Los hombres que atraen a las mujeres

He pensado muchas veces en mi pasado… Por las influencias ambientales en el pasado terminé teniendo de mí mismo la idea de que no era para nada atractivo, de que no era interesante, y de que nunca podría gustar a ninguna mujer. Pero en mi propio pasado ya había evidencias empíricas muy fuertes de que esto no era para nada así. El problema es que hay muchos mitos sobre el “macho alfa y sobre sus rasgos característicos y típicos. Por ejemplo, se sigue creyendo eso de que las personas introvertidas y tímidas son menos atractivas que las personas extrovertidas… Pero esto es completamente falso. De echo, estoy absolutamente convencido de que hay dos grandes formas de dominar, dos grandes formas de ser machos dominantes, dos grandes formas de ser hembras dominantes, y en general, dos grandes formas de liderazgo. Es un tópico la creencia de que las personas extrovertidas y muy echadas para adelante triunfan irremediablemente sobre las personas más introvertidas… pero esto es falso. Lo que pasa es que, si lo intentas más veces, pues es evidente que tendrás más éxitos. Y como los extrovertidos lo están siempre intentando… Pero en porcentajes, un introvertido puede tener más éxito con las mujeres que un extrovertido. En este artículo, los hombres que atraen a las mujeres.

Evidencias de que le gustamos a una chica (o a un chico…)

Me he prometido a mi mismo que cuando este blog llegue a 30.000 visitantes al mes, o 1.000 visitantes al día, dejaré de contar cosas sobre mi vida… Pero hasta entonces… Ayer fue un día interesante. Estuve por ahí en unos asuntos, y me permitió interactuar con unas 20 personas, más chicos, pero también unas cuantas chicas. Sigo estudiando la sociabilidad humana, yo sólo estoy empezando con esto… siempre digo que este blog lo he hecho para aprender yo mismo a ser sociable y seductor… y de paso enseñar a otros.

Resultó especialmente interesante la percepción de las 8 chicas sobre los 12 chicos. Al principio, todo parecía muy parejo: cuando nos acabamos de conocer, parece de alguna manera que todos somos iguales. Pero con un poco de tiempo, empieza a ser evidente de que nuestro carácter es muy distinto entre nosotros. El físico es importante, pero no garantiza nada. Pero por supuesto, hay que cuidarse: a menudo, las super tías y super tíos son gente que son normales, pero simplemente se cuidan mucho… A todos nos encanta estar con gente que se cuida, ver a chicas que se nota que le dedican un tiempo al día a estar todo lo más monas que puedan… Pero por encima de todo, lo que se hace seductor es el carácter.

los hombres que atraen a las mujeresPero con un poco de tiempo… mi carácter de total sinvergüenza empezó a entrar en escena. Es curioso, que con lo tímido que he sido, suelto las groserías más gordas que cabiese imaginar… No sé por qué, pero a las mujeres las gustan los hombres groseros… Cuando estaba con estos chicos que conocí ayer, había por ahí una avispa (estábamos en la calle) que le dio por “acosarme”… con tal suerte que empezó a intentar posarse sobre mi pantalón, en la zona de la entrepierna… Y como no se callarme la grosería que me viene a la cabeza en un momento así, me dio por decir “y encima viciosa la cabrona…”

Lo cierto es que he visto cientos de veces esa mirada de chica, ya tan inconfundible para mí… como mirándome a ver si la digo algo, y riéndose un poco… A veces, cuando hablo a una tía que no conozco, muy de cerca y un tanto serio, a la chica en cuestión la da por reírse… Al principio me lo tomaba mal, porque creía que se reía de mí… Pero eso sólo era parte de mi antiguo yo paranoico perdido: la chica se reía porque estaba nerviosa. Y precisamente, el estado de nervios en que se encuentra la chica cuando le gusta un tío es el desencadenante de todos los llamados “indicadores de interés”…

Cuando a una mujer (o a un hombre) le gusta un tío, esta se pone nerviosa perdida: se ríe si le dices algo mirándola a la cara; dice bobadas; te mira mucho; hace gestos de nerviosismo extremo… A los hombres nos pasa algo parecido cuando nos gusta una tía, también nos ponemos nerviosos, aunque los hombres de media somos más rudos… Y la mirada es la forma que tenemos de detectar ese interés: si ves que no puede aguantarte casi la mirada sin echarse a reír… es que le gustas (o que somos unos completos frikis, y se ríen de nosotros, que también puede pasar, pero es menos habitual…)

Y es que, un alma afín al nuestro nos causa tal impacto, que no podemos por menos de ponernos nerviosos perdidos. De alguna manera un chico o una chica que nos gusta es como una droga, que nos causa un tremendo desplazamiento sobre nuestro estado de ánimo habitual.

Dos grandes formas de hombres seductores

Hay un personaje en una serie para mí de culto, llamada “Compañeros”. Esta serie se emitió hace ya más de 10 años, pero sigue siendo recordada por muchos. Yo siempre me he identificado mucho con esta serie. De alguna manera, parece que es una juventud de otra forma, a la que nos muestran en esa otra serie, un tanto testigo de Compañeros, y ya también suprimida, llamada “física o química”. Me identifico mucho con la serie Compañeros, a su vez que no me identifico nada con la serie “física o química”, en donde parece que nos muestran a una juventud de Canis y chonis…

El personaje de la serie compañeros (que recomiendo verla enterita… yo la he visto 4 veces entera) que digo, salía en la segunda pandilla de la serie, en la última temporada, cuando cambian a la mayoría de los actores. Y lo interpretaba el actual “águila roja”, no me acuerdo del nombre del actor. Este personaje es muy interesante, porque es un personaje más habitual de lo que parece: el chico dominador introvertido. Este dominante introvertido es una figura muy interesante, entre otras cosas porque acaba con ese mito de que sólo los extrovertidos son seductores.

Este personaje del que hablo era un tipo duro, solitario, un tanto peleón y que no le gustaba mucho entrar en pandillas. Prefería ir sólo, pero de tío duro. Se dice que los superdotados intelectuales pueden adoptar dos papeles en su juventud:

1. Ir de duros: de macarras, de bordes, de solitarios… Como diciendo “si soy un tío duro, los sentimientos y las palabras de los demás no me harán daño. Ser duro me hace de coraza”.

2. Ir de blandos: de sosos, de gilís, de tontos que sonríen cuando le roban la merienda; de tíos que siempre dicen “no pasa nada”; de tíos que le dan un tortazo y sonríe, como diciendo “no quiero problemas”…

De echo, es común el paso del segundo de estos dos papeles hasta el primero, como si evolucionásemos. Y todo esto es muy interesante, porque nos muestra una forma de ser completamente introvertido a la vez que de ser hombres de elevado estatus. Nuestra sociedad ha castigado la forma de ser introvertida. No tenemos más que ver el funcionamiento de la política española: premia al hombre sociable, que no se pelea con todo el mundo, aunque tiene un precio para venderse muy bajo; que no va de duro, aunque aniquilaría al quien sea por dinero; que asiste a reuniones y cenas con amigotes, que se relaciona con todos y que asciende a base de hacerle la pelota a alguien… Y esto ha tenido consecuencias demoledoras: los tímidos no han podido entrar en política: el sistema político está echo para que trepen por él hombres medio idiotas, completamente extrovertidos y sobre todo, sin nada en la cabeza.

En definitiva, que se puede ser seductor siendo tímido e introvertido. Yo ya pasé mi época de matón solitario, que de ninguna manera quería entrar en grupos, porque para mí eso era de débiles… De alguna manera, parece que los débiles son los que más necesitan de otros. De echo, el triunfo de las religiones organizadas se debe a eso. La comunitas, la sensación de pertenecer a una “gran familia”. Por eso Nietzsche creía que el Cristianismo era para débiles: los fuertes aguantan solos el dolor de su soledad.

En definitiva: dos grandes tipos de hombres que atraen a las mujeres:

-Los sociables, los simpáticos, los que se relacionan con todo el mundo y los que tienen una gran habilidad para caer bien.

-Y los tímidos inteligentes, los insociables, los solitarios, los que parece que carecen de ningún tipo de habilidad social, los que reniegan del grupo y del rebaño; pero a su vez, los que son delicados, los que son buenas personas bajo esa aparente carcasa de dureza, los que son comprometidos, los que son profundos,…

Dos factores que no son excluyentes… con el tiempo sentimos que las personas más maravillosas tienen un corazón absolutamente contradictorio.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cinco cosas que dificultan ligar (7)
  • Tres lecciones para atraer a los demás (7)
  • Modelos de hombres y mujeres atractivos (6)
  • ¿Es verdad que todos los hombres son iguales? (6)
  • Tipos de hombres y mujeres simpáticos y su atractivo (6)
  • Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>