Los grandes placeres de la vida

Desde luego, podría haber preguntado antes de escribir este artículo a algún amigo cual es según él lo mejor de la vida, cual es su placer más inconfesable… Lo haré para otro artículo. Este blog entero trata sobre seducción, seducción por todo: seducir a nuestra pareja; seducir a alguien que queremos que sea nuestra pareja; seducir y dejarnos seducir por la vida; seducir y dejarnos seducir por la política… Hay por ahí muchos blogs de “seducción”, pero ellos sólo entienden esta palabra en el sentido de intentar convencer a una borracha de una discoteca que se acuesten con ellos para luego contar la experiencia en su blog… Esto blog por supuesto, también enseña a tratar con mujeres: eso sí, con mujeres que están sobrias.los placeres de la vida

Aunque este blog es también para mujeres. Intento atraer por igual al público masculino y al femenino, algo que aún está por hacer en el mundo e la seducción. La verdad es que me hace bastante gracia las mamarrachadas que leo en otros blogs de seducción, como la supuesta teoría de (Censurado) de que las mujeres centroeuropeas y “guiris” en general son más atractivas de media que las españolas… No es lo que yo veo cuando salgo los sábados a la disco… Por eso, creo que tengo mucha competencia y me llevan años de ventaja… pero no me preocupa, las cosas terminarán cayendo por su propio peso.

En fin, decía que podía haber hecho una encuesta sobre los grandes placeres… pero ya lo haré en otra ocasión. En esta contaré los que son para mí los grandes placeres. Ha habido dos grandes cosas que me han estremecido en mi vida, dos cosas que me han gustado por encima de todas: el contacto con la naturaleza; y el arte. Pero desde hace unos años… se ha ido incorporando otro gran placer, placer doble además: las relaciones amorosas y las relaciones sexuales. Es un poco raro, cuando uno empieza a tener necesidades sexuales y amorosas, es un poco como si te rodease una fuerza que no controlas, y que parece que te hace más mal que bien. Pero el tiempo nos hace sabios, y aquél fantasma que nos causó tanto dolor en nuestras primeras experiencias, parece que se transforma en un espíritu aliado, en un compañero y un aliado de nuestro espíritu, en vez de un suplantador del mismo, esas fuerzas incontroladas empiezan a ser controladas por nuestro espíritu. Es este el momento en el que verdaderamente podemos disfrutar del amor y del sexo, y no en esos odiosos 14, 15, 16.. años, en donde a veces la carga de nuestros instintos parecía que iba a dar con nuestros huesos en tierra.

Ya he hablado de la naturaleza por ahí. No lo he hecho del arte. Antes hablaré del amor y el sexo. A veces, leyendo los demás blogs de seducción, es como si los demás desconociesen lo que es una experiencia amorosa y sexual… hablan mucho de ligar, pero poco de seducir. Al revés que uno de mis héroes, Kierkegaard, que empezó en pleno siglo XIX con el arte de la seducción, quería hacer temblar los ojos de las mujeres… y lo hizo con varias… aun así,  se cree que pudo morir virgen… Creía que Dios y el sexo eran incompatibles. Pero el sexo y el amor es una de las mejores formas de ver a Dios.

El amor y el sexo: cuando se juntan ambos, es una de las experiencias más fascinantes de la vida humana. Tanto uno como otro gusta por igual a hombres que a mujeres. Las mujeres tienen mucho cuidado… pero pueden ser seres muy sexy también… al menos hasta la menopausia, en donde algunas entran en cierto declive del deseo… Agraciadamente no es así más que a veces, y las nuevas terapias hormonales pueden poner definitivo remedio a esa jubilación anticipada de la vida sexual.

Las mujeres sólo pueden disfrutar del sexo con amor de por medio

Los hombres pueden disfrutar sin amor. Pero aun así, las sensaciones producidas en el sexo con amor de por medio siempre son muy superiores… Tanto es así, que los hombres son muy reacios a arriesgar su vida con su pareja a cambio de una “canita al aire”, porque saben que pueden perder al amor por algo de sexo. Aunque claro, muchos se arriesgan porque creen que no los van a pillar… Con las mujeres también pasa esto, y aproximadamente la mitad le será infiel alguna vez en su vida a su pareja de toda la vida… infidelidad y sexo con amor de por medio, claro.

La primera vez

Mi nombre es Arthur. Mi vida ha sido la vida de un chico normal: estudiar primero, luego empezar a trabajar en una asesoría jurídica. Largas horas me han consumido mis largos años de vida. Soy joven aún, pero es cierto que uno siente que no podemos dejar escapar nuestra vida entre el estudio y el trabajo. Estamos aquí para algo, estamos aquí para ser felices. Lo cierto es que mis labores me han hecho relativamente feliz. He podido estudiar para ejercer una labor que me encanta. Me encanta ayudar a los demás, me encanta poder usar la ley para ayudar a los que injustamente son vapuleados por poderes corruptos. Me encanta ver esas sonrisas de mis clientes cuando les digo que tiene su problema resuelto… Me gusta mi trabajo, pero llega un día en que ya no te llena como antes. Algo me estaba dejando para atrás en el camino de la vida. Así que decidí volver hacia atrás, e intentar cubrir esa necesidad, existente antes, pero que me empezaba a angustiar, ahora.

Decidí ponerme a buscar el amor. Yo tenía una posición media, tenía mi vida medianamente bien asentada… pero esto no hacía que tuviese ni idea de cómo empezar. Tengo algunas amigas.. y pensaba que quizás le debería proponer algo a alguna… En fin, lo que es seguro es que me prometí que empezaría a buscar el amor activamente. Necesitaba sentir eso que dicen que se siente, necesitaba alucinar. Empecé a conocer nueva gente, pues mis viejos amigos no me motivaban a cambiar de vida. Encontré nueva gente, salíamos por ahí a dar una vuelta de vez en cuando: íbamos a restaurantes, a cervecerías, las vísperas de los días de fiesta íbamos a las discotecas y los locales nocturnos. Esos sitios están llenos de chicas preciosas, increíbles, y para colmo, muchas. Cantidad y calidad.

En todo esto, no abandoné mis obligaciones. Pero mi tiempo libre era tiempo para buscar. Al principio, buscaba pasivamente… me debería de creer algo así como: “ya vendrán ellas a por mí”. Pero pasaron los meses, años incluso, y me di cuenta de que debería ir yo a hablar con ellas. Debería ir yo a proponerles algo. Es difícil hacerlo, la mayoría de los hombres no se atreven. Pero eso es una lección de la evolución: los valientes se quedan con el premio, porque se lo merecen. Así que empecé a hablar con chicas allí donde me las encontraba… Intentaba hablar con el mayor número de chicas que me encontraba, si no me las presentaba alguien, me autopresentaba yo, echándole morro…. Soy un chico especial, y busca a una chica especial… no es raro que tardase tanto en dar con ELLA. Llegué a conocer a cientos de chicas. Algunas durante unos segundos, hasta que me decían eso de: “lo siento, pero estamos ocupadas… lárgate…”; con otras empecé largas relaciones de amistad… pero se quedó en amistad. Pero un día, vi a una chica sorprendente en la discoteca, y me dirigí a ella. Primero les pregunté a su grupo de cinco amigas si habían visto a mi ala. Cuando me preguntaron qué era un ala, les dije que un compañero que llevamos los ligones de discoteca para que nos eché una mano con las chicas que se nos resisten, a lo que todas se rieron. Me despedí al minuto. Me miraban, pero según ya se dieron todas la vuelta para seguir a lo suyo, yo que parecía que me iba, me di la vuelta otra vez hacia ellas, o mejor dicho, hacia ella, y la puse la mano en el hombro para que volviese a mirar hacia mí. Lo hizo, y la dije: “se me olvidaba lo principal: ¿tienes algo que hacer mañana?” Quede con ella para ese mismo domingo. (continuará)

En fin, de eso iba este artículo ya demasiado largo… de los placeres de la vida. Ya he confesado mis tres grandes placeres. Todo este blog trata de eso: de los placeres de la vida. Como dijo el entrenador del F.C. Barcelona, Johan Cruiyff a sus jugadores, en el partido de la final de la copa de Europa del 92: “salgan ahí y disfruten”. Pues eso mismo, salgamos al mundo real, al mundo que está fuera de nuestra segura habitación, de nuestra confortable casa y de nuestro resguardado alma… y disfrutemos.

La primera vez (continuación)

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Una noche de amor y sexo (5)
  • La primera vez (5)
  • Sexo con amor o sexo sin amor (5)
  • La sexualidad en hombres y mujeres (5)
  • Cómo seducir con la sexualidad (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>