encuentran un punto de equilibrio entre estos dos tipos de inteligencia.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Terapia cognitiva para ser felices (8)
  • Tres verdades y mentiras sobre nuestra psicología (6)
  • Grandes ideas acerca del sentido último de la realidad (5)
  • Rasgos de la personalidad que enamoran (5)
  • Cómo salir del aburrimiento (4)
  • Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>